LA VENIDA DEL SEÑOR

The_Coming_of_The_Lord__LA_VENIDA_DEL_SEСOR

LA VENIDA DEL SEСOR

Copyright © 200 por Trumpet Ministries, Inc. Todos los Derechos Reservados

Texto bнblico tomado de la Santa Biblia, Nueva Versiуn Internacional © 1999 por la Sociedad Bнblica Internacional

Traducciуn de Carmen E. Бlvarez

La visiуn que tengamos del regreso de Cristo a la tierra afectarб la sinceridad con la que nos prepararemos para hacer la voluntad del Seсor. La esperanza que tienen los Cristianos de la actualidad es confusa y el enfoque parece estar en satisfacer los deseos de las personas en lugar de estar en ser un testimonio verdadero de la Persona y la voluntad del Dios todopoderoso.

Nuestro entendimiento actual estб errado. Estб dejando a los creyentes sin preparaciуn para la desolaciуn espiritual que se aproxima en el horizonte. El grande y terrible Dнa del Seсor se aproxima. Sin demora dejemos a un lado nuestros mitos y nuestras tradiciones y metбmonos en las Escrituras. Oremos para que seamos considerados dignos de escapar la destrucciуn espiritual y de presentarnos ante Cristo victoriosos.

Contenido

Prуlogo Escrituras de Introducciуn Eventos Asociados con la venida del Seсor El Templo de Herodes, sнmbolo de la glorificaciуn de uno mismo Tres preguntas Los engaсadores y cristos falsos La soluciуn Divina al problema de Dios Nuestras aflicciones estбn conduciendo a la redenciуn Los santos no son de este mundo La persecuciуn tiene un efecto de purificaciуn Los pastores falsos El peligro de la maldad Esperando pacientemente en el Seсor El avivamiento de la lluvia tardнa El horrible sacrilegio en el lugar santo Motivos para huir Extranjeros sobre la tierra Protecciуn en el dнa de la angustia Los elegidos Los dнas de la venganza El espнritu engaсoso del Anticristo La revelaciуn de Cristo a plena vista de todos El poder de Su venida Los buitres se reъnen Las seсales de Su venida El grande y terrible Dнa del Seсor La reuniуn de los elegidos La higuera Esta generaciуn La Palabra eterna Dios es soberano Listos para el Dнa del Seсor A quiйn se le permitirб la entrada al Reino? Diligentemente mantйnganse despiertos y en oraciуn Una repentina entrega de cuentas Las recompensas son para los santos victoriosos Lo que significa recibir a Cristo Una Visiуn Una Reflexiуn La primera resurrecciуn incluirб sуlo a los vencedores Alcanzado la primera resurrecciуn El fundamento de la primera resurrecciуn El Dнa del Perdуn y la primera resurrecciуn La resurrecciуn del real sacerdocio

Prуlogo—El Dнa del Seсor

La visiуn que tengamos del regreso de Cristo a la tierra afectarб la sinceridad con la que nos prepararemos para hacer la voluntad del Seсor. Es necesario que las personas Cristianas estudien las Escrituras con respecto a este evento sumamente importante y que no simplemente acepten las tradiciones que les han sido transmitidas. Existen doctrinas populares entre los Cristianos que son contrarias a los mensajes del Seсor Jesъs y de los Apуstoles del Cordero.

Muchos de nosotros hemos confiado en que los santos no serбn llamados a sufrir la tribulaciуn. Sin embargo, esto no es soportado por la historia de la iglesia ni por las Escrituras. Una de las бreas de confusiуn tiene que ver con la gran tribulaciуn. La diferencia entre la tribulaciуn y la ira Divina no siempre se presenta con claridad.

Pablo nos enseсa en la Segunda Carta de Tesalonicenses que el Dнa de Cristo no llegarб sino hasta despuйs de la rebeliуn contra Dios y despuйs de la manifestaciуn del hombre de maldad. El Seсor Jesъs dijo claramente que Йl no vendrнa en secreto sino que Su apariciуn brillarнa como relбmpagos “inmediatamente despuйs de la tribulaciуn de esos dнas”.

Ningъn versнculo de las Escrituras habla sobre la desapariciуn de los santos. Cristo ascendiу a plena vista de los espectadores, Йl llamarб a Sus santos hacia las nubes a plena vista de los espectadores, y Йl descenderб al Monte de los Olivos a plena vista de los espectadores.

Las Escrituras no enseсan ni insinъan que cuando seamos reunidos para encontrarnos con el Seсor que regresaremos al Cielo con Йl. Y sin embargo, una multitud de Cristianos ha sido enseсada que este es el caso sin tantito apoyo bнblico para esta creencia.

Hasta donde sabemos no existe versнculo en el Nuevo Testamento que nos diga que el Seсor se llevarб a Su Iglesia al Cielo cuando Йl regrese. El regreso del Seсor no tiene el propуsito de llevar a Su Iglesia al Cielo sino de traer justicia, rectitud, y adoraciуn verdadera a las naciones de la tierra.

Nosotros debemos huir con Dios a la montaсa de oraciуn si observamos que la injusticia va en aumento. Cuando nosotros los Cristianos hayamos sido expulsados de las ciudades de la tierra, Dios proveerб para nosotros en el desierto hasta que Cristo regrese y destruya al Anticristo con el poder y la gloria de Su Presencia.

El regreso de Cristo para establecer Su Reino sobre la tierra es la antigua esperanza que tenнan los santos. Esa esperanza original se estб actualizando por la carga provocada por el Espнritu Santo.

Escrituras de Introducciуn

Y a ustedes que sufren, les darб descanso, lo mismo que a nosotros. Esto sucederб cuando el Seсor Jesъs se manifieste desde el cielo entre llamas de fuego, con sus poderosos бngeles, para castigar a los que no conocen a Dios ni obedecen el evangelio de nuestro Seсor Jesъs. Ellos sufrirбn el castigo de la destrucciуn eterna, lejos de la presencia del Seсor y de la majestad de su poder, el dнa en que venga para ser glorificado por medio de sus santos y admirado por todos los que hayan creнdo, entre los cuales estбn ustedes porque creyeron el testimonio que les dimos. (2 Tesalonicenses 1:7-10 NVI)

Mбs tarde estaba Jesъs sentado en el monte de los Olivos, cuando llegaron los discнpulos y le preguntaron en privado: —їCuбndo sucederб eso, y cuбl serб la seсal de tu venida y del fin del mundo? (Mateo 24:3 NVI)

Eventos asociados con la venida del Seсor

Veremos las declaraciones de Jesъs en el Libro de Mateo como la base para nuestro estudio de Su venida. Marcos y Lucas tambiйn incluyen la profecнa del Seсor sobre los ъltimos tiempos y nos referiremos a ellos conforme sea necesario.

Examinemos los eventos asociados con la venida de nuestro Seсor como Йl los propuso en Su elocuciуn profйtica.

Jesъs saliу del templo y, mientras caminaba, se le acercaron sus discнpulos y le mostraron los edificios del templo. Pero йl les dijo: —їVen todo esto? Les aseguro que no quedarб piedra sobre piedra, pues todo serб derribado. (Mateo 24:1-2 NVI)

El Templo de Herodes, sнmbolo de la glorificaciуn de uno mismo

El Templo de Herodes era una estructura magnнfica de piedra color crema y de oro. Fue iniciada en el aсo 19 A.C. y el trabajo continuу por mбs de ochenta aсos. Fue demolida, como Jesъs lo predijo, en el aсo 70 D.C. Tito, un general Romano, ordenу la destrucciуn del Templo y de la ciudad de Jerusalйn tambiйn. Las vasijas santas del Templo fueron llevadas a Roma.

El espectacular Templo de Herodes y su subsecuente destrucciуn simbolizan la historia del mundo, que Jesъs comenzу a predecir, y tambiйn la vida de cada uno de nosotros.

El Templo era costoso, increнblemente impresionante, casi impenetrable en su fortaleza, y profesaba un propуsito noble—darle una casa a Dios y a Su obra. Pero fue construida para glorificar al Rey Herodes, no al Seсor Dios del Cielo.

El Templo de Salomуn fue construido para la Gloria de Dios. La restauraciуn del Templo por Esdras y Nehemнas tambiйn fue conducido de acuerdo a la voluntad de Dios.

El Templo de Herodes glorificaba sуlo a Herodes y a aquellos lнderes Judнos que estaban asociados con su edificio glamoroso.

Cuando Cristo se detuvo a ver el Templo de Herodes fue un caso del verdadero Templo de Dios juzgando una estructura erigida para glorificar al hombre.

Todo el mundo, asн como cada uno de nosotros como individuos, desea construir un edificio tanto duradero como impresionante. Ademбs, deseamos mostrar que es para Dios (o para cualquier otro beneficio aceptado) para el que estamos trabajando.

De hecho frecuentemente es verdad del mundo, asн como de cada uno de nosotros (Cristianos y no Cristianos por igual), que el Rey Yo estб en el trono de nuestro edificio. Nuestro “edificio” no es ni tantito para la Gloria de Dios sino para la gloria del “yo”.

Cuando los ojos humanos contemplan algъn gran logro hay aprobaciуn y alabanza. Pero Dios ve el corazуn. El Seсor declara, “Les aseguro que no quedarб piedra sobre piedra”.

Por ello, todas nuestras obras son probadas por el fuego de los ojos de Cristo.

Los engaсos nos invitan a descarriarnos. Las guerras y los rumores de guerras se escuchan uno tras otro. Llegan el hambre, los terremotos, las pestilencias y las inundaciones. Para cuando el Seсor haya terminado de sacudirnos, todo lo que hayamos erigido “para la Gloria de Dios” habrб sido derribado. Sуlo permanecerбn las verdaderas riquezas que Dios nos haya dado.

La ъnica porciуn de la obra de nuestra vida que perdurarб serб lo que haya sido forjada en Dios.

El Templo de Herodes era sнmbolo del mundo y de los logros de cada persona en el mundo. Todo lo que haya sido construido para nuestra gloria serб derribado. Entonces, el verdadero Templo de Dios, Cristo, nos seсalarб hacia otro edificio que tendrб cimientos eternos. El edificio que Йl nos revelarб serб magnнficamente impresionante. Poseerб fuerza eterna y Divina. Realmente albergarб a Dios y al Cordero.

Estamos hablando de la ciudad santa, de la nueva Jerusalйn, de la Esposa del Cordero. їAcaso estamos volviйndonos una parte integral de la ciudad eterna? La respuesta es sн, si el Rey Yo ha sido removido del trono de nuestra vida y el Rey Jesъs ha tomado en nuestro corazуn el lugar que le corresponde.

Aquн, en pocas palabras, el Espнritu Santo ha representado toda la historia de la humanidad, desde la construcciуn de la Torre de Babel — ese primer “Templo de Herodes” — hasta el dнa de hoy.

Mбs tarde estaba Jesъs sentado en el monte de los Olivos, cuando llegaron los discнpulos y le preguntaron en privado: —їCuбndo sucederб eso, y cuбl serб la seсal de tu venida y del fin del mundo? (Mateo 24:3 NVI)

Tres preguntas.

Jesъs, Pedro, Santiago, Juan, y Andrйs estaban sentados desde una posiciуn desde la que podнan ver la ciudad de Jerusalйn. Observen las tres preguntas que hicieron:

“їCuбndo sucederб eso?” — evidentemente refiriйndose al arrase del Templo de Herodes.

“їCuбl serб la seсal de tu venida?”

“їCuбl serб la seсal del fin del mundo [fin de la era]?”

Lo que sigue en el Capнtulo Veinticuatro de Mateo es la respuesta a estas tres preguntas. Mateo, Capнtulo 24 revela cuбndo sucederбn estas cosas, cuбles son las seсales de la venida de Cristo, y cuбl es la seсal del fin de la era. El regreso de Cristo es el Dнa del Seсor del cual hablaron los Profetas Hebreos.

La venida de nuestro Seсor es el Dнa del Seсor, el Dнa de Cristo — la bendita esperanza de la Iglesia de Cristo. El Dнa del Seсor incluye la resurrecciуn de los santos y el que sean elevados para encontrarse con el Seсor en el aire, la otorgaciуn de las recompensas a los santos, el establecimiento por la fuerza de la voluntad del Rey Jesъs sobre la tierra y sus habitantes, el perfeccionamiento de la Esposa del Cordero, la rebeliуn de los habitantes de la tierra contra el reinado de Cristo y Sus santos, y la eliminaciуn de la tierra y el firmamento por medio del fuego.

En un sentido mбs amplio el Dнa del Seсor abarca la Era Reino-Iglesia. El propуsito de los primeros dos “dнas” (periodos de mil aсos) es para formar la Iglesia, el Cuerpo de Cristo). El propуsito del tercer “dнa” (la Era del Reinado de mil aсos) es el matrimonio del Cordero — es decir, la reconciliaciуn perfecta de todos los elegidos a Cristo; y tambiйn el rompimiento de la rebeldнa de las naciones de personas salvas.

El Cristo completo, el Reino de Dios, la Iglesia, la nueva Jerusalйn, serб perfeccionado durante el tercer periodo de mil aсos.

…"Mira, hoy y maсana seguirй expulsando demonios y sanando a la gente, y al tercer dнa terminarй lo que debo hacer [serй perfeccionado]." (Lucas 13:32 NVI)

—Tengan cuidado de que nadie los engaсe —les advirtiу Jesъs—  Vendrбn muchos que, usando mi nombre, dirбn: "Yo soy el Cristo", y engaсarбn a muchos. (Mateo 24:4,5 NVI)

Los engaсadores y cristos falsos

Mбs de una vez en este capнtulo el Seсor Jesъs nos advierte sobre los engaсadores y cristos falsos. Habrб grandes intentos por parte del adversario de engaсar al pueblo de Dios con respecto al regreso de Cristo a la tierra. Nosotros sabemos que Satanбs no tiene ningъn poder sobre los elegidos. Su autoridad le fue quitada en la cruz del Calvario. Йl intenta seducirnos para que creamos una mentira, para alejarnos de la verdad y de la Presencia de Cristo.

Cada uno de nosotros debe orar, “No me dejes caer en tentaciуn mбs lнbrame del maligno”. Debemos orar esto todos los dнas de nuestra vida.

Ninguno de nosotros estб a salvo de ser engaсado, sуlo el Espнritu Santo puede protegernos de las trampas del enemigo.

Una fuerte falsa ilusiуn y un severo engaсo caracterizarб los ъltimos dнas de la Era de la Iglesia. Tengamos cuidado de no ser descarriados (2 Tesalonicenses 2:9-12).

Ў“Y engaсarбn a muchos”! La gente se descarrнa fбcilmente. Debemos —cada uno de nosotros— mantenernos en oraciуn y estudiar diariamente la Palabra de Dios. De ser posible debemos reunirnos con Cristianos fervientes y sujetarnos en el Seсor a los lнderes a quienes Dios ha puesto sobre nosotros.

Siempre existirбn aquellos que estarбn construyendo su propio templo, asн como lo hizo Herodes. Parece ser que a personas egocйntricas como a esas no les faltarбn seguidores que estйn dispuestos a ser engaсados.

Cristo nos advirtiу que Йl no regresarб en secreto sino a plena vista de todos. їEstamos dispuestos a ser engaсados con respecto a esto cuando Jesъs nos ha hablado con tanta claridad?

Ustedes oirбn de guerras y de rumores de guerras, pero procuren no alarmarse. Es necesario que eso suceda, pero no serб todavнa el fin. (Mateo 24:6 NVI)

La soluciуn Divina al problema de Dios.

ЎCon cuбnta certeza profetizу Cristo sobre la historia del mundo! Guerras y rumores de guerras han existido desde el dнa de Su resurrecciуn. No han existido muchos periodos en la historia de la tierra en los cuales no haya habido alguna guerra en alguna parte de la tierra.

Lнderes y maestros seculares frecuentemente han presentado algъn plan que pretende terminar con la guerra y la violencia. El tiempo ha probado que son falsos profetas. La Palabra del Seсor Jesъs permanece.

“Pero no serб todavнa el fin”. Tantas veces escuchamos decir que esta o esa gran guerra seguramente es la indicaciуn de que Cristo llegarб maсana. Pero las guerras y los rumores de guerras no son la seсal del final. De hecho, son seсales de que “no serб todavнa el fin”. Esto es lo que dijo el Seсor.

La seсal del fin es que el Evangelio del Reino serб predicado como testimonio a todas las naciones.  A este testimonio sin precedente le seguirб el establecimiento de una “paz” mundial en la que las iglesias se unirбn al gobierno con la intenciуn de mejorar la calidad de vida de la gente.

Podemos ver esta tendencia el dнa de hoy al ver que el Evangelio del Reino de Dios es presentado como un programa Divino para resolver los problemas del hombre sobre la tierra. Las iglesias estбn intentando ser agencias sociales en lugar de candelabros. Estбn ocupadas con las necesidades de la gente en lugar de estar portando un verdadero testimonio de la Persona y de la voluntad del Dios todopoderoso.

El Anticristo serб lo suficientemente astuto como para conseguir el apoyo de los lнderes de las iglesias. Estos Cristianos eminentes se sentirбn alagados y pensarбn que esa invitaciуn es una oportunidad para reformar el gobierno desde adentro, sin darse cuenta de que estarбn siendo engaсados por Satanбs para alejarse de su verdadero llamado a ser testigos de Dios.

Hoy, Lunes, 23 de Septiembre de 1997, mientras estamos modificando este folleto, observamos en un artнculo del periуdico; “La administraciуn de Clinton estб formando un consejo de 20 miembros de lнderes religiosos y eruditos prominentes para que formen parte del Departamento del Estado, reportу ayer el Washington Post”.

Se citу que los oficiales de la Casa Blanca dijeron, “el panel aconsejarб al secretario de estado sobre los problemas de opresiуn e intolerancia religiosa”.

Predijimos hace muchos aсos, cuando escribimos La Venida del Seсor por primera vez que esto sucederнa. El anuncio se hizo hoy.

En estos tiempos el comitй profesa un propуsito noble. Nuestra siguiente predicciуn es que los siguientes presidentes dejarбn este comitй y antes de que pase mucho tiempo veremos a este mismo comitй unirse al gobierno en la persecuciуn del remanente santo al que Dios le estб hablando en la hora actual.

Los lнderes religiosos Cristianos serбn cegados al hecho de que la Iglesia del Seсor Jesъs no es una agencia social que trabaja para el mejoramiento de la humanidad. La Iglesia es la reprensiуn de Dios dirigida hacia el espнritu de este mundo. La Iglesia no es de este mundo. El mundo siempre odiу a Jesъs y a quienes son realmente de Jesъs.

La Iglesia tiene poder sуlo mientras estй separada del mundo. Dios no morarб ni trabajarб con personas que estйn asociadas con el mundo. Dios desea que salgamos de entre la gente del mundo y que seamos santos a Йl como real sacerdocio.  Sуlo mientras nos mantengamos separados para Dios es cуmo podremos ser de utilidad a la humanidad.

Los lнderes de las iglesias, aъn los del movimiento Cristiano, si se vuelven culpables de egocentrismo y si les falta la obediencia portadora-de-la-cruz a Cristo, pueden ser engaсados a creer que su presencia en la administraciуn del gobierno mundano resultarб en cambios santos, que estarбn “dando testimonio” y estarбn asistiendo al programa de Dios de alguna manera. El Anticristo, comprendiendo la insensatez de la gente Cristiana que no estб morando en Cristo, con esto podrб hacer que las iglesias Cristianas sean espiritualmente impotentes.

A Satanбs no le atemorizan los planes y los programas de las iglesias Cristianas. Pero Satanбs se ve en dificultades cuando las iglesias abandonan sus propios recursos y se vuelven a Cristo en humillaciуn y arrepentimiento, buscando hacer Su voluntad en todo detalle.

El Evangelio del Reino de Dios no es la soluciуn Divina para los problemas de la gente. El Evangelio del Reino de Dios es la soluciуn Divina para el problema de Dios, el cual es dar lugar a la obediencia amorosa por parte de las criaturas de Dios y al establecimiento de Cristo como Cabeza, Centro, y Significado de toda criatura y de todos los demбs aspectos de la creaciуn.

Cuando la gente estй clamando “paz y seguridad”, una paz y una seguridad llevada a cabo por medio de sus propios recursos, entonces vendrб el fin.

Se levantarб naciуn contra naciуn, y reino contra reino. Habrб hambres y terremotos por todas partes. Todo esto serб apenas el comienzo de los dolores. (Mateo 24:7,8 NVI)

Nuestras aflicciones estбn conduciendo a la redenciуn

Ciertamente el sufrir dolor ha sido la porciуn de la humanidad desde el primer siglo. Aun en nuestros dнas el hambre, la pestilencia, los terremotos continъan. Las enfermedades cardiacas y el cбncer son dos de las principales pestilencias de nuestra йpoca y en algunos casos logran vencer los esfuerzos mбs capaces de la ciencia de la medicina para combatirlos.

“Todo esto serб apenas el comienzo de los dolores.” La palabra "dolores" puede ser traducida como “dolores de parto”, y algunas ediciones han adoptado esta traducciуn. Las guerras, el hambre, las pestilencias, los terremotos, y las demбs aflicciones del mundo no son los dolores de muerte sino de parto. La creaciуn no se estб preparando para morir sino para vivir. La redenciуn de los justos se estб acercando.

Toda la creaciуn material se encuentra ansiosa y esperanzada aguardando la manifestaciуn de los hijos de Dios porque la creaciуn misma —la tierra y los que serбn salvos para morar en ella— serбn liberados de las ataduras del pecado y la muerte bajo el ministerio de los hijos de Dios.

Porque fue sometida a la frustraciуn. Esto no sucediу por su propia voluntad, sino por la del que asн lo dispuso. Pero queda la firme esperanza de que la creaciуn misma ha de ser liberada de la corrupciуn que la esclaviza, para asн alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios. (Romanos 8:20,21 NVI)

No estamos llegando al final de nada excepto del pecado y la rebeliуn en contra de Dios y de Su Cristo. Estamos ante el umbral de la consumaciуn gloriosa de todo lo que Dios ha previsto desde que planeу la creaciуn

Todo lo que Dios ha sembrado en la tierra estб casi listo para ser cosechado. El Seсor Jesucristo regresarб con Sus santos para comenzar el Reino de Dios, ese maravilloso reinado de Dios en Cristo sobre las naciones de la tierra.

La tierra y sus recursos le pertenecen a Cristo, asн como cada individuo que ha nacido. Las guerras, el hambre, las pestilencias, los terremotos — todos son necesarios porque nosotros construimos “Templos de Herodes”. Con mucha frecuencia, los santos y los pecadores por igual construyen para la gloria de sн mismos. Dios en Su bondad envнa varias aflicciones sobre nosotros y sobre la demбs humanidad para que las obras de uno mismo y de la carne sean echadas abajo antes de que hagan mucho daсo al plan que Dios tiene para el mundo.

Dios interviene en nuestras vidas antes de que nuestra voluntad sea tan fuerte que no podamos ser llevados a estar bajo el seсorнo de Cristo. La ъnica libertad que existe le llega al hombre cuando acepta sobre sн el seсorнo absoluto de Cristo. Sуlo entonces es libre.

La bondad de Dios es la que echa abajo toda piedra de nuestra vida hasta que no quede piedra sobre piedra. Todo lo que hayamos construido para nuestra propia gloria serб destruido. Luego, Dios en Cristo vendrб a nosotros y construirб Su propio lugar de reposo. Encontraremos nuestro verdadero reposo en Su reposo.

Las guerras, las pestilencias, los terremotos no son los dolores de la muerte, excepto la muerte al pecado y a la rebeliуn. Mбs bien son los dolores de la vida —los dolores de parto de la creaciуn material para que nazca el Reino de Dios sobre la tierra.

La Gloria estб en camino. El que perdure hasta el final en Cristo serб salvo al Reino eterno de Dios.

Entonces los entregarбn a ustedes para que los persigan y los maten, y los odiarбn todas las naciones por causa de mi nombre. (Mateo 24:9 NVI)

Los santos no son de este mundo.

Gracias a la historia de la Iglesia Cristiana sabemos que millones de discнpulos de Cristo han sido afligidos y asesinados debido a su testimonio Cristiano. Hasta en nuestra йpoca existen muchos lugares sobre la tierra en los que aquellos que portan el nombre y el testimonio de Cristo son encarcelados, martirizados y perseguidos.

Algunas naciones han tolerado la adoraciуn de Cristo. Otras se han propuesto activamente destruir a quienes sirvan al Seсor Jesъs. Si nosotros fuйramos del mundo el mundo nos amarнa. Debido a que nosotros los Cristianos no somos de la era actual, sino que Cristo nos ha escogido para salir de esta era, es por lo que el espнritu del mundo nos odia.

Quien quiera ser amigo del mundo es enemigo de Dios. Nosotros no somos del mundo sino que hemos sido llamados por el Seсor a salir del mundo. Tengamos eso siempre presente y no nos sorprenda cuando el mundo se vuelva contra nosotros e intente destruirnos.

En aquel tiempo muchos se apartarбn de la fe; unos a otros se traicionarбn y se odiarбn; (Mateo 24:10 NVI)

La persecuciуn tiene un efecto de purificaciуn

Cuando la Iglesia no estб siendo perseguida los discнpulos del Seсor conducen sus servicios de adoraciуn segъn sus preferencias culturales. Muchas personas de las comunidades de su alrededor pueden ser atraнdas por los diferentes programas y comenzar a asistir.

Cuando surja una persecuciуn, los que nunca fueron llamados por el Seсor se sentirбn ofendidos. Si les conviene, traicionarбn a los creyentes con quienes en alguna ocasiуn tuvieron comuniуn. Estarбn llenos de sospecha y odio.

La persecuciуn tiene un efecto de purificaciуn sobre la Iglesia de Cristo.

Atenderбn el servicio Divino siempre y cuando a la gente no le cause inconveniencia el Evangelio. Cuando el seguir a Cristo resulte en ser privados de comodidades, de alimento, de libertad, de la aprobaciуn del mundo, y hasta de sus deseos personales, aquellos que nunca fueron tocados por Cristo se irбn alejando. Nosotros no sabemos quiйnes son realmente de Cristo hasta que el mundo le muestre su odio a la Iglesia o hasta que la gente tenga privaciones de algъn otro tipo.

їCuбntas personas de tu congregaciуn podrнan permanecer firmes en Cristo si significara perder su hogar, su dinero, su libertad, su posiciуn social, la separaciуn de los miembros de su familia, o ser martirizado?

Aquellos que podrнan permanecer firmes son los miembros del Cuerpo de Cristo. El resto son los que han sido atraнdos por la vida social de la iglesia.

Y surgirб un gran nъmero de falsos profetas que engaсarбn a muchos. (Mateo 24:11 NVI)

Los pastores falsos.

Nuevamente el Seсor Jesъs nos advierte sobre el engaсo asociado con Su regreso a la tierra. Declara que muchos serбn engaсados. Todo creyente que desee permanecer firme debe permanecer firme ante el Seсor en oraciуn y en el estudio de Su Palabra. Vivir despreocupadamente en la hora actual es correr el riesgo de descarriarse.

їCuбntos “profetas” de nuestra йpoca estбn informбndoles a las ovejas de Dios (a pesar de la exhortaciуn directa del Seсor en Mateo, Capнtulo 24) que su comportamiento no es crucialmente importante, que no hay forma de que puedan ser engaсados, y que si han profesado creer en Cristo que se encontrarбn con Йl en el aire antes de que el sufrimiento los alcance?

їCrees que йste sea el mensaje de Cristo a Su pueblo en la йpoca actual? Nosotros no lo creemos.

Habrб tanta maldad que el amor de muchos [la mayorнa] se enfriarб, (Mateo 24:12 NVI)

El peligro de la maldad.

Cuando abunda la persecuciуn nuestro amor por Jesъs se vuelve caliente puro. El sufrimiento logra que dejemos el pecado y que las iglesias se purifiquen.

La maldad y no la persecuciуn es la que arruina a los que profesan ser Cristianos y a sus iglesias.

El enemigo mбs temible que enfrentarб la iglesia de los ъltimos tiempos (Laodicea) serб la maldad egocйntrica, egoнsta y hedonista.

Algunos traductores prefieren: el amor de “la mayorнa” se enfriarб. Aquн se encuentra la deserciуn (apostasнa; amotinamiento) de la Segunda Carta de Tesalonicenses 2:3. La maldad llegarб a su horrenda finalizaciуn en los ъltimos dнas. Si nosotros no estamos viviendo una vida dedicada, disciplinada y vencedora seremos descarriados por el ofrecimiento de una vida Cristiana fбcil y cуmoda —una forma de santidad que no contiene nada de la Presencia del Espнritu Santo de Dios. Estaremos reposando en Siуn mientras que la gente del mundo se estarб hundiendo aъn mбs en las cadenas del pecado.

Hay tres principales causas de aflicciуn que estбn por llegarnos. La primera es la hora de tentaciуn; la segunda es la gran tribulaciуn; la tercera es el dнa de la ira (el furor) de Dios. El santo verdadero sуlo necesita temerle a la primera aflicciуn —la hora de tentaciуn.

La tribulaciуn logra la redenciуn. Obra paciencia en nosotros. Nosotros debemos entrar al Reino de Dios por medio de mucha tribulaciуn. No hay necesidad de temer la tribulaciуn —por grande o pequeсa que sea.

El Cristiano que ha sido lavado en la sangre y que estб sirviendo al Seсor no tiene motivo para temer la ira de Dios. Jesъs nos ha liberado de la ira de Dios, y si lo seguimos con fidelidad seremos librados en el Dнa del Seсor.

La hora de tentaciуn es la que nos darб problemas. Nosotros pensamos que esa hora estб muy cercana, si no es que ya ha comenzado. La lujuria sexual, el amor al dinero, la comodidad, el placer, la ambiciуn personal y la obstinaciуn predominan mucho el dнa de hoy. Sуlo los creyentes mбs consagrados y diligentes podrбn permanecer libres de la lujuria sexual, del amor al dinero y a la comodidad, y de la ambiciуn personal. Muchos lнderes espirituales se estбn alejando de Cristo debido a alguna de estas tentaciones principales.

Hoy en dнa una multitud de los que son pueblo del Seсor estб siendo alejada por la doctrina que dice que podemos permitirnos todos los placeres de este mundo y luego reinar con Cristo cuando Йl regrese. їAcaso es йste el Evangelio antiguo del Reino de Dios? їAcaso sientes las huellas de los clavos ensangrentados en esta doctrina? Nosotros no. Nosotros creemos en tomar nuestra cruz y seguir a Cristo, esperando sуlo la aprobaciуn de Dios.

El Seсor Dios nos da todas las cosas buenas para que las disfrutemos. Pero aъn no estamos “en casa”. Nosotros somos extranjeros y peregrinos en el mundo actual.

їAcaso tu amor por Cristo es caliente puro? їO acaso un estilo de vida fбcil y cуmoda ha logrado que tu celo se vuelva tibio? їEstбs listo para dar tu vida al servicio de Cristo si Йl te lo pide?

Pero el que se mantenga firme hasta el fin serб salvo. (Mateo 24:13 NVI)

Esperando pacientemente en el Seсor.

A pesar de que algъn dнa heredaremos la tierra junto con Cristo los santos somos llamados a vagar sobre la tierra como si estuviйramos en una tierra extranjera. Entretanto pasamos por mucho pesar, por muchas dificultades. Participamos en los sufrimientos de Cristo —el rechazo, la humillaciуn, la carga, el retraso en la contestaciуn de las oraciones y los malos entendidos que los santos verdaderos conocen tan bien. Aъn no estamos en la plenitud del Reino de Dios. En este mundo tendremos aflicciones.

Despuйs de que nos convertimos en Cristianos existe una vida de crecimiento en la justicia de Dios por la que debemos pasar. A veces esa vida estб llena con la Presencia manifestada del Seсor y con bendiciones de muchos tipos, pero con mayor frecuencia es un seguimiento fiel y diario de hacer la voluntad del Seсor. Algunas veces es difнcil percibir la voluntad de Dios.

El aburrimiento puede ser un enemigo formidable. Nosotros debemos ser fieles y pacientes, fieles y pacientes, fieles y pacientes. Por ser perseverantes en la espera fiel y paciente de conocer la voluntad de Cristo es que ganamos nuestras propias almas.

Si perseveramos hasta el final de nuestro peregrinaje, permaneciendo fieles al curso al que Cristo nos ha llamado, aguantando tan alegremente como podamos las tribulaciones y aflicciones que nos lleguen, seremos salvos a la eterna Presencia del Cordero de Dios.

Ser un Cristiano conquistador requiere de mucha paciencia y fidelidad.

Y este evangelio del reino se predicarб en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrб el fin. (Mateo 24:14 NVI)

El avivamiento de la lluvia tardнa

Si nosotros pudiйramos ver el Capнtulo Veinticuatro de Mateo como un tapiz de tiempo, nuestra opiniуn es que ahora nos encontramos en el versнculo catorce. Las seсales principales del regreso de nuestro Seсor —el oscurecimiento del sol y la luna, el sacudimiento de los cuerpos celestes, la caнda de las estrellas del cielo— aъn no han ocurrido.

Ademбs, tambiйn primero tiene que llegar la rebeliуn contra Dios y la manifestaciуn de la plenitud del Anticristo. Pablo declara: “…porque primero tiene que llegar la rebeliуn contra Dios y manifestarse el hombre de maldad, el destructor por naturaleza” (2 Tesalonicenses 2:3).

Las guerras, los rumores de guerras, el hambre, la pestilencia y los terremotos no son la seсal del fin de la era. Mбs bien son los dolores de una creaciуn a punto de ser parida.

Nosotros pensamos que el Espнritu Santo nos estб diciendo que ahora estamos en las primeras etapas del mбs grande avivamiento de todos los tiempos. Es йpoca de la lluvia tardнa (de la cosecha). Todos los dones del Espнritu (1 Corintios, Capнtulo 12) deben ser restituidos y estar en operaciуn. Las seсales y las maravillas poderosas y de una variedad sin precedente deben seguir la predicaciуn de las Buenas Nuevas de la pronta venida del Reino de Dios.

Todo a nuestro alrededor podemos escuchar que se estб moviendo el Espнritu de Dios como  nunca antes. Enormes iglesias estбn siendo construidas —quizб las mбs grandes en la historia del Cristianismo. Milagros se estбn efectuando. Cristo Mismo se estб apareciendo a personas y las estб comisionando a trabajar en varias бreas de Su viсedo.

La tarea de traducir las Escrituras estб avanzando. La lluvia del Espнritu de Dios estб aumentando su alcance. Se escucha, “Jesъs vendrб pronto. Trabaja ya que se acerca la noche en la que ningъn hombre podrб hacer el trabajo del Reino.”

Ademбs de estos logros y estas bendiciones, el avivamiento de la lluvia tardнa crecerб a su plenitud en pureza y poder hasta incluir increнble energнa de destrucciуn —la de los dos testigos del capнtulo onceavo de la Carta del Apocalipsis— como testimonio de la pronta venida del Reino de Dios a la tierra.

El Reino de Dios serб instalado sobre la tierra con violencia, con el aplastamiento de la oposiciуn con puсo de hierro. Por ello, el testimonio del Reino venidero deberб incluir actos similares de destrucciуn  —demostrado en la obligaciуn de obedecer el juicio Divino efectuado sobre el pecado y la desobediencia (Apocalipsis 11:5,6).

Ahora es el momento de que cada uno de nosotros nos apartemos para servir a Cristo con mayor perfecciуn.

En cuanto el Evangelio del Reino haya sido predicado a todo el mundo como testimonio a las naciones, las tinieblas del Anticristo se asentarбn sobre la tierra y el testimonio de Cristo serб alejado de las ciudades del mundo. El remanente de santos esperarб en el desierto hasta que el Seсor regrese del Cielo.

Aun se engrandeciу frente al prнncipe de los ejйrcitos; por йl fue quitado el sacrificio continuo, y el lugar de su santuario fue echado por tierra. A causa de la prevaricaciуn le fue entregado el ejйrcito junto con el sacrificio continuo; echу por tierra la verdad e hizo cuanto quiso, y prosperу (Daniel 8:11,12 VRV)

Y aun llegу a sentirse mбs importante que el jefe del ejйrcito de los cielos. Por causa de йl se eliminу el sacrificio diario y se profanу el santuario. Por la rebeldнa de nuestro pueblo, su ejйrcito echу por tierra la verdad y quitу el sacrificio diario. En fin, ese cuerno hizo y deshizo (Daniel 8:11,12 NVI)

En la versiуn Reina Valera no se entienden muy bien los dos versнculos anteriores. La idea parece ser que el Anticristo se engrandecerб hasta considerarse igual que Cristo y que el jefe de los ejйrcitos serб entregado a manos del Anticristo (asн como el Apуstol Pedro fue probado por Satanбs) y que el pueblo adorarб (harб su ofrecimiento diario) al Anticristo en lugar de al Seсor Jesъs. Esos serбn dнas terribles. Nosotros siempre debemos mirar al Cielo para conocer la verdad de Dios. Pero en esos dнas la verdad serб echada por tierra. Entonces Dios y Su salvaciуn serбn encontrados sуlo en el remanente.

Y todo el que invoque el nombre del Seсor escaparб con vida, porque en el monte Siуn y en Jerusalйn habrб escapatoria, como lo ha dicho el Seсor. Y entre los sobrevivientes estarбn los llamados del Seсor (Joel 2:32 NVI)

Desde nuestro punto de vista, el “monte Siуn” y “Jerusalйn” que se mencionan anteriormente son los que se encuentran en el Cielo, mientras que el remanente guerrero estarб tanto en el Cielo como tambiйn protegido en alguna parte sobre la tierra. En esos dнas el Trono de Dios Todopoderoso estarб en proceso de transiciуn desde Su Templo en el Cielo a los corazones de aquellos quienes estйn listos para experimentar el cumplimiento espiritual de la fiesta de Tabernбculos del Antiguo Testamento.

Observa cuidadosamente como Mateo 24:14 no dice que todos serбn salvos. Mбs bien que el Evangelio serб predicado como testimonio en todas las naciones. Antes de que Jesъs regrese los santos recibirбn poder para dar testimonio a toda la tierra sobre Dios, sobre Su santa Persona, sobre Sus caminos justos, y sobre el juicio que vendrб.

En los ъltimos tiempos los santos serбn vestidos con el espнritu y el poder de Elнas y de Eliseo —la doble porciуn. Portarбn testimonio de Cristo en poder, como se declara en Hechos 1:8. Asн como un hombre, Juan el Bautista, fue el “Elнas” quien dio testimonio de la primera venida del Seсor, asн sucederб que el remanente de creyentes prepararб el camino del regreso de Cristo a la tierra. El remanente (Romanos 11:5) consiste de todo hombre, toda mujer, todo niсo, y toda niсa quien acepta a Cristo como su Seсor y Salvador y que le estб sirviendo de todo corazуn.

Multitudes de personas han aceptado a Jesъs como su Salvador. їCuбntos han recibido a Jesъs como su Seсor personal?

Nos encontramos en el avivamiento mбs grande de todos los tiempos —la lluvia de la cosecha de la cual hablaron los profetas (Joel 2:23; Oseas 6:3; Zacarнas 10:1). La lluvia de la cosecha debe llegar para que la plantaciуn del Seсor llegue a la madurez. La plantaciуn del Seсor es Cristo en los corazones de la gente.

Primero la lluvia de la cosecha (tardнa). Luego el sol abrasador de la tribulaciуn hasta que las “cabezas de trigo” estйn listas para ser cosechadas. Se requiere tanto de lluvia como de sol para madurar el trigo.

El trigo y la mala hierba llegarбn a la madurez creciendo lado a lado (Mateo 13:30). Luego llegarб la hora final en la que los mensajeros del Seсor quitarбn del Reino de Dios todo lo que sea ofensivo al Seсor, incluyendo a aquellas personas que se han rehusado a apartarse de sus pecados y su rebeliуn.

Procedamos con la obra de dar testimonio de la pronta venida del Reino de Dios a toda naciуn sobre la tierra. Al hacerlo estamos apresurando el regreso de Aquel a quien amamos por sobre todas las cosas.

Asн que cuando vean en el lugar santo "el horrible sacrilegio", de la que hablу el profeta Daniel (el que lee, que lo entienda), (Mateo 24:15 NVI)

El horrible sacrilegio en el lugar santo.

Daniel profetizу sobre el horrible sacrilegio en el lugar santo, una situaciуn que sucederб antes de que el Seсor Jesъs regrese.

Somos de la opiniуn que el horrible sacrilegio en el lugar santo es el Anticristo. El espнritu del Anticristo ha estado con nosotros desde el primer siglo.

Queridos hijos, йsta es la hora final, y asн como ustedes oyeron que el anticristo vendrнa, muchos son los anticristos que han surgido ya. Por eso nos damos cuenta de que йsta es la hora final (1 Juan 2:18 NVI)

Justo antes de que el Seсor regrese, el espнritu del Anticristo llegarб a expresarse plenamente en un solo individuo. Durante ese mismo periodo de tiempo el Espнritu de Cristo llegarб a la madurez en los santos verdaderos.

El Anticristo quizб salga de entre aquellos que se reъnen con los creyentes verdaderos, asн como sucediу con Judas Iscariote.

Aunque salieron de entre nosotros, en realidad no eran de los nuestros; si lo hubieran sido, se habrнan quedado con nosotros. Su salida sirviу para comprobar que ninguno de ellos era de los nuestros (1 Juan 2:19 NVI)

El espнritu del Anticristo es el espнritu de maldad. El “misterio de la iniquidad” es el misterio de la “maldad”. La maldad es el espнritu del Anticristo. El Anticristo es la maldad.

їAcaso podemos ver en los ъltimos siglos, y en especial en nuestros dнas, el aumento de la maldad? El aumento de la maldad es el aumento del Anticristo. Como quizб podamos observar en muchos paнses en donde hay maldad, la maldad produce el horrible sacrilegio en el lugar santo.

En la hora final la maldad estarб personificada en una persona. Este individuo desobedecerб toda ley del Dios del Cielo. Estarб tan lleno de Satanбs que serб la expresiуn visible de Satanбs durante los ъltimos dнas, asн como los santos serбn la expresiуn visible de Cristo en los ъltimos dнas. Este hombre malvado, el Anticristo, serб la personificaciуn de la maldad.

Sabemos que el Dнa de Cristo aъn no ha llegado porque la gran apostasнa, el dнa en que la maldad sea adoptada mundialmente, no ha ocurrido. Ademбs, el hombre de maldad tampoco ha tomado su lugar en el Templo de Dios.

No se dejen engaсar de ninguna manera, porque primero tiene que llegar la rebeliуn contra Dios y manifestarse el hombre de maldad, el destructor por naturaleza. Йste se opone y se levanta contra todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de adoraciуn, hasta el punto de adueсarse del templo de Dios y pretender ser Dios (2 Tesalonicenses 2:3,4  NVI)

El espнritu de maldad ha estado con nosotros desde el primer siglo. El espнritu de maldad rechaza a Cristo, quien es la ley de Dios en forma humana. Cristo es la ley de Dios, es el pacto de Dios llevado a la perfecciуn y a la plenitud gloriosa. El hombre de maldad desprecia el Cristo de Dios, el pacto de Dios, la ley de Dios.

El Anticristo hace sus propias leyes segъn su propia voluntad. Se pone a sн mismo sobre Dios y desea ser adorado. El Anticristo representa la exaltaciуn del hombre sobre su Creador.

їPuedes ver que se glorifique esta obstinaciуn, esta autodeterminaciуn, en los principales centros de aprendizaje de hoy en dнa? Desde la primaria hasta la universidad estamos escuchando que a la gente no se le debe poner obstбculo para que haga lo que le plazca. Este es el espнritu del Anticristo, el espнritu de la maldad.

Escapemos al “desierto”, por asн decirlo, y escojamos vivir con Dios asн como lo hizo Elнas hace mucho tiempo. Huyamos del espнritu de la maldad, del hombre buscando hacerse Dios, que estб corrompiendo las mentes y los corazones de la gente de todas partes.

El Dнa de Cristo, el regreso del Seсor del Cielo, no sucederб hasta que el “hombre de maldad”, el “destructor por naturaleza” haya sido manifestado.

Judas, quien traicionу a Cristo, “naciу para perderse” (Juan 17:12). Judas despreciaba a Cristo y escogiу seguir su propia voluntad. Judas vendiу a su Cristo por dinero. El Anticristo siempre venderб a Cristo por dinero. El reino del Anticristo, de maldad, se caracterizarб por la adoraciуn del dinero. Muchas de las grandes naciones de hoy en dнa adoran el dinero. El dinero es su dios.

El espнritu del amor al dinero y el de la maldad ya estбn obrando en el mundo. La levadura envenenada, engaсosa y corrupta que contiene estб en esta йpoca fermentando nuestro pensamiento y nuestras acciones.

Huyamos de la bъsqueda de la maldad, de la bъsqueda del dinero, antes de que el “666” haya envenenado nuestras mentes y nuestras acciones. El nъmero 666 (Apocalipsis 13:18) indica que el Anticristo intentarб hacer del hombre un dios que ocupe el lugar del Dios del Cielo.

El seis es el nъmero del hombre, en cuanto a que el hombre fue creado en el sexto dнa. El tres es el nъmero de la Divinidad. Por ello 666 representa la deificaciуn del hombre.

La marca en la “mano derecha” o las “frentes” (Apocalipsis 13:16) habla sobre la conformidad de nuestras acciones y mentes al espнritu econуmico —la interminable compra y venta del mundo. Conformemos nuestras acciones y nuestros pensamientos a Cristo, no al espнritu de maldad en el mundo.

Ademбs de la interpretaciуn simbуlica creemos que tambiйn habrб una marca literal en la mano derecha y en la frente.

Pablo dijo sobre el Anticristo, “Йste se opone y se levanta contra todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de adoraciуn, hasta el punto de adueсarse del templo de Dios y pretender ser Dios” (2 Tesalonicenses 2:4 NVI).

Podrнamos espiritualizar un poco el pasaje anterior y enseсar que ya que la gente es el templo de Dios, el pasaje se refiere al espнritu de maldad conquistando nuestro corazуn —el cual es el trono legнtimo de Cristo.

No hay duda de que esta aplicaciуn sea verdadera. Sin embargo, somos de la opiniуn que habrб una persona verdadera, ya sea hombre o mujer, quien usarб el Lugar Santнsimo del Templo de Jerusalйn como el lugar de su trono. Esto asume que el Trono serб reconstruido, ya sea por los Judнos o por el Anticristo.

Segъn lo que nosotros entendemos el Anticristo serб un Cristiano de increнble habilidad polнtica y extremadamente carismбtico y encantador que reclutarб la ayuda de las fuerzas sobrenaturales. Al final serб poseнdo por completo por Satanбs. Luego serб la encarnaciуn de Satanбs, de la maldad, del amotinamiento en contra del reinado del Todopoderoso.

En su ambiciуn por reinar el mundo, el Anticristo percibirб las ventajas polнticas de asociarse con Dios, ya que multitudes de personas de la tierra creen en Dios y Le temen. Ademбs debemos recordar que el surgimiento del Anticristo habrб sido precedido por un derramamiento sin precedente en gloria y poder del Espнritu de Dios. Por ello la gente del mundo estarб lista para aceptar como su lнder a alguien que estй (segъn lo creen ellos) asociado con el Dios del Cielo.

Se puede observar que desde la primera vez que se editу este libro ha habido un aumento en la maldad. Quizб aun mбs significativa ha sido la tendencia del movimiento Carismбtico, en asociaciуn con las enseсanzas de la “fe” y la “prosperidad”, a enfatizar que los creyentes son como dioses y poseen el poder de Dios.

De esta manera un Cristiano quizб pueda ser engaсado. Quizб aprenda a usar su “fe” sin tener que obedecer a Jesъs. Quizб desarrolle los conceptos de la fe-que-obra-milagros y del hombre que es como Dios en el бrea de la polнtica. Despuйs de pasar por esto, Satanбs podrб diluirlo en el exceso que caracteriza al Anticristo.

Se dice que algunos de los maestros de la Nueva Era enfatizan la divinidad del hombre, esto manifiesta que el dнa del Anticristo estб sobre nosotros.

Sуlo alguien que haya hecho un estudio sobre la Tienda de Reuniуn puede apreciar la abominaciуn que es para el ser humano que entre mбs allб del velo sagrado hasta el Lugar Santнsimo y que se siente sobre el propiciatorio entre las alas de los Querubines de Gloria.

їAcaso no dirб que йl es el Shechinah, la Gloria de Israel?

Quizб nos quedemos boquiabiertos en horror. Pero їno es verdad que en las grandes universidades de hoy en dнa los jуvenes estбn siendo enseсados que el hombre debe gobernar el mundo sin considerar a Dios? їNo es un hecho que aъn en las escuelas primarias y secundarias se estб dando la impresiуn que el mayor valor de la vida es la bъsqueda de nuestra propia voluntad y de nuestras propias ambiciones, que el mayor daсo que le podemos hacer a un individuo es negarle el derecho de seguir su propia voluntad?

Estamos siendo llenados con el espнritu de una falsa ilusiуn aъn cuando el Seсor Jesъs nos lo advirtiу repetidas veces. Estamos entronando al hombre entre las alas doradas del Querubнn de Gloria.

Huyamos al “desierto” de la oraciуn y del arrepentimiento y presentйmonos ante el Dios del Cielo.

Pablo dijo, “Йste se opone y se levanta contra todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de adoraciуn, hasta el punto de adueсarse del templo de Dios y pretender ser Dios”.

Que el seсor Jesucristo tenga misericordia de nosotros y nos abra los ojos antes de que tambiйn seamos arrasados por la adoraciуn al dinero y a nuestra voluntad propia. Salgamos del campamento con Cristo, alejйmonos del descanso y del placer que la maldad nos ofrece, y volvбmonos esclavos de Cristo.

Es cierto que el misterio de la maldad ya estб ejerciendo su poder; pero falta que sea quitado de en medio el que ahora lo detiene (2 Tesalonicenses 2:7 NVI)

Segъn nosotros, la influencia que estб deteniendo la expresiуn total de la maldad es el poder del Espнritu Santo. La Presencia del Espнritu en el mundo y en la Iglesia estб previniendo la manifestaciуn del hombre de maldad. El Espнritu estб convenciendo al mundo de su error en cuanto al pecado, a la justicia, y al juicio. Йl no permitirб en estos momentos la plena expresiуn de la maldad.

Si un lнder polнtico de hoy en dнa se entronara a sн mismo en el Propiciatorio entre las alas de los querubines y dijera ser Dios Todopoderoso, el pueblo Judнo se levantarнa indignado ante tal blasfemia. Los Cristianos condenarнan a esa persona malvada. Todo creyente verdadero se pondrнa de rodillas en oraciуn. Desde todo pъlpito Judнo y Cristiano en toda la tierra se escucharнa la Palabra de Dios con respecto al increнble error del hombre querer hacerse Dios.

El Espнritu de Dios no estб listo para que alguien se declare ser el Dios de los Cielos. El Espнritu de la Iglesia es como la levadura que afecta los pensamientos y las acciones de la gente del mundo. La levadura del testimonio y de la influencia Cristiana restringe este tipo de abominaciуn. Los santos de esta йpoca tienen el poder del Espнritu en sus oraciones que evitarнa un avance tan grande de Satanбs sobre la tierra.

El Seсor Dios no permitirб una demostraciуn prematura de un hombre que pretenda ser Dios mismo:

El dнa seсalado, Herodes, ataviado con su ropaje real y sentado en su trono, le dirigiу un discurso al pueblo. La gente gritaba: «ЎVoz de un dios, no de hombre!» Al instante un бngel del Seсor lo hiriу, porque no le habнa dado la gloria a Dios; y Herodes muriу comido de gusanos (Hechos 12:21-23 NVI)

El Rey Herodes es ejemplo de lo que sucederнa a cualquiera que se atreviera a tomar su lugar en el Templo de Dios y clamar ser Dios. Pero llegarб el dнa en el que la maldad llegarб a la madurez sobre la tierra. Entonces el Seсor Jesъs permitirб que esa horrible abominaciуn exista por una temporada para que se cumpla el propуsito Divino.

El Anticristo no puede manifestarse en esta йpoca debido a las restricciones que Dios ha puesto sobre йl. Pero el espнritu de maldad estб obrando por todos lados para socavar el testimonio Cristiano y la influencia espiritual y para preparar los corazones de la gente para que acepten la ascensiуn de un hombre al Trono de Dios.

Como podemos notar al estudiar la historia mundial, mucho se ha logrado durante los ъltimos dos o trescientos aсos en torno a esta socavaciуn. Hoy en dнa se estб haciendo cada vez mбs hincapiй en la virtud que tiene la libertad ilimitada y sin direcciуn de cada persona —la anarquнa.

Ademбs de la inclinaciуn hacia la anarquнa existe un йnfasis importante en la programaciуn televisiva, especialmente en la programaciуn para los niсos, en la brujerнa y en la familiarizaciуn con los espнritus, en hйroes con dones sobrenaturales que logran que el “bien” triunfe sobre el “mal”.

їCuбnto ha sido modificado el pensamiento y la actitud mundial en esta direcciуn los ъltimos trescientos aсos? їCuбnto los ъltimos quince aсos? їAcaso estб el hombre volviйndose Dios? їVemos un aumento de anarquнa en la tierra? їCuбl serб el punto de vista del pъblico para el aсo 2020?

Lentamente y poco a poco las restricciones sobre la maldad estбn siendo removidas en preparaciуn para que el Anticristo sea entronado. їEstamos nosotros los Cristianos viviendo suficientemente cerca de Cristo para evitar ser descarriados? їEstamos verdaderamente atentos a lo que estб pasando a todo nuestro alrededor? їO acaso estamos poco a poco siendo impregnados con la levadura del espнritu de maldad y del amor al placer?

їCуmo serб “quitada de en medio” la influencia de Cristo al final?

Como hemos dicho anteriormente, ahora estamos dirigiйndonos hacia una gran manifestaciуn del poder de Dios. El Evangelio del Reino serб predicado a todo el mundo como testimonio a todas las naciones.

En cuanto el testimonio haya sido presentado a la satisfacciуn de Dios, el Espнritu de poder y de profecнa serб quitado de los santos para que el fruto logrado por el avivamiento de la lluvia tardнa pueda ser seleccionado.

Entonces aumentarб considerablemente la maldad, el pecado y la rebeliуn en contra de Dios y Su Cristo. El espнritu del Anticristo comenzarб a hacer que la gente se aleje de Dios. Tan extraordinario serб el florecimiento de la maldad sobre la tierra que el amor a Dios de la mayorнa se volverб frнo. Habrб una rebeliуn mundial en contra de Cristo.

En ese tiempo habrб gran aflicciуn. Los santos del Seсor serбn perseguidos. Serбn hostigados por toda la tierra. Serбn obligados a esconderse. Muchos serбn asesinados. No habrб ninguna metrуpoli sobre la tierra que tenga un verdadero discнpulo de Cristo.

Habrб iglesias “Cristianas” en la ciudad del Anticristo (probablemente muchas ciudades unidas por la telecomunicaciуn). Estas iglesias tendrбn una forma de santidad y quizб sean fundamentales en su doctrina pero el poder del Espнritu Santo no estarб presente en ninguna de ellas.

Esta es la forma en que nosotros comprendemos que serб quitada la restricciуn, la restricciуn que previene la manifestaciуn del hombre de maldad. Ni un solo Cristiano verdadero permanecerб en las grandes ciudades sobre la tierra. Los santos estarбn escondidos en lugares desйrticos, siendo nutridos por el Seсor; siendo ayudados tambiйn por algunas de las naciones de la tierra que decidirбn asistir a los santos y que al hacerlo se salvarбn a sн mismas y a sus familiares —como sucediу con Rajab.

La influencia de la Iglesia Cristiana en las бreas civilizadas serб destruida y luego el Seсor aparecerб.

Primero la “mujer”, la Iglesia, tendrб dolores de parto hasta formar a Cristo en los miembros del Cuerpo de Cristo (Gбlatas 4:19). Luego los santos serбn perseguidos hasta que se haya cumplido todo lo que Dios ha tenido en Su mente.

Cuando el dragуn se vio arrojado a la tierra, persiguiу a la mujer que habнa dado a luz al varуn. Pero a la mujer se le dieron las dos alas de la gran бguila, para que volara al desierto, al lugar donde serнa sustentada durante un tiempo y tiempos y medio tiempo, lejos de la vista de la serpiente. La serpiente, persiguiendo a la mujer, arrojу por sus fauces agua como un rнo, para que la corriente la arrastrara. Pero la tierra ayudу a la mujer: abriу la boca y se tragу el rнo que el dragуn habнa arrojado por sus fauces. Entonces el dragуn se enfureciу contra la mujer, y se fue a hacer guerra contra el resto de sus descendientes, los cuales obedecen los mandamientos de Dios y se mantienen fieles al testimonio de Jesъs (Apocalipsis 12:13-17 NVI)

“El resto de sus descendientes” son los santos que permanecerбn en Cristo durante la hora de oscuridad que se aproxima. La doble porciуn del Espнritu Santo estarб sobre ellos. Ellos darбn testimonio, como lo dieron Elнas y Eliseo, y reinarбn con Dios mientras que Israel estarб en apostasнa.

Observa en especial el siguiente versнculo:

Tambiйn se le permitiу hacer la guerra a los santos y vencerlos, y se le dio autoridad sobre toda raza, pueblo, lengua y naciуn (Apocalipsis 13:7 NVI)

Sabemos, por las declaraciones de Cristo, que la Iglesia estб forjada sobre Cristo y que el poder el Infierno no puede destruirla. Pero Dios permitirб que el testimonio de la Iglesia sea vencido por una temporada para que la Iglesia pueda ser purificada por medio de la persecuciуn y la aflicciуn.

їEstб lista la Iglesia de hoy en dнa para Su Seсor? їO es cierto que las iglesias de Cristo estбn llenas de conflictos, amargura y discordia? їSomos amantes del pacer mбs que amantes de Dios? їSomos verdaderamente la gloriosa Esposa del Cordero, una Iglesia sin mancha ni arruga, uno con Dios en Cristo, ansiosamente esperando la venida de nuestro Novio celestial?

La Iglesia no estб lista para la venida del Seсor. Es tiempo ahora de que nos levantemos y nos pongamos nuestras hermosas prendas de justicia y alabanza. Alistйmonos para recibirlo, lavando nuestras prendas y volviйndolas puras y blancas en la sangre del Cordero. Esto lo lograremos andando con Cristo, confesando continuamente nuestros pecados y siguiendo al Espнritu Santo hasta la completa santificaciуn y obediencia a Dios.

En la hora de mayor oscuridad de la historia del mundo, cuando la paz y la seguridad hayan sido alcanzadas bajo el hбbil liderazgo del Anticristo, la Luz de Cristo brillarб en la Iglesia y la gente de la tierra vendrб a esa Luz (Isaнas, Capнtulo 60).

Primero debe haber un proceso de purificaciуn:

Entonces tanto el que quede en Siуn como el que sobreviva en Jerusalйn serбn llamados santos, e inscritos para vida en Jerusalйn. Con espнritu de juicio y espнritu abrasador, el Seсor lavarб la inmundicia de las hijas de Siуn y limpiarб la sangre que haya en Jerusalйn. (Isaнas 4:3,4)

Es necesario que los santos sean aquejados con problemas pero Ўpobre de aquellos a travйs de quienes les lleguen las ofensas! Hubiera sido mejor para los ofendedores que nunca hubieran nacido.

Observa la Palabra de Cristo en Daniel con respecto a la purificaciуn de los santos durante la йpoca del Anticristo:

Corromperб con halagos a los que hayan renegado del pacto, pero los que conozcan a su Dios se le opondrбn con firmeza. Los sabios instruirбn a muchos, aunque durante algъn tiempo morirбn a filo de espada, o serбn quemados, o se les tomarб cautivos y se les despojarб de todo. Cuando caigan, recibirбn muy poca ayuda, aunque mucha gente hipуcrita se les unirб. Algunos de los sabios caerбn, pero esa prueba los purificarб y perfeccionarб, para que cuando llegue la hora final no tengan mancha alguna. Todavнa falta mucho para que llegue el momento preciso. (Daniel 11:32-25 NVI)

Primero, los santos llegarбn a la madurez en Cristo. Durante este periodo habrб mucha tentaciуn y sufrimiento. Luego la Gloria de Cristo les serб dada a ellos para que puedan ascender a las nubes a encontrarse con el Seсor en el aire.

Yo pude ver y oнr cuando el hombre vestido de lino, que estaba sobre las aguas del rнo, levantу las manos al cielo y jurу por el que vive para siempre: "Faltan tres aсos y medio. Todo esto se cumplirб cuando el poder del pueblo santo no vuelva a ser destruido." (Daniel 12:7)

La destrucciуn del pueblo santo se refiere a vencer el testimonio Cristiano con una violenta oposiciуn, con presiуn econуmica, y con el pecado al sucumbir los creyentes a la vida de placer sensual que estarб tan accesible bajo el Anticristo.

Quienes se rehъsen a servir al Anticristo durante la gran tribulaciуn, lavando sus prendas y volviйndolas blancas en la sangre del Cordero, serбn llevados a la Presencia de Dios. Ya no volverбn a sufrir sino que morarбn en amor, gozo, y paz en el reino espiritual.

—Eso usted lo sabe, mi seсor —respondн. Йl me dijo: —Aquйllos son los que estбn saliendo de la gran tribulaciуn; han lavado y blanqueado sus tъnicas en la sangre del Cordero. Por eso, estбn delante del trono de Dios, y dнa y noche le sirven en su templo; y el que estб sentado en el trono les darб refugio en su santuario. (Apocalipsis 7:14,15 NVI)

Jesъs dijo, “Pero muchos de los primeros serбn ъltimos.”

ЎQuй justo es el Seсor como para otorgar que los que han sufrido mucho sean los que Le sirvan en Su Templo!

A los que logren vencer en Cristo durante la peor de las йpocas de la iglesia, la de Laodicea, serбn a los que se les asignarбn las mбs grandiosas recompensas:

Al que salga vencedor le darй el derecho de sentarse conmigo en mi trono, como tambiйn yo vencн y me sentй con mi Padre en su trono. (Apocalipsis 3:21)

Cuando el hombre de maldad tome su asiento en el Templo de Dios, exhibiйndose como si fuera Dios, entonces esto —segъn lo entendemos nosotros— es “el horrible sacrilegio” en el lugar santo.

El que un ser humano intente tomar el lugar de su Creador es un horrible sacrilegio. El que alguien se siente en el Templo de Dios es una atrocidad tan horrible que todas nuestras sensibilidades sienten una profunda repugnancia con sуlo pensarlo.

Cada lecciуn que hemos aprendido del Seсor nos ha enseсado que el hombre nunca debe usurpar la gloria que le corresponde a Dios. Nosotros adoramos y servimos al Seсor Jesucristo y somos Sus siervos por siempre.

El que un hombre se declare a sн mismo ser Dios es un sacrilegio. El Rey Herodes fue golpeado mortalmente debido a este tipo de blasfemia. Pero el Rey Herodes era una sombra pбlida a la perversiуn y a la presunciуn que hoy en dнa estбn siendo formadas en las mentes y las acciones de las personas de todas partes.

Cuando el Anticristo tome su lugar en el Templo de Dios, le seguirб la desolaciуn.

Cuando cualquier hombre estб sobre el trono, inevitablemente le sigue la desolaciуn. Lo que una vez fue hermoso y lleno de gozo se vuelve miserable, sintiйndose aplastado por las penas, arruinado, sombrнo, infeliz, y lleno de discordia. El entorno se vuelve atrofiado, descuidado y en ruinas.

Los gobiernos de nuestra йpoca hacen todo un espectбculo de tener interйs sincero en el bienestar de la gente. Los lнderes hablan con palabras ostentosas de la bondad de la humanidad y declaran que estбn listos para patrocinar una variedad de iniciativas que sean dignas. El resultado siempre es la desolaciуn. Mira a tu alrededor y observa las condiciones a que se dan lugar debido a los gobiernos que no honran a Dios.

La religiуn del humanismo, el cual pone al hombre como Dios del universo, ha avanzado tanto en el mundo que muchos de los lнderes que buscan poder se aseguran de representarse a sн mismos como liberadores del pueblo oprimido. En algunos casos, sн logran calmar algunas de las quejas e inequidades sociales y econуmicas.

Pero examina la calidad de vida vivida por la gente que labora bajo un gobierno que no teme al Seсor. Compбrala con la calidad de vida vivida donde el gobierno sirve en el temor de Dios — Ўsi es que puedes encontrar alguno en nuestros dнas!

Por calidad de vida no nos referimos a que la clase media posea una abundancia de bienes materiales. Nos referimos a que el crimen, la pobreza, la violencia, y la injusticia estбn dejando de existir. Existe integridad en todos los niveles del gobierno. La ciencia mйdica estб venciendo la enfermedad. Los que tienen impedimentos fнsicos estбn siendo cuidados. Los ciudadanos estбn seguros en sus hogares y en las calles. Los ancianos estбn seguros. Los niсos juegan gozosos sin ningъn peligro.

Nosotros creemos que el Anticristo patrocinarб esfuerzos humanitarios que aparentarбn apoyar el bienestar de la gente de la tierra. El Anticristo posee “una boca que habla grandes cosas” (Daniel 7:20). Como consecuencia, muchos Cristianos desprevenidos caerбn en su trampa.

Tengamos cuidado. Estб escrito que “este cuerno hacнa guerra contra los santos y los vencнa” (Daniel 7:21; compara Apocalipsis 11:7; 13:7).

En nuestra йpoca, aquellos que quieren establecerse como lнderes mundiales deben pronunciar palabras humanitarias inspiradoras y prometer libertad y prosperidad para todos, asн como habla siempre el Anticristo. Tales lнderes siempre dan y siempre llevarбn desolaciуn y confusiуn educativa, moral, artнstica y econуmica.

Cuando un hombre estб sobre el trono, inevitablemente le siguen conflictos, egoнsmos y odio hacia los elegidos de Dios (especialmente al pueblo Judнo). Pronto es aparente la maldiciуn de Dios. La naturaleza misma se levanta en protesta. Reinan el conflicto y la amargura.

Lo que en alguna ocasiуn era exuberante y productivo se vuelve desolado y salvaje. Poco a poco, todo lo que habнa sido construido por gente temerosa de Dios se desmorona por todas partes. El resultado es un desierto inhуspito donde en alguna ocasiуn florecнa la hermosura y la armonнa.

Cuando un hombre estб sobre el trono, le sigue la desolaciуn. Cuando el Anticristo tome su lugar en el Templo de Dios, la desolaciуn mundial le seguirб, junto con la persecuciуn despiadada de los Judнos y de toda persona en quien Cristo estй morando.

“Pero”, quizб alguien pregunte, “їcуmo pueden clamar, ‘Paz y seguridad' si hay desolaciуn por todos lados?”

Lo podrбn clamar porque la gente malvada y perversa estarб mбs preocupada con escapar la obligaciуn moral que tienen ante Dios de lo que estarб de la serenidad y la productividad real de su entorno. Ellos estarбn gozosos en medio de la desolaciуn si se les puede asegurar que pueden hacer su voluntad sin interferencia.

Los demonios dan saltos y brincos de alegrнa cuando pueden destruir a una familia que en alguna ocasiуn estuvieran viviendo en decencia y honor, o si pueden destruir a una naciуn que en alguna ocasiуn habнa florecido en el temor de Dios. Los santos y los malvados piensan de forma diferente. Tienen diferentes valores.

Herodes, el precursor del Anticristo, intentу destruir a Jesъs cuando era bebй. El Anticristo, esa imagen de Herodes multiplicado por mil, intentarб quitar a Cristo de la tierra. Pero asн como el бngel del Seсor se le apareciу a Josй en un sueсo y le advirtiу que tomara a su familia y que huyera, igualmente es que nosotros los Cristianos siempre debemos mantenernos listos ante Cristo porque Йl nos advertirб en caso de que debamos tomar a nuestras familias y huir a un lugar de seguridad.

ЎPobre del creyente en Cristo que se permita a sн mismo estar tan involucrado en las cosas y las personas del mundo que ya no estй en posiciуn de escuchar y obedecer la voz de Cristo que le llegue por medio del Espнritu Santo!

Cuando veamos a un hombre ascender al trono de Dios, los elegidos, los santos de Dios, deben huir a las montaсas (ya sea figurativamente o literalmente). Ahн estaremos protegidos hasta que el Seсor regrese y destruya al Anticristo con el fuego de Su Presencia (Isaнas 26:20; Apocalipsis 12:6). En Su gloriosa apariciуn Cristo aplastarб al hijo malvado de iniquidad y demostrarб quien es el ъnico y verdadero Rey sobre los reinos del mundo.

Los que estйn en Judea huyan a las montaсas. El que estй en la azotea no baje a llevarse nada de su casa. Y el que estй en el campo no regrese para buscar su capa. (Mateo 24:16-18 NVI)

Motivos para huir.

El pueblo de Dios siempre debe huir del espнritu del mundo, del espнritu de injusticia y de maldad. El engaсo y el huir del espнritu de maldad son dos de los temas principales de la profecнa del Seсor con respecto a Su venida.

Hay tres diferentes ocasiones en las Escrituras en las que se describe que los elegidos son advertidos a huir de donde se encuentran para irse a un lugar nuevo con el Seсor. La idea es que los santos de Dios siempre deben vivir en el mundo como peregrinos y extranjeros, siempre listos para moverse con el Seсor en cualquier momento que Йl lo indique.

їEstбs sujetando las cosas del mundo con tanta ligereza que podrнas moverte cuando el Seсor te lo indicara? Йsta es la exhortaciуn profйtica que nos hace Jesъs con respecto al final de la era.

Las tres ocasiones diferentes son las siguientes:

·        En la ъltima parte del primer siglo.

·        Cuando estй el horrible sacrilegio en el lugar santo.

·        Cuando la trompeta del Seсor suene y los elegidos sean reunidos para encontrarse con el Seсor a Su venida.

La primera huida:

Ahora bien, cuando vean a Jerusalйn rodeada de ejйrcitos, sepan que su desolaciуn ya estб cerca. Entonces los que estйn en Judea huyan a las montaсas, los que estйn en la ciudad salgan de ella, y los que estйn en el campo no entren en la ciudad. (Lucas 21:20,21 NVI)

Es posible que esta profecнa se refiriera al asedio bajo Tito en el primer siglo. Algunos eruditos lo creen asн y se nos informa que muchos Judнos huyeron de Jerusalйn y que sus vidas fueron respetadas. Nosotros sugerimos que esta fue la primera ocasiуn en la que los elegidos de Dios tuvieron que huir.

Nos parece probable a nosotros que este pasaje se refiriera, por lo menos en parte, al General Tito. Sin embargo, todavнa hay desolaciуn adicional por llegar (Daniel 11:41; Zacarнas 14:2) y falta que el Anticristo y los ejйrcitos de la tierra rodeen a Jerusalйn en los ъltimos dнas. Quizб el asedio de Tito era un presagio de una desolaciуn mayor por llegar, asн como Judas y Herodes fueron un presagio del aъn mбs grande Anticristo que vendrб.

Esto nos lleva al segundo motivo de huir. Es el que se describe en Mateo:

Asн que cuando vean en el lugar santo "el horrible sacrilegio", de la que hablу el profeta Daniel (el que lee, que lo entienda), los que estйn en Judea huyan a las montaсas. El que estй en la azotea no baje a llevarse nada de su casa. Y el que estй en el campo no regrese para buscar su capa. ЎQuй terrible serб en aquellos dнas para las que estйn embarazadas o amamantando! Oren para que su huida no suceda en invierno ni en sбbado. Porque habrб una gran tribulaciуn, como no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrб jamбs. Si no se acortaran esos dнas, nadie sobrevivirнa, pero por causa de los elegidos se acortarбn. (Mateo 24:15-22 NVI)

El pasaje anterior es la gran tribulaciуn de la cual hablaron Daniel y Cristo.

Daniel profetizу:

Entonces se levantarб Miguel, el gran prнncipe protector de tu pueblo. Habrб un perнodo de angustia, como no lo ha habido jamбs desde que las naciones existen. Serбn salvados los de tu pueblo, cuyo nombre se halla anotado en el libro, (Daniel 12:1 NVI)

Ў“Habrб un perнodo de angustia, como no lo ha habido jamбs desde que las naciones existen”! ЎUna gran tribulaciуn, como no lo ha habido jamбs desde que las naciones han existido y existirбn!

El asedio de Jerusalйn en el primer siglo, a pesar de lo terrible que fue, no parece haber cumplido estas horribles predicciones. Ademбs, Daniel parece asociar la gran tribulaciуn con la resurrecciуn de los muertos (Daniel 12:1,2).

Mateo, Capнtulo 24 pone la gran tribulaciуn despuйs de que el Evangelio haya sido predicado como testimonio en todas las naciones. A nosotros se nos dice que huyamos cuando veamos en el lugar santo el horrible sacrilegio.

Cuando el Anticristo estй dispuesto a tomar su lugar sobre el Arca del Pacto y clame ser Dios Todopoderoso, la plenitud del juicio de Dios estarб lista para golpear la tierra con aflicciуn —asн como el presuntuoso Rey Herodes fue matado. Este serб el Dнa de la Venganza de nuestro Dios.

El Dнa de la Venganza de nuestro Dios se efectuarб en dos fases: (1) en la gran tribulaciуn, en la que se demostrarб el desagrado de Dios con que el hombre se crea el Dios de la tierra; y (2) en el derramamiento de la ira de Dios sobre todo pecado y sobre todo pecador.

La gran tribulaciуn serб la continuaciуn, en una escala mayor, del dolor y la frustraciуn que la gente ha experimentado desde la desobediencia de Adбn y Eva. Pero el derramamiento de la ira sucederб sobre Satanбs y sus obras. Esta ira ha sido almacenada en Dios desde el tiempo en que los бngeles se rebelaron.

La tribulaciуn puede ser redentora si los rebeldes se alejan de sus caminos. En cambio la ira Divina no es redentora y sуlo lleva destrucciуn a su objetivo.

Durante la gran tribulaciуn, el hombre podrб seguir obstinadamente en su desobediencia si asн lo decide, pero cuando sea derramada la ira de Dios, йsta destruirб todo pecado y desobediencia sobre la tierra.

Si la gran tribulaciуn no fuera acortada en tiempo, toda persona sobre la tierra morirнa. Pero los dнas de la tribulaciуn serбn acortados porque de lo contrario a los elegidos se les darнa muerte junto con los malvados.

El remanente de los santos serб escondido y protegido en la tierra mientras transcurre la gran tribulaciуn. El ejйrcito de santos victoriosos serб resucitado de los muertos y llevado a encontrarse con Cristo antes de que la ira de Dios sea soltada sobre la tierra.

El enojo de Dios se estб aproximando al punto de ebulliciуn. La gran tribulaciуn ofrecerб la oportunidad de que los creyentes huyan del pecado, lavando sus mantos con la sangre del Cordero. Los miembros de la Esposa del Cordero serбn purificados durante el periodo de la tribulaciуn. Ellos serбn apartados de las organizaciones religiosas. Aprenderбn a depender por completo en el Seсor Jesъs para cada aspecto de sus vidas.

Uno de los principales propуsitos de la tribulaciуn parece ser que la Esposa sea apartada de las iglesias apуstatas para que pueda ser santa ante el Seсor.

Por el otro lado, el propуsito del Dнa de la Ira es llevar a juicio a todo pecado y tambiйn destruir al pecado y a los pecadores de la tierra. La ira Divina estб dirigida hacia Satanбs y hacia los que se rehъsen apartarse de Satanбs.

La maldad y la rebeliуn serбn juzgadas y castigadas con una furia salvaje. Nosotros nos estremeceremos. Temblaremos asн como lo hizo Habacuc. Sabremos que los justos con dificultad se salvarбn —asн de temible serб cuando se desencadene el resultado de la maldad.

En cuanto observemos que un hombre se estй proclamando a sн mismo Dios deberemos huir de las ciudades de la tierra. No deberemos perder tiempo intentando llevar con nosotros nuestros tesoros de oro y plata. Йstos no nos serбn de ningъn valor en ese dнa. Deberemos huir de las бreas donde caerб el juicio.

Serб tanta la urgencia que somos advertidos a huir inmediatamente —tan pronto como escuchemos la direcciуn de Dios. Debemos orar para que nuestra huida no suceda en el invierno ni durante el Dнa de reposo. Mientras que esta ъltima advertencia quizб se aplique directamente al pueblo Judнo, existe un concepto que se aplica a nosotros los Gentiles: debemos orar para que Dios nos asista y nos sustente en esa hora. Durante la peor de las йpocas Dios nos escucharб y contestarб nuestras oraciones.

Cristo previу el horrible juicio que vendrб a la tierra. Asegurйmonos de que nos sujetemos a las cosas del mundo con tanta ligereza que podamos ponernos en marcha  instantбneamente cuando y a donde el Espнritu nos dirija.

En la historia moderna han habido ocasiones en las que grupos completos de creyentes han sido instruidos por el Espнritu de Dios a que se pongan en marcha de un lugar a otro como grupo, porque el permanecer en sus hogares resultarнa en su destrucciуn. Quienes obedecieron el Espнritu fueron preservados. Quienes permanecieron en sus hogares fueron daсados.

Nosotros somos extranjeros y peregrinos. No nos olvidemos de eso. Cuando Dios diga que nos pongamos en marcha debemos ponernos en marcha. Debemos vivir siempre como hombres y mujeres, niсos y niсas, que estamos esperando el regreso de nuestro Seсor para reunirnos con Йl.

No somos de este mundo. Hemos sido llamados a salir del mundo.

Sabemos que conforme aumente la maldad una gran tribulaciуn llegarб a toda naciуn. El Espнritu de Dios nos protegerб de la destrucciуn siempre y cuando ya estemos poniйndonos en marcha cuando el Espнritu nos diga que nos pongamos en marcha. їQuй hubiera pasado si Noй y su familia no hubieran entrado al arca? їSi Lot se hubiera rehusado a salir de Sodoma? їSi Josй y Marнa se hubieran rehusado a obedecer al бngel del Seсor?

їEstбs listo? їO acaso estбs tan involucrado en el orden social y econуmico actual que estarнas obligado a traer contigo parte del mundo si fueras obligado a ponerte en marcha?

Jesъs nos advirtiу a todos: “Estйn listos para dejar todo y obedecer la guнa del Espнritu de Dios.”

La primera ocasiуn para huir fue el asedio de Jerusalйn por el general Romano Tito. Los Judнos que huyeron se salvaron  de la destrucciуn.

La segunda ocasiуn para huir ocurrirб cuando seamos testigos del horrible sacrilegio en el lugar santo.

La tercera ocasiуn para huir tiene que ver con la venida del Seсor del Cielo.

Asн serб el dнa en que se manifieste el Hijo del hombre. En aquel dнa, el que estй en la azotea y tenga sus cosas dentro de la casa, que no baje a buscarlas. Asн mismo el que estй en el campo, que no regrese por lo que haya dejado atrбs, ЎAcuйrdense de la esposa de Lot! (Lucas 17:30-32 NVI)

La esposa de Lot representa una advertencia eterna de que no nos involucremos tanto con las cosas del mundo como para no ponernos en marcha con Dios cuando el Espнritu nos lo indique.

Jesъs nos enseсу que Su venida tendrб puntos en comъn con los dнas de Noй y los dнas de Lot.

Podemos aprender varias cosas de los episodios de Noй y de Lot:

·        No debemos mirar atrбs cuando el Seсor nos ordene que huyamos.

·        Tan pronto como se vayan los elegidos, el juicio de Dios caerб sobre el mundo.

·        Algunas personas no son parte del mundo, como fue cierto de Noй y de Abraham, y no serбn tocadas por el juicio Divino.

·        Algunas personas estбn viviendo demasiado cerca al mundo, asн como lo estaba Lot, y a penas escaparбn la destrucciуn. Serбn liberadas debido a las oraciones de los santos pero perderбn su herencia, salvarбn sуlo sus propias vidas.

·        Si queremos ser salvos en el dнa de la destrucciуn debemos estar seguros de tomar ciertos pasos de fe.

El punto de vista del autor es que tanto los “Noйs” como los “Lots” serбn salvados de la destrucciуn durante los dнas de juicio que se aproximan. Ambos tendrбn que tomar un paso de fe —huir cuando el Seсor se los ordene.

Sin embargo, pensamos que los “Lots” serбn dirigidos a ciertas partes de la tierra donde serбn librados de la ira de Dios mientras que los “Noйs” y los “Abrahames” serбn resucitados de los muertos y llevados a encontrarse con el Seсor en el aire para estar por siempre con el Seсor.

Enseсar que los “Lots” serбn resucitados en la primera resurrecciуn y llevados hacia el Seсor viola demasiados pasajes de las Escrituras, como pretendemos explicar mбs adelante cuando lleguemos a la apariciуn de Cristo.

Los “Lots” no son dignos de ser gobernantes durante el periodo de los mil aсos. Ademбs, no tienen suficiente fe como para sostener el cambio de mortalidad a inmortalidad, como para pasar de la muerte a la vida eterna, estando parados sobre sus pies.

Nuestro punto de vista es que sуlo los santos victoriosos poseerбn suficiente fe en esa hora como para avanzar hacia la incorruptible vida eterna cambiando sus cuerpos de un metabolismo de carne y sangre a un metabolismo de espнritu.

A los santos victoriosos se les requerirб que dejen de vivir como mortales y que entren a la plenitud de la vida de resurrecciуn sin haber tenido la ventaja del periodo de ajuste que ofrece la muerte fнsica ordinaria y el periodo de tiempo pasado en el reino espiritual. No hay duda de que tal transiciуn abrupta requerirб de gran fe. Ademбs, el no mirar atrбs ni siquiera una vez hacia los seres humanos que han quedado atrбs requerirб de una fe y una obediencia encontrada sуlo entre los discнpulos mбs consagrados del Seсor.

No volaremos al Cielo en el momento en que suene la sйptima trompeta. Tendremos que tomar un paso de fe. El que podamos tomar ese paso final y decisivo dependerб de nuestra preparaciуn anterior, de haber servido al Seсor consistente y fielmente en intensa consagraciуn.

їRecuerdas a las cinco jуvenes solteras sabias y a las cinco jуvenes solteras insensatas? Las cinco jуvenes solteras insensatas, debido a su forma de vida anterior, no pudieron responder en el momento crucial. Lo mismo sucediу con la esposa de Lot.

Noй representa a los “Abrahames” por asн decirlo. Existen los santos, los discнpulos, los conquistadores, los santos victoriosos, llбmalos como quieras, que viven cada dнa para Cristo y en Cristo. Ellos no serбn sorprendidos cuando el Seсor regrese. Como Noй y Abraham ellos sabrбn por adelantado lo que Dios piensa hacer (1 Tesalonicenses 5:4).

Ellos estarбn en el mundo pero no serбn del mundo. Sus acciones y pensamientos se conformarбn a la Palabra de Cristo, no al espнritu de la era actual. Cuando el juicio de Dios estй listo, el Seсor irб a ellos. Йl les aconsejarб quй hacer sobre la angustia que se aproxima. Entonces ellos se prepararбn a sн mismos y a sus familias.

Noй fue advertido sobre la inundaciуn muchos aсos por adelantado. Desde ese momento en adelante Noй viviу anticipando la inundaciуn, preparando el arca de acuerdo a las especificaciones precisas que le fueron dadas por el Espнritu de Dios. Nosotros tambiйn debemos vivir en anticipaciуn de la venida del Dнa del Juicio, preparбndonos a nosotros mismos y a nuestras familias de acuerdo con la Palabra de Cristo.

Cuando llegу el momento, Noй y su familia estaban listos. Su barco era hermйtico, cubierto por dentro y por fuera con brea. Cuando llegу el juicio, las aguas que destruyeron a la gente violenta y malvada del mundo elevaron a Noй y a su familia aъn mбs alto. Entre mбs cayу la lluvia mбs alejados se vieron esas ocho personas de los humanos violentos y de la destrucciуn que ellos mismos se habнan acarreado con sus acciones malvadas.

Por esto es que nosotros y nuestras familias nos salvaremos en el Dнa del Juicio que se aproxima siempre y cuando pongamos mucha atenciуn a nuestra preparaciуn y luego tomemos el paso de fe que se requiera cuando las manos del reloj Divino apunten a la media noche.

Pero como en los dнas de Noй… 

їAcaso tendremos una entrada abundante al Reino de Dios? їSeremos fructнferos? Noй y Abraham fueron los padres de muchas generaciones.

Nosotros tambiйn seremos los padres de muchas generaciones si servimos a Dios asн como Le sirvieron Noй y Abraham. Luego, cuando la destrucciуn se aproxime, el Seсor nos advertirб para que tomemos los pasos necesarios para ser preservados.

Noй no fue lento ni sordo de oнdo, ni tampoco lo fue Abraham, en lo que se refiriу a hacer la voluntad de Dios. Por ello en la йpoca de angustia ninguna plaga se acercу a su vivienda.

їCуmo estбs tъ? їEstбs viviendo como Noй? їCуmo Abraham? De ser asн, no tienes que temer lo que se aproxima. No sуlo serбs gloriosamente salvo en esa hora sino que serбs excesivamente fructнfero en el Reino de Dios tambiйn.

La salvaciуn de Lot fue una historia diferente. Lot era un hombre justo, las Escrituras nos lo dicen. Sin embargo, йl montу su tienda de campaсa hacia Sodoma. Lot estaba desconcertado —angustiado por la maldad de la que estaba siendo testigo por todos lados. Pero no estaba lo suficientemente desconcertado o angustiado como para alejarse de allн. Lot permaneciу en la ciudad de Sodoma que tenнa agua abundante y disfrutу de sus ventajas materiales. Y sin embargo sabemos que “los habitantes de Sodoma eran malos y cometнan horribles pecados contra Jehovб”.

A veces nosotros nos podemos encontrar en medio de una cultura malvada. En ese caso, debemos huir en oraciуn a la montaсa de Dios para que podamos ser como Noй y Abraham y mantenernos sin mancha por el mundo. En ocasiones quizб seamos dirigidos a mudarnos geogrбficamente.

Cuando se acercу la hora de la destrucciуn de Sodoma, Lot no fue advertido sino hasta el ъltimo momento. Йl estaba ajeno a la catбstrofe que llegarнa. Йl estaba siguiendo su vida diaria con un espнritu desconcertado, aguantando la mundanerнa de su esposa, sus hijas y sus yernos. Lot ignoraba la mente de Dios y tenнa poco o ningъn concepto de la ira humeante a punto de caer sobre los pecadores de Sodoma.

El testimonio de justicia y rectitud de Lot, aparentemente, significaba muy poco para su esposa e hijas. Sus yernos estaban listos para burlarse de cualquier demostraciуn de santidad que Lot exhibiera, al igual que estaba el resto de los ciudadanos de Sodoma.

La familia de Lot tenнa muy poca confianza en йl. Este no era el caso con el justo y fiel de Noй cuyo testimonio era tan puro y consistente que su familia aguantу las burlas del mundo de esa йpoca. Cuando la Palabra del Seсor llegу a Noй, su esposa, hijos y nueras obedientemente lo siguieron al arca, sin duda entre el abucheo de sus vecinos.

Conforme se acercу el derrocamiento de Sodoma, Dios vio que Lot estaba viviendo ahн. El problema era que Lot era parte de Abraham, era el sobrino amado de Abraham. Hacerle daсo a Lot era hacerle daсo a Abraham.  El amor de Dios hacia Abraham era tan grande que algo debнa hacerse.

Dios se le apareciу a Abraham. Dios le informу a Abraham de la ira cerniйndose sobre Sodoma. Como el Seсor sabнa que lo harнa, Abraham comenzу inmediatamente a interceder por su sobrino Lot.

El resultado de la preocupaciуn que expresу Abraham fue la promesa de Dios de que Йl no destruirнa la ciudad de Sodoma si diez personas justas fueran encontradas en ella. No habнa diez personas justas y por ello la ciudad fue destruida por fuego.

Pero Dios se acordу de Abraham y Lot se salvу del fuego de la destrucciуn, volviйndose una “ejemplificaciуn” de quienes serбn salvos como quienes pasan por el fuego (1 Corintios 3:15).

Existen muchos “Lots” hoy en dнa y, aparentemente, muy pocos “Abrahames” orando por ellos. ЎQuй maravilloso es el amor de Dios! Si nos mantenemos firmes el dнa de hoy las Escrituras nos dan la esperanza de que Dios salvarб a quienes sean parte de nosotros y por quienes expresemos preocupaciуn al Seсor.

Toda la naciуn de Israel fue salvada de la destrucciуn en el desierto debido a la oraciуn de Moisйs para ellos. Nosotros, que tenemos seres queridos que no son salvos y que estбn “viviendo en Sodoma”, debemos mantenernos constantes en oraciуn y en nuestro comportamiento recto. Sigamos creyendo que Dios en Su amor salvarб a cada uno de ellos en el Dнa del Seсor.

Lot fue salvado como quien pasa por el fuego. Perdiу su herencia. Йl y sus dos hijas huyeron a la montaсa. Su esposa muriу. Sus yernos murieron. Su ganado muriу. Hablando en sentido figurado, Lot no tuvo una entrada abundante al Reino de Dios.

Lot y su familia se demoraron en Sodoma, tuvieron dificultad para decidirse a salir. Se tardaron y perdieron tiempo. Ellos hubieran sido consumidos junto con la ciudad si no hubiera sido por el amor de Dios hacia Abraham.

“Pero date prisa y huye de una vez”, le dijo el бngel del Seсor a Lot. “Porque no puedo hacer nada hasta que llegues allн.”

“Porque no puedo hacer nada hasta que llegues allн.” Piйnsalo. ЎQuй grandioso era el amor de Dios por Su amigo Abraham! ЎQuй maravilloso!

Los бngeles del Seсor tuvieron que jalar a Lot, a su esposa y a sus hijas fuera de la ciudad porque ellos no podнan decidirse a dejar su comodidad y lo que les era familiar.

Luego les ocurriу una tragedia. La esposa de Lot, por no poder o no querer desprenderse de sus yernos, su casa, su jardнn, sus vecinos, mirу atrбs. Ella muriу al instante. Aъn la intercesiуn de Abraham no fue suficiente para alcanzar por medio de Lot a salvar a su esposa. Asн de violenta era la ira de Dios sobre los pecados de Sodoma que la esposa sin nombre de Lot fue consumida a su lado por el fuego eterno. ЎQuй terrible!

ЎRecuerda la esposa de Lot!

Asн mismo serб cuando Jesъs venga.

El Cristiano puede elegir vivir en un lugar de pecado y mundanerнa, o en la montaсa de la oraciуn y la comuniуn con Dios.

Tener la esperanza de ser salvo como quien pasa por el fuego es una esperanza peligrosa. Quizб seamos salvos, como lo fue Lot. Quizб seamos destruidos, como la esposa de Lot. Cuбnto mejor estar como Abraham —lejos de la ejecuciуn de la venganza de Dios.

Escojamos vivir en la montaсa con el Seсor, en la montaсa de oraciуn y comuniуn con Йl. Tambiйn recordemos en oraciуn a quienes hayan escogido montar su tienda de campaсa hacia Sodoma. Oremos para que en el Dнa de la Ira que se aproxima el бngel del Seсor los arranque de su entorno y los libre.

Parece ser que algunos de nuestros seres queridos no aman al Seсor lo suficiente como para renunciar a las conveniencias del mundo. Quizб ellos se demoren por la indecisiуn y la confusiуn ocasionadas por sus posesiones mundanas al grado de ser demasiado tarde, a excepciуn de que alguien los quiera lo suficiente como para mantenerlos en sus oraciones ante el Seсor para que puedan ser salvos de la esclavitud de Satanбs.

Hemos dicho que existen lecciones que podemos aprender de las historias de Noй y de Lot. Podemos aprender que algunos de los que se salvan de la destrucciуn entran a una herencia abundante mientras que otros escapan sуlo con sus vidas.

Tambiйn podemos aprender que cuando suene la ъltima trompeta debemos estar listos para tomar ciertos pasos de fe si deseamos ser resucitados de los muertos y reunidos juntos con los santos victoriosos para encontrarnos con el Seсor en el aire. El Seсor Jesъs no nos advertirнa “recuerda a la esposa de Lot” si no hubiera peligro de que titubeбramos incrйdulos en el momento en que llame a Sus santos para encontrarse con Йl en el aire.

Acabamos de discutir la primera lecciуn. Tanto Noй como Lot fueron salvados de la destrucciуn. ЎPero quй diferencia en su salvaciуn! Noй volviу a poblar toda la tierra. Lot, despuйs de una salida vergonzosa de Sodoma, se volviу el padre de Moab y Amуn por medio de relaciones incestuosas con sus hijas. La bendiciуn del Seсor no reposу sobre las tribus de Moab ni de Amуn:

No podrбn entrar en la asamblea del Seсor los amonitas ni los moabitas, ni ninguno de sus descendientes, hasta la dйcima generaciуn. (Deuteronomio 23:2 NVI)

El punto de vista del autor es que los “Lots” de este mundo serбn salvados de la destrucciуn por medio de la intercesiуn de los santos pero no serбn resucitados en la primera resurrecciуn como miembros del real sacerdocio. La forma en que Lot fue liberado no puede considerarse ejemplo de los que van a ser reyes y sacerdotes de Dios, vestidos en poder incorruptible, vida eterna y ascendiendo a los tronos de gloria.

Noй fue uno de los mбs grandes hombres de la historia. Lot es ejemplo de alguien mundano, que vive de forma comprometida con el mundo, y que como resultado permanece dйbil, temeroso, e indeciso.

La segunda lecciуn tiene que ver con los pasos que se requerirбn que tomemos cuando el Dнa de la Venganza se aproxime y el Seсor regrese.

Noй y Abraham fueron advertidos por adelantado con respecto al juicio que vendrнa. Si nosotros vivimos a la luz de la Presencia y la voluntad de Dios entonces el Dнa del Seсor tampoco llegarб a nosotros como un ladrуn.

Noй tuvo muchos aсos en los cuales se preparу para la ejecuciуn del juicio Divino. Durante esos dнas йl preparу un arca de seguridad para sн mismo y para sus seres queridos. Luego, cuando llegу la destrucciуn, йl entrу dignamente al arca con su familia y Dios cerrу la puerta. Todos fueron salvados.

Aunque las Escrituras no describen quй pasу cuando las fuentes de lo profundo se abrieron y la lluvia comenzу a caer, es muy probable que la gente violenta de la tierra comenzara a golpear el arca y a maldecir y a hacerse pedazos unos a otros tratando cada uno de llegar a la tierra mбs alta. Pero Dios no permitiу que Noй abriera la puerta.

Asн mismo serб en el Dнa de Cristo. Una vez que la trompeta haya sonado, los justos apenas podrбn arreglбrselas para afrontar exitosamente su propio reto Divino puesto ante ellos. No habrб suficiente gracia (aceite) en esos momentos como para compartir con los descuidados e incrйdulos.

Cuando Dios cierre la puerta de oportunidad, cuando Cristo aparezca, nosotros debemos estar llenos del Espнritu Santo. No podremos darle gracia a otra persona en ese dнa. Quienes no tengan “vasijas de aceite puro con sus lбmparas” no tendrбn tiempo para “comprarlo”.

Los Cristianos que estбn viviendo victoriosos serбn preparados para el Dнa del Seсor. Dios les advertirб y ellos les advertirбn a otros. Los santos “prepararбn el arca” para salvar a sus familias.

Sus familias tambiйn serбn liberadas en ese dнa si las familias entran al lugar de protecciуn de Dios. Quizб lo logren, como hemos dicho, si los “Noйs” son fieles en interceder por ellos en oraciуn. Cuando el Seсor “cierre la puerta” todos los que estйn “en el arca” serбn salvos. El juicio que se aproxima no encontrarб desprevenidos a los santos verdaderos. Pero sн sorprenderб a los pecadores y a los miembros tibios de las iglesias.

Los pecadores estбn aterrados en Siуn; el temblor atrapa a los impнos: їQuiйn de nosotros puede habitar en el fuego consumidor? їQuiйn de nosotros puede habitar en la hoguera eterna? (Isaнas 33:14 NVI)

“Los pecadores estбn aterrados en Siуn”. ЎEn Siуn!

Noй tuvo que tomar algunos pasos de fe en el momento del juicio. Йl tuvo que entrar al arca. Su experiencia de la vida hizo que fueran posibles esos cuantos pasos fatнdicos al arca. Si Noй no hubiera estado viviendo una vida de santidad, йl no hubiera sido advertido, йl no hubiera construido un arca, йl no hubiera tenido la fe ni el valor de entrar y llevar a su familia a entrar a un barco cuando no habнa ninguna nube en el cielo.

Lot tambiйn tuvo que tomar algunos pasos en el momento del juicio. Tuvo que atender y aceptar lo que dijeron los бngeles que llegaron a Sodoma en la tarde. La vida anterior de Lot con su tнo, Abraham, le dejу a Lot un poco de entendimiento sobre la conducta justa y recta. Esto fue lo que lo salvу.

Si Lot se hubiera burlado de los бngeles ciertamente hubiera sido destruido. La justicia que le fue impartida mientras viviу con Abraham logrу que Lot escuchara a los mensajeros del Seсor.

Pero el testimonio de Lot en Sodoma era tan dйbil que sus yernos no tomaron en cuenta sus advertencias sobre la destrucciуn que se aproximaba.

Lot, su esposa y sus dos hijas tuvieron que salir de la ciudad de Sodoma mientras que el cielo todavнa estaba despejado y no habнa ninguna seсal de desastre inminente. El padre y las hijas siguieron caminando. La esposa de Lot se habнa involucrado con su hogar y con su vida social en Sodoma. Es probable que ella haya sido ama de casa y una buena vecina, y quizб hasta le haya tenido cariсo a sus yernos. Quizб haya sido nativa de Sodoma.

Los ciudadanos condenados de Sodoma fueron hallados desprevenidos. Estaban comiendo. Estaban bebiendo. Estaban construyendo. Estaban vendiendo. Estaban plantando. Estaban comprando.

Era un dнa “como cualquier otro”, y luego —Ўla destrucciуn total!

No hay duda de que la esposa de Lot y sus yernos habнan estado comiendo, bebiendo, comprando, vendiendo, plantando, construyendo, junto con todas las demбs personas en Sodoma. їLos destruirнa Dios por eso? No por йstas actividades ya que йstas no son pecaminosas. Pero la diligencia de la gente de Sodoma habнa traнdo prosperidad material. Las personas tenнan suficiente alimento y tiempo para buscar el placer, pero no les sobraba tiempo como para conocer la mente del Seсor.

Dios no se encontraba en todos sus pensamientos. Como resultado se habнan vuelto extremadamente pecaminosos. Esa misma transiciуn al pecado extremo estб sucediendo hoy en dнa en los Estados Unidos de Norteamйrica y en otros paнses prуsperos.

Dios no puso al hombre sobre la tierra para que comiera, bebiera, comprara, vendiera, plantara y construyera. Dios puso al hombre sobre la tierra para que sirviera y adorara a Dios.

Como sucede frecuentemente en las culturas adineradas, la gente de Sodoma, debido a que no se dedicaron al servicio y a la adoraciуn de Dios, entonces dirigieron su atenciуn a saciar sus lujurias. Dieron gusto sin restricciуn a los deseos de su carnalidad. Los alaridos dementes del desenfreno alocado se elevaron al Cielo, como estб sucediendo en las ciudades prуsperas de nuestros dнas. El asqueroso olor del Infierno se cernнa sobre la ciudad.

Los ciudadanos de Sodoma supusieron que Dios (si es que realmente existнa un Dios en los Cielos) estaba demasiado ocupado o imposibilitado de hacer algo sobre sus abominables deleites.

Cuando una naciуn peca desenfrenadamente se le pone en la balanza y no pesa lo que debe pesar, entonces aparece una mano que escribe sobre la pared. Desde ese momento los dнas son contados. El reino serб divido y dado a una cultura mбs disciplinada. Esto sucederб  sin lugar a duda. A excepciуn de que los lнderes y la gente se arrepientan, asн como Nнnive, la destrucciуn es mбs segura que la salida del sol.

Debido a que las naciones prуsperas de nuestros dнas se estбn entregando a la adoraciуn de sus deseos corporales, la mano estб escribiendo sobre la pared. El resto del siglo veintiuno quizб sea testigo de la destrucciуn de muchas naciones. Todo tipo de calamidad estб por caer sobre el mundo debido a los pecados que se practican. A excepciуn de que haya arrepentimiento de parte de las naciones, la catбstrofe estб prуxima. Los pecadores siempre se destruyen a sн mismos, a sus seres queridos, y a su entorno.

La esposa de Lot estaba tan absorta en la bъsqueda ordinaria de la vida que cuando le llegу la orden de huir ella no pudo convencerse de que su mundo cambiarнa.

No es pecado comer, beber, comprar, vender, ni construir a excepciуn de que se practiquen en exceso. Sin embargo, nuestro involucramiento en la bъsqueda comъn de la vida puede destruir nuestra habilidad de responder a las realidades espirituales del Reino de los Cielos.

Matamos nuestra vida espiritual al no cultivar la oraciуn y la lectura de la Palabra de Dios. Es casi imposible que un individuo rico entre al Reino de Dios debido a la habilidad que tienen las posesiones materiales de dar muerte a nuestra naturaleza espiritual.

El hombre no puede vivir sуlo de pan ni su vida consistir de la abundancia de las cosas que posee.

Cuando el Seсor Jesъs descienda del Cielo con voz de mando, con voz de arcбngel y con trompeta de Dios, todos nuestros comportamientos previos en el mundo definirбn la manera en que reaccionaremos cuando Cristo aparezca.

Quizб pensemos ahora que tendremos la fe necesaria para salir y encontrarnos con Йl en ese dнa. їPero la tendremos? їTenemos la suficiente fe hoy para salir del campamento con Йl y vivir con Йl, soportando el reproche que esa decisiуn conllevarб? Si no la tenemos, їpor quй suponemos que serб diferente cuando un paso de fe mucho mбs difнcil sea requerido?

En ese dнa no seremos llevados de forma sobrenatural. Mбs bien, tendremos que tomar en ese momento el paso obediente de fe, asн como lo tuvieron que tomar Noй y Lot. Si nuestra historia pasada ha sido tal que hemos estado involucrados fuertemente en el mundo y si nuestra vida espiritual es dйbil o nula, no poseeremos la gracia y la fe necesarias para la resurrecciуn y ascensiуn —sin importar cuбles sean nuestras creencias doctrinales.

La doctrina correcta nos salva sуlo conforme actuamos segъn lo que ella nos indica.

Escucha la Palabra de Cristo:

Pero el dнa en que Lot saliу de Sodoma, lloviу del cielo fuego y azufre y acabу con todos. Asн serб el dнa en que se manifieste el Hijo del hombre. En aquel dнa, el que estй en la azotea y tenga sus cosas dentro de la casa, que no baje a buscarlas. Asн mismo el que estй en el campo, que no regrese por lo que haya dejado atrбs. ЎAcuйrdense de la esposa de Lot! El que procure conservar su vida, la perderб; y el que la pierda, la conservarб. Les digo que en aquella noche estarбn dos personas en una misma cama: una serб llevada y la otra serб dejada. Dos mujeres estarбn moliendo juntas: una serб llevada y la otra serб dejada. —їDуnde, Seсor? —preguntaron. —Donde estй el cadбver, allн se reunirбn los buitres —respondiу йl. (Lucas 17:29-37 NVI)

Segъn entendemos nosotros el ъltimo versнculo citado anteriormente, Cristo es el Cadбver, el Cuerpo, el ensangrentado Cordero sacrificado. Nosotros los Cristianos somos los buitres que se alimentan del cuerpo y la sangre de Cristo, del Cordero de Dios.

Observa el siguiente versнculo de Job:

Sus polluelos se regodean en la sangre; donde hay un cadбver, allн estб el halcуn. (Job 39:30 NVI)

Parece ser que el Seсor Jesъs se estaba refiriendo a este pasaje en Job.

Los Cristianos deben vivir comiendo la carne de Cristo y bebiendo Su sangre. Su cuerpo y Su sangre son nuestra vida. Cristo es nuestra vida. Cuando Йl aparezca volaremos hacia Йl donde Йl estй y apareceremos con Йl debido a que nosotros vivimos participando constantemente de Su vida.

Los creyentes que no estйn viviendo por la vida de Cristo no serбn resucitados y atraнdos hacia Йl, ya que la vida de resurrecciуn no estarб morando en ellos. Si el Espнritu de vida no estб morando en nosotros, nuestro cuerpo mortal no recibirб vida en el Dнa de Cristo (Romanos 8:11).

Cuando el Seсor sea manifestado (y las ejemplificaciones de Su apariciуn tiene que ver con el atardecer, o con oscuridad, o con la media noche porque Йl aparecerб durante la mayor oscuridad que jamбs haya habido sobre la tierra) no habrб, al principio, ninguna razуn aparente para que alguien haga algъn tipo de huida, asн como no habнa ninguna razуn aparente para que Lot dejara Sodoma, o que Noй y su familia entraran al arca.

Los santos tendrбn que demostrar su fe obedeciendo al Seсor segъn lo que la palabra especнfica del Espнritu los estй dirigiendo hacer. Esta es la manera en que obtenemos la salvaciуn. Esta es la manera en que recibimos sanidad fнsica. Esta es la manera en que obtenemos los dones del Espнritu y entramos a nuestro ministerio.

Una fe activa serб requerida en el Dнa del Seсor asн como una fe activa es requerida para la salvaciуn inicial.

En ese dнa, nosotros debemos estar preparados para ser guiados en cualquier momento por el Seсor. Nuestra forma anterior de proceder determinarб nuestra habilidad de ser guiados en el momento crucial. їLo podremos hacer? Comencemos a prepararnos en este momento.

En ese momento se decidirб el tipo de destino eterno que tendremos. Si hemos estado involucrados con las cosas del mundo, no podremos movernos con suficiente prontitud. No serб que el Seсor evitarб que entremos al Reino. Seremos nosotros mismos los que nos cerraremos la puerta debido a nuestra inhabilidad de responder con fe cuando suene la ъltima trompeta.

Jesъs nos ha advertido deliberada y repetidamente que nos mantengamos alertas debido a lo repentino y a lo decisivo de Su apariciуn. Si no nos mantenemos alerta y nos volvemos flojos y sordos, ciertamente somos insensatos y holgazanes.

Por esto comprendemos que ahora mismo estamos determinando nuestro destino eterno, nuestra posiciуn en el Reino de Dios. O estamos saliendo de las cosas del mundo, huyendo a la montaсa de Dios arrepentidos, orando, estudiando continuamente la Palabra de Dios, teniendo comuniуn consistente con santos fervientes, sometiйndonos a los lнderes de la iglesia, compartiendo nuestra sustancia material con los necesitados y con la obra del Seсor; o estamos comiendo, bebiendo, casando, dando en casamiento, comprando, vendiendo, plantando, y construyendo.

O estamos reuniendo hacia Jesъs o estamos dispersando de Jesъs. No existe posiciуn intermedia. Si estamos reuniendo hacia Jesъs tendremos suficiente fuerza espiritual para responder a la trompeta de Dios. Si estamos dispersando de Jesъs, ocupбndonos con las cosas del mundo, nosotros y nuestros seres queridos no podrбn responder a la trompeta de Dios. Le echaremos una ъltima y detenida mirada a nuestras posesiones y eso probarб ser el acto final de desobediencia que nos traerб la destrucciуn.

ЎQuй terrible serб en aquellos dнas para las que estйn embarazadas o amamantando! (Mateo 24:19 NVI)

Extranjeros sobre la tierra.

El dнa de angustia que se aproxima serб difнcil para las mujeres que estйn embarazadas o que tengan bebйs. Por esto es que Pablo aconseja que no nos involucremos con casarnos y con dar en casamiento mбs de lo necesario para conducir apropiadamente nuestra vida Cristiana.

Sin embargo, el Seсor abrirб camino para cada individuo que estй haciendo Su voluntad, aunque tenga la responsabilidad de niсos pequeсos. El Seсor Jesъs tiene enorme poder. Йl puede proteger a cualquier individuo bajo cualquier circunstancia.

Lo que quiero decir, hermanos, es que nos queda poco tiempo. De aquн en adelante los que tienen esposa deben vivir como si no la tuvieran; (1 Corintios 7:29 NVI)

Pablo nos enseсa que debemos estar poniendo toda atenciуn a nuestra habilidad y a la habilidad de quienes nos siguen a estar firmes en el Dнa del Seсor, a poder vencer en la hora de la prueba para entrar triunfantemente en el Reino de Dios. Debemos permanecer en nuestro llamado, ya sea el de estar casados o el de estar solteros. Nuestra responsabilidad es mantenernos en espera del Seсor hasta que sepamos exactamente lo que debemos hacer con respecto a nuestras relaciones con otros.

No estamos sugiriendo de ninguna manera que el santo ferviente ignore a su esposa o esposo e hijos. El creyente que ignore sus responsabilidades en estas бreas de la vida familiar nunca serб encomendado con las riquezas del Reino. Estamos dando una advertencia a los peligros que tiene la tendencia actual de los Cristianos de poner demasiado йnfasis en crear una vida ideal para nosotros y para nuestros seres queridos en el mundo actual.

Nosotros somos extranjeros y peregrinos sobre la tierra —nosotros y nuestros hijos. Nuestra atenciуn debe estar enfocada en la venida del Reino de Dios. No debemos estar intentando usar al Seсor Jesъs para crear un medio ambiente familiar idнlico para nosotros para que podamos relajarnos y vivir cуmodamente y en paz en la era actual. Es momento ahora de que las iglesias de Cristo se arrepientan y se vuelvan al Seсor decididos a una ferviente consagraciуn.

Repetimos, no estamos sugiriendo que descuidemos a nuestras familias. A veces es necesario que por muchos aсos la mayor parte de nuestras oraciones, nuestra fe, nuestras fuerzas, y nuestras actividades estйn dirigidas al bienestar de nuestros seres queridos. Simplemente estamos seсalando que este mundo no es nuestro hogar y nuestros esfuerzos no deben estar dirigidos a volverlo nuestro hogar.

Debemos orar todos los dнas con diligencia para que el Seсor Jesъs haga que cada uno de nuestros seres queridos pueda ser parte de Su Reino. Debemos vivir cada dнa sabiendo que el juicio estб cerniйndose sobre las naciones prуsperas de nuestro dнa. Sуlo quienes estйn aprendiendo a caminar en el reino de lo espiritual asн como en el de lo natural podrбn sobrevivir en los dнas de angustia que aъn ahora estбn cerca de nosotros.

No serб de ayuda establecer exitosamente relaciones familiares si descubrimos en el Dнa de Cristo que nuestra familia no estб preparada para caminar con fe en la hora de la angustia. La necesidad mбs urgente es prepararnos para la venida del Seсor y para las batallas espirituales que estбn sucediendo en estos momentos. Si nunca dejamos de orar y de servir para este propуsito, el Seсor Dios del Cielo nos ayudarб con esto y protegerб y fortalecerб a nuestras familias.

Oren para que su huida no suceda en invierno ni en sбbado. (Mateo 24:20 NVI)

Protecciуn en el dнa de la angustia.

Se aproximan tiempos difнciles, tanto para los elegidos como para el mundo. Si oramos y buscamos el Reino, la Palabra de Dios dice que tendremos alimentado y ropa. Seremos protegidos de ser daсados si vivimos en el centro de la voluntad de Cristo —un lugar muy agradable en donde morar.

Los Salmos Treinta y cuatro, Treinta y siete, y Noventa son, entre los pasajes de Escritura, los que tendrбn su mбs completo cumplimiento durante el acortado periodo de desolaciуn sin precedencia que estб por suceder.

Si elegimos estar en Cristo continuamente, Dios nos protegerб de Satanбs y saldremos librados de toda maldad.

No te pido que los quites del mundo, sino que los protejas del maligno. (Juan 17:15 NVI)

Durante el periodo de tribulaciуn las promesas de las Escrituras con respecto a la guнa, la protecciуn y la provisiуn seguirбn siendo ciertas y fieles para cada persona, joven o anciana, que siga morando en la voluntad y la Presencia de Cristo. Mantengamos una confianza y una fe perfectas en Йl.

Mateo 24:20 (citado anteriormente) nos indica que no hay nada inevitable. Aъn en los dнas terribles de venganza el Seсor Dios escucharб el clamor de Sus elegidos con respecto a la privaciуn del invierno; o, en el caso de los Judнos, con el conflicto y la ofensa que ocasiona el trabajo de viajar en el Sбbado.

Dios acortarб los dнas de la venganza por el bien de los elegidos. Si Dios no acortara este periodo de la peor tribulaciуn de todas, nadie del planeta sobrevivirнa. La raza humana sobre la tierra se extinguirнa, asн de catastrуficamente inimaginables serбn las plagas del periodo de oscuridad que se aproxima.

Arrasarй con hombres y animales, con las aves del cielo, con los peces del mar, con нdolos e impнos por igual. Exterminarй al hombre de sobre la faz de la tierra —afirma el Seсor—. (Sofonнas 1:3 NVI)

El amor y la preocupaciуn de Dios para Su pueblo siempre brillan durante las noches mбs oscuras y por ello encontramos la amorosa advertencia, “Oren para que su huida no suceda en invierno ni en sбbado.”

Cualesquiera que sean nuestras necesidades o deseos en esos momentos, no debemos titubear en dirigirnos a Dios por medio de Cristo y presentar nuestros deseos ante el trono de gracia.

Mientras las puertas del Reino no se hayan cerrado y la hora de la ira no haya llegado, Dios siempre escucharб el clamor que llegue hasta Йl en el nombre de Jesъs,

Porque habrб una gran tribulaciуn, como no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrб jamбs. (Mateo 24:21 NVI)

Los elegidos.

El general Tito se propuso sistemбticamente aplastar a los Judнos. Antes de detenerse, muchos ya habнan sido asesinados. Se le puso fin a la resistencia Judнa. Jerusalйn y el Templo estaban en ruinas. Fue un periodo de mucho sufrimiento.

A pesar de lo fuerte que fue la tribulaciуn que cayу sobre los Judнos en el primer siglo, йsta sуlo fue una sombra de lo que sucederб en “la gran tribulaciуn”. Segъn lo que entendemos nosotros, la gran tribulaciуn afectarб a toda la tierra gracias al sacrilegio de un humano poseнdo por Satanбs que se sentarб entre las alas de los Querubines de Gloria y declararб ser Dios.

Ademбs, recuerda que Jesъs no se estaba refiriendo principalmente a la historia futura de la raza Judнa sino a la historia futura de los elegidos —a los creyentes tanto de padres Judнos como de padres Gentiles que han sido llamados a salir del mundo para que puedan glorificar a Dios (Juan 17:9,10 NVI).

La raza Judнa todavнa es reconocida y amada por Dios debido a los patriarcas y a los profetas. Pero los “elegidos” son aquellos a quienes Cristo ha llamado de entre todas las razas para Sн Mismo, especialmente a los Judнos.

Si no se acortaran esos dнas, nadie sobrevivirнa, pero por causa de los elegidos se acortarбn. (Mateo 24:22 NVI)

Los dнas de la venganza.

Los dнas de la venganza revelarбn el enojo que siente Dios contra la maldad, la rebeliуn y el comportamiento obstinado, desobediente y pecaminoso por parte de las criaturas de Dios, tanto angelicales como humanas. Serб una йpoca de destrucciуn tan terrible que no nos es concebible.

Si no fuera porque esos dнas serбn acortados no quedarнa sobre la tierra ningъn ser humano vivo.

Debido a los elegidos de Dios, Sus escogidos que claman a Йl de dнa y de noche, la raza humana se salvarб de la extinciуn. Ciertamente, la Iglesia es la sal de la tierra, el ъnico factor en el mundo evitando la destrucciуn total de la humanidad.

Entonces, si alguien les dice a ustedes: "ЎMiren, aquн estб el Cristo!" o "ЎAllн estб!", no lo crean. Porque surgirбn falsos Cristos y falsos profetas que harбn grandes seсales y milagros para engaсar, de ser posible, aun a los elegidos. Fнjense que se lo he dicho a ustedes de antemano. (Mateo 24:23-25 NVI)

El espнritu engaсoso del Anticristo.

Durante la йpoca de angustia que se aproxima existirбn falsos Cristos y falsos profetas. Debido a que la gente estarб buscando desesperadamente alguna forma de librarse de los problemas de la tierra estarбn listos para correr tras cualquiera que les ofrezca paz y prosperidad.

Cuando los maestros de las Escrituras guнan al pueblo Cristiano a creer que Dios no permitirб que ellos sufran tribulaciуn estбn preparando a sus oyentes para el engaсo y para un desgarrador colapso espiritual.

es verdad que los siervos fieles de Dios nunca serбn visitados por Su ira.

Pero tambiйn es verdad que nosotros los Cristianos tendremos tribulaciуn en el mundo y que entramos en el Reino de Dios por medio de mucha tribulaciуn. La tribulaciуn obra en nosotros paciencia. Si aceptamos la tribulaciуn correctamente tendrб йxito en hacernos mбs fuertes y mбs santos en el Seсor.

La ira de Dios es diferente de la tribulaciуn. La tribulaciуn es una reprimenda y una amonestaciуn a nuestra personalidad. La ira no conduce a la redenciуn y es destructiva. Tengamos cuidado de distinguir entre la tribulaciуn y la ira. Darle a los creyentes la impresiуn de que nunca sufrirбn dolor y angustia es dejarlos expuestos a ser desanimados y confundidos cuando experimenten las realidades de la vida y del Reino de Dios.

La vida sobre la tierra estб llena de sufrimiento de varios tipos. El pastor o maestro que es fiel no dejarб vulnerable a los que le han sido encomendados dejando que sigan sus caprichos y diciйndoles sуlo lo que desean escuchar. El ministro que hace esto estб bajo engaсo y estб buscando su propia gloria.

Tenemos a maestros que nos dicen que habrб un arrebato secreto de los santos antes de la venida del Seсor. Dicen esto a pesar del testimonio de Cristo que no habrб ninguna venida secreta; y a pesar de Su oraciуn, en Juan, Capнtulo 17 que le pide a Dios que no nos quite del mundo sino que nos libre del maligno.

No te pido que los quites del mundo, sino que los protejas del maligno. (Juan 17:15 NVI)

Debemos preparar nuestras mentes y darnos cuenta de que la gran tribulaciуn estб por llegar. Seremos protegidos durante el periodo de tribulaciуn siempre y cuando estemos habitando “al abrigo del Altнsimo”, en el centro de la voluntad de Cristo.

No sigamos a ninguna persona que nos ofrezca una salida fбcil. Este es el espнritu engaсoso del Anticristo que quiere alejar nuestros ojos de la espera paciente en Cristo para hacernos descarriar usando signos milagrosos, apelando a nuestro egocйntrico amor al placer, a las cosas facilitas, y a la ganancia material.

La influencia del humanismo se encuentra en la doctrina de numerosas iglesias. Cristo se ha vuelto el siervo de los creyentes, otorgбndoles toda bendiciуn espiritual, domйstica y material. Este tipo de mensajes es mucho mбs real en las naciones prуsperas pero tiene su atractivo tambiйn en los paнses mбs pobres. El predicador presenta una imagen de йxito, bendiciуn y felicidad. Le presta culto a la persona adбmica prуspera y conoce muy poco o nada sobre lo que significa ser una creaciуn justa en Cristo.

El Gnosticismo es una herejнa antigua que enfatiza lo malo que es el mundo material y lo bueno que es el reino espiritual. La influencia del Gnosticismo es lo que ha cambiado la meta de la redenciуn del Reino de Dios y Su justicia a la residencia eterna en una mansiуn de oro en el paraнso espiritual.

La influencia del antinomianismo presenta la gracia Divina como una alternativa al comportamiento justo y recto y representa a la gracia como una amnistнa eterna que opera independientemente de nuestro comportamiento. Este error ha destruido la fuerza moral del pueblo Cristiano.

El Dispensacionalismo es un concepto mбs nuevo. Dos de sus aspectos mбs cuestionables son: la divisiуn entre Israel y la Iglesia Cristiana, y el arrebato al Cielo de los creyentes antes de la tribulaciуn para escapar del Anticristo y de la gran tribulaciуn.

El elemento espiritual del Reino de Dios se compone de creyentes que han sido lavados en sangre, que han vuelto a nacer y que estбn buscando la vida Cristiana victoriosa. La naturaleza fнsica del Reino de Dios es la tierra y el pueblo fнsico de Israel. El ъnico Reino de Dios (no existen dos reinos) requiere tanto del aspecto espiritual como del fнsico. El tratar de dividirlos evita la instalaciуn del Reino de Dios sobre la tierra, lo cual es precisamente lo que Satanбs desea.

La enseсanza de que los creyentes en Cristo serбn arrebatados al Cielo antes de la tribulaciуn ha producido bebйs espirituales que no podrбn permanecer firmes en el dнa malo, lo cual es precisamente lo que Satanбs desea.

Los “cuatro jinetes” que han confundido la interpretaciуn de la Biblia son el humanismo, el Gnosticismo, el antinomianismo, y el Dispensacionalismo. Puede notarse que estos cuatro, de una u otra manera, obran en contra de la bъsqueda del Reino de Dios y Su justicia. Hasta que estas cuatro influencias sean removidas de las predicaciones del Evangelio del Reino de Dios serб imposible para el pueblo de Dios comprender a los Profetas de Israel o a los Apуstoles del pacto nuevo. La meta de la redenciуn y la forma de adquirir la meta seguirбn sin estar claros. No habrб luz moral que guнe a las naciones —Ўlo cual es precisamente lo que Satanбs desea!

Ten cuidado de cualquiera que promete una venida visible de Cristo aparte del regreso mundial en el cual brillarб como un relбmpago de horizonte a horizonte.

Йl nos ha advertido por adelantado:

Por eso, si les dicen: "ЎMiren que estб en el desierto!", no salgan; o: "ЎMiren que estб en la casa!", no lo crean. (Mateo 24:26 NVI)

La revelaciуn de Cristo a plena vista de todos.

La venida de Cristo no serб un secreto. Йl descenderб con voz de mando, con voz de arcбngel y con trompeta de Dios. Cristo no llegarб al mundo sigilosamente para “robarse” a una esposa dйbil y temerosa. Esto no es lo que las Escrituras quieren decir cuando dicen que Cristo llegarб como un ladrуn en la noche. Quiere decir que Йl vendrб repentinamente sobre el mundo para juzgar el pecado y la rebeliуn y encontrarб a los Cristianos tibios y al mundo sin preparaciуn.

El Seсor Jesucristo regresarб con poder y majestuosidad impresionantes para ser glorificado a la vista del mundo y serб acompaсado por una nube de santos conquistadores, dedicados y llenos de fe. Esta es la verdadera venida del Seсor.

Porque asн como el relбmpago que sale del oriente se ve hasta en el occidente, asн serб la venida del Hijo del hombre. (Mateo 24:27 NVI)

El poder de Su venida.

Cualquiera que haya vivido donde hay muchos relбmpagos sabe que no hay nada sigiloso de uno de ellos. Las nubes oscuras hinchadas de lluvia ocultan el sol, la luna, y las estrellas. La tensiуn se incrementa conforme los electrones se acumulan en los puntos mбs altos del paisaje.

Repentinamente la electricidad se descarga, saltando de la tierra a las nubes. Tenedores de luz brillante que reflejan la enorme energнa iluminan momentбneamente la oscuridad. Sabemos que la energнa del Espнritu Santo que elevarб a la Iglesia en el Dнa del Seсor serб enorme —suficientemente poderosa para arrancar a los santos de Dios de las fuerzas del Infierno.

Luego se escucha el estrepitoso estruendo del aire desplazado que vuelve a juntarse. Las ventanas vibran. La gente y los animales se aturden. Percibimos un poco la majestuosidad de Dios y los asuntos de la tierra se ven como las actividades dйbiles de hormigas escabullйndose en el polvo.

Asн serб en el Dнa del Hijo del Hombre. La luz del Espнritu Santo brillarб repentinamente por medio de los santos —los santos sobre la tierra y los santos que vendrбn del Cielo con el Seсor Jesъs. La luz de Dios en los santos, la misma luz que fue separada de la oscuridad en el comienzo de la creaciуn, brillarб de horizonte a horizonte. Esto sucederб cuando la oscuridad espiritual estй en su apogeo.

Luego llegarб la voz poderosa de Cristo, la voz creadora de galaxias, y la voz del бngel mбs importante de Dios. La majestuosidad de Dios serб revelada. La gente de la tierra, incluyendo los Cristianos descuidados, se tambalearбn confundidos y temerosos. Su confusiуn y frustraciуn se volverбn un remordimiento insoportable al darse cuenta de que las puertas de la redenciуn quizб estйn cerradas para ellos por el resto de la eternidad.

El remordimiento se volverб ira conforme las almas perdidas enfrentan a sus lнderes, a los que los han engaсado —aquellos que les enseсaron que el hombre puede tener paz en la tierra sin tener nada que ver con Cristo.

Satanбs atormentarб a los creyentes tibios en esa hora. Los miembros de Babilonia (del Cristianismo dirigido por el hombre) buscarбn a alguien a quien culpar. Los predicadores y maestros que les aseguraron que Dios y Jesъs son amor y no un fuego consumidor, y que son demasiado amables como para hacerle daсo a alguien, serбn el objeto de su odio asesino.

Entonces, bajo la administraciуn de los santos, serбn vaciadas las copas de oro llenas de la ira de Dios —un castigo terrible para diablos y hombres.

Los que ya han sido juzgados serбn los jueces. Los que persiguieron a los santos, los que fingieron ser uno de ellos, y hasta los individuos que no cuidaron de los discнpulos cuando estaban pasando necesidad, ahora estarбn a la merced de los fieles del Seсor.

Los santos que se sentarбn en los tronos de juicio no son los creyentes promedio y descuidados. Mбs bien serбn los muertos-que-viven que han sido crucificados con Cristo. Su juicio no se basarб en lo que sienten. Ellos juzgarбn de acuerdo a lo que escuchen del Seсor. La espada de doble filo estarб en sus manos. Ellos serбn la Esposa —tan terrible como un ejйrcito con estandartes. Asн como es Йl, asн son ellos en este mundo. Su juicio serб certero y sus palabras no caerбn al suelo.

A muchas personas se les da la oportunidad de ayudar a los testigos del Seсor cuando estбn avanzando lentamente soportando la cruz de negarse a satisfacer sus propios deseos. Quienes los ayuden en el camino no perderбn su recompensa. Quienes les hagan daсo, o se rehъsen a hacerles un bien cuando se les presente la oportunidad, sufrirбn gran pйrdida en el Dнa del Seсor. Quizб hubieran ayudado al Seсor Jesъs si hubieran sabido que era Йl; pero al hacerle daсo o al descuidar a los testigos del Seсor han daсado o descuidado al Seсor Mismo.

La Carta del Apocalipsis presenta la descripciуn de quienes han rechazado el amor de Dios y han sido obligados a soportar el escrutinio del Cordero sacrificado a manos de hombres malvados:

Los reyes de la tierra, los magnates, los jefes militares, los ricos, los poderosos, y todos los demбs, esclavos y libres, se escondieron en las cuevas y entre las peсas de las montaсas. Todos gritaban a las montaсas y a las peсas: ЎCaigan sobre nosotros y escуndannos de la mirada del que estб sentado en el trono y de la ira del Cordero, porque ha llegado el gran dнa del castigo! їQuiйn podrб mantenerse en pie? (Apocalipsis 6:15-17 NVI)

En aquel dнa todas las naciones de la tierra estarбn de luto. La raza Judнa se darб cuenta de que Jesъs de Nazaret, el que fue crucificado, es el Cristo —el Hijo amado de Dios.

Donde estй el cadбver, allн se reunirбn los buitres. (Mateo 24:28 NVI)

Los buitres se reъnen.

Como dijimos anteriormente, entendemos que el “cadбver” es el Cordero sacrificado de Dios, es Cristo. Los “buitres” son los santos que viven de alimentarse del cuerpo y la sangre del Cordero sacrificado. No habrб denominaciones en esos momentos. La fuerza hacia arriba que nos reunirб con los elegidos de Dios es el cuerpo y la sangre del Cordero de Dios. Es el Cristo que ha sido partido y repartido a todos nosotros y que ahora se vuelve a reunir para formar una Unidad.

Inmediatamente despuйs de la tribulaciуn de aquellos dнas, “se oscurecerб el sol y no brillarб mбs la luna; las estrellas caerбn del cielo y los cuerpos celestes serбn sacudidos". (Mateo 24:29 NVI)

Las seсales de Su venida.

Nosotros tendremos que soportar la gran tribulaciуn y la hora de tentaciуn desde principio a fin; no tendremos que soportar el Dнa de la Ira sino la tribulaciуn y el aumento de maldad en los ъltimos dнas. Jesъs regresarб “inmediatamente despuйs de la tribulaciуn de aquellos dнas” pero antes de que la ira de Dios sea vertido sobre la tierra.

En cuanto “Noй entre al arca”, por asн decirlo, la ira de Dios caerб sobre los malvados de la tierra.

Nosotros seremos salvados si nos mantenemos fieles a Cristo durante el transcurso de la tribulaciуn de esos dнas y si no sucumbimos ante la hora de la tentaciуn. Sн podemos y sн podremos aguantar gracias a las provisiones, al consuelo y al бnimo ofrecido por el Seсor. A muchos santos, debido a su fidelidad, se les darб muerte. Ellos irбn directo a la Presencia del Cordero y Dios enjugarб toda lбgrima de sus ojos (Apocalipsis 7:9-17).

Los santos de Cristo siempre han podido aguantar йpocas de tribulaciуn y persecuciуn y han salido mбs que conquistadores por medio de la gracia de Dios en Cristo.

Israel se mantuvo seguro en la tierra de Gosйn cuando Dios estaba juzgando a los dioses de Egipto. Y sin embargo, Gosйn estaba a un costado del бrea que iba a sufrir la destrucciуn. Dios no tiene ninguna dificultad en proteger a los que Le pertenecen, aъn cuando el juicio estй cayendo por todos lados.

Nosotros aъn no hemos visto que el sol se oscurezca. La luna aъn no ha dejado de brillar ni se ha tornado roja como la sangre. Las estrellas no han caнdo del cielo. Las potencias de los cielos no han sido conmovidas. Estas son las seсales principales del regreso de Cristo. Aъn no han sucedido. Por ello es muy poco probable que Cristo regrese en cualquier momento.

La opiniуn del autor es que estamos en la йpoca de la iglesia de Filadelfia (Apocalipsis 3:7-13). Cristo se estб apareciendo a nosotros como el que tiene la llave de David, la llave del Reino de Dios —la autoridad para abrir y cerrar (Isaнas 22:22).

Йl estб apareciendo como el que es santo, el que es verdadero. Estamos en la йpoca, segъn lo entendemos nosotros, en que Cristo estб listo para abrir la puerta a toda naciуn para que el Evangelio del Reino pueda ser predicado como testimonio. Ningъn hombre o naciуn podrб cerrar la puerta que Cristo abra, y lo que Cristo cierre no podrб volver a ser abierto.

Nosotros poseemos “pocas fuerzas”. Se ha puesto ante nosotros una puerta abierta en el Espнritu. El Espнritu Santo estб listo para ayudarnos a predicar el Evangelio del Reino con un poder y una autoridad sin precedente. Muchos estбn siendo preparados ahora para las inmensas oportunidades que pronto se les darбn a los santos.

Quienes hoy en dнa estбn diciendo que son Cristianos pero que en realidad son amantes de sн mismos irбn a adorar a los pies de los santos verdaderos.  Tenemos a muchas personas hoy en dнa que profesan creer en Cristo pero que estбn intentando hacerse de dinero y lograr la fama con el Evangelio. Dicen “ser judнos pero que en realidad mienten” (Apocalipsis 3:9). A Su tiempo Dios mostrarб quien estб verdaderamente siguiendo a Cristo, y quien tiene al rey “Yo” sentado en el trono de su vida.

Ya que nosotros hemos guardado el mandato de Cristo de ser constantes, Йl por Su parte nos guardarб de la hora de “tentaciуn” que vendrб sobre el mundo entero. Si nosotros nos mantenemos fieles en la oraciуn, Dios no nos dejarб caer en tentaciуn sino que nos librarб del espнritu del Anticristo y del Falso Profeta.

El espнritu del Anticristo es el espнritu del hombre haciйndose a sн mismo Dios, especialmente usando el sistema polнtico-econуmico. El Falso Profeta es el espнritu de decepciуn religiosa. Podemos escuchar la voz del Falso Profeta en las enseсanzas actuales sobre la “gracia”, sobre el arrebato antes de la tribulaciуn, sobre la “prosperidad”, sobre la doctrina de la reconstrucciуn, sobre la teologнa de sustituciуn, y en otras enseсanzas engaсosas parecidas.

Los Cristianos han puesto mucho йnfasis en que Jesъs libere a Sus santos de la gran tribulaciуn en lugar de que los libere del pecado. Ese tipo de йnfasis no es de Dios sino del humanismo. Es de personas que buscan la forma de dejar de sufrir y no de personas que buscan servir a Dios mбs perfectamente.

El problema de los ъltimos dнas no serб la gran tribulaciуn, sino la hora de tentaciуn. Ser librado de la hora de tentaciуn debe ser enfatizado si los santos de Dios van a escapar los engaсos de Satanбs. La abundancia de pecado, y no la tribulaciуn, serб lo que harб que el amor de la mayorнa se vuelva frнo.

Cristo no nos sacarб del mundo en la hora de tentaciуn. Mбs bien, Йl nos protegerб del maligno. Cristo nos guardarб si nosotros guardamos el mandato de ser constantes, si Lo seguimos y soportamos pacientemente nuestra cruz, aguantando sus encarcelamientos.

Ya que has guardado mi mandato de ser constante, yo por mi parte te guardarй de la hora de tentaciуn, que vendrб sobre el mundo entero para poner a prueba a los que viven en la tierra. (Apocalipsis 3:10 NVI)

Los Apуstoles del Seсor estaban acostumbrados a la tribulaciуn.

Yo, Juan, hermano de ustedes y compaсero en el sufrimiento, en el reino y en la perseverancia que tenemos en uniуn con Jesъs, estaba en la isla de Patmos por causa de la palabra de Dios y del testimonio de Jesъs. (Apocalipsis 1:9 NVI)

Juan en la isla de Patmos es ejemplo de lo que las Escrituras quieren decir con que los santos serбn obligados a ir al desierto. Juan pudo haberse abstenido de predicar a Cristo y con ello se le hubiera permitido disfrutar de las circunstancias cуmodas de la civilizaciуn de su йpoca.

Debido a su testimonio de Cristo el Apуstol fue exiliado de las comodidades de la civilizaciуn. Como resultado de que estaba dispuesto a salir del campamento con Cristo, a Juan se le dio una revelaciуn espectacular de la historia mundial desde su йpoca hasta el regreso del Seсor.

Si fuera la voluntad de Dios, nosotros con gusto irнamos al desierto para recibir una revelaciуn similar a la de Juan. їQuй hay de ti?

Pero cada uno de nosotros debe morar en el llamamiento en el que Dios nos ha llamado.

Cristo vendrб pronto. Asegurйmonos de que ningъn hombre se lleve nuestra corona de autoridad y soberanнa. Si seguimos siendo vencedores hasta el fin seremos hechos una parte integral del templo eterno de Dios. Entonces sн poseeremos “seguridad eterna”.

Cristo no regresarб “en cualquier momento” aunque sн estamos convencidos de que Su venida estб cerca y que ciertas preparaciones deben hacerse desde ahora.

Sin embargo, las seсales preliminares aъn no han aparecido en los cielos. La rebeliуn contra Dios no ha sucedido y el hombre de maldad no ha sido revelado.

Nosotros pensamos que otra iglesia estб surgiendo en el futuro cercano —la iglesia tibia de Laodicea. Laodicea, segъn lo entendemos nosotros, es la iglesia que se encontrarб sobre la tierra durante los dнas del Anticristo y que continuarб hasta que el Seсor regrese. Los creyentes de Laodicea deberбn escoger entre comprar la fe Divina que ha sido probada en el fuego de la tribulaciуn o unirse a la Babilonia apуstata —a la federaciуn mundial de iglesias.

Observa que la promesa a los santos conquistadores de la йpoca de Laodicea es que heredarбn el trono de Cristo. Esta es la recompensa mбs increнble designada para los santos victoriosos (Apocalipsis 3:21; ver tambiйn Apocalipsis 20:4).

El Seсor ha guardado “el mejor vino hasta ahora”. Ciertamente, muchos de los que son ъltimos serбn los primeros.

Contentйmonos con nuestra propia йpoca, la de Filadelfia, y apresurйmonos por la puerta abierta que Cristo ha puesto ante nosotros. Las naciones esperan la predicaciуn del Evangelio del Reino. їQuiйn entre nosotros consagrarб hoy su servicio al Seсor de la cosecha?

Si marchamos en lбgrimas portando la preciosa semilla de la Palabra de Dios, regresaremos con regocijo, trayendo una cosecha abundante de personas en quienes Cristo ha sido formado.

Guerras, pestilencias y terremotos no son las seсales principales del regreso del Seсor. Mбs bien son los dolores de parto de una creaciуn que pronto serб redimida cuando sean revelados los hijos de Dios (Romanos 8:19).

La seсal mбs importante de la venida del Seсor es el sacudimiento y oscurecimiento de los cuerpos celestes. Este oscurecimiento aъn no ha sucedido, ni tampoco el amotinamiento mundial contra toda autoridad, ni tampoco ha tomado el Anticristo su lugar en el Templo de Dios.

Por esto, nuestra opiniуn es que el Seсor Jesъs no vendrб esta noche.

Nuestro entendimiento es que el Espнritu estб dando testimonio de que ahora es el tiempo de la “lluvia de la cosecha” y que el aguacero del Espнritu de Dios llevarб a la madurez tanto al trigo como a la mala hierba.

La justicia y el pecado llegarбn simultбneamente a la plena estatura como resultado de la lluvia tardнa del Espнritu de Dios. La lluvia tardнa es Cristo viniendo a la tierra en el Espнritu para preparar el camino para el establecimiento de Su Reino (Oseas 6:3).

Nosotros, los que somos Cristianos, tenemos la oportunidad de pedirle a Cristo una unciуn plena del Espнritu Santo para que podamos dar testimonio de Su muerte, resurrecciуn, y pronto regreso en Su Reino.

ЎPнdanle al Seсor que llueva en primavera! ЎЙl es quien hace los nubarrones y envнa los aguaceros! ЎЙl es quien da a todo hombre la hierba del campo! (Zacarнas 10:1 NVI)

Si nosotros oramos y somos obedientes al Seсor en la йpoca actual, serбn salvas muchas almas que de otra manera no estarнan preparadas para la hora de tentaciуn que se aproxima ni para el regreso de Cristo. Seamos fieles a nuestra responsabilidad y sirvamos a nuestra generaciуn segъn sea la voluntad de Dios. Las oportunidades son ilimitadas. їServiremos al Maestro con todo nuestro corazуn en йsta йpoca?

Cuando el sol y la luna estйn oscurecidos, cuando las estrellas caigan del cielo, y cuando los poderes del cielo sean sacudidos, sabemos que la seсal del Hijo del hombre estб prуxima a aparecer en los cielos.

La seсal del Hijo del hombre aparecerб en el cielo, y se angustiarбn todas las razas de la tierra. Verбn al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria. (Mateo 24:30 NVI)

El grande y terrible Dнa del Seсor.

El testimonio que dio Cristo al Sumo Sacerdote revela que Йl se aparecerб a la derecha de Dios.

—Tъ lo has dicho —respondiу Jesъs—. Pero yo les digo a todos: De ahora en adelante verбn ustedes al Hijo del hombre sentado a la derecha del Todopoderoso, y viniendo en las nubes del cielo. (Mateo 26:64 NVI)

Zacarнas dijo, “…y entonces pondrбn sus ojos en mн. Harбn lamentaciуn por el que traspasaron.” (Zacarнas 12:10)

El mundo contemplarб el descenso del Rey que estб llegando para establecer Su Reino sobre la tierra. Los Judнos contemplarбn al Cristo que rechazaron. Ellos “llorarбn amargamente como quien llora por su primogйnito.”

Los pecadores de la tierra gritarбn a las montaсas y a las peсas: “Caigan sobre nosotros y escуndannos de la mirada del que estб sentado en el trono y de la ira del Cordero” (Apocalipsis 6:16).

El grande y terrible Dнa del Seсor se aproxima. Preparйmonos para no sentir vergьenza en Su Presencia cuando aparezca.

Y al sonido de la gran trompeta mandarб a sus бngeles, y reunirбn de los cuatro vientos a los elegidos, de un extremo al otro del cielo. (Mateo 24:31 NVI)

La reuniуn de los elegidos.

El Seсor regresarб y nosotros seremos resucitados cuando suene la ъltima trompeta. La ъltima trompeta es la sйptima trompeta.

Tocу el sйptimo бngel su trompeta, y en el cielo resonaron fuertes voces que decнan: El reino del mundo ha pasado a ser de nuestro Seсor y de su Cristo, y йl reinarб por los siglos de los siglos. (Apocalipsis 11:15 NVI)

Dos versнculos paralelos son los siguientes:

El Seсor mismo descenderб del cielo con voz de mando, con voz de arcбngel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarбn primero. (1 Tesalonicense 4:16 NVI)

En un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonarб la trompeta y los muertos resucitarбn con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados. (1 Corintios 15:52 NVI)

Observa cuidadosamente:

…y reunirбn de los cuatro vientos a los elegidos, de un extremo al otro del cielo. (Mateo 24:31 NVI)

La naciуn de Israel como tal no es la elegida que serб reunida. Los miembros de Cristo serбn los reunidos “inmediatamente despuйs de la tribulaciуn de esos dнas”. Esto parece estar indicado por el siguiente versнculo:

їQuй concluiremos? Pues que Israel no consiguiу lo que tanto deseaba, pero sн lo consiguieron los elegidos. Los demбs fueron endurecidos. (Romanos 11:7 NVI)

El versнculo anterior de Romanos nos sugiere que la palabra elegidos no se refiere a todos los que son Judнos por raza. Mбs bien se refiere a un remanente que se compone tanto de Judнos como de Gentiles y que constituyen a los elegidos de Dios.

Йsos somos nosotros, a quienes Dios llamу no sуlo de entre los judнos sino tambiйn de entre los gentiles. (Romanos 9:24 NVI)

Considera en los siguientes ejemplos la manera en que la palabra elegidos se aplica a los creyentes Cristianos:

їQuiйn acusarб a los que Dios ha escogido? Dios es el que justifica. (Romanos 8:33 NVI)

Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revнstanse de afecto entraсable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia, (Colosenses 3:12 NVI)

Pablo, siervo de Dios y apуstol de Jesucristo, llamado para que, mediante la fe, los elegidos de Dios lleguen a conocer la verdadera religiуn. (Tito 1:1 NVI)

Claramente, los Apуstoles del Nuevo Testamento consideraban a los seguidores de Cristo, fueran Judнos o gentiles de nacimiento natural, elegidos de Dios.

No existen dos elegidos, unos que sean elegidos Judнos y otros que sean elegidos Cristianos. La enseсanza del Apуstol Pablo en Efesios 2:11-22 estб en contra de que haya dos elegidos. Nosotros creemos que el verdadero santo de Dios sabe en su corazуn que Mateo, Capнtulo 24 estб hablando de los Cristianos, de los miembros del Cuerpo de Cristo.

Mateo, Capнtulo 24 describe la venida del Seсor. La venida del Seсor sucederб “despuйs de la tribulaciуn de esos dнas”. Enseсar otra cosa es una desviaciуn seria de las Escrituras.

Los “elegidos”, los escogidos del Seсor, se reunirбn, “despuйs de la tribulaciуn de esos dнas”, despuйs del oscurecimiento del sol y la luna, de la caнda de las estrellas del firmamento, del sacudimiento de los poderes de los cielos, y de la apariciуn de la seсal del Hijo del Hombre en los cielos.

їA quй se refiere con la “seсal del Hijo del hombre”? Nosotros no lo sabemos. Quizб serб una gran cruz rodeada de бngeles. En lo que ha transcurrido de la historia la cruz ha sido la seсal del Cristianismo. Nosotros no podemos estar seguros porque no lo especifican las Escrituras.

Un toque de trompeta de Dios que hizo temblar a la tierra se escuchу cuando los Diez Mandamientos fueron dados en el Monte Sinaн.

A la venida del Seсor Jesucristo del Cielo la trompeta de Dios nuevamente tocarб una tremenda fanfarria, anunciando la venida del ъnico Rey verdadero y el establecimiento de Su Reino sobre la tierra.

Bajo el mando de Moisйs el pueblo no pudo obedecer la terrible Palabra. Bajo el mando de Cristo, Quien es mбs grande que Moisйs, la Palabra de Dios podrб ser obedecida. Todas las naciones obedecerбn las leyes del Reino de Cristo. Las leyes del Reino de Dios se harбn cumplir con “puсo de hierro” —con la fuerza irresistible del Espнritu de Dios.

Aprendan de la higuera esta lecciуn: Tan pronto como se ponen tiernas sus ramas y brotan sus hojas, ustedes saben que el verano estб cerca. Igualmente, cuando vean todas estas cosas, sepan que el tiempo estб cerca, a las puertas. (Mateo 24:32,33 NVI)

La higuera.

“Todas estas cosas” a las que se refieren (el versнculo anterior) son el oscurecimiento del sol, la disminuciуn de luz de la luna, la caнda de las estrellas del cielo, y el sacudimiento de los poderes de los cielos. Cuando veamos todas estas cosas sabremos que la venida del Seсor estб cerca.

Les aseguro que no pasarб esta generaciуn hasta que todas estas cosas sucedan. (Mateo 24:34 NVI)

Esta generaciуn.

Esta “generaciуn” es la generaciуn que serб testigo de las cuatro mayores seсales del fin de los tiempos que acabamos de mencionar. La generaciуn de personas que verбn estas maravillas en los cielos no morirб hasta que el Seсor Jesъs haya regresado a la tierra. Las cuatro manifestaciones en los cielos anunciarбn el fin de la era actual.

El cielo y la tierra pasarбn, pero mis palabras jamбs pasarбn. (Mateo 24:35 NVI)

La Palabra eterna.

Segъn lo que entendemos en la Carta del Apocalipsis al final del periodo de los mil aсos la tierra y el cielo huirбn y no dejarбn rastro alguno (Apocalipsis 20:11). Pero la Palabra de Cristo serб tan perfecta y completa en aquel dнa como lo era cuando la pronunciу en el Monte de los Olivos y como lo es en la йpoca actual.

Cuando sostenemos las Escrituras en nuestras manos estamos sosteniendo un registro eterno. Las Escrituras permanecerбn tan verdaderas como siempre lo han sido y lo seguirбn siendo hasta cuando el universo en existencia en la hora actual sea una vaga memoria.

 Pero en cuanto al dнa y la hora, nadie lo sabe, ni siquiera los бngeles en el cielo, ni el Hijo, sino sуlo el Padre. (Mateo 24:36 NVI)

Dios es soberano.

Dios no consultу a nadie cuando hizo el plan de redenciуn. Su plan fue terminado hasta el ъltimo detalle antes de la creaciуn del mundo. El nombre de cada uno de los redimidos de Dios fue escrito en el libro de la vida del Cordero. Todos los tiempos seсalados fueron establecidos. Verdaderamente, Dios es Dios.

El mundo puede intentar vivir sin Dios tanto como le plazca. Pero cuando llegue ese dнa y esa hora, la era de la maldad actual llegarб a su fin y Cristo reinarб como Rey de reyes y Seсor de seсores.

La venida del Hijo del hombre serб como en tiempos de Noй. Porque en los dнas antes del diluvio comнan, bebнan y se casaban y daban en casamiento, hasta el dнa en que Noй entrу en el arca; y no supieron nada de lo que sucederнa hasta que llegу el diluvio y se los llevу a todos. Asн serб en la venida del Hijo del hombre. (Mateo 24:37-39 NVI)

Listos para el Dнa del Seсor.

El trigo y la mala hierba crecerбn juntos hasta el final de la era. Luego los mensajeros de Dios vendrбn y recogerбn la mala hierba y la atarбn en manojos para ser quemada. El trigo serб recogido y guardado en el granero del Seсor (Mateo 13:30).

Sabemos que los justos no serбn “arrebatados” antes de la gran tribulaciуn porque el trigo y la mala hierba llegarбn a la madurez uno al lado del otro.

Cuando suene la trompeta del Seсor anunciando el dнa del Seсor seremos como Noй y su familia. Tendremos la oportunidad de entrar “en la seguridad del arca”. Si estamos listos seremos reunidos por los бngeles a donde el Seсor Jesъs estй.

Luego, en cuanto estemos a salvo bajo las alas del Seсor, la ira de Dios destruirб a los malvados. De hecho, los santos que hayan sido asн designados por Cristo estarбn involucrados —bajo Su autoridad y direcciуn— en la administraciуn del juicio de Dios (Salmo 149:6-9).

La malvada, rebelde y pecaminosa masa humana no se darб cuenta de lo que estarб sucediendo hasta que se abran repentinamente las tumbas y salgan unos seres resplandecientes destinados a gobernar el mundo. Inmediatamente despuйs de este testimonio, los que se hayan opuesto al Evangelio del Reino serбn visitados con la destrucciуn del Cielo.

Y a ustedes que sufren, les darб descanso, lo mismo que a nosotros. Esto sucederб cuando el Seсor Jesъs se manifieste desde el cielo entre llamas de fuego, con sus poderosos бngeles, para castigar a los que no conocen a Dios ni obedecen el evangelio de nuestro Seсor Jesъs. Ellos sufrirбn el castigo de la destrucciуn eterna, lejos de la presencia del Seсor y de la majestad de su poder, (2 Tesalonicenses 1:7-9 NVI)

El Dнa del Seсor sobrecogerб al mundo como un ladrуn, pero no tiene la intenciуn de sobrecoger a los santos como un ladrуn.

Ustedes, en cambio, hermanos, no estбn en la oscuridad para que ese dнa los sorprenda como un ladrуn. (1 Tesalonicenses 5:4 NVI)

Por ello, como Pablo nos amonesta, “estemos siempre en nuestro sano juicio, protegidos por la coraza de la fe y del amor, y por el casco de la esperanza de salvaciуn; pues Dios no nos destinу a sufrir el castigo sino a recibir la salvaciуn por medio de nuestro Seсor Jesucristo.” (1 Tesalonicenses 5:8,9 NVI)

Estarбn dos hombres en el campo: uno serб llevado y el otro serб dejado. Dos mujeres estarбn moliendo: una serб llevada y la otra serб dejada. (Mateo 24:40,41 NVI)

їA quiйn se le permitirб la entrada al Reino?

Los бngeles, los mensajeros del Seсor, reunirбn a los elegidos de Cristo “de los cuatro vientos, de un extremo al otro del cielo”. En ese momento seremos separados de la gente malvada con quienes habremos trabajado en el mundo.

Dos personas estarбn viviendo una al lado de la otra, pero una es mala hierba de Satanбs y la otra es trigo del Seсor. El trigo es reunido al Cordero sacrificado en las nubes. La mala hierba es dejada para ser echada al horno de fuego. Habrб llanto y rechinar de dientes en ese dнa.

Pero aъn allн habrб los “Noйs” y los “Lots”. Habrб quienes estйn listos instantбneamente para responder el llamado de la trompeta, y habrб quienes, como Lot, tendrбn que ser arrastrados por los бngeles para ser alejados de la ciudad que serб destruida.

No volteemos hacia atrбs a ese dнa. Recuerda a la esposa de Lot.

Recuerda tambiйn a las diez jуvenes solteras del vigйsimo quinto capнtulo de Mateo.

Se dio el grito a la medianoche, "ЎAhн viene el novio! ЎSalgan a recibirlo!".

En ese momento alguna acciуn tuvo que ser tomada por cada una de las jуvenes solteras. Se levantaron y “se pusieron a preparar sus lбmparas”. Hicieron una evaluaciуn de sн mismas y se dieron cuenta de que la Hora de horas habнa llegado.

Inmediatamente las insensatas se dieron cuenta de que ellas no poseнan suficiente gracia para reunirse con las elegidas. Su experiencia pasada de la vida ahora estaba siendo puesta a prueba. Ellas no habнan estado viviendo bajo el Espнritu de Dios. La luz de su testimonio brillaba muy dйbilmente y estaba a punto de apagarse.

Debieron de haberse dado cuenta de esto mucho tiempo atrбs, pero eran insensatas.

їCuбntas personas hoy en dнa estбn a la deriva insensatamente con la idea de que podrбn prepararse adecuadamente en el momento en que el Seсor regrese?

Las insensatas creerбn que pueden depender de que las prudentes las arranquen de la confusiуn en la que se hayan enredado. Pero entonces Dios Todopoderoso decretarб algo diferente. Las prudentes sabrбn dentro de sн que no pueden prestar un poco de aceite. Que no poseen gracia extra para la resurrecciуn. “Si el justo a duras penas se salva, їquй serб del impнo y del pecador?” (1 Pedro 4:18).

Las insensatas saldrбn a comprar. Intentarбn arrepentirse y poner en orden sus casas espirituales, intentarбn hacer las cosas que ellas siempre sabнan en su corazуn que les era requerido por el Seсor Jesъs.

Mientras ellas vayan a comprar aceite “las jуvenes que estaban preparadas entrarбn con йl al banquete de bodas.”

Nosotros debemos ocuparnos en estar preparadas el dнa de hoy. Si no lo hacemos, somos insensatos.

“Y se cerrу la puerta.”

Esas cinco palabras son las palabras mбs terribles, mбs espantosas que jamбs se hayan dicho en cualquier idioma. No existe otra declaraciуn imaginada por la mente humana que se pueda comparar con el terror de escuchar: y se cerrу la puerta.

El humanismo se ha adentrado tanto al pensamiento de la gente, que el concepto de que una puerta sea cerrada y que no pueda ser abierta por la voluntad del hombre no es concebible. El concepto actual es que si suficientes personas quieren algo con suficientes fuerzas entonces lo conseguirбn. Lo tomarбn a la fuerza, de ser necesario, pero lo lograrбn de una forma u otra.

Pero esto no sucede en el Reino de Dios. Cuando una puerta es cerrada por el Seсor йsta no puede ser abierta. Ningъn razonamiento, ninguna cantidad de dinero, de fuerza, ni de acusaciones pueden alterar la situaciуn de ninguna manera. Tales lugares como el Infierno, las tinieblas de afuera y el Lago de Fuego son ciertamente prisiones intensas. Son бreas de tormento espiritual y Cristo decide quiйn es puesto en ellas.

Todo individuo sobre la tierra debe considerar cuidadosamente la inflexibilidad de la Palabra de Dios. El reino espiritual es un mundo muy real. Es mucho mбs real, mбs claramente definido, de lo que es el reino fнsico, el cual es sуlo una sombra dйbil del reino espiritual.

Entrar al reino espiritual como un rebelde que estб en contra de Dios es el prospecto mбs terrible de todos que puede enfrentar un ser humano. Quien no se estremezca al pensar en ello ignora las realidades espirituales.

Hoy en dнa existen personas (y su nъmero estб continuamente aumentando) que estбn dispuestas a echarle la culpa a Dios por los males ocasionados por la gente misma. Estбn dispuestos a desafiar a Dios en cuanto a Su justicia. Debido a que no son fulminados instantбneamente suponen que la justicia estб de su lado y en contra de Dios.

No tienen la menor idea del peligro al que se estбn metiendo. Dios es amoroso, paciente y razonable. Pero llegarб el momento en el que Dios decidirб que el individuo ha cruzado la raya y el individuo mismo confirmarб que es alguien que odia a Dios. Se habrб convertido en otro adversario, en otro satanбs.  Esta persona estarб sellando su propia muerte.

Sus palabras son valientes ahora. Pero cuando se encuentre en la Presencia del Dios todopoderoso gritarб de horror, dбndose cuenta de que todos sus amigos que lo apoyaron en sus blasfemias ya no podrбn apoyarlo. Йl estarб solo con su Creador y su Creador estб enojado. Como Judas, habrб sido mejor para йl que no hubiera nacido.

Dios es justo y Dios es amor. Pero Dios es un Espнritu, no un ser humano. Lo que Dios ha declarado que Йl harб sucederб exactamente y completamente. Bendito el individuo que comprende esto.

Una vez que las enormes puertas espirituales de la salvaciуn comiencen a cerrarse el destino de las multitudes serб decidido. Los justos, los que han obedecido a Cristo y los que Lo aman, estarбn seguros adentro del Reino de Dios. Ahн disfrutarбn del Paraнso por siempre: de la Presencia de Dios y del Cordero; de los niсos jugando; de los parques, бrboles, flores y animales celestiales; y de los santos бngeles que moran en la Presencia Divina.

Afuera de las puertas estarбn Satanбs y sus siervos. Ahн morarбn las personas que desprecian a Cristo; que fornican, mienten, maldicen, odian, roban y se burlan; que obstinada y perversamente siguen su propio camino. Parados en las tinieblas de afuera ellos podrбn ver a la distancia la luz del Paraнso.

Habrб llanto, gritos, culpas, furia y maldiciones. La gente rechinarб los dientes en agonнa mental y espiritual. Habrб terror inimaginable conforme los lujuriosos, asesinos, idуlatras y despreciadores de los justos contemplan que las puertas eternas se cierran en sus caras.

La irreversibilidad espantosa de la Palabra de Dios cerrarб toda esperanza que albergaban sus almas. El prospecto aterrador de las tinieblas eternas se volverб una cruda realidad para estos individuos condenados.

Entonces los demonios se dirigirбn hacia esas personas insensatas que han descuidado e ignorado la salvaciуn que con tanto amor les fue ofrecida, la salvaciуn que le costу al Hijo de Dios agonнa desgarradora de espнritu, alma y cuerpo.

Las horripilantes y maliciosas caras y los grotescos cuerpos de las crнas de Satanбs entumecerбn de terror a sus vнctimas. Despuйs de ser atormentados por sus captores los malvados serбn arrastrados a diferentes бreas de la oscuridad —indefensos a manos de las criaturas deformadas que personifican lo que practicaban los malvados cuando estaban sobre la tierra.

En esos momentos no habrб santos que los puedan ayudar. No habrб una madre o un padre, una abuela o abuelo que ore, que vaya a Jesъs en intercesiуn. Sуlo existirб la negritud de la noche eterna que se experimenta en alguna parte del interior de la tierra, el confinamiento y el calor, sin saber quй esperar de Satanбs, de los бngeles caнdos, ni de los demonios.

Serб una pesadilla de la cual no se podrб despertar. Dormir no serб posible. Escapar por medio de la muerte no estarб disponible. Para torturar aъn mбs a los malvados, su memoria serб muy buena y clara conforme recuerden su vida pasada sobre la tierra, conforme recuerden las oportunidades que tuvieron para hacer el bien.

Ellos habrбn vivido para satisfacer su propio placer, y en esos momentos ya no podrбn amar ni habrб nadie que los ame a ellos. Nada que se asemeje a la hermosura de la naturaleza se encontrarб allн. Los бrboles, el pasto, los pбjaros y los animales vivirбn sуlo en la memoria. No habrб flores para oler, sуlo el hedor amargo del azufre quemбndose. No habrб mъsica que acompaсe el retumbe de los tambores de los demonios. La risa y la sonrisa de un niсo no se volverбn a ver. No habrб esperanza, ni un pequeсo rayo de luz. Este serб el destino eterno del ser humano que rechace el amor de su Creador.

Las Escrituras nos advierten claramente. Dios estб enojado con los malvados todos los dнas. Йl ha preparado una prisiуn para Satanбs y para los que aman los caminos de Satanбs. Los malvados estarбn confinados en sus cuerpos. Los justos los verбn con repulsiуn.

Entonces saldrбn y contemplarбn los cadбveres de los que se rebelaron contra mн. Porque no morirб el gusano que los devora, ni se apagarб el fuego que los consume: Ўrepulsivos serбn a toda la humanidad! (Isaнas 66:24 NVI)

No seamos engaсados. De Dios nadie se burla.

Para entonces serб demasiado tarde.

El pueblo de Dios debe preparase a sн mismo ahora, porque los dнas que se aproximan se volverбn cada vez mбs oscuros y opresivos conforme Satanбs y sus huestes impuras crean la maldad en los corazones de los desprevenidos.

Ninguna persona serб salva o perdida en el Dнa del Seсor en base a su creencia doctrinal. No encontramos que Jesъs jamбs haya hecho la pregunta de la creencia doctrinal al discutir el destino de la gente en el Dнa del Seсor. Las doctrinas tienen valor en el Reino sуlo al grado al que nos guнen hacia Йl quien en Sн es la Resurrecciуn y la Vida —hacia el Jesъs real y no hacia el formado por nuestro pensamiento teolуgico.

El Seсor Jesъs siempre nos hace la pregunta de si estamos listos para caminar con Йl demostrбndolo con nuestro comportamiento y con nuestra fidelidad al servirle y manteniйndonos sin ser manchados por el mundo. Nuestra postura doctrinal no es de importancia. Lo que es importante es lo ferviente y la integridad de nuestro discipulado, nuestra comuniуn personal con el Seсor y la rectitud de nuestro comportamiento.

Seremos salvos manteniйndonos firmes hasta el fin: llevando a cabo nuestra salvaciуn con temor y temblor; cargando nuestra cruz; portando un testimonio verdadero, decidido y firme en cuanto a la Persona y voluntad de Dios y de Cristo para que la multitud de caminantes espirituales a nuestro alrededor puedan leer con claridad el mensaje de Cristo en la “biblia” de nuestra personalidad y conducta.

El йxito que tengamos de ser salvos, de ser reunidos con los elegidos en Cristo en Su Dнa, dependerб directamente de las preparaciones que estemos haciendo hoy.

En estos momentos —hoy— o estamos salvбndonos a nosotros mismos y a quienes nos escuchan o nos estamos destruyendo a nosotros mismos y a los que nos escuchan.

Estamos reuniendo o esparciendo.

Cuando Cristo aparezca serб demasiado tarde para que hagamos las preparaciones necesarias.

Por lo tanto, mantйnganse despiertos, porque no saben quй dнa vendrб su Seсor. (Mateo 24:42 NVI)

Diligentemente mantйnganse despiertos y en oraciуn.

“Mantenerse despiertos” significa orar, leer las Escrituras, reunirse con creyentes fervientes, abstenerse de involucrarse con gente mundana y estar listos siempre para dejar de hacer nuestras propias actividades para hacer la voluntad de Cristo. Mantenernos asн de despiertos requiere que nos preparemos a nosotros mismos para la acciуn, que nos pongamos la armadura completa de Dios, que nos disciplinemos para la vida de obediencia portadora de la cruz, y que estemos listos para soportar durezas como un buen soldado de Cristo.

Debemos ser duros con nuestro cuerpo fнsico, sometiйndolo, rehusando obedecer sus lujurias, manteniйndolo bajo disciplina. De otra manera nuestro cuerpo se asegurarб de que nuestro espнritu y nuestra alma estйn preparados para el Lago de Fuego en lugar de que estйn preparados para el Paraнso de Dios y del Cordero.

Nuestro cuerpo estб muerto en pecado y nuestra mente humana es enemiga del Espнritu Santo. La tarea de nuestra naturaleza interior llena de Cristo es asegurarse de que nuestro cuerpo se someta a la obediencia de la Palabra de Dios y del Espнritu Santo.

Pero entiendan esto: Si un dueсo de casa supiera a quй hora de la noche va a llegar el ladrуn, se mantendrнa despierto para no dejarlo forzar la entrada. Por eso tambiйn ustedes deben estar preparados, porque el Hijo del hombre vendrб cuando menos lo esperen. (Mateo 24:43,44 NVI)

Una repentina entrega de cuentas.

Cuando recibimos a Cristo por primera vez nos sentimos encantados con la salvaciуn y nos mantenemos despiertos en oraciуn. Conforme pasan los aсos y conforme atravesamos con dificultad los rigores de la vida, orando pacientemente y abriйndonos paso por lo que parece una jungla interminable de problemas, penas, confusiones y temores podemos tener la tentaciуn de relajarnos y comenzar a disfrutar algunas de las comodidades del mundo actual.

Poco a poco podemos ser engaсados a “construir otros graneros mбs grandes” donde podamos almacenar nuestras posesiones. Nuestros corazones comenzarбn a preocuparse por cosas materiales.

Nuestro amor intenso por Cristo se enfriarб. El mantenernos despiertos en oraciуn se transformarб en una rutina religiosa.

Cristo repentinamente se pondrб ante nosotros y nos exigirб que presentemos cuentas de nuestra vida. Nos quedaremos enmudecidos porque habremos desperdiciado el tiempo y los dones del Seсor en la suciedad y la rebeliуn del mundo.

Cristo nos exigirб inmediatamente una explicaciуn de nuestra conducta. Si hubiйramos sabido a quй hora iba a aparecer ante nosotros hubiйramos estado mejor preparados. Pero ahora nos ha encontrado descuidados, indulgentes de nuestro cuerpo, amando al mundo y siendo egoнstas.

їQuй le diremos al Seсor? їCуmo le contestaremos? Йl ha llegado a nosotros como un ladrуn y nosotros hemos dejado las puertas y ventanas sin cerrojo y nos encontramos profundamente dormidos.

Cuando despertemos de nuestro letargo descubriremos que hemos perdido todo lo que tenнa valor. Nuestra familia, que es nuestro mayor tesoro, no estarб preparada para conocer a Dios. Habremos desperdiciado nuestra ъnica vida en la escarcha de esta era. Seremos inundados por los retortijones del remordimiento y de la amargura que sentiremos por las oportunidades que ya  se habrбn perdido para siempre porque fuimos frнos e indiferentes hacia Cristo y hacia la obra de reunir almas para el Reino de Dios.

їDe quй nos servirбn entonces nuestro dinero y nuestras posesiones? Habremos perdido nuestra alma y las almas de quienes estaban dependiendo de nosotros.

їQuiйn es el siervo fiel y prudente a quien su seсor ha dejado encargado de los sirvientes para darles la comida a su debido tiempo? Dichoso el siervo cuando su seсor, al regresar, lo encuentra cumpliendo con su deber. Les aseguro que lo pondrб a cargo de todos sus bienes. (Mateo 24:45-47 NVI)

Las recompensas son para los santos victoriosos.

Existe una doctrina que debe ser proclamada clara y constantemente en los ъltimos tiempos. Se trata de que la recompensa de gobernar con Cristo es solamente para los santos que logren vencer.

Parece ser que muchos Cristianos estбn sentados plбcidamente en la iglesia, suponiendo que repentinamente ellos se volverбn reyes y sacerdotes de Dios —gigantes espirituales que avanzarбn para juzgar a los hombres y a los бngeles.

Esto es ridнculo. Es una ilusiуn. No es verdad. El que se nos asigne gobernar en el Dнa de Cristo dependerб de la fidelidad que mostremos en estos momentos al manejar las pequeсas responsabilidades que nos han sido asignadas. Nuestra fidelidad en las tareas pequeсas nos califica para un бrea de mayor servicio.

Pero їquй tal si ese siervo malo se pone a pensar: "Mi seсor se estб demorando", y luego comienza a golpear a sus compaсeros, y a comer y beber con los borrachos? El dнa en que el siervo menos lo espere y a la hora menos pensada el seсor volverб. Lo castigarб severamente y le impondrб la condena que reciben los hipуcritas. Y habrб llanto y rechinar de dientes. (Mateo 24:48-51 NVI)

Lo que significa recibir a Cristo.

Observa en el pasaje anterior que la prueba de la salvaciуn en el Dнa del Seсor no es nuestra posiciуn doctrinal. Hemos estado tan absortos en creer unos hechos teolуgicos que quizб hayamos olvidado las cosas de las que Jesъs hablу con respecto a la venida del Reino de Dios a la tierra.

Nosotros debemos por fe recibir a Cristo como nuestro Salvador, como nuestro sacrificio de pecado, y ser bautizados en agua. Luego debemos recibir a Jesъs como nuestro Seсor personal. їCuбntos de los que pertenecen al pueblo de Dios han recibido a Cristo como su Salvador pero nunca Lo han recibido como su Seсor personal?

Despuйs de recibir por medio de la sangre la expiaciуn por nuestros pecados nosotros debemos hacer lo que Йl nos diga. Si no lo hacemos, corremos el riesgo de ser arrojados a las tinieblas de afuera sin importar nuestra profesiуn doctrinal, nuestra postura religiosa, o a quй iglesia estemos afiliados.

Considera: Jesъs no dijo, en aquel dнa todos los que no Me hayan recibido como Salvador estarбn perdidos y quienes hayan profesado fe en Mн serбn salvos sin importar sus acciones.

En ninguna parte de las profecнas del regreso del Seсor se presenta la salvaciуn como algo basado en asentir con hechos teolуgicos. Mбs bien, creer verdaderamente en Йl y recibirlo a Йl siempre resultarб en que deseemos cambiar nuestra conducta.

Manifestamos que verdaderamente Lo hemos recibido cuando no le hacemos daсo a nuestros compaсeros Cristianos y cuando no comemos y bebemos con borrachos; cuando comenzamos a llevar una vida recta y santa, saliendo de la suciedad moral del mundo.

їQuй significa recibir a Cristo? їAcaso significa adoptar una postura teolуgica correcta con respecto a los hechos de la expiaciуn y de la resurrecciуn? їO acaso el recibir a Jesъs como nuestro Salvador significa que comenzamos a hacer lo que nos dice?

їQuiйn ha recibido a Cristo? їLa persona que dice que cree que Jesъs es la ofrenda de Dios por el pecado? їO la que siempre ora, “Seсor Jesъs, quй quieres que yo haga”? — їy luego hace la voluntad de Cristo de corazуn?

La cuestiуn importante del Reino de Dios es la de la condiciуn del corazуn y la manera en que el individuo se comporta.

Sabemos por los escritos de los Apуstoles que ninguna persona puede ser salva mбs que recibiendo a Cristo como Salvador y aceptбndolo como Seсor de todo. Sabemos tambiйn por las Palabras de Cristo en los Evangelios y en la Carta del Apocalipsis que nosotros seremos juzgados en ese dнa con respecto a nuestro comportamiento en el mundo.

A los hijos de esa mujer los herirй de muerte. Asн sabrбn todas las iglesias que yo soy el que escudriсa la mente y el corazуn; y a cada uno de ustedes lo tratarй de acuerdo con sus obras. (Apocalipsis 2:23 NVI)

Porque pueden estar seguros de que nadie que sea avaro (es decir, idуlatra), inmoral o impuro tendrб herencia en el reino de Cristo y de Dios. (Efesios 5:5 NVI)

No existe tal cosa como una salvaciуn gracias a una “fe” abstracta. La fe sin obras estб muerta. Una fe muerta, una fe que no se expresa por obras, no puede redimir a ningъn ser humano.

Hemos llegado a la conclusiуn de que el Evangelio del Reino estб siendo predicado hoy en dнa sin las obras necesarias del arrepentimiento.

La Palabra de Dios estб siendo presentada como un medio para lograr йxito y prosperidad humana. No le estamos advirtiendo a toda la gente en todas partes que huyan de la ira que se aproxima, que se arrepientan para que puedan ser salvos en el Dнa de la Ira.

La Palabra de Dios no es una fуrmula con la que podamos obtener las cosas que deseemos. La Palabra de Dios es la orden del Creador todopoderoso con respecto a Su voluntad para Sus creaturas. Es la ley y el testimonio de Dios.

No hagamos suposiciones sobre el amor de Dios. Su amor es mucho mбs grande de lo que jamбs podremos expresar y Su misericordia perdurarб por siempre. Pero la verdadera gracia de Dios nos enseсa que nos arrepintamos, que nos alejemos de la maldad y las lujurias mundanas, y que vivamos en este mundo actual con tranquilidad, justicia y en obediencia estricta a Dios.

їCуmo podemos ser salvos mбs que teniendo un arrepentimiento sincero ya que el arrepentimiento es la salvaciуn? Ser libres de las ataduras de Satanбs es en sн la redenciуn. No hay duda de que la doctrina de Pablo sobre la gracia ha sido pervertida. La gracia estб siendo presentada hoy en dнa como el medio Divino para salvar a la gente sin que tengan que tener un comportamiento santo. Salvar a alguien sin que tenga un comportamiento santo serнa como salvar a alguien sin salvarlos, ya que la salvaciуn es la redenciуn del comportamiento malo.

El Evangelio de Cristo ya no es considerado una fuerza que cambia a la gente del comportamiento de pecado a la de justicia. La gracia se ha convertido en una alternativa al arrepentimiento. Esta interpretaciуn de las Escrituras no nos estб guiando a un comportamiento justo sino a creer en hechos teolуgicos.

Se enseсa que creyendo en Jesъs podemos ir al Paraнso sin importar cуmo nos comportemos. Aquello que Pablo temнa estб sucediendo (Romanos 6:1). Pablo ahora es presentado como el promotor de una salvaciуn que no requiere de que se haga la voluntad de Dios.

Las encuestas en Norteamйrica estбn revelando que ser Cristiano no estб resultando en un cambio en la conducta moral. Los que creen en Dios, en Jesъs, todavнa estбn practicando la fornicaciуn. Estб muy claro que la doctrina de la justificaciуn estб alejando la doctrina de la santificaciуn.

їEn quй nos hemos equivocado? No es difнcil de comprender. El Apуstol Pablo, escribiendo bajo la inspiraciуn directa del Espнritu de Dios, anunciу el plan Divino de la redenciуn: el hombre no puede salvarse a sн mismo. Dios ha venido y nos ha salvado. Por ello debemos dejar de hacer nuestras obras religiosas y abrazar el regalo Divino que ha sido ofrecido tan libremente.

Como resultado del pensamiento humanista, la humanidad avanza en su rebeliуn contra las restricciones morales de Dios. Los intйrpretes modernos de Pablo han considerado su doctrina y la interpretaciуn que le han dado es que la redenciуn Divina es ofrecida tan libremente que cualquier cosa que el hombre haga en respuesta serнan obras muertas. Estas serнan buenas noticias para el individuo influido por el humanismo pero la peor noticia posible para el Seсor Jesъs.

їA quй conclusiуn podrнan llegar los maestros y los creyentes por algunas de las enseсanzas actuales? La conclusiуn serнa: el hombre no tiene que hacer nada. Cristo lo ha hecho todo. Aunque el hombre quizб tenga que soportar unas cuantas formalidades religiosas, y en algunos casos participar en obras religiosas, йl principalmente estб esperando morir para ir al Cielo para poder recibir la recompensa por creer que Cristo lo ha hecho todo.

Dado que la doctrina fundamental de que el creyente en Cristo no estб obligado a cambiar su conducta para conformarse a las Palabras de Cristo y de Sus Apуstoles; y dado que la doctrina del humanismo en la que todo, incluyendo Dios, existe para el bien del hombre, siendo el hombre el centro de todas las cosas; y dado que la poblaciуn de la tierra ha permitido la entrada de la hueste de demonios: el pecado estб surgiendo por todos lados.

Las iglesias de Cristo, las que podrнan ser potencialmente la luz del mundo, estбn llenas de miembros pecadores. Las naciones de la tierra, al intentar percibir las realidades espirituales por medio de esta luz tan tenue, se han embarcado en un curso que va directo a la destrucciуn.

Las iglesias Cristianas se han vuelto instituciones espectaculares, ridнculas, egocйntricas y amantes del dinero que predican las tradiciones del hombre en lugar de la Palabra de Dios. La doctrina no bнblica de la “gracia incondicional” y la doctrina no bнblica de que la salvaciуn es residencia en el paraнso espiritual en el Cielo han trabajado juntas para destruir el poder de la santidad. Existe una forma de santidad pero no la suficiente para tener el poder de salvar a la gente de los pecados que prevalecen.

ЎNo hay suficiente hierro para crear santos! El “palo”, la cruz de Jesъs obrando en nuestras vidas, es el que crea la disciplina de hierro del Espнritu Santo.

—їDуnde cayу? —preguntу el hombre de Dios. Cuando se le indicу el lugar, Eliseo cortу un palo y, echбndolo allн, hizo que el hacha [hierro] saliera a flote. (2 Reyes 6:6 NVI)

El hierro de Dios nunca “flotarб” hasta que las iglesias se arrepientan de la vida descuidada, mundana, carnal y divertida que estбn promoviendo.

La vida religiosa Cristiana de hoy en dнa es extraсa al Reino de Dios. Nos encontramos en un terrible alejamiento de la fe. Han habido eras de apostasнa en la historia de la iglesia. Los creyentes que vivieron en tales eras no pudieron detectar la apostasнa de su propia йpoca ya que supusieron que todo estaba bien y que era normal. Asн sucede hoy en dнa tambiйn.

Nos debemos dar cuenta de que si la predicaciуn del Evangelio del Reino de Dios no estб obligando a la gente a que deje el mundo y se vuelva a Dios, como lo hicieron los santos del primer siglo, entonces algo estб mal. Obviamente debe ser incorrecta cualquier interpretaciуn de los escritos de Pablo que resulte en que se ignoren los numerosos mandamientos de vivir una vida justa y recta que se encuentran en los escritos de los Apуstoles.

Lo cierto es que la gracia no es el medio por el cual los pecadores que no han sido cambiados entren al Paraнso. La gracia es la Virtud y la sabidurнa de Dios dadas a nosotros por medio de Jesъs para que podamos alejarnos de nuestra forma de vida y abracemos el camino humilde y modesto de la paciencia que es buscada por los santos Cristianos de todas las йpocas. La bondad y la misericordia de Dios nos conducen al arrepentimiento, no al Paraнso en nuestra rebeliуn y suciedad moral.

їPodemos acaso percibir la diferencia entre estas dos formas de comprender la gracia? їPodemos percibir que un malentendido de la gracia puede destruir, y estб destruyendo, el plan de Dios para Su Iglesia?

Si despuйs de ser salvos comenzamos a pensar, “Cristo no estб aquн todavнa y probablemente no venga en mucho tiempo”, y luego nos volvemos hostiles hacia nuestros compaсeros Cristianos y nos involucramos en las cosas del mundo, entonces ciertamente enfrentaremos a un Seсor enojado cuando Йl regrese. En ese caso, el que creamos en Su gracia y misericordia no nos ayudarбn. Habremos permitido que se nos engaсe. Debimos de haberlo sabido. Cristo nos lo ha advertido claramente.

Nuestra salvaciуn en el grande y terrible Dнa del Seсor no dependerб de nuestra declaraciуn de fe en los hechos de la expiaciуn y de la resurrecciуn. Los demonios conocen estos hechos y tiemblan en terror. Cuando Cristo habla sobre Su venida nos advierte que practiquemos la justicia y que demostremos misericordia; nos advierte sobre la fidelidad y el servicio; nos advierte con respecto al uso de nuestros talentos y de la necesidad de trabajar y ser diligentes.

En las profecнas de los Evangelios, Cristo pone йnfasis en que nuestra conducta debe ser como si fuйramos peregrinos en vigilancia. Los Apуstoles tambiйn —Pablo, Pedro, Juan, Santiago, y Judas— ponen el mismo йnfasis con respecto al Reino de Dios, como podremos comprobar si volvemos a leer lo que han dicho sobre la necesidad de una conducta de justicia y rectitud.

їCuбl es la relaciуn entre las enseсanzas de Cristo con respecto al Reino de Dios y las enseсanzas de los Apуstoles (especialmente Pablo) con respecto a la salvaciуn por medio de la gracia?

La relaciуn es la siguiente: Cristo nos instruyу con respecto a la conducta de justicia que siempre es requerida en el Reino de Dios. No existe pecado en el Reino de Dios. Las paredes y las puertas de la nueva Jerusalйn, de la ciudad santa, evitarбn que el pecado entre a la Presencia de Dios y del Cordero.

En el Sermуn de las Bienaventuranzas, Cristo nos anunciу cуmo debemos vivir para complacer a Dios y parar morar en Su Presencia. Usando las habilidades que el Espнritu nos dй, nosotros debemos crecer en la perfecciуn asн como nuestro Padre es perfecto. Esta es la Palabra eternamente invariable del Hijo de Dios. No existen rutas alternas a la Presencia de Dios, al Reino de Dios —ЎNinguna!

Quienquiera que enseсe que los pecadores pueden morar en la Presencia de Dios es un engaсador y forma parte del Falso Profeta. Estб hablando por medio del espнritu del engaсo religioso que domina el pensamiento de los creyentes de hoy en dнa.

No formen yunta con los incrйdulos. їQuй tienen en comъn la justicia y la maldad? їO quй comuniуn puede tener la luz con la oscuridad? їQuй armonнa tiene Cristo con el diablo? їQuй tiene en comъn un creyente con un incrйdulo? їEn quй concuerdan el templo de Dios y los нdolos? Porque nosotros somos templo del Dios viviente. Como йl ha dicho: Vivirй con ellos y caminarй entre ellos. Yo serй su Dios, y ellos serбn mi pueblo. Por tanto, el Seсor aсade: Salgan de en medio de ellos y apбrtense. No toquen nada impuro, y yo los recibirй. (2 Corintios 6:14-17 NVI)

Pablo no les estб aconsejando aquн a los que no son salvos que acepten a Cristo para el perdуn de sus pecados. Pablo les estб escribiendo a los Cristianos de Corintio, advirtiйndoles que salgan del mundo y de sus malos caminos.

Y el Apуstol Juan tambiйn:

El que afirma: «Lo conozco», pero no obedece sus mandamientos, es un mentiroso y no tiene la verdad. (1 Juan 2:4 NVI)

Al escuchar la Palabra del Padre entramos en desesperaciуn. Comenzamos a damos cuenta de nuestras debilidades. Si no conocнamos nuestras debilidades nos damos cuenta de ellas rбpidamente al intentar vivir como Jesъs viviу y enseсу.

La gracia de la que hablу Pablo no es una ruta alterna al Reino de Dios, es el medio dado por Dios para perdonarnos y para luego ayudarnos a obedecer los mandamientos dados por Cristo y Sus Apуstoles. El perdуn sin el esfuerzo que lo acompaсa de salir del mundo y de sus caminos es de poca ayuda para el Reino de Dios. El propуsito del pacto nuevo es producir personas que vivan con justicia.

Podemos considerar la gracia como una carretera de circunvalaciуn mientras nuestra propia carretera “estб bajo construcciуn”. Pero cuando la construcciуn ha terminado la carretera de circunvalaciуn es cerrada y nosotros salimos directamente a la carretera del Rey.

El problema de hoy es que las carreteras no estбn bajo construcciуn. La carretera de circunvalaciуn es considerada una carretera permanente. La gracia es concebida como una nueva manera de agradar a Dios en lugar de lo que es —una administraciуn de misericordia que sirve mientras estamos lavando los mantos de nuestro comportamiento y volviйndolos blancos en la sangre del Cordero.

La gracia es la manera Divinamente ordenada por la cual logramos la personalidad y el comportamiento justo y recto requerido de los miembros del Reino de Dios. Somos perdonados por medio de la sangre de la cruz. Luego se nos da la Palabra de Dios llena de vida por medio del Espнritu Santo para que podamos aprender a caminar siguiendo los caminos justos de Dios. Ademбs, Cristo Mismo es nacido en nosotros por medio del Espнritu Santo.

Esta es la relaciуn entre el Reino de Dios como es predicado por Cristo y la gracia como es predicada por los Apуstoles del Cordero. La gracia es la Virtud Divina dada a nosotros para que podamos entrar a la justicia, la paz y el gozo del Reino de Dios. La Virtud Divina nos enseсa y nos ayuda a comenzar a obedecer las leyes del Reino de Dios. El Reino de Dios es en primer lugar comportamiento justo, luego es la paz y luego es el gozo —todos en el Espнritu Santo. Este es el Reino de Dios.

Jesъs puso el estбndar. Luego, por medio de Sus Apуstoles, nos mostrу las provisiones Divinas para alcanzar ese estбndar.

ЎLos Apуstoles no cambiaron el estбndar de comportamiento anunciado por el Seсor Jesъs!

Nuestro sentido comъn y nuestra conciencia nos hacen saber que la gracia de Dios no es el medio por el cual circunvalamos el juicio de Dios sobre la mala conducta, a excepciуn de que sea por tiempo limitado en lo que somos “re-creados”. Las religiones tienen la tendencia a evadir las leyes de la conciencia y del sentido comъn y la religiуn Cristiana no es la excepciуn.

La ciudad santa no estarб llena de ciudadanos que estйn pecando y rebelбndose contra Dios. їQuй tipo de ciudad santa serнa esa? Lo cierto es que todos los ciudadanos de la ciudad santa serбn santos en personalidad y conducta.

Debido al hecho de que los creyentes de hoy en dнa estйn dispuestos a creer que Dios ahora estб dispuesto a tener comuniуn con pecadores que no se han arrepentido y a no exigirles nada a excepciуn de que se suscriban a ciertos hechos teolуgicos y debido a nuestra disponibilidad de abrazar la herejнa antigua del antinomianismo (gracia sin obligaciones) son indicaciones del grado al que los conceptos del humanismo han entrado al pensamiento Cristiano. “Sea cual sea la verdad, al hombre no debe permitнrsele sufrir ni ser incomodado de ninguna manera”. Esta es la mentira del pensamiento Cristiano.

Bajo la ilusiуn actual se cree y se acepta que Cristo sufriу agonнas inimaginables sobre la cruz, mбs sin embargo, el Cristiano no debe sufrir. Йl no debe participar en los sufrimientos de Cristo. Sуlo debe “creer” y luego esperar a que los бngeles lo carguen al lugar donde no se le impondrб exigencia de ningъn tipo.

Hemos sido llamados a entrar al Reino de Dios por medio de mucha tribulaciуn. Debemos sufrir, segъn lo decida Dios, para que seamos merecedores de tomar nuestro lugar con los santos de todas las eras (2 Tesalonicenses 1:5).

Por ello, corramos con paciencia (un aspecto importante del fruto del Espнritu) la carrera puesta ante nosotros, dбndole gracias a Dios por cada bendiciуn de la vida y no sorprendiйndonos cuando seamos llamados a soportar pruebas difнciles.

Asegurйmonos lo mejor que podamos de estar listos para ser reunidos con los elegidos cuando nuestro Seсor venga del Cielo.

UNA VISIУN

Nuestra fe siempre debe basarse en la Palabra escrita de Dios. Hemos intentado presentar algunos pasajes de las Escrituras que tienen que ver con la venida de Cristo en las nubes del cielo con Sus santos y con los santos бngeles.

Confiamos en que el lector meditarб en lo que se le dicho en el texto anterior, sometiendo su corazуn y espнritu a Dios en oraciуn para que el Espнritu Santo pueda iluminar su entendimiento. El resultado final deberб ser que comenzarб a hacer los preparativos adecuados para el grande y terrible Dнa del Seсor que se aproxima.

A continuaciуn te diremos lo que nosotros pensamos que hemos visto del Seсor. Que el lector juzgue.

Un Domingo en la maсana, muy temprano mientras preparбbamos la clase dominical, nuestra atenciуn se fijу en el segundo capнtulo de la Segunda Carta de Tesalonicenses.

Comenzamos a examinar el versнculo que habla sobre lo que detiene al hombre de maldad de ser manifestado (versнculo siete).

En tiempos pasados hemos estudiado este pasaje, usando libros de comentarios, otras traducciones, y el texto en griego. Nada parecнa encajar como cuando descubrimos la ilaciуn del pensamiento apostуlico. Nuestro entendimiento simplemente no encajaba con otros pasajes de las Escrituras que tienen que ver con el Dнa del Seсor. Nuestra interpretaciуn no nos era satisfactoria.

Habiйndolo hecho todo, nos dirigimos al Seсor y le pedimos Su interpretaciуn. їNo es verdad que frecuentemente agotamos todos los demбs tipos de ayuda antes de dirigirnos al Seсor?

Repentinamente nos llegу la impresiуn de que la respuesta estaba en camino, y luego hubo un periodo de espera sigilosa. Sabнamos que la respuesta estaba ahн en el texto y que era sencilla. Parecнa sentirse una risa celestial en el aire. їAlguna vez has experimentado la risa alegre, confiable y amorosa del Seсor Jesъs?

Luego las Escrituras parecieron abrirse y se presentaron una serie de impresiones. No decimos que estas impresiones fueran imбgenes claras como las dadas a Daniel o a Juan. Pero fueron lo suficientemente claras como para que durante los aсos que ya han pasado nosotros sigamos recordado su sustancia.

Ahora presentaremos su sustancia segъn estб en nuestra mente pero no alegamos que sea certero en detalle. No fue un grupo de imбgenes detalladas sino una serie de impresiones bastante estructuradas y bastante vнvidas.

Primero nuestra atenciуn fue dirigida al tercer versнculo del segundo capнtulo de la Segunda Carta de Tesalonicenses. Tuvimos la impresiуn de que la influencia que detenнa la plena manifestaciуn del Anticristo era el ser ungido con poder, resultando en que la Iglesia pueda testificar del propуsito de Dios en Cristo. Habrб una unciуn de poder especial en los ъltimos dнas para que el Evangelio del Reino pueda ser predicado a toda naciуn como testimonio.

Cuando esa unciуn especial sea retirada por el Seсor, el Anticristo podrб “hacerles la guerra a los santos y vencerlos” (Apocalipsis 11:7; 13:3; Daniel 7:21; 12:7).

Gracias a la historia de la iglesia sabemos que de vez en cuando el Seсor Jesъs visita de manera especial la tierra por medio del Espнritu Santo para lograr la obra del Reino. De la Presencia del Seсor surgen йpocas para ser refrescados, avivados. El avivamiento del paнs de Gales en el siglo pasado y el avivamiento de los ъltimos tiempos en Indonesia son dos ejemplos de la intervenciуn Divina. La Presencia del Seсor se presenta entre nosotros de manera poderosa y luego se retira por una temporada para que los propуsitos Divinos puedan lograrse.

Estos movimientos y esta fluidez de la Vida Divina suceden tambiйn en nuestro propio discipulado. Hacemos algunos cambios necesarios en nuestra vida cuando pasamos por bendiciones y gloria, y otros los hacemos cuando pasamos por йpocas secas o por el fuego de la tribulaciуn o la tentaciуn.

Sabemos que despuйs del primer siglo ese poder y esa revelaciуn que reposaba sobre los Apуstoles se disiparon. Los hombres buscaron construir el Reino de Dios por sus propios esfuerzos y su propio entendimiento. їQuй serнa la Iglesia de hoy si la unciуn Divina que reposaba sobre Pedro y Pablo hubiera permanecido sobre los lнderes de las iglesias durante todos los siglos de la Era Cristiana?

La autoridad para dar un testimonio poderoso de Cristo por toda la tierra le serб dada a los miembros del Cuerpo de Cristo en los dнas en que se cierre esta era. Mientras esa autoridad repose sobre la Iglesia no existirб enemigo que pueda interferir exitosamente con el testimonio (Apocalipsis 11:5,6).

Pero es necesario que el pecado llegue a la madurez para que pueda ser juzgado. Por ello la autoridad para dar un testimonio poderoso e irresistible serб disipado de los santos. Inmediatamente el Anticristo comenzarб a llenar las mentes y los corazones de la gente de la tierra con maldad sin precedente.

La disipaciуn de la unciуn del Espнritu producirб una enorme ola de maldad —una rebeliуn a nivel mundial contra Dios y Su Cristo. La mayorнa de quienes profesen creer en Cristo se volverбn frнos y partнcipes del espнritu del mundo. Los verdaderos creyentes serбn obligados a dejar los centros de civilizaciуn para esconderse en las бreas desйrticas de la tierra. Allн serбn alimentados por el Seсor hasta Su regreso en las nubes de gloria.

Algunos de los testigos de Dios caerбn por la tentaciуn y el temor. Otros serбn torturados o sacrificados. Un remanente huirб de las ciudades y vivirб escondido. De esta manera el Evangelio serб echado de las ciudades de la tierra.

La mayorнa de los creyentes en Cristo permanecerб en las iglesias de las ciudades que serбn subsidiadas por el Anticristo. A algunos de los pastores y lнderes se les invitarб a servir en el gobierno mundial, encargбndoseles el bienestar material de las naciones mбs pobres. Debido a que el Anticristo harб hincapiй en el bienestar de la humanidad y a que no atacarб la doctrina de las iglesias, numerosas personas Cristianas serбn engaсadas. Los creyentes, asн como sucede hoy, buscarбn que la doctrina y las profesiones de fe sean correctas en lugar de que la Presencia de Dios y de Su Espнritu sea la seсal del verdadero Cristianismo.

Los Cristianos se imaginan que el Anticristo serб hostil hacia el Cristianismo de manera similar a un dictador Fascista o Comunista. Ellos no comprenden la sabidurнa del enemigo. Mбs bien, lo cierto serб que el Anticristo invitarб a los Cristianos a que le ayuden con la tarea de mejorar la calidad de vida de las multitudes de la tierra.

El Anticristo no atacarб las profesiones de fe de las iglesias porque Satanбs sabe que las creencias religiosas en sн no pueden destruir su reino. El Anticristo atacarб la manifestaciуn del Espнritu de Dios. Desalentarб la oraciуn y todo lo que tiene que ver con la vida en el Espнritu, y les enseсarб a los Cristianos (que son ovejas) a que hagan hincapiй en lo “bueno” que pueden hacer en el mundo —que utilicen sus recursos y talentos para ayudar a la humanidad.

Lo que es positivo en cuanto a la gente serб enfatizado y hablar sobre la venida del Reino y del Dнa del Juicio serб evitado como algo que no es constructivo ni de ayuda. Las iglesias serбn hospitales que “ayudarбn a pecadores” en lugar de ser profetas que a gritos denuncien a la civilizaciуn y los anime a aceptar la crucifixiуn con Cristo. El Anticristo vencerб a muchos creyentes con palabras afables (Daniel 11:32).

Sуlo un santo que se la pase en oraciуn y que camine con Dios podrб ver a travйs de la mбscara de los “amigos” mundanos de la iglesia y percibirб la cara infernal del querubнn caнdo.

Las iglesias Cristianas en su condiciуn actual no representan ningъn peligro para Satanбs. Es a Dios a quien Satanбs teme. Mientras nosotros los de las iglesias nos concentremos en nuestras actividades, en nuestras ambiciones (“para el Evangelio”), en nuestros programas, en nuestros edificios, en nuestras metas, en nuestros seminarios, en nuestras reuniones y en nuestras convenciones Satanбs estarб seguro.

Satanбs estб seguro hasta que un santo se ponga de rodillas en oraciуn, ponga su vida (religiosa y demбs) a los pies de la cruz de Cristo, y luego se levante bajo el peso de su cruz personal y comience a caminar en justicia, santidad, y obediencia estricta a Dios Padre. Es entonces cuando el Infierno tiembla.

El acusador de los hermanos es vencido sуlo cuando un santo confнa en la sangre del Cordero, manifiesta la Palabra de Dios en su personalidad, sus acciones y sus palabras, y no ama tanto su vida como para evitar la muerte.

Este tipo de santo aprende de Dios Padre que no necesita la ayuda del mundo y que no debe buscarla. Su papel en el mundo no es resolver los problemas de la humanidad. Su papel es dar testimonio de la justicia de Dios en Cristo y del Reino de justicia que pronto llegarб a la tierra.

El santo no debe hablar sobre un reino que los Cristianos traerбn por sus propios esfuerzos, aunque sean por sus propios esfuerzos de oraciуn y fe, sino sobre el Reino que vendrб por la mano de Jesъs que regresa.

La apostasнa que se presenta en la Segunda Carta de Tesalonicenses 2:3 en donde se elimina el verdadero testimonio Cristiano de las ciudades y las iglesias Cristianas abrazan al espнritu del Anticristo, es lo que hace falta que sea quitado de en medio y que actualmente evita la plena manifestaciуn del hombre de maldad.

En cuanto el Anticristo haya alejado de las ciudades el testimonio Divino entonces entrarб al Lugar Santнsimo de un templo reconstruido en Jerusalйn y se sentarб sobre el Arca entre las alas de los Querubines de Gloria, diciendo que es el Dios vivo, la Gloria de Israel, y el Dios de todas las religiones de la tierra.

El alejamiento de la fe de los creyentes es lo que quitarб de en medio la restricciуn puesta sobre el Anticristo. Este es el entendimiento que nosotros pensamos que nos fue dado por el Seсor. Segъn las leyes sensatas de interpretaciуn, el significado del versнculo problemбtico fue encontrado en su propio contexto. El versнculo tres explica el versнculo siete. La apostasнa mundial serб que serб quitado de en medio la influencia que restringe. Esto tiene sentido y vemos que estб sucediendo en nuestros dнas. Es una explicaciуn satisfactoria y parece conformarse con todos los pasajes de las Escrituras que discuten la venida del Seсor.

Conforme meditбbamos sobre esta impresiуn, la cual parecнa tener las caracterнsticas genuinas de una revelaciуn del Seсor Jesъs, se apareciу el avivamiento actual. Hemos sentido por muchos aсos, basados en la carga del Espнritu mбs las palabras de los Profetas Hebreos con respecto a la lluvia tardнa (de la cosecha), que ahora nos encontramos en el mayor avivamiento de todos los tiempos. El Evangelio del Reino deberб salir a todas las naciones sobre la tierra como testimonio para que toda la gente pueda ver el poder y pueda escuchar las Buenas Nuevas de la pronta venida del Reino de Dios a la tierra.

Los santos deben caminar con Jesъs en poder apostуlico, resucitando a los muertos, sanando a los enfermos, expulsando demonios, y predicando el Evangelio a los pobres. Si alguna ciudad, algъn pueblo, o alguna aldea no los escuchan, la condenaciуn de Dios reposarб en ese lugar. Esta es la doble porciуn de los dos testigos, la plenitud del Espнritu Santo sobre la Iglesia de los ъltimos dнas (Apocalipsis, Capнtulo 11).

Multitud tras innumerable multitud entrarб al Reino conforme el mбs increнble de todos los avivamientos llene la tierra. Habrб un verdadero testimonio de la Persona, la voluntad, los caminos, y el propуsito eterno de Dios. Un completo y perfecto testimonio de la misericordia y la ira de Dios en Cristo serбn presentados para que el camino del Seсor pueda ser enderezado.

En nuestro dнa, el que asн lo decida puede tomar libremente del agua de la vida.

Cuando Dios declare que el testimonio ha sido completado, la hora de oscuridad caerб sobre la tierra. Una maldad sin precedente en la historia se suscitarб. Como  resultado, el amor de muchos de los creyentes en Cristo se volverб frнo.

Al recibir esta palabra me alarmй. Preguntй, “Seсor, їcuбntos?” esperando que la respuesta fuera que aunque algunos quizб se volverнan frнos, la gran multitud de quienes fueron introducidos al Reino en esos dнas permanecerнan firmes en el Seсor Jesъs. En ese tiempo no sabнamos que la palabra “muchos”, como es usada en la versiуn Reina Valera y la Nueva Versiуn Internacional, es considerada “la mayorнa” por otros traductores (Mateo 24:12).

La respuesta del Seсor pareciу llegarnos en forma de pregunta:

“En las iglesias en las que has adorado, їcuбntos de los que estбn asistiendo mantendrнan su testimonio si el llamado a su puerta llegara a las 2 AM y se les diera el siguiente ultimбtum: ‘No seas tan ferviente en seguir a Cristo; no seas tan intenso y firme sobre el Cristianismo; no hables en lenguas en pъblico o nunca volverбs a ver a tu familia’?”

Conforme reflexionamos sobre esta pregunta planteada por el Espнritu pensamos en los miles de adoradores carismбticos, todos ellos con doctrinas sуlidas y sensatas; todos ellos profesando creer en la expiaciуn y la resurrecciуn corporal de Cristo; todos ellos acostumbrados a las manifestaciones del Espнritu de Dios.

Quizб algunos sean lo suficientemente disciplinados como para ir a su martirio antes de negar a Cristo.

Pero їquй pasarнa si el ultimбtum de la madrugada estuviera expresado en tonos persuasivos y amistosos?  їQuй tal si fuera dado por oficiales que habнan atendido de vez en cuando nuestros servicios y que profesaran creer en Cristo? їQuй tal si fuera presentado como una molestia, una mera formalidad que estos oficiales debнan hacer obedecer pero que por lo general se entendнa que era un requisito ineficaz que “nadie lo estб siguiendo”?

їQuй tal si se nos requiriera que aminorбramos nuestro йnfasis en las manifestaciones exteriores de la oraciуn y la alabanza, especialmente en los servicios del Domingo por la maсana, y que pusiйramos mбs atenciуn a ayudar a los necesitados del mundo? їQuй tal si algunos de los lнderes de nuestra denominaciуn ya hubieran sido invitados a servir en el gobierno que estб ordenando estas restricciones?

їQuй tal si el castigo de no dar por lo menos una seсal de conformidad fueran duras multas econуmicas que daсarнan a nuestros hijos pequeсos? їQuй tal si nuestro pastor nos asegurara que no hay ningъn daсo en dar nuestro consentimiento a algunas leves restricciones en cuanto a nuestro fervor ya que el “arrebato” estб por llegar en cualquier momento y entonces ya no importarнa?

їCuбntos carismбticos se aventarнan a decir con claridad de mente y de corazуn: “Yo soy un siervo del Seсor Jesucristo; estoy dispuesto a dar mi vida por mis convicciones, a negarme a mн mismo y a mi familia lo necesario para existir antes de que yo disminuya de alguna manera mi servicio a Cristo —con todo lo que soy, todo lo que tengo, y todo lo que hago”?

ЎTuvimos nuestra respuesta!

Conforme la serie de impresiones continuaba, parecнa como si la gran masa de creyentes se volviera frнa en espнritu. Los verdaderos santos del Seсor fueron obligados a huir al desierto. Ahн sobrevivieron por la provisiуn milagrosa del Seсor. Fueron ayudados por algunas personas del mundo que temнan al Seсor lo suficiente como para asistir a Sus seguidores (Apocalipsis 12:14-16).

Las personas que ayudaron al remanente de santos en su aflicciуn, como Rajab, recibirбn su recompensa en el Dнa del Seсor (Mateo 25:31-46).

En nuestra visiуn surgiу el lнder mundial. Con mucha habilidad йl uniу a las mбs grandes naciones hasta que se logrу la paz mundial. Introdujo una asistencia social que cubrнa a las personas desde el nacimiento hasta la muerte y trajo seguridad econуmica. Insistiу que las iglesias y las escuelas Cristianas (“cuerpos muertos”) no fueran destruidas. Estas se localizaban por toda la tierra y seguнan siendo atendidas por “creyentes” que poseнan una forma de santidad pero sin el poder correspondiente.

Y gente de todo pueblo, tribu, lengua y naciуn contemplarб sus cadбveres por tres dнas y medio, y no permitirб que se les dй sepultura. (Apocalipsis 11:9 NVI)

El poder y la Presencia del Espнritu Santo no se encontraban en ninguna de esas iglesias o escuelas. Mбs bien, el Espнritu Santo estaba morando en y sobre los santos en el desierto.

Parecнa como si las obras del Anticristo se confinaran principalmente a las grandes ciudades sobre la tierra, o como si todas las ciudades se confinaran en una gran ciudad. Las tribus en las бreas desйrticas de la tierra no fueron molestadas por el Anticristo. La  maduraciуn del pecado se centraba en las ciudades, en las бreas de mayor civilizaciуn.

Multitud tras multitud de gente Cristiana era engaсada porque el Anticristo creу todo tipo de obra benevolente y socialmente constructiva. Los pobres, los enfermos, los ancianos, los retrasados —todos recibнan cuidados en un “paraнso” de esfuerzo humanitario. Todo parecнa ir de acuerdo con las mejores ideas del hombre.

Debido a que si alguien se resistнa al orden mundial el resultado en algunas partes del mundo era ser reprochado, pasar incomodidades, recibir sanciones econуmicas y ser torturado o matado mucha gente Cristiana decidiу que criarнan a su familia en comodidad, seguridad, tranquilidad material y con acceso a ventajas educativas en lugar de esconderse con sus hijos en el desierto —especialmente ya que les permitieron conducir sus servicios religiosos como quisieran (de conformidad con ciertas regulaciones gubernamentales).

Esas iglesias eran de Laodicea. Eran tibias. Estaban ciegas, despreciadas, desnudas y desprovistas del Espнritu de Dios. Cristo las vomitarб de Su boca a ellas, a sus coros, a sus уrganos de tubos, a sus pъlpitos de caoba y a sus estructuras costosas.

Prestemos atenciуn. Laodicea estб cerca.

La gente de la tierra, incluyendo los “Cristianos,” comenzaron a clamar, “Hay seguridad. Todo estб en paz. La guerra ha sido abolida. Ya no hay hambre. Lo mejor que el mundo nos puede ofrecer nos ha llegado. Nuestro presidente profesa creer en Cristo. Los que asн lo deseen pueden asistir a la iglesia de su preferencia. Los derechos de las personas estбn siendo preservadas con el mayor cuidado. El gobierno es benevolente hacia nuestra religiуn.”

El Apуstol Juan nos enseсa que el Anticristo viene de las iglesias (1 Juan 2:19; ver tambiйn Judas 4). Judas fue uno de los doce Apуstoles. Y sin embargo, Judas fue el hijo de la destrucciуn, el precursor del Anticristo. Nosotros creemos que el Anticristo al principio serб un Cristiano un tanto sincero.

Prevalecнa la paz y la seguridad, o por lo menos eso aparentaba a esta gente cegada, pero en realidad era arruinada toda forma de empresa humana. Abundaba la desolaciуn intelectual, artнstica, moral y espiritual (al igual que hoy en dнa en los Estados Unidos y en otras naciones afluentes supuestamente “Cristianas”). Cuando el hombre quiere reinar, esto siempre produce desolaciуn. No hay excepciуn a este principio. Laodicea siempre estarб empobrecida, desnuda, y cegada.

Repentinamente, en el apogeo de la oscuridad espiritual, apareciу el Seсor.

Las tumbas de los santos de todas las йpocas se abrieron violentamente. Todos podнan ver que esto estaba sucediendo. Los santos victoriosos recobraron su vida y estaban parados junto a sus tumbas.

Los testigos verdaderos de Dios que estaban vivos sobre la tierra fueron cambiados de mortalidad a inmortalidad en un instante. Se unieron a quienes acababan de ser resucitados.

Luego ocurriу, en mi visiуn, el mбs grande tiempo de alabanza, de regocijo y de comuniуn que jamбs haya sucedido. Las verdaderas amistades fueron restauradas. La gente exclamaba, “Hemos recobrado nuestros cuerpos. Somos libres del pecado y de la muerte y estamos vivos por siempre en Cristo.”

La gente del mundo y sus lнderes estaban observando la comuniуn y el regocijo y no podнan prevenirlo. Estaban horrorizados. Se sentнan desdichados en su ira, frustraciуn y remordimiento; pero no podнan prevenir esa celebraciуn de victoria (Apocalipsis 11:11). ЎEstaban aterrorizados!

Luego llegу la Palabra del Seсor, “Dios ha dispuesto ante nosotros un banquete en la presencia de nuestros enemigos.”

El Seсor Jesъs, comprendiendo la gloria y la bendiciуn de ese momento, les permitiу a Sus santos saborear y regocijarse en la maravilla y la gloria de estar nuevamente con vida sobre la tierra —y desde ese momento en un cuerpo incorruptible, libre de pecado y lleno de vida.

Luego (parecнa como si hubiera una hermosa mъsica de fondo) todo el cuerpo de santos comenzу a ascender de la faz de la tierra. Su elevaciуn era elegante, magnнfica —maravillosa mбs allб de palabras. El cielo estaba lleno de ellos. Eran como una nube de testigos ascendiendo a las nubes.

Los himnos de adoraciуn a Dios y al Cordero sacrificado resonaron de un horizonte al otro como la mъsica de un gran уrgano. La increнble majestuosidad del momento superу cualquier escena que pudiera ser pintada por el artista mбs talentoso.  Eran las primicias del Seсor elevбndose para estar con Йl por siempre.

En su angustia y furor la gente de la tierra se volviу hacia sus lнderes que los habнan engaсado.

Luego la Palabra del Seсor llegу, “Si Dios no fuera a hacer nada mбs que a elevar a Sus santos de sus tumbas a la vista del mundo, los malvados se destruirнan a sн mismos en su angustia al ver suceder la resurrecciуn y ascensiуn y al darse cuenta de la consecuencia de estos eventos. Pero este es sуlo el comienzo de su dolor.”

“Ahora las copas de oro llenas de la ira de Dios van a ser vaciadas bajo la administraciуn del Seсor y de Sus santos.  En cuanto esa parte del juicio haya sido ejecutada, el Seсor Jesъs y Su ejйrcito de santos fieles atacarбn desde el cielo con tremendo poder y tremenda furia, aplastando a los lнderes de la tierra en el irresistible poder del Espнritu de Dios.”

En este momento cesaron las impresiones.

Permнtenos repetir que la visiуn no consistiу de detalles precisos ni de la mayorнa de las palabras que hemos puesto aquн. Pero la mayor parte de las impresiones, las ideas principales, y algunas de las palabras, fueron como hemos dicho.

Han pasado muchos aсos desde que se nos dio esa carga. Pensamos que ha sido probado que es bнblico ya que hemos tenido la oportunidad de revisar y volver a revisar las ideas que se dieron en ese tiempo.

Cada uno de nosotros deberнa de ponerse a sн y a su familia en orden conforme Dios lo permita.

Cada uno de nosotros deberнa dedicarse al servicio de Cristo para que nosotros y nuestros seres queridos seamos encontrados reuniendo para el Seсor en todo tiempo. Como muchos de nosotros sabemos, esto no siempre es posible. Frecuentemente nuestros seres queridos se descarrнan. Debemos permanecer fieles en oraciуn para que a Dios le agrade tratar con ellos y que finalmente los traiga a Sн Mismo.

Falta por efectuarse una gran obra de cosecha. Conduzcбmonos como verdaderos siervos de Cristo, trabajando mientras todavнa haya luz.

Pronto vendrб la noche cuando nadie podrб trabajar.

Una ъltima palabra: no debemos temer. El temor y la fe no pueden morar en nuestro corazуn al mismo tiempo. Cuando veamos que estas cosas comiencen a suceder nosotros debemos elevar la vista. Estas serбn las seсales de que se acerca nuestra redenciуn y el Reino de Dios (Lucas 21:28).

Los dнas que se aproximan serбn de confusiуn y finalmente de destrucciуn para la gente que ha decidido no servir a Cristo. Los santos victoriosos deben regocijarse siempre debido a la venida del Seсor a establecer Su Reino sobre la tierra.

No debemos temer. Las promesas de la Palabra de Dios siempre se mantienen ciertas para los que estбn morando en Cristo sin importar cuбn severos los problemas del mundo se puedan volver. Seguiremos siendo guardados por el poder de la Palabra de Dios desde hoy hasta la eternidad sin importar nuestras circunstancias.

El бngel del Seсor acampa en torno a los que le temen; a su lado estб para librarlos. (Salmo 34:7 NVI)

Muchas son las angustias del justo, pero el Seсor lo librarб de todas ellas; (Salmo 34:19 NVI)

No serбn avergonzados en el mal tiempo, Y en los dнas de hambre serбn saciados. (Salmo 37:19 VRV)

Podrбn caer mil a tu izquierda, y diez mil a tu derecha, pero a ti no te afectarб. No tendrбs mбs que abrir bien los ojos, para ver a los impнos recibir su merecido. (Salmo 91:7,8 NVI)

Los versнculos anteriores siguen siendo verdad para nosotros en estos dнas. Seguirбn siendo ciertos durante la gran tribulaciуn. Seguirбn siendo ciertos para nosotros durante cada dнa y cada noche desde ahora hasta que Jesъs regrese. La Palabra de Dios no cambia con las circunstancias sobre la tierra.

No existe otro poder mбs grande que el de la Palabra de Dios. Las promesas de las Escrituras siguen siendo inquebrantablemente verdaderas para cada persona que le pertenezca a Cristo, estй o no el mundo en confusiуn, en angustia, en hambre o en colapso econуmico. Nosotros no somos del mundo. Nuestra protecciуn y nuestras provisiones vienen de la mano de Dios, no de la habilidad del mundo de proteger y proveer.

Por ello honremos a Dios con nuestra fe constante. Dios nos guardarб durante los dнas que se aproximan sin importar quй suceda, y nos presentarб impecables ante Su Presencia con extremado gozo.

Ven pronto, Seсor Jesъs. Amйn.

UNA REFLEXIУN

La primera ediciуn de LA VENIDA DEL SEСOR fue terminada en Marzo de 1978. El texto actual fue terminado en Octubre de 1997 y revisado en el 2005. Los cambios que hemos hecho no son importantes. Nuestra perspectiva de la venida del Seсor sigue siendo la misma. Nosotros pensamos que la visiуn vino del Seсor Jesъs. Las cargas y los entendimientos que hemos tenido subsecuentemente han estado en armonнa con ella.

Los engaсos que se han suscitado en las iglesias carismбticas desde 1978, como las enseсanzas de la “prosperidad”, la “fe”, y el “reino del dominio”, parecen corresponder con lo que el Seсor nos enseсу con respecto a la entrada del razonamiento humanista (centrado en el hombre) en las iglesias.

Nuestra convicciуn de que el arrebato antes de la tribulaciуn es una visiуn falsa se ha fortalecido cada aсo que pasa. Felizmente, parece ser que un cada vez mayor nъmero de Cristianos estб abandonando la enseсanza del arrebato a favor de un bosquejo mбs bнblico, mбs histуrico y mбs realista de lo que podemos esperar experimentar antes de que Jesъs regrese.

La primera resurrecciуn incluirб sуlo a los santos victoriosos.

Hay un aspecto de la venida del Seсor que parece ser mбs claro para nosotros hoy de lo que fue cierto en 1978. El aspecto es que sуlo serб el real sacerdocio el que serб resucitado de los muertos para ascender a encontrarse con el Seсor Jesъs a Su venida. Sуlo los santos victoriosos participarбn en la primera resurrecciуn que es de entre los muertos.

No podemos aceptar la enseсanza de que todo individuo que recite los “cuatro pasos de la salvaciуn” obtenga con ello la primera resurrecciуn de los muertos y reciba un cuerpo glorioso como el del Seсor Jesъs. Ni tampoco podemos estar de acuerdo con la idea de que todos los que sean resucitados en la resurrecciуn general al final del periodo de los mil aсos serбn echados al Lago de Fuego.

Obviamente estas dos cuestiones merecen la seria atenciуn de todo creyente Cristiano que espera ser resucitado de los muertos cuando Cristo aparezca.

Nos parece a nosotros que las Escrituras enseсan dos resurrecciones separadas. La primera resurrecciуn sucede al comienzo del periodo de los mil aсos mientras que la segunda resurrecciуn ocurre al terminar el periodo de los mil aсos — l momento del juicio de los muertos.

Ademбs, creemos que la primera resurrecciуn es una resurrecciуn adelantada de entre los muertos y que estб reservada para el real sacerdocio —para los santos victoriosos.  La segunda resurrecciуn es la resurrecciуn general de los muertos. Cuando sea la hora de la segunda resurrecciуn tanto los malvados como los justos serбn resucitados. Los malvados serбn arrojados al Lago de Fuego. Los justos entrarбn a la vida eterna en el Reino de Dios.

Nunca hubiйramos presentado algo tan alejado del pensamiento Cristiano convencional a excepciуn de que sintiйramos que tenemos fundamentos bнblicos sуlidos.

Existen dos ejemplificaciones en el Antiguo Testamento y dos pasajes en el Nuevo Testamento que nos hacen creer que la primera resurrecciуn, la resurrecciуn y ascensiуn que ocurrirб cuando el Seсor regrese, es una resurrecciуn especial de entre los muertos reservada para los santos victoriosos —para los que califican para caminar con el Seсor Jesъs vestidos  de blancos.

La primera ejemplificaciуn del Antiguo Testamento es cuando David y sus soldados valientes regresaron del desierto para gobernar sobre Judea. Este fue un reinado de siete aсos y seis meses. Despuйs de eso, el resto de las tribus de Israel se unieron al Rey David, y David reinу por treinta y tres aсos adicionales (2 Samuel 5:5). Nosotros pensamos que esta ejemplificaciуn sugiere que sуlo una parte de Israel gobernarб con el Seсor durante el periodo de los mil aсos, seguido por la glorificaciуn de todo Israel durante el reinado del cielo nuevo y la tierra nueva de Cristo.

La segunda ejemplificaciуn del Antiguo Testamento que mencionaremos es cuando el Arca del Pacto fue quitada de la Tienda de Reuniуn. Cuando el Rey David regresу el Arca de la casa de Obed Edom no la regresу a Lugar Santнsimo de la Tienda. En lugar de eso, David montу una tienda de campaсa para el Arca en Siуn, una ciudad dentro de las paredes de Jerusalйn.

Nosotros pensamos que el hecho de que el Arca del Pacto haya sido puesta en una tienda de campaсa en la ciudad de Siуn, en lugar de ponerla en la Tienda que estaba en el lugar idolбtrico de Gibeуn, es una ejemplificaciуn de un reinado especial de Cristo con Sus santos victoriosos durante el periodo de los mil aсos. Su reinado pleno, ilustrado por la uniуn del Arca con el resto de la Tienda en el Templo de Salomуn, ocurrirб cuando el cielo nuevo y la tierra nueva sean creados.

El hecho que el Arca haya sido separada de la Tienda significa que la Gloria de Dios serб quitada de la parte principal del cuerpo de Su Iglesia hasta que el enemigo haya sido vencido. El reinado de David se caracterizу por la conquista de los enemigos de Israel. El reinado de Salomуn, el que sucediу cuando el Arca volviу a reunirse con la Tienda (en el Templo), se caracterizу por la paz, la prosperidad y la grandeza real.

El reinado de Salomуn de paz y magnificencia no fue posible hasta que el enemigo hubiera sido conquistado. Por ello es verdad que la paz y la magnificencia del reinado de Cristo en el cielo nuevo y la tierra nueva no serбn posibles sino hasta que el enemigo haya sido conquistado. La conquista del enemigo ha comenzado ahora en la Iglesia y continuarб durante toda la Era del Reinado de mil aсos.

Por esto la Era del Reinado es el periodo de la expiaciуn, de la reconciliaciуn, la йpoca en la que Cristo “serб perfeccionado”. Durante esta era, que concluirб con el juicio del tribunal de Cristo, el pecado serб eternamente removido de la creaciуn y contenido en el Lago de Fuego. Esto darб entrada a la justicia eterna.

…y al tercer dнa terminarй lo que debo hacer [serй perfeccionado]. (Lucas 13:32 NVI)

Esta es una excelente representaciуn del periodo de los mil aсos (el reinado de David, hablando figurativamente), seguido por el reinado de Cristo en la tierra nueva y el cielo nuevo (ejemplificado por el reinado de Salomуn). Estas dos ejemplificaciones nos indican que el periodo de mil aсos, el cual serб inaugurado con el regreso de Cristo de los cielos, seсalarб una glorificaciуn parcial de Israel. Quienes sean resucitados para participar en este reinado parcial serбn las primicias de Israel.

El primero de los dos pasajes del Nuevo Testamento es Filipenses 3:11. Aquн el envejecido Apуstol Pablo expresa su deseo de alcanzar la resurrecciуn de (del griego—resurrecciуn-de-entre) los muertos. Que Pablo se pusiera como meta alcanzar la resurrecciуn de entre los muertos sugiere que: (1) es una resurrecciуn adelantada y especial; y (2) sуlo los santos mбs fieles del Seсor pueden alcanzarla.

El segundo de los dos pasajes es Apocalipsis 20:4-6. Estos tres versнculos merecen atenciуn cuidadosa porque componen los ъnicos pasajes en todas las Escrituras que expresan directamente tener que ver con la primera resurrecciуn de entre los muertos, la resurrecciуn que ocurrirб cuando Cristo regrese.

Es obvio que la resurrecciуn designada en Apocalipsis 20:4-6 es la asignaciуn del real sacerdocio a los tronos de la creaciуn. No hay lugar en la primera resurrecciуn para los Cristianos dйbiles, los tibios, los indecisos, para el que es salvo como quien pasa por el fuego —para el “Lot” que escapa del fuego pero que pierde por completo su herencia.

Entonces vi tronos donde se sentaron los que recibieron autoridad para juzgar. Vi tambiйn las almas de los que habнan sido decapitados por causa del testimonio de Jesъs y por la palabra de Dios. No habнan adorado a la bestia ni a su imagen, ni se habнan dejado poner su marca en la frente ni en la mano. Volvieron a vivir y reinaron con Cristo mil aсos. Йsta es la primera resurrecciуn; los demбs muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron los mil aсos. Dichosos y santos los que tienen parte en la primera resurrecciуn. La segunda muerte no tiene poder sobre ellos, sino que serбn sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarбn con йl mil aсos. (Apocalipsis 20:4-6 NVI)

Cuando comparamos Apocalipsis 20:4-6 con los capнtulos dos y tres de la Carta del Apocalipsis podemos ver el paralelismo. Los sacerdotes de Apocalipsis 20:4-6 serбn los santos que logren vencer. Apocalipsis 20:4-6 estб de acuerdo con Apocalipsis 14:1-5, el cual describe los primeros frutos de la humanidad que son llamados de entre los muertos para reinar en el monte Siуn con el Hijo mayor de David.

Luego mirй, y apareciу el Cordero. Estaba de pie sobre el monte Siуn, en compaснa de ciento cuarenta y cuatro mil personas que llevaban escrito en la frente el nombre del Cordero y de su Padre. (Apocalipsis 14:1 NVI)

Apocalipsis 14:1-5 revela el destino de los santos victoriosos. Estos le pertenecerбn a Jesъs de una manera especial. Estarбn en el monte Siуn, en la montaсa de gobierno, con Cristo. Ellos serбn columnas en el Templo de Dios. Recibirбn nuevamente sus cuerpos por adelantado del resto de la masa de la humanidad. Ellos habrбn alcanzado la resurrecciуn que es de entre los muertos. (Esto nos recuerda a Pedro, Santiago y Juan que fueron llamados de entre los doce a estar con el Seсor en el Monte de la Transfiguraciуn.)

La segunda muerte no tendrб autoridad sobre el sacerdocio “bendecido y santo”. Debido a que la segunda muerte tiene autoridad sobre todo pecado, esto quiere decir que los miembros del sacerdocio han sido liberados de todo pecado. El que ellos hayan sido liberados de su egoнsmo estб indicado por la expresiуn, “No se encontrу mentira alguna en su boca, pues son intachables” (Apocalipsis 14:5).

Los santos victoriosos estarбn calificados y serбn competentes para reinar sobre las naciones de personas salvas de la tierra. Habrбn sido encontrados dignos de caminar con Cristo vestidos en la blancura de la justicia y la gloria.

Sin embargo, tienes en Sardis a unos cuantos que no se han manchado la ropa. Ellos, por ser dignos, andarбn conmigo vestidos de blanco. (Apocalipsis 3:4 NVI)

Si estamos correctos en nuestras conclusiones, la primera resurrecciуn, la resurrecciуn y ascensiуn que ocurrirб cuando el Seсor venga, debe ser alcanzada. No es verdad que todos los que profesen fe en Cristo serбn resucitados de entre los muertos para ser reunidos con Йl en el aire cuando el Seсor aparezca.

La esperanza de una resurrecciуn de salvaciуn general a la venida del Seсor acompaсada de una ascensiуn para escapar la tribulaciуn no tiene base en las santas Escrituras. Es un engaсo frнamente calculado para que durante toda la eternidad las iglesias Cristianas se puedan mantener como bebйs asegurando asн que el reino de Satanбs —su reinado sobre las naciones de la tierra— no sea puesto en peligro.

La parбbola de las diez jуvenes solteras nos enseсa que muchas “jуvenes solteras” (creyentes) no estarбn preparadas para ir con el Novio cuando Йl aparezca. La falta de preparaciуn no tiene nada que ver con sus creencias (sus lбmparas) sino con su vida interior espiritual (su aceite). El hecho de que uno serб llevado y el otro dejado atrбs indica que la primera resurrecciуn serб selectiva.

Alcanzando la primera resurrecciуn.

Entonces, їcуmo le hace uno para alcanzar la resurrecciуn temprana de entre los muertos? Por favor mantйn en mente que el propуsito de la primera resurrecciуn no es conducirnos a la vida eterna. El propуsito de la segunda resurrecciуn es el de conducir sуlo a los justos a la vida eterna (Mateo 25:46; Juan 5:29).

Se asume que quienes hayan alcanzado la primera resurrecciуn ya habrбn logrado la vida eterna en ellos mismos antes de la venida del Seсor, antes de la resurrecciуn y ascensiуn que sucederб cuando aparezca. Ellos no necesitarбn ser resucitados a la vida porque ellos ya habrбn alcanzado la vida en Jesъs.

El propуsito de la primera resurrecciуn no es resucitarnos a la vida sino resucitarnos a reinar. Esta doctrina estб completamente de acuerdo con Apocalipsis 20:4-6, Apocalipsis 14:1-5, y con los capнtulos dos y tres de la Carta del Apocalipsis.

Los capнtulos dos y tres de la Carta del Apocalipsis dividen a las iglesias Cristianas  en los santos victoriosos y los creyentes no-victoriosos. Todas las recompensas de vida eterna y reinado en el Reino de Dios van a los santos victoriosos. Los santos victoriosos son los que tienen el privilegio de comer del бrbol de la vida.

La implicaciуn es clara que a los creyentes no-victoriosos (que incluyen a muchos —si no es que a la mayorнa— de los creyentes de nuestro dнa) no se les darб de comer del бrbol de la vida, ni tampoco recibirбn una corona de vida, ni reinarбn sobre las naciones. Ademбs, no andarбn con Cristo vestidos en la blancura de su justicia (Apocalipsis 3:4).

Es evidente en los Capнtulos Dos y Tres de la Carta del Apocalipsis que los Cristianos que no logren vencer las fuerzas de la muerte que batallan contra ellos estбn en peligro de ser lastimados por la segunda muerte, y tambiйn de que sus nombres sean borrados del libro de la vida (Apocalipsis 2:11; 3:5).

Hemos dicho que la primera resurrecciуn debe ser alcanzada. Se asume que los santos que participen en la primera resurrecciуn ya han alcanzado la vida antes de la venida del Seсor. Al combinar estas dos ideas podemos decir que si uno quiere estar calificado para la primera resurrecciуn, para recobrar su cuerpo cuando el Seсor regrese, йl deberб haber alcanzado la resurrecciуn de su naturaleza espiritual antes de la venida del Seсor.

Con esto estamos diciendo que la resurrecciуn debe ser alcanzada ahora, aunque su manifestaciуn en forma corporal no sucederб hasta que el Seсor sea revelado desde el Cielo. Esto es eminentemente razonable. Lo que no es razonable es suponer que el Seсor Jesъs vestirб a una personalidad espiritual pecaminosa, rebelde y egocйntrica con un cuerpo glorificado de inmensa energнa y capacidad.

El hombre consiste de tres partes: espнritu, alma y cuerpo. El hombre no ha alcanzado la vida eterna, la plenitud de la redenciуn, la tierra de Dios de reposo prometida hasta que haya alcanzado la resurrecciуn de su espнritu, la resurrecciуn de su alma, y la resurrecciуn de su cuerpo.

El ъltimo enemigo del hombre que debe ser vencido por medio de Cristo es la muerte fнsica (1 Corintios 15:26). Si la muerte fнsica es el ъltimo enemigo a vencer, es lуgico que el que el cuerpo fнsico sea llenado con vida eterna no puede suceder hasta que primero el espнritu y el alma hayan sido resucitados a la vida eterna.

La resurrecciуn del espнritu sucede, por lo menos en parte, cuando recibimos al Seсor Jesъs como nuestro Seсor y Salvador y volvemos a nacer. En ese momento una primicia de nuestra naturaleza espiritual “muere” al espнritu del mundo y se vuelve uno con el Espнritu del Seсor. Su resurrecciуn ocurre porque se vuelve uno con la Vida de resurrecciуn de Cristo. Nuestra nueva naturaleza interior que ha vuelto a nacer inmediatamente es sentada en Cristo a la derecha de Dios.

Pero el que se une al Seсor se hace uno con йl en espнritu. (1 Corintios 6:17 NVI)

Y en uniуn con Cristo Jesъs, Dios nos resucitу y nos hizo sentar con йl en las regiones celestiales, (Efesios 2:6 NVI)

Ahora ya tenemos vida eterna en nuestro hombre interior. Esto sucede inmediatamente cuando recibimos al Seсor.

Todavнa falta que alcancemos la vida eterna en nuestra alma y en nuestro cuerpo. Ya que el cuerpo recibirб vida eterna instantбneamente a la venida del Seсor, es el alma el que es el problema. El que se le dй vida eterna a nuestro cuerpo dependerб de que nos aferremos a la vida eterna en nuestra alma, es decir, en nuestra voluntad y en nuestras emociones. Alcanzar la vida eterna en nuestra alma es la tarea de nuestro discipulado Cristiano, la razуn por la que debemos poner a un lado nuestra vida, tomar nuestra cruz, y seguir a Jesъs.

Alcanzar la vida eterna en nuestra alma es alcanzar la resurrecciуn-hacia-afuera, la primera resurrecciуn. Alcanzar la vida eterna en nuestra alma nos califica para recobrar el cuerpo cuando Jesъs aparezca. Esto sucederб por adelantado de la resurrecciуn general de los muertos, la resurrecciуn que sucederб al final del periodo de los mil aсos.

Pablo ya tenнa vida eterna en su espнritu. Йl estaba buscando conocer el pleno poder de la resurrecciуn de Jesъs en su alma, en su naturaleza interior, para que pudiera estar calificado para ponerse inmortalidad en el cuerpo cuando el Seсor regresara.

El fundamento de la primera resurrecciуn.

Adquirir la vida eterna en nuestra alma es cambiar de un tipo de humanidad a otra, de pasar de un tipo de criatura a otra, de una raza a otra. Mientras la doctrina de la transformaciуn de Adбn a Cristo, de un alma viva a un espнritu que da vida, no sea comprendida y aceptada, es difнcil para el discнpulo soportar los tratos rigurosos del Seсor en su personalidad (2 Corintios 3:18: 1 Corintios 15:45-49).

Para poder adquirir la vida eterna nuestra alma debe morir y ser resucitada nuevamente en Cristo. Uno mismo, el ego, el “yo” del individuo debe morir. En su lugar deben llegar el Padre, el Hijo y el Espнritu Santo. Que el alma humana sea convertida de Adбn a Cristo es una discusiуn filosуfica interesante. Pero lograrla en la realidad de la existencia diaria ciertamente es una operaciуn agotadora.

Los sufrimientos de la cruz son los que matan nuestra alma. Soportar la prisiуn en la que seamos echados y la aparentemente interminable y paciente obediencia portadora de la cruz que debemos soportar contribuyen a la muerte de nuestra alma.

Podemos observar la muerte del alma en el tercer capнtulo de Filipenses cuando Pablo habla de sufrir la pйrdida de todas las cosas y de considerarlas basura si con ello ganara a Cristo, para con ello tomar parte en la Vida de Resurrecciуn que Cristo es.

Requerirб de algo de tiempo y de mucho sufrimiento para que un ser humano estй en la posiciуn de considerar toda posesiуn y todo logro como basura. Mientras no llegue a esa posiciуn su alma entonces aъn no ha sido convertida. Se acostumbra en estos dнas decir que la conversiуn es la ocasiуn en la que estuvimos de acuerdo con los hechos con respecto a Jesъs. Esta es sуlo una conversiуn mental. La verdadera conversiуn sucede cuando el alma es crucificada y la Vida de Jesъs surge.

Para poder experimentar el poder de la resurrecciуn de Cristo nosotros debemos participar en sus sufrimientos. Estos sufrimientos aprisionan nuestra alma, dбndole la oportunidad a Dios Padre a que entre en nuestra alma y la transforme de la muerte del egoнsmo y la rebeliуn a la vida eterna de uniуn tranquila con Dios.

El fin es ser crucificados con Cristo. No existe forma de adquirir la Vida de Cristo mбs que siendo crucificados con Cristo.

Cristo vive en nosotros. Йl vive en nosotros. Esto es lo que significa alcanzar la resurrecciуn del alma.

Si soportamos pacientemente hasta el final de nuestras vidas poseeremos nuestra alma. Si cedemos a las tentaciones y lujurias del mundo, de Satanбs, y de nuestra propia carnalidad y obstinaciуn, perderemos la posesiуn de nuestra alma. Nuestra alma seguirб adelante siguiendo su propio camino y se alienarб a Dios.

їCuбntos creyentes de ahora en dнa pueden decir que ellos han sido crucificados con Cristo y que ya no estбn viviendo su propia vida, que estбn viviendo en y por la fe en Cristo quien estб viviendo en ellos? Estos son los creyentes que estбn alcanzando la resurrecciуn-hacia-afuera.

Al que se le dй la Estrella de la Maсana reinarб sobre las naciones. La Estrella de la Maсana es Jesъs viviendo en el trono de nuestra alma (Apocalipsis 2:26-28).

Cada Cristiano debe volverse la carroza de Dios. Para ser una carroza de Dios debemos ser transformados en nuestra alma para tener rostro humano, rostro de leуn, rostro de toro y rostro de бguila. Cada uno de los cuatro seres vivientes tiene estos cuatro rostros porque los seres vivientes reflejan la imagen y la Gloria de Dios (Ezequiel 1:10).

El rostro de hombre es la imagen moral de Dios, la imagen de Cristo —la que puede entrar en uniуn con Dios.

El rostro de leуn es la personalidad conquistadora —la que reina con Dios. 

El rostro de toro es la buena disposiciуn y la fuerza para soportar las cargas de la obra del Reino, el vehнculo de servicio y sacrificio.

El rostro de бguila es la vida espiritual eterna volando en los cielos en lugar de aferrarse a la mortalidad de la tierra.

Estos constituyen la imagen de los hijos de Dios.

Ademбs, debe haber “una rueda encajada dentro de la otra” (Ezequiel 1:16). La rueda es nuestra alma. La rueda encajada dentro de nuestra alma es Dios Padre.

Nuestra alma debe morir a su egocentrismo. Debe recibir otra “rueda”. Conforme lo haga, es transformada al hombre, al leуn, al toro y al бguila. Durante la eternidad nuestra alma serб hombre, leуn, toro y бguila. Durante la eternidad no “rodarб” en su propia direcciуn ni por su propio poder. Habrб una “rueda” encajada adentro de la cual recibirб personalidad, direcciуn y poder.

Nuestra alma debe soportar una muerte minuciosa. O adquirimos y poseemos nuestra alma por medio del sufrimiento paciente o la perdemos por no estar dispuestos a renunciar a nuestros instintos y deseos adбmicos (Lucas 21:19).

Adquirir la vida eterna en nuestra alma es, como hemos dicho, ser transformados de un tipo de humanidad a otro tipo de humanidad. El primer tipo de humanidad es Adбn, la criatura de cuerpo y sangre, el polvo de la tierra.

El segundo tipo de humanidad es Cristo. Йl es muy Dios de muy Dios y muy Hombre de muy hombre. Cristo es mбs que un animal de cuerpo y sangre. Cristo es mбs que el polvo de la tierra.

Nosotros somos la Esposa del Cordero, el Cuerpo de Cristo. La Esposa del Cordero, el Cuerpo de Cristo, no consiste de animales de cuerpo y sangre, del polvo de la tierra. El Cuerpo de Cristo estб formado de aquello que es tanto hijo de hombre como hijo de Dios. No puede haber una uniуn eterna de un tipo de humanidad con otro tipo de humanidad diferente.

Para que alguien sea transformado a la similitud de Cristo йste debe morir a lo que es para que pueda volverse otro tipo de humanidad. Debe volver a nacer si quiere ver y entrar al Reino de Dios.

La adquisiciуn de la vida eterna en el alma, en la que se basa la primera resurrecciуn, no puede ser lograda por la adherencia a doctrinas de la religiуn Cristiana. Esa transformaciуn puede ser lograda sуlo conforme recibimos la Vida de Cristo y conforme le permitimos al Espнritu Santo matar los impulsos de nuestra naturaleza vieja.

El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitarй en el dнa final. (Juan 6:54 NVI)

Pues a nosotros, los que vivimos, siempre se nos entrega a la muerte por causa de Jesъs, para que tambiйn su vida se manifieste en nuestro cuerpo mortal. (2 Corintios 4:11 NVI)

No serб nuestra doctrina la que nos resucite en el ъltimo dнa, serб la carne y la sangre de Cristo. Su Vida en nosotros es la que ES en sн la Resurrecciуn. Йl ES la Resurrecciуn. Йl ES la vida eterna.

Y si el Espнritu de aquel que levantу a Jesъs de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantу a Cristo de entre los muertos tambiйn darб vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espнritu, que vive en ustedes. (Romanos 8:11 NVI)

Su Espнritu morando en nosotros es el que darб vida a nuestro cuerpo mortal. La resurrecciуn de nuestro cuerpo vendrб de nuestra naturaleza interior resucitada. Si vivimos siguiendo los apetitos de nuestra carnalidad, nuestra naturaleza interior no se llenarб con vida de resurrecciуn.  Por ello nuestra participaciуn en la primera resurrecciуn no serб posible. La primera resurrecciуn proviene de adentro de nosotros (por lo menos en parte) y no, como en el caso de la segunda resurrecciуn, totalmente de afuera de nosotros.

El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mн y yo en йl. (Juan 6:56 NVI)

Conforme somos abatidos por las tribulaciones que soportamos, Dios envнa a nuestra alma la carne y la sangre de Cristo. Morimos diariamente, y cada dнa somos resucitados. Lo que es resucitado no es nuestra naturaleza vieja sino la Vida eterna de Dios todopoderoso. Es la creaciуn nueva. Es la resurrecciуn de los muertos.

Asн como me enviу el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, tambiйn el que come de mн, vivirб por mн. (Juan 6:57 NVI)

Cristo vive por, con y en Dios Padre y el Padre en Йl. Dios Padre es la Rueda en Cristo. Cristo es el Hombre, el Leуn, el Toro, y el Бguila, y Dios estб en Йl. Cristo es la Carroza de Dios. Nosotros estamos siendo creados a la misma imagen. Es la uniуn eternal de Dios y el hombre. Este es el Reino de Dios.

Quien busque salvar su vida, su alma, la perderб. El alma es parte de la primera creaciуn, de la raza de Adбn. La creaciуn adбmica llegу a su fin en la cruz del Calvario y desaparecerб por completo cuando la tierra y el cielo desaparezcan. La primera creaciуn habrб concluido.

Lo que es de carne y sangre no pueden entrar al Reino de Dios. Cristo es el Primero de la nueva creaciуn. Quien pierda su vida en el proceso de volverse una nueva creaciуn, una carroza de Dios, salvarб su vida a la eternidad.

Podemos observar la misma transformaciуn en el Apуstol Pablo. Despuйs de hablar sobre su constante muerte y resurrecciуn, Pablo dijo:

Pues los sufrimientos ligeros y efнmeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchнsimo mбs que todo sufrimiento. (2 Corintios 4:17 NVI)

La gloria eterna que vale muchнsimo mбs que todo sufrimiento es nuestra casa del Cielo.

Aquн estб la relaciуn entre la resurrecciуn del alma y la resurrecciуn del cuerpo. Conforme los sufrimientos llevan nuestra alma a la muerte nosotros somos resucitados por la Vida eterna que Jesъs Es. Una casa del Cielo, una gloria eterna que vale muchнsimo, la cual es una parte integral de la primera resurrecciуn, es creada como consecuencia de nuestra “muerte” por medio de la aflicciуn.

Si queremos comprender la resurrecciуn de nuestro cuerpo debemos darnos cuenta de que esto involucra a dos cuerpos: (1) nuestro cuerpo celestial y (2) nuestro cuerpo fнsico.

Nuestro cuerpo celestial serб nuestra recompensa por habernos sometido a la muerte por el bien de Jesъs. Nuestra casa que estб en el Cielo estarб siendo creada como una contraparte espiritual e invisible (para nosotros ahora) de lo que estй sembrando nuestro cuerpo mortal y nuestra alma en la muerte que hay al seguir la voluntad de Jesъs. Cuando nuestro cuerpo mortal sea resucitado de los muertos serб revestido con nuestro cuerpo celestial —un cuerpo que habrб sido creado conforme nos hayamos sometido a la muerte de la cruz.

Nuestro cuerpo fнsico naciу de nuestra madre. Cuando fallecemos fнsicamente, nuestro cuerpo regresa a los elementos de los cuales fue creado para ahн “dormir” hasta el Dнa de la Resurrecciуn.

Cuando morimos somos un espнritu sin vestimenta. Si mientras estuvimos con vida sobre la tierra entramos a la vida de obediencia portadora de la cruz entonces en la Presencia de Cristo en el Cielo habrб sido formado para nosotros un cuerpo celestial. La “gloria eterna” de ese cuerpo dependerб del grado al que hayamos entrado a la Vida de Jesъs durante los dнas de nuestro discipulado.

El Dнa del Perdуn y la primera resurrecciуn.

Existe otro aspecto de la resurrecciуn del cuerpo que debemos introducir en este momento.

En los festivales de Israel hay tres fiestas solemnes que le siguen a la Fiesta de Pentecostйs: la Fiesta de las Trompetas, el Dнa del Perdуn y la Fiesta de las Enramadas.

El cumplimiento espiritual de la fiesta de Trompetas es la venida del Rey para hacerles la guerra a todos Sus enemigos y para organizar a sus santos en un ejйrcito. El Rey, Jesъs, se nos acerca para juzgar todo lo que hay en nuestra personalidad. Si somos Sus siervos Йl nos limpiarб del pecado y de la obstinaciуn.

El Dнa Levнtico del Perdуn ejemplifica la limpieza de nuestra personalidad y que sea llevada a una uniуn total con Dios. Nosotros debemos confesar nuestros pecados. Debemos hacer todo lo que estй en nuestro poder por seguir al Espнritu Santo conforme nos conduce a una reconciliaciуn completa a Dios por medio de Cristo.

Es una batalla contra el pecado y contra la obstinaciуn que dura toda la vida. El Seсor nos limpia de algunos de nuestros enemigos inmediatamente pero permite que batallemos con algunas de las otras maldades por muchos aсos. Dios permite esta guerra aparentemente interminable para determinar si lo serviremos o no (ver Jueces 2:21-23).

Nosotros nunca debemos ceder al enemigo. Todos los dнas de nuestro discipulado debemos salir con el propуsito de llevar a cabo una batalla. Nunca debemos rendirnos. Esta voluntad decidida a conquistar es la que Dios estб buscando en los miembros del real sacerdocio. Es la seсal de los que alcanzarбn la resurrecciуn de los muertos.

їQuiйn nos librarб de este cuerpo mortal? Dios lo harб, en el dнa de la primera resurrecciуn de los muertos. En ese dнa, Dios visitarб a Sus santos victoriosos, los limpiarб de los ъltimos vestigios del enemigo, y los vestirб en las ropas blancas de justicia inmortal. Esa serб su recompensa por haber servido al Seсor bajo las difнciles condiciones del mundo actual.

Despuйs de que pasemos por el juicio del Dнa del Perdуn, lavando nuestros mantos y haciйndolos blancos en la sangre del Cordero, el Padre y el Hijo entran a nosotros por medio del Espнritu Santo para hacer Su morada eterna en nosotros. Este es el cumplimiento espiritual de la fiesta de Enramadas del Antiguo Testamento.

Ahora la rueda se hallarб encajada adentro de la rueda. Cristo habrб sido formado en nosotros. Dios Padre estarб morando en nosotros. El Espнritu de Dios nos habrб  entrenado, entrenado y entrenado en los caminos de Dios. Habremos demostrado ser dignos para el Reino de Dios respondiendo obedientemente, diligentemente, y con adoraciуn a la disciplina del Seсor.

El egocentrismo que tenнamos ya no existe. Las lujurias de nuestro cuerpo serбn mantenidas bajo un control estricto por nuestro hombre interior. Nuestra alma se habrб vuelto el Trono de Dios y del Cordero. Entonces nuestra alma se habrб vuelto parte de la nueva Jerusalйn, de la ciudad santa de Dios (Apocalipsis 22:3). La hermosa e impenetrable pared de resistencia al pecado habrб sido construida alrededor de nuestra alma por habernos sometido a Dios y haber resistido al diablo.

Estaremos listos para la resurrecciуn de nuestro cuerpo, para que sea revestido con vida eterna.

La resurrecciуn del real sacerdocio.

Todos los miembros del Cuerpo de Cristo a quienes el Seсor haya encontrado ser dignos de caminar con Йl vestidos de blanco serбn llevados a la perfecciуn al mismo tiempo, en el momento en que el Seсor regrese.

Cuando Jesъs regrese, los miembros del real sacerdocio aparecerбn con Йl. Todo ojo verб al Cordero sacrificado. La gente de la tierra no verб a los miembros del real sacerdocio, a los que vienen con Йl, ya que todavнa serбn espнritus invisibles.

Jesъs permanecerб en las nubes sobre la tierra. Los santos invisibles descenderбn a la tierra, dirigidos por Dios Padre que ahora mora en ellos. Con fe declararбn la palabra que volverб a reunir los elementos de su armazуn fнsico. Agachбndose levantarбn su armazуn y entrarбn en йl, asн como el Seсor Jesъs levantу Su cuerpo y volviу a entrar en йl hace dos mil aсos.

La gente de la tierra no se darб cuenta de nada hasta que las tumbas sean abiertas violentamente. Entonces verбn a los santos verdaderos de todas las йpocas salir de sus tumbas, llenos de luz y gloria eterna. Estas personas inmortales serбn el real sacerdocio de Dios. Ellas serбn las columnas de la morada eterna de Dios, las primicias de la nueva Jerusalйn.

Aquellos de nosotros que estemos vivos sobre la tierra en ese entonces sentiremos la atracciуn hacia el Cielo. Sabremos que si seguimos con fe esa atracciуn hacia arriba, perderemos nuestras funciones anatуmicas normales y nos volveremos criaturas inmortales. Serб en este momento en el que tendremos la tentaciуn de volvernos atrбs y considerar por ъltima vez nuestra vida en el cuerpo mortal. Si lo hacemos, no participaremos en la primera resurrecciуn.

La persona promedio que asiste a las iglesias no estб preparada para la venida del Seсor ni para la primera resurrecciуn. Nunca ha entrado, a un grado que se pueda apreciar, al poder de la resurrecciуn de Cristo y a participar en Sus sufrimientos.

їCuбntos miembros de nuestras iglesias tendrбn la suficiente fe como para aferrarse a la inmortalidad cuando les sea ofrecida? Si son indecisos ahora con respecto al grado al que deben comprometerse a Dios, con seguridad mirarбn atrбs, asн como la esposa de Lot, y se les negarб la entrada a la Gloria del Seсor. No tendrбn suficiente “aceite”.

Si hemos vivido de tal manera que estemos avanzando en la fe sin mirar atrбs una sola vez entonces nos volveremos inmortales estando parados sobre nuestros pies. Nos pareceremos a los que han regresado con el Seсor y que ya han salido de la tierra.

En un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonarб la trompeta y los muertos resucitarбn con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados. (1 Corintios 15:52 NVI)

Los santos resucitados tendrбn la oportunidad de saborear su victoria por algъn tiempo (Jesъs tuvo cuarenta dнas). Luego, los que brillan comenzarбn a ascender hacia una Luz mayor en el cielo. Los malvados de la tierra se pondrбn furiosos y maldecirбn al contemplar la Gloria de Dios, porque sabrбn que pronto tendrбn que dar cuentas de sus comportamientos a jueces que no pueden ser sobornados ni amenazados.

En cuanto el testigo deje la tierra la ira de Dios caerб sobre los malvados. Segъn lo entendemos nosotros, los “Lots”, aquellos que serбn salvos debido a las oraciones de los santos, serбn llevados a un lugar seguro por el Seсor. Todavнa habrб seres humanos sobre la tierra, pero los santos victoriosos habrбn participado en la primera resurrecciуn. Ellos habrбn recuperado sus cuerpos de entre los muertos y serбn inmortales.

Nosotros entendemos que la mayor parte de la Iglesia de Dios, la mayor parte de Su pueblo que ha sido llamado a salir, no serб resucitada sino hasta el final del periodo de los mil aсos, en ese momento entrarбn a sus respectivos lugares en el Templo de Dios, en la nueva Jerusalйn. Estos serбn reconciliados al Seсor Jesъs durante el Dнa del Perdуn mundial, que es el periodo de los mil aсos. Nosotros creemos que su reconciliaciуn con Dios y Su Cristo es uno de los propуsitos para el periodo de los mil aсos (Oseas 6:2).

Alguien puede cuestionar el uso que le damos a la palabra reconciliar, diciendo que somos reconciliados a Cristo cuando clamamos por primera vez en el nombre del Seсor para recibir salvaciуn.

Ciertamente somos reconciliados a Dios por la sangre del Cordero en lo que se refiere al pago de los pecados, pero todavнa falta mucho en nuestra personalidad que todavнa no es reconciliado a Dios. No somos totalmente reconciliados a Dios hasta que todo elemento de nuestra personalidad estб reposando en Cristo y estб encontrando su justicia, paz y gozo en Йl; hasta que toda relaciуn, toda situaciуn, y toda cosa, incluyendo nuestra alma, estб en el altar de Dios, para nunca ser removida.

Muchos Cristianos de las naciones prуsperas parecen estar encontrando que es difнcil darle a Jesъs sus vidas. No estбn listos para dejar el mundo, para presentarse a sн mismos completamente y sin reservaciones a Dios para hacer Su voluntad. Hasta que esto sea verdad de nosotros no hemos sido reconciliados a Dios. No estamos listos para representarlo por toda Su creaciуn.

Todo lo que somos debe morir y ser renovado en Cristo antes de que Dios pueda encontrar reposo en nosotros. Sуlo hay lugar para una voluntad en el universo y esa voluntad es la de Dios. Los que aman a Jesъs se regocijan de ya no tener que esforzarse ni de tener que idear la manera en que las cosas deben de ser, y estбn felices de entrar al reposo de Dios y de aceptar la creaciуn de todas las cosas segъn Su voluntad. їEs cierto esto de ti? Pues es cierto de todos los que han sido completamente reconciliados a Dios y a Su Cristo.

Las Escrituras son claras en cuanto a que sуlo los benditos y santos, los santos victoriosos, el real sacerdocio, recibirбn sus cuerpos al comienzo del periodo de los mil aсos (Apocalipsis 20:4-6).

Si los Cristianos mбs dйbiles no reciben nuevamente sus cuerpos al comienzo del periodo de los mil aсos, y si ellos mismos serбn reconciliados al Seсor en el reino espiritual durante el periodo de los mil aсos entonces quizб sea verdad que ellos recibirбn nuevamente sus cuerpos al final del periodo de los mil aсos y sin embargo no se les requerirб presentarse ante el tribunal de justicia y ser juzgados segъn sus obras.

No vemos ninguna razуn por la que esto no pueda ser verdad. Ademбs, estб de acuerdo con la declaraciуn de Pablo de que los elegidos del Seсor han sido llamados, justificados, y glorificados desde la creaciуn del mundo. Aunque muchos de ellos no estarбn preparados espiritualmente para recibir nuevamente sus cuerpos y reinar con Jesъs al comienzo del periodo de los mil aсos, su glorificaciуn final ha sido asegurada por la promesa de Dios (Romanos 8:28-30).

El poder y la consistencia del plan predeterminado de Dios han dado testimonio por el hecho de que los nombres de los doce hijos de Jacobo, hombres muy alejados de la perfecciуn en sus conductas, estarбn inscritos por la eternidad en las puertas de la nueva Jerusalйn.

Nosotros creemos que es posible de que alguno de los elegidos pierda su posiciуn en el Seсor y sea asignado al castigo eterno. Jesъs nos dijo que si no dбbamos fruto que serнamos cortados de la vid, es decir, del Seсor Mismo. Una cosa es tener la esperanza de que los creyentes dйbiles algъn dнa encuentren un lugar en la ciudad santa. Otra cosa es decir que sin importar cuбnto un creyente descuide o abuse de su posiciуn en Cristo que no puede perderse de los propуsitos de Dios. Esta ъltima postura es incorrecta, segъn lo vemos nosotros, y un punto de vista muy peligroso y destructivo.

Aunque ustedes ya saben muy bien todo esto, quiero recordarles que el Seсor, despuйs de liberar de la tierra de Egipto a su pueblo, destruyу a los que no creнan. (Judas 1:5 NVI)

Mientras que la ira de Dios estй cayendo sobre la tierra (bajo la administraciуn de los santos) el Seсor Jesъs les darб la bienvenida a Sus conquistadores y los prepararб para el ataque de caballerнa, para la invasiуn de la tierra, que es la Batalla de Armagedуn. Nuestro entendimiento es que no todos los santos que hayan resucitado tomarбn parte en la Batalla de Armagedуn sino sуlo aquellos que han sido llamados para esa tarea. Estos serбn los guerreros de Cristo. Son de corazуn implacable y tienen dentro de sн el entrenamiento y la voluntad para Armagedуn, para la terrible destrucciуn que removerб el pecado de la tierra.

Los malvados de la tierra sufrirбn grandemente debido a que serбn vertidas las copas de oro llenas de la ira de Dios.

Repentinamente los cielos se abrirбn. Serб recorrido el velo que escondнa de los ojos de las personas de la tierra las realidades espirituales. Las naciones contemplarбn un caballo blanco (Apocalipsis 19:11 — compara Joel 2:4; Habacuc 3:15).

El descenso del ejйrcito de Cristo serб poderoso y violento. Hasta el profeta temblу de miedo y esperу encontrar reposo cuando el Seсor apareciera con Su ejйrcito (Habacuc 3:16).

ЎPobre de los malvados en ese dнa! ЎPobre de los hipуcritas en las iglesias en esa hora!

Toda la ira, la libertad y la gloria del periodo de los mil aсos serбn distribuidas por los santos —por los que estarбn viviendo por la Vida de Cristo. Dios estarб en todos ellos y todos ellos estarбn en Dios.

Nosotros creemos que lo anterior es una imagen verdadera de la venida, de la parusнa (usando el tйrmino griego), del Seсor.

En nuestra йpoca no han estado balanceadas las predicaciones del perdуn y de la gracia con la insistencia de la Biblia en una justicia de comportamiento como parte integral de la redenciуn. La doctrina de la justificaciуn ha sido engrandecida hasta el grado de que ha echado fuera la doctrina bнblica de la santificaciуn. La presentaciуn desbalanceada ha destruido el carбcter moral de un gran nъmero de personas Cristianas —creyentes que quizб hubieran sido verdaderos soldados de la cruz si hubieran sido instruidos correctamente.

Ademбs, la doctrina anti-Semнtica de que los creyentes Gentiles serбn llevados al Paraнso mientras que los Judнos sin el Espнritu Santo serбn dejados aquн para lidiar con la persecuciуn, la tortura, y la muerte ha dejado a los creyentes sin preparaciуn mental ni emocional para el movimiento Divino de nuestros dнas de la restauraciуn del pueblo Judнo.

Cuando una doctrina o un movimiento desprecia o hace a un lado la importancia que siempre tendrб el pueblo Judнo en el plan de redenciуn de Dios, esa doctrina o ese movimiento estб siendo inspirado, por lo menos en parte, por Satanбs.

No es bнblico y es anti-Semнtico proponer que Dios dividirб a los elegidos en Judнos y Gentiles. Considerar esta doctrina destructiva revela ignorancia del Reino de Dios. Cuando uno ha vuelto a nacer en el Reino de Dios йste se vuelve una parte integral de Cristo. Su origen racial pierde importancia. El creyente se ha vuelto parte de la Semilla de Abraham.

La voluntad de Dios es que los santos victoriosos de hoy en dнa, los hermanos del Seсor Jesъs, se vuelvan en amor y amabilidad hacia los Judнos de raza y que los alienten a que regresen a la tierra de Israel (Miqueas 5:3). Les exhortamos a todos los Cristianos que deseen ayudar a los Judнos a que abandonen la doctrina del arrebato antes de la tribulaciуn ya que obra en contra de la restauraciуn de los Judнos a su Cristo. La doctrina del arrebato antes de la tribulaciуn obviamente es hostil a los intereses de los Judнos elegidos.

En el dнa del Reino de Cristo los elegidos Judнos y Gentiles serбn uno en las manos de Dios. Se pararбn en el monte Siуn y la Palabra del Seсor saldrб de Jerusalйn. El ъnico y verdadero Rey de todos los reyes y Seсor de todos los seсores, Cristo, se sentarб sobre el Trono de David. Todas las naciones Le servirбn y obedecerбn, y el Reino serб del Seсor.

Escuchemos al Profeta Isaнas conforme describe la venida del Seсor Jesucristo (compara el segundo capнtulo de Joel; el tercer capнtulo de Habacuc; el vigesimocuarto capнtulo de Mateo; el cuarto capнtulo de 1 de Tesalonicenses; el primer capнtulo de 2 de Tesalonicenses; Judas 14, 15;  y el diecinueveavo capнtulo del Apocalipsis).

Ya he dado orden a mis consagrados; he reclutado a mis valientes, a los que se alegran de mi triunfo, para que ejecuten mi castigo. ЎEscuchen! Se oye tumulto en las montaсas, como el de una gran multitud. ЎEscuchen! Se oye un estruendo de reinos, de naciones que se han reunido. El Seсor Todopoderoso pasa revista a un ejйrcito para la batalla. Vienen de tierras lejanas, de los confines del horizonte. Viene el Seсor con las armas de su ira para destruir toda la tierra. ЎGiman, que el dнa del Seсor estб cerca! Llega de parte del Todopoderoso como una devastaciуn. Por eso todas las manos desfallecen, todo el mundo pierde el бnimo. Quedan todos aterrados; dolores y angustias los atrapan: Ўse retuercen de dolor, como si estuvieran de parto! Espantados, se miran unos a otros; Ўtienen el rostro encendido! ЎMiren! ЎYa viene el dнa del Seсor —dнa cruel, de furor y ardiente ira—; convertirб en desolaciуn la tierra y exterminarб de ella a los pecadores! Las estrellas y las constelaciones del cielo dejarбn de irradiar su luz; se oscurecerб el sol al salir y no brillarб mбs la luna. Castigarй por su maldad al mundo, y por su iniquidad a los malvados. Pondrй fin a la soberbia de los arrogantes y humillarй el orgullo de los violentos. (Isaнas 13:3-11 NVI)

Esta es la verdadera visiуn de la venida del Seсor Jesъs.

Sin demora echemos a un lado nuestras fбbulas y tradiciones y metбmonos en las Escrituras. Oremos que podamos ser considerados dignos de escapar la destrucciуn espiritual y a presentarnos ante Cristo triunfantes.

El Dнa del Seсor se aproxima. Йl estб preparando a Sus hombres valientes, a Sus santos victoriosos —a un pueblo fuerte, completamente armado y preparado para la guerra. Por medio de ellos la creaciуn serб liberada de la maldiciуn Divina. La vida serб restaurada sobre la tierra. Los “бrboles de justicia” de Dios reconstruirбn lo que el pecado ha destruido. Ellos volverбn a construir aquello que ha sido tumbado y repararбn las ciudades en ruinas.

Preparйmonos para el grande y terrible Dнa del Seсor, y para reconstruir el mundo que ha sido reducido a escombros por el deseo del hombre de ser su propio Dios.

Todos los “Templos de Herodes” por fin yacerбn en ruinas. Pero el Templo eterno de Dios se levantarб y permanecerб por todas las generaciones y por los siglos de los siglos. Amйn.