EL REGALO DE UNA OPORTUNIDAD

The_Gift_of_an_Opportunity__EL_REGALO_DE_UNA_OPORTUNIDAD

Copyright © 2008 por Trumpet Ministries, Inc. Todos los Derechos Reservados

Texto bнblico tomado de la Santa Biblia, Nueva Versiуn Internacional. © 999 por la Sociedad Bнblica Internacional

Traducido por Carmen E. Ѕlvarez

 

La salvaciуn Cristiana es el regalo de una oportunidad. La vida eterna es el regalo de una oportunidad. Ambas son regalos que no requieren de ninguna acciуn de nuestra parte. Tambiйn existen regalos como el de un piano que, si queremos lograr el valor inherente en ellos, requieren de un gran esfuerzo de nuestra parte. La salvaciуn, la vida eterna, la gloria, el gozo, la paz y la redenciуn en Cristo siempre son oportunidades. Lo que hagamos con esa oportunidad determinarб si en realidad obtenemos gloria, gozo, y vida eterna.

Dios nos ha dado la oportunidad para alcanzar la vida de resurrecciуn, para lograr un cambio de carбcter, de poder, de gloria y de residencia eterna en la nueva Jerusalйn, y nos ha dado una eternidad para servir y gobernar en un mundo nuevo de justicia. Y lo mejor de todo, tenemos la oportunidad de llegar a ser hijo de Dios. Cуmo respondamos a esta oportunidad, a este УpianoФ, determinarб nuestro papel en el Reino de Dios Чen el eterno gobierno Divino que pronto vendrб a la tierra.

EL REGALO DE UNA OPORTUNIDAD

La salvaciуn Cristiana es el regalo de una oportunidad. La vida eterna es el regalo de una oportunidad.

Es importante comprender esto para poder entrar a la salvaciуn que hay en Cristo.

El Apуstol Pablo enseсу que la salvaciуn es Уregalo [o dбdiva] de DiosФ (Efesios 2:8 y otros versнculos).

Existen regalos que no requieren de ninguna acciуn de nuestra parte. Pero tambiйn existen regalos que requieren de un gran esfuerzo de nuestra parte si queremos obtener el valor total contenido en ellos.

Podemos observar en la literatura Cristiana consejos como el siguiente: Si alguien te diera un billete de cien dуlares y te dice, Уtуmalo, es un regalo,Ф lo tomarнas, њno es asн? Entonces, њpor quй no aceptas el regalo de la vida eterna?

Se asume que el regalo Divino de la vida eterna es como el regalo de un billete de cien dуlares. Algunos, a pesar de que los escritos del Nuevo Testamento dicen lo contrario, dicen que una vez que has recibido este regalo de pocas exigencias que nunca te puede ser arrebatado. Que es tu billete para siempre. Que no puedes perderlo.

Esta forma de pensar no sуlo no es bнblica, sino que tampoco es verdad en numerosas circunstancias materiales.

Unos cuantos versнculos del Nuevo Testamento, especialmente de las Epнstolas de Pablo, parecerнan apoyar este concepto de que la salvaciуn es un regalo de pocas exigencias. El resto de los escritos del Nuevo Testamento establecen sin lugar a duda que este no es el caso. Nuestra vida Cristiana es obstaculizada cuando asumimos que la salvaciуn es un regalo de pocas exigencias.

El regalo de la salvaciуn, de la vida eterna, lo comprenderнamos mejor si lo comparбramos con el regalo de un piano que con el regalo de un billete de cien dуlares. Alguien podrнa darnos un piano pero no puede darnos la habilidad de tocar el piano. El piano permanecerб un mueble silencioso hasta que estemos dispuestos a pasar aсos de esfuerzo y disciplina para que mъsica salga de la madera y el acero.

Si se nos regala un piano, se nos da el regalo de una oportunidad de volvernos pianistas. El regalo de la salvaciуn, de la vida eterna, es el regalo de una oportunidad. Dios nos da la oportunidad por medio del Seсor Jesucristo de alcanzar la vida eterna.

Cristo es la Vida eterna. La vida eterna no es existencia eterna. Todos los espнritus tienen existencia eterna. Mбs bien, la vida eterna es la Vida de Cristo. Para poder disfrutar de la Vida de Cristo debemos buscar al Seсor diariamente con diligencia y constancia. El regalo que Cristo nos da es el regalo de Sн mismo. Conforme obtenemos a Cristo, obtenemos Vida eterna.

Toda la Gloria de Dios Todopoderoso estб en Cristo. Conforme estemos dispuestos a avanzar en Cristo, a morar en …l cada dнa por medio del Espнritu Santo, pasamos de la vida de corrupciуn en el cuerpo a una vida incorruptible.

La salvaciуn, la vida eterna, la gloria, el gozo, la paz, la redenciуn en Cristo son siempre una oportunidad. Dios nos da, por medio de Cristo, la autoridad, la sabidurнa, y el poder para lograr la salvaciуn, la Vida de Cristo, la gloria, el gozo, la paz, la plenitud de la redenciуn y ser considerados hijos. Lo que hacemos con esta oportunidad es lo que determina si en realidad o no obtenemos gloria, gozo y vida eterna.

La salvaciуn Cristiana no es un regalo de pocas exigencias, es un discipulado. Jesъs no dice, УAquн tienes la vida, tуmala.Ф Lo que Jesъs dice es, УYo soy la vida, sнgueme.Ф Jesъs es el УcaminoФ a la vida eterna. …l es la Уpuerta.Ф Entramos por medio de …l y luego caminamos por el camino angosto y lleno de  presiones que conduce a la vida.

Los Apуstoles, segъn estб escrito en el Libro de Hechos, ponen йnfasis en el arrepentimiento. Para poder participar en la salvaciуn Cristiana se nos exige que nos arrepintamos, que nos alejemos del mundo y que nos volvamos los discнpulos de Jesъs. Los discнpulos son los llamados УCristianosФ (Hechos 11:26).

Existe la etapa en la que Уsolo creemosФ. Luego sigue la etapa de ceder nuestra vida por el bien del Evangelio. Ninguna de estas dos acciones es suficiente sin la otra.

Pablo nos enseсу la doctrina de la УimputaciуnФ (justicia atribuida) refiriйndose a que Dios nos perdona y nos considera justos, independientemente de la Ley de Moisйs, cuando ponemos nuestra fe en el Seсor Jesucristo.

Dios recibe al pecador y lo purifica de sus pecados cuando el individuo pone su fe en Cristo y es bautizado en agua. La justicia le es atribuida al pecador sin tener que ganarse la justicia por medio de las obras de la Ley de Moisйs.

Sin embargo, lo que no hemos comprendido, es que el perdуn y la justicia son lo ъnico que es asignado gratuitamente. Al deducir de la doctrina de Pablo que todos los aspectos de la redenciуn son imputados hemos destruido el programa de la salvaciуn Cristiana.

Realmente la mayorнa de los beneficios de nuestra redenciуn no nos son solamente atribuidos. Mбs bien, se desarrollan en nosotros cuando actuamos en cooperaciуn con la sabidurнa y el poder del Espнritu Santo conforme …l nos imparte las cosas de Cristo.

La justicia nos es atribuida siempre y cuando estemos viviendo en obediencia al Espнritu de Dios. Pero la vida eterna no nos es atribuida. El fruto del Espнritu no nos es atribuido. Los dones del Espнritu no nos son atribuidos. Las recompensas del segundo y tercer capнtulos del Libro del Apocalipsis no nos son atribuidos. La residencia eterna en la ciudad santa no nos es atribuida. Ser coherederos con Cristo no nos es atribuido.

La idea de que la salvaciуn consiste principalmente de una justicia legalmente atribuida a nosotros estб basada en muy pocos versнculos de las Escrituras. El siguiente es un buen ejemplo:

Pues њquй dice la Escritura? УLe creyу Abraham a Dios, y esto se le tomу en cuenta como justicia.Ф Ahora bien, cuando alguien trabaja, no se le toma en cuenta el salario como un favor sino como una deuda. Sin embargo, al que no trabaja, sino que cree en el que justifica al malvado, se le toma en cuenta la fe como justicia. (Romanos 4:3-5 Ч NVI)

El argumento de Pablo estб basado en Gйnesis 15:6 donde el Seсor le atribuyу justicia a Abraham porque Abraham creyу una increнble promesa con respecto al nъmero de sus descendientes. El concepto de la gracia estб apoyado tambiйn en el hecho de que el Seсor llamу a Abraham a salir de Ur de los Caldeos segъn el consejo y el conocimiento previo de Dios, independientemente de las obras de justicia por parte de Abraham.

La razуn de Pablo en poner йnfasis en la justicia imputada, en los primeros capнtulos de la Carta a los Romanos, es esencial para comprender correctamente estos pasajes. Pablo estaba resistiendo las enseсanzas de los Judaizantes (Romanos 7:1) quienes estaban insistiendo que los conversos Cristianos deberнan obedecer la Ley y los ritos de Moisйs.

Ahora bien, cuando alguien trabaja, no se le toma en cuenta el salario como un favor sino como una deuda. (Romanos 4:4 Ч NVI)

УCuando alguien trabaja.Ф

Nosotros los Gentiles hemos interpretado УtrabajaФ como vivir con rectitud y justicia. Pero Pablo no estaba contrastando la fe y el comportamiento justo. Pablo nunca harнa eso porque las obras de la justicia son la vida de la fe. La fe sin comportamiento justo estб muerta.

Abraham no estaba regido bajo la Ley de Moisйs. УTrabajarФ aplicado a Abraham  significarнa algъn tipo de esfuerzo religioso por parte de Abraham para ganarse el favor de Dios. Dios sн requiriу comportamiento justo de parte de Abraham, y mбs adelante en su vida un acto de suprema obediencia en el ofrecimiento de Isaac.

Cuando Abram tenнa noventa y nueve aсos, el SE—OR se le apareciу y le dijo: ЧYo soy el Dios Todopoderoso. Vive en mi presencia, y sй intachable. (Gйnesis 17:1 Ч NVI)

Pablo en sus escritos distingue entre la fe en Cristo y la adherencia a la Ley de MoisйsЧuna adherencia bajo el poder de la voluntad humana en lugar de por  la uniуn con la Naturaleza de Cristo. El malentendido que se tiene de que Pablo estaba contrastando creer en Cristo con comportamiento santo es la razуn por la ilustraciуn de la salvaciуn como el Уbillete de cien dуlaresФ.

Si los escritos del Nuevo Testamento consistieran sуlo de Romanos, Capнtulos Dos al Cinco, y si fuйramos a interpretar el uso que Pablo hace del tйrmino УtrabajaФ como vivir en justicia, santidad y obediencia a Dios (en lugar de interpretarlo como obedecer la Ley de Moisйs, intentando lograr la justicia por sus propios esfuerzos), tendrнamos un buen caso para creer que nuestra salvaciуn consiste sуlo del perdуn y de una justicia imputada.

Pero Pablo, entendiendo el peligro de malentender su propia doctrina y la posibilidad de que algunos sugerirнan УHagamos lo malo para que venga lo buenoФ (Romanos 3:8), inmediatamente dijo: УњQuй concluiremos? њVamos a persistir en el pecado, para que la gracia abunde?Ф (Romanos 6:1).

El sexto capнtulo de Romanos revela que el regalo de la salvaciуn es el regalo de una oportunidad para lograr la vida duradera. No es un regalo sin exigencias.

Pablo estб haciendo una simple declaraciуn en el sexto capнtulo de la Carta a los Romanos. Estб diciendo que ahora que hemos recibido a Cristo tenemos la autoridad y la habilidad para elegir vivir en justicia. Si elegimos obedecer la justicia lograremos vida eterna. Pero si nosotros, despuйs de haber recibido a Cristo y de ser bautizados en agua, elegimos obedecer la injusticia, entonces cosecharemos muerte espiritual.

Romanos 6:23 frecuentemente es usado para apoyar el concepto de la salvaciуn como el Уbillete de cien dуlaresФ. En realidad, Romanos 6:23 es la conclusiуn de un argumento que contradice completamente este concepto. Romanos 6:23 estб testificando que si nosotros los Cristianos escogemos ceder nuestros cuerpos como instrumentos de injusticia para pecar entonces cosecharemos la paga del pecado. El creyente que, despuйs de haber recibido a Cristo, sigue sirviendo la injusticia, morirб espiritualmente.

Romanos 6:23 no estб dirigido a los que no son Cristianos, aunque el pecado resulta en muerte espiritual sea Cristiano o no un individuo. Mбs bien, el propуsito de Romanos 6:23 es balancear el йnfasis extremo que Pablo, en los primeros capнtulos de Romanos, habнa puesto en recibir justicia por creer en el Seсor Jesъs. La clave para comprender Romanos 6:23 estб en Romanos 6:1,2.

њQuй concluiremos? њVamos a persistir en el pecado, para que la gracia abunde? °De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado, њcуmo podemos seguir viviendo en йl? (Romanos 6:1,2 Ч NVI)

Las Escrituras mismas dicen que la doctrina de Pablo es fбcil de malinterpretar y que los creyentes ignorantes e inconstantes pueden distorsionar los escritos de Pablo para su propia perdiciуn. Esto es lo que ha sucedido en las iglesias de йsta йpoca.

Por eso, queridos hermanos, mientras esperan estos acontecimientos [los eventos que sucederбn al tйrmino de la Era del Reinado de los mil aсos] esfuйrcense [la cooperaciуn del hombre con Dios] para que Dios los halle sin mancha y sin defecto, y en paz con йl. Tengan presente que la paciencia de nuestro Seсor significa salvaciуn [la paciencia de Dios con la humanidad, dirigiendo a todos hacia el arrepentimiento], tal como les escribiу tambiйn nuestro querido hermano Pablo, con la sabidurнa que Dios le dio. En todas sus cartas se refiere a estos mismos temas. Hay en ellas algunos puntos difнciles de entender, que los ignorantes e inconstantes tergiversan [distorsionan], como lo hacen tambiйn con las demбs Escrituras, para su propia perdiciуn. (2 Pedro 3:14-16 Ч NVI)

Tanto Pablo como Pedro advirtieron que la doctrina de la imputaciуn puede ser interpretada incorrectamente. La doctrina de la justicia imputada de Pablo puede ser distorsionada como para que la salvaciуn Cristiana signifique un regalo con pocas exigencias que no requiere de ninguna acciуn de nuestra parte para lograr los valores contenidos en йl. El Apуstol Santiago sintiу la necesidad de advertirle al rebaсo del Seсor que la fe verdadera en Cristo se expresa en acciуn

Observa la respuesta de Santiago a la distorsiуn de la doctrina de justicia imputada: У°Quй tonto eres! њQuieres convencerte de que la fe sin obras es estйril [estб muerta]?Ф (Santiago 2:20)

њQuй harнa que Santiago hiciera esta pregunta? Es obvio que algunos de los maestros Cristianos estaban poniendo demasiado йnfasis en la doctrina de Pablo de la justicia imputada. El Espнritu Santo en Santiago seсalу el peligro de depender en el tipo de fe que no es para nada verdadera fe bнblica sino un entendimiento mental de los hechos de teologнa.

La fe verdadera siempre reconoce que la redenciуn Cristiana es una oportunidad para la gloria. La salvaciуn nunca nos es entregada sin tener una fe verdadera, la fe que obra por medio de la obediencia a la Palabra escrita y a la Palabra de Dios revelada personalmente.

La salvaciуn siempre es una oportunidad, un acceso, una autoridad, una invitaciуn a beber de la Virtud de Cristo. Debemos pedir y seguir pidiendo. Debemos buscar y seguir buscando. Debemos llamar a la puerta y seguir llamando.

En el Reino de Dios existen tiempos de descanso y de restauraciуn (Hechos 3:19-21). Dependerб de nosotros el que actuemos con fe mientras las aguas estйn agitadas, por asн decirlo. Si lo hacemos obtendremos la gloria del Reino de Dios. Si no lo hacemos la gloria nos pasarб de largo. Nuestro destino estб determinado por cуmo respondamos a la invitaciуn del Seсor.

Cuando recibimos al Seсor Jesucristo, poniendo nuestra fe y confianza en …l para la salvaciуn, la justicia nos es atribuida por el Seсor. Ademбs, nos es abierta la puerta a la vida eterna y a la gloria eterna. Cuanta vida y gloria eternas obtendremos dependerб de la fe y la diligencia que apliquemos a buscar el Reino de Dios y Su justicia.

La vida eterna no nos es atribuida sino que debe ser alcanzada.

Pelea la buena batalla de la fe; haz tuya la vida eterna, a la que fuiste llamado y por la cual hiciste aquella admirable declaraciуn de fe delante de muchos testigos. (1 Timoteo 6:12 Ч NVI)

El [creyente] que siembra para agradar a su naturaleza pecaminosa, de esa misma naturaleza cosecharб destrucciуn; el que siembra para agradar al Espнritu, del Espнritu cosecharб vida eterna. (Gбlatas 6:8 Ч NVI)

Pero ahora que han sido liberados del pecado y se han puesto al servicio de Dios, cosecharбn la santidad que conduce a la vida eterna. (Romanos 6:22 Ч NVI)

Lo he perdido todo a fin de conocer a Cristo, experimentar el poder que se manifestу en su resurrecciуn, participar en sus sufrimientos y llegar a ser semejante a йl en su muerte. Asн espero alcanzar la resurrecciуn de entre los muertos. (Filipenses 3:10,11 Ч NVI)

El fruto del Espнritu no nos es atribuido sino que debe ser madurado con paciencia.

Precisamente por eso, esfuйrcense por aсadir a su fe, virtud; a su virtud, entendimiento; al entendimiento, dominio propio; al dominio propio, constancia; a la constancia, devociуn a Dios; a la devociуn a Dios, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. Porque estas cualidades, si abundan en ustedes, les harбn crecer en el conocimiento de nuestro Seсor Jesucristo, y evitarбn que sean inъtiles e improductivos. (2 Pedro 1:5-8 Ч NVI)

Debemos cooperar con el Espнritu Santo hasta que estas virtudes abunden en nosotros. De otra manera, corremos el riesgo de ser Уinъtiles e improductivosФ en el conocimiento de Cristo.

La vida eterna, la resurrecciуn de los muertos, el fruto del Espнritu, que es la imagen moral de Cristo (aquello para lo que hemos sido predestinadosЧRomanos 8:29), todas son oportunidades. Nuestra herencia en el Seсor Jesъs no puede ser recibida sin que constantemente la estemos buscando.

Me buscarбn y me encontrarбn, cuando me busquen de todo corazуn. (Jeremнas 29:13 Ц NVI)

No es que yo lo haya conseguido todo, o que ya sea perfecto. Sin embargo, sigo adelante esperando alcanzar aquello para lo cual Cristo Jesъs me alcanzу a mн. (Filipenses 3:12 Ц NVI)

Tampoco los dones del Espнritu nos son atribuidos. Nos son dados individualmente, y luego tenemos la responsabilidad de usarlos con sabidurнa y diligencia.

A cada uno se le da una manifestaciуn especial del Espнritu para el bien de los demбs. (1 Corintios 12:7 Ч NVI)

Por eso te recomiendo que avives la llama del don de Dios que recibiste cuando te impuse las manos. (2 Timoteo 1:6 Ц NVI)

Y a ese siervo inъtil йchenlo afuera, a la oscuridad, donde habrб llanto y rechinar de dientes. (Mateo 25:30 Ч NVI)

Las recompensas de los Capнtulos Dos y Tres del Libro del Apocalipsis, que son elementos de la primera resurrecciуn de los muertos, no nos son atribuidos legalmente. Mбs bien, nos son dados en base a que vencemos el amor al mundo, el amor al pecado y el amor a nosotros mismos.

Hablando a las iglesias, a los candelabros del Testimonio Divino:

A los hijos de esa mujer los herirй de muerte. Asн sabrбn todas las iglesias que yo soy el que escudriсa la mente y el corazуn; y a cada uno de ustedes [Cristianos] lo tratarй de acuerdo con sus obras. (Apocalipsis 2:23 Ч NVI)

El primero y segundo capнtulos de Apocalipsis son inusualmente importantes porque anuncian las recompensas que se darбn a quienes buscan y reciben la gracia de Cristo al grado de poder conquistar el mundo, el pecado, y la voluntad propia. Quizб pueda notarse que ninguna de estas recompensas estб basada en lo que se cree o en la imputaciуn. Son dados debido a nuestra aplicaciуn diligente a las cosas de Cristo.

Sin embargo, tienes en Sardis a unos cuantos que no se han manchado la ropa. Ellos, por ser dignos, andarбn conmigo vestidos de blanco. (Apocalipsis 3:4 Ч NVI)

Si alguien nos da un piano no tenemos la obligaciуn de trabajar para esa persona para ganarnos el piano. El piano es un regalo. Pero si queremos lograr el beneficio del piano, complaciendo a la persona que nos lo dio, debemos pasar muchos aсos de esfuerzo y disciplina, y gastar miles de dуlares en clases. El regalo de la salvaciуn no puede ser merecido. Pero para poder beneficiarnos de йl, para realmente УrecibirloФ, debemos entregar toda nuestra vida para conseguirlo.

La enseсanza de hoy es que Cristo no sуlo nos da el piano sino que tambiйn nos da la habilidad para tocarlo excelentemente sin ninguna prбctica o esfuerzo de nuestra parte. Esto no es bнblico.

Es mбs, todo lo considero pйrdida por razуn del incomparable valor de conocer a Cristo Jesъs, mi Seсor. Por йl lo he perdido todo, y lo tengo por estiйrcol, a fin de ganar [conseguir] a Cristo, (Filipenses 3:8 Ч NVI)

Cristo mismo no nos puede ser imputado, …l debe ser ganado.

La residencia eterna en la nueva Jerusalйn como siervo de Cristo y de Dios no nos es atribuido. Merecemos ciudadanнa en base al tipo de carбcter que tenemos. Debemos УhacerФ lo que Cristo ordena.

Nunca entrarб en ella nada impuro, ni los idуlatras ni los farsantes, sino sуlo aquellos que tienen su nombre escrito en el libro de la vida, el libro del Cordero. (Apocalipsis 21:27 Ч NVI)

Dichosos los que lavan sus ropas para tener derecho al бrbol de la vida y para poder entrar por las puertas de la ciudad. (Apocalipsis 22:14 Ч NVI)

La residencia en la nueva Jerusalйn no nos es atribuida, debemos obedecer los mandamientos de Dios. Nada impuro puede jamбs entrar a la ciudad santa. No podemos entrar por la УgraciaФ, por la justicia atribuida. Debemos ser santos para poder entrar a la ciudad santa. La santidad no puede ser imputada. La santidad es creada en nuestra personalidad por el Espнritu Santo conforme …l nos purifica por el cuerpo y la sangre de Cristo y por la Palabra de Dios. Debemos volvernos santos porque nuestro Seсor es santo.

Servir a Dios como reyes y sacerdotes es el increнble destino eterno al que cada uno de los elegidos ha sido llamado. Pero para poder alcanzar nuestro destino predeterminado se nos exige que venzamos los obstбculos puestos en frente de nosotros.

Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, naciуn santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamу de las tinieblas a su luz admirable. Queridos hermanos, les ruego como a extranjeros y peregrinos en este mundo, que se aparten de los deseos pecaminosos que combaten contra la vida. (1 Pedro 2:9,11 Ч NVI)

Al que salga vencedor le darй el derecho de sentarse conmigo en mi trono, como tambiйn yo vencн y me sentй con mi Padre en su trono. (Apocalipsis 3:21 Ч NVI)

УAl que salga vencedor

Puede notarse que no somos reyes ni sacerdotes de Dios por imputaciуn. No somos Уsantos en papelФ. Sino que debemos realmente mostrar la Gloria de la Persona justa y santa de Dios conforme el Espнritu Santo moldea en nosotros el Carбcter y el Espнritu de Cristo.

La coherencia con Cristo no nos es sуlo atribuida. Debemos compartir en los sufrimientos de Cristo para poder satisfacer los requerimientos.

Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues si ahora sufrimos con йl, tambiйn tendremos parte con йl en su gloria. (Romanos 8:17 Ц NVI)

°ФPues si ahora sufrimos con …lФ!

La idea de que no tenemos que hacer ningъn esfuerzo, de que Cristo lo hace todo, gobierna el pensamiento y las acciones de muchos Cristianos. Pero este punto de vista no es bнblico. Le ha robado al Evangelio su autoridad y poder. En lugar de tener santos, tenemos pecadores que son УlegalmenteФ aceptables a Dios. En lugar de tener una nueva creaciуn, tenemos un УboletoФ al Cielo. En lugar de una ciudad santa y gloriosa tenemos una ciudad ocupada por personas pecaminosas y obstinadas a quienes Dios considera justas.

Estб siendo sugerido que Cristo nos salva en nuestros pecados y no de nuestros pecados. Esto significa que si estamos fornicando, Dios ve que estamos practicando santidad. Si estamos engaсando a alguien Dios nos ve como rectos y honorables. Si estamos ebrios Dios nos ve con dominio propio. Si estamos mintiendo Dios escucha sуlo la verdad saliendo de nuestra boca.

Se estб asumiendo en esta йpoca que el Seсor Jesъs sуlo puede perdonarnos, que no posee suficiente poder para liberarnos o cambiarnos.

Este concepto no es para nada cierto. Dios no nos da justicia ni nos llama hijos por imputaciуn. Para volvernos un hijo de Dios debemos conquistar por medio de Cristo todos los poderes y los obstбculos que Dios permite que reten nuestra habilidad para recibir la herencia que ha sido asignada al hombre desde el comienzo.

El que salga vencedor heredarб todo esto, y yo serй su Dios y йl serб mi hijo. (Apocalipsis 21:7 Ч NVI)

Dios nos ha dado la oportunidad para alcanzar la vida de resurrecciуn, para lograr un cambio de carбcter, de poder, de gloria y de residencia eterna en la nueva Jerusalйn, y nos ha dado una eternidad para servir y gobernar en un mundo nuevo. Y lo mejor de todo, tenemos la oportunidad de llegar a ser un hijo de Dios.

Lo que hagamos con esta oportunidad, con este УpianoФ, determinarб nuestro papel en el Reino de DiosЧen el eterno gobierno Divino que pronto vendrб a la tierra.