CREER NO ES LA SALVACION

Belief_Is_Not_Salvation__CREER_NO_ES_LA_SALVACION

 

Copyright © 2006 por Trumpet Ministries, Inc. Todos los Derechos Reservados

 

Texto bнblico tomado de la Santa Biblia, Nueva Versiуn Internacional. © 999 por la Sociedad Bнblica Internacional

 

Traducido por: Carmen Alvarez

 

 

Existen varias бreas de conocimiento relacionadas con Dios,  Su salvaciуn y Su Reino. A travйs de la historia de la Iglesia Cristiana se ha puesto un gran йnfasis en que el individuo estй de acuerdo con y profese las aceptadas posturas y creencias; posturas y creencias con respecto a lo que es visto como un entendimiento correcto de las бreas de conocimiento. Sin embargo, una creencia correcta y una profesiуn de fe en los hechos del Reino de Dios no son la salvaciуn.

 

 

Contenido

 

Los Hechos Sobre el Reino

Creer en los Hechos del Reino a Diferencia de la Salvaciуn

Dos Problemas que han Resultado de una Creencia Incorrecta

Obligar a la Sociedad Secular a la Moralidad 

La Definiciуn de la Salvaciуn

La Gracia Divina

Conclusiуn

 

 

CREER NO ES LA SALVACION

 

їTъ crees que hay un solo Dios? ЎMagnнfico! Tambiйn los demonios lo creen, y tiemblan. ЎQuй tonto eres! їQuieres convencerte de que la fe sin obras es estйril? (Santiago 2:19,20 – NVI)

 

Los Hechos Sobre el Reino

 

El conocimiento juega un papel muy importante en la salvaciуn Divina. Tenemos la necesidad de conocer la existencia de la Trinidad – Padre, Hijo y Espнritu Santo, y de la Naturaleza justa y santa de Dios. Hay aspectos sobre la rebeliуn de los бngeles y sobre la entrada del pecado al mundo que al conocerlos nos ayudan a comprender la presencia del pecado y lo que ocasiona en la personalidad humana y a comprender la necesidad del perdуn y de la liberaciуn.

 

Otra бrea de conocimiento tiene que ver con la actitud de Dios hacia el pecado y los pactos que Dios ha hecho con la gente debido a su pecado. De especial importancia es conocer la voluntad de Dios para el individuo segъn se manifiesta en las Escrituras, asн como en revelaciуn personal. La voluntad de Dios para Sus elegidos incluye que sean transformados a la imagen moral de Cristo, que tengan uniуn con Dios por medio de Cristo, que estйn disponibles para fortalecer a los miembros del Cuerpo de Cristo, y que se dispongan a servir como la luz del mundo, comenzando con sus propio vecindario.

 

Es sumamente importante que la gente sepa del futuro que tiene la humanidad con respecto a Dios, es decir, que sepa de la resurrecciуn de los muertos donde cada persona recibirб las consecuencias de su comportamiento, y que sepa sobre la instalaciуn con fuerza del Reino de Dios sobre la tierra.

 

Las бreas de conocimiento asociadas con el Reino de Dios son las siguientes:

 

El conocimiento de la existencia de la Trinidad – Padre, Hijo y Espнritu Santo – y de la Naturaleza justa y santa de Dios.

 

El conocimiento de los aspectos de la rebeliуn de los бngeles y de la entrada del pecado al mundo, que cuando los conocemos nos ayudan a comprender la presencia y el resultado del pecado en la personalidad humana y de la necesidad del perdуn y de la liberaciуn.

 

El conocimiento de la actitud que Dios tiene hacia el pecado y los pactos que Dios ha hecho con la gente debido a su pecado.

 

El conocimiento de la voluntad de Dios para el individuo segъn se manifiesta en las Escrituras y tambiйn por revelaciуn personal.

 

La voluntad de Dios para la gente incluye su transformaciуn a la imagen moral de Cristo, su uniуn con Dios por medio de Cristo, su disponibilidad para fortalecer a los miembros del Cuerpo de Cristo, y su disponibilidad para servir como la luz del mundo, comenzando con su propio vecindario. Ademбs, los santos, los miembros de Cristo, estбn siendo entrenados para la guerra espiritual.

 

El Reino de Dios serб instalado sobre la tierra conforme Cristo y Sus santos desciendan del Cielo y expulsen a todos los pecadores espirituales y fнsicos de la tierra. La justicia finalmente llegarб a los humildes de las naciones.

 

Miren, ya viene el dнa, ardiente como un horno. Todos los soberbios y todos los malvados serбn como paja, y aquel dнa les prenderб fuego hasta dejarlos sin raнz ni rama –dice el Seсor Todopoderoso –. (Malaquнas 4:1 – NVI)

 

El conocimiento sobre el futuro de la humanidad con respecto a Dios, es decir, saber que cada persona resucitarб de los muertos para recibir las consecuencias de su comportamiento y saber que el Reino de Dios serб instalado con fuerza.

 

A travйs de la historia de la Iglesia Cristiana un gran йnfasis se ha puesto en comprender correctamente los hechos de las бreas de conocimiento mencionadas anteriormente. Teуlogos han discutido. Guerras se han peleado. Disidentes han sido torturados y martirizados. La actitud de los lнderes y de las organizaciones Cristianas ha sido que la gente debe estar de acuerdo con las posturas y las creencias de los lнderes y de las organizaciones. El individuo que no se conforme con las declaraciones aceptadas con respecto a las бreas de conocimiento es expulsada del grupo, de la organizaciуn o del movimiento; es penalizada de alguna manera y, a veces, torturada y asesinada.

 

Las diversas denominaciones Cristianas existen debido a los diferentes entendimientos de las бreas de conocimiento asociadas con Dios y Su Reino.

 

Conforme nos estamos acercando a la venida del Seсor y de Su Reino a la tierra, nos estamos dando cuenta de que creer en lo que es verdad en el Reino de Dios no es en sн la salvaciуn.

 

El conocimiento de los hechos del Reino de Dios nos sirve como base y guнa para la salvaciуn Divina. Debido a que el conocimiento sirve como base y guнa es importante que sea correcta. Pero el conocimiento correcto y una profesiуn de fe en conocimiento correcto no son la salvaciуn. La salvaciуn no se compone de lo que sabemos o creemos.

 

El error en el pensamiento Cristiano es que si profesamos fe en la doctrina correcta entonces somos salvos. Agrйgale a esta confusiуn la postura, que no estб en las Escrituras, que ser salvo significa que lograremos residencia permanente en el Cielo cuando fallezcamos.

 

El propуsito de Dios detrбs de todos Sus pactos es que la gente practique la justicia, ame la misericordia y viva en humildad con Dios. Si vemos la salvaciуn de Dios como una profesiуn de fe en los verdaderos hechos de la redenciуn, con la meta de pasar la eternidad en el reino espiritual, hemos efectivamente socavado el deseo que Dios tiene de tener a personas justas que hagan Su voluntad sobre la tierra y que pueden llevar liberaciуn y vida eterna a otros.

 

Creer en los Hechos del Reino a Diferencia de la Salvaciуn

 

Los versнculos siguientes frecuentemente son utilizados para hacer hincapiй en que la salvaciуn consiste en el conocimiento y la fe, y que hacer una profesiуn de fe que se conforme a esta declaraciуn asegura nuestra entrada al Cielo. Es importante que el estudiante comprenda que el concepto de residir en el Cielo como el propуsito de la salvaciуn no se menciona en el Capнtulo Diez del Libro de Romanos, el cual es el contexto del siguiente pasaje, ni entrar al Cielo es mencionado una sola vez en todo el Libro de Romanos.

 

Que si confiesas con tu boca que Jesъs es el Seсor, y crees en tu corazуn que Dios lo levantу de entre los muertos, serбs salvo. Porque con el corazуn se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo. (Romanos 10:9,10 – NVI)

 

Si quitбramos este pasaje del Libro de Romanos y lo convirtiйramos en la ъnica declaraciуn en las Escrituras podrнamos apoyar nuestro caso de que la salvaciуn consiste en creer ciertos hechos.

 

“Si confiesas con tu boca que Jesъs es el Seсor.” Que Jesъs es Seсor y legнtimamente nuestro Seсor personal es un hecho verdadero. La confesiуn de este hecho es esencial para la salvaciуn.

 

“Si crees en tu corazуn que Dios lo levantу de entre los muertos.” La resurrecciуn fнsica del Seсor Jesъs es la piedra angular de nuestra fe. Si el Seсor no hubiera resucitado fнsicamente nosotros no tendrнamos esperanza para nuestra propia resurrecciуn.

 

“Serбs salvo.” Lo que significa ser salvo debe determinarse por todas las Escrituras. Ser salvo tiene poco que ver con ir al Paraнso espiritual.

 

“Porque con el corazуn se cree para ser justificado.” Dios nos considera justificados cuando creemos que Dios ha resucitado al Seсor Jesъs de entre los muertos.

 

“Con la boca se confiesa para ser salvo.” Con la boca el hombre confiesa que Jesъs es su Seсor y Dios lo salva en base a su confesiуn.

 

Lo anterior es una declaraciуn correcta con respecto al plan de salvaciуn de Dios. La declaraciуn sirve como base y guнa para sacar adelante nuestra salvaciуn. Aquel que no considere a Jesъs como su Seсor y que no crea que Dios lo ha resucitado de entre los muertos quizб no encuentre el camino a la vida eterna.

 

El problema que existe hoy en dнa es que los versнculos anteriores son quitados de su contexto y cambiados a querer decir que si una persona confiesa que Jesъs es el Seсor y cree que Dios lo ha resucitado de entre los muertos que es salvo y va camino al Cielo; no que йl serб salvo, como dicen las Escrituras, sino que ya es salvo.

 

Si no hubiera ningъn otro versнculo en la Biblia podrнamos ganar el caso con este punto de vista. Sin embargo, esto serнa como hacer que la salvaciуn fuera una postura mental que tiene poco impacto en la vida sobre la tierra (Ўlo cual es exactamente lo que Satanбs desea!).

 

Veamos ahora otro versнculo tambiйn del Libro de Romanos que revela el disparate de hacer que la salvaciуn Divina sea una postura mental.

 

їAcaso no saben ustedes que, cuando se entregan a alguien para obedecerlo, son esclavos de aquel a quien obedecen? Claro que lo son, ya sea del pecado que lleva a la muerte, o de la obediencia que lleva a la justicia. (Romanos 6:16 – NVI)

 

Hablбndole a los Cristianos (ciertamente no a los que no son salvos ya que ellos no pueden escoger vivir con justicia para asн recibir vida eterna en base a su comportamiento), Pablo nos dice que si nosotros (los Cristianos) escogemos obedecer al pecado, moriremos espiritualmente.

 

Digamos, por ejemplo, que un individuo cree que Jesъs es Seсor y que Dios lo ha resucitado de entre los muertos. Despuйs de esta profesiуn de fe es bautizado en agua en la crucifixiуn y resurrecciуn de Cristo. Luego йl escoge pecar. їQuй sucede entonces? Segъn el Apуstol Pablo, Ўmuere espiritualmente!

 

Podrнamos dar numerosos ejemplos en el Nuevo Testamento que representan claramente la asociaciуn del comportamiento justo con la salvaciуn. La salvaciуn no es una profesiуn de fe. Una profesiуn correcta de fe es la base y guнa para la salvaciуn, pero la profesiуn de fe no es la salvaciуn. Residir en el Cielo tampoco es la meta de la salvaciуn. La verdadera salvaciуn siempre produce comportamiento justo y santo. El comportamiento justo y santos nos da la recompensa mбs valiosa de todas que es la comuniуn con Dios.

 

Pero si vivimos en la luz, asн como йl estб en la luz, tenemos comuniуn unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado. (1 Juan 1:7 – NVI).

 

La teologнa Cristiana estб fuera de curso. Como resultado, el pecado estб aumentando rбpidamente entre las iglesias Cristianas asн como en el resto del mundo. Por ejemplo, la obra de los demonios es protegida por la ley de los Estados Unidos de Norteamйrica. No existe ningъn estбndar. їPor quй no existe ningъn estбndar? Porque el pueblo de Dios ve la salvaciуn Cristiana como una postura doctrinal en lugar de como la re-creaciуn del individuo.

 

Dos Problemas que han Resultado de una Creencia Incorrecta

 

Lo que creemos nos lleva a la redenciуn cuando sirve como base y guнa para la redenciуn Divina y cuando sus hechos son correctos.

 

Ya hemos hecho referencia al hecho de que el pecado en la sociedad de hoy es el resultado de la postura de las iglesias Cristianas que declara que la salvaciуn consiste en creer. Suponen que si uno mantiene las creencias correctas, va camino al Cielo. Pero ya que la fe sin obras estб muerta, y las obras de justicia no son consideradas necesarias por los Cristianos, las iglesias estбn llenas de fe muerta.

 

Se pone mucha importancia hoy en dнa a que Jesъs efectuу una obra terminada de salvaciуn y que cualquier esfuerzo de nuestra parte de hacer que el comportamiento justo sea un aspecto necesario de la salvaciуn es un intento malvado de agregarle algo a la obra perfecta de Cristo.

 

ЎCуmo debe regocijarse Satanбs con este concepto! El efecto de este concepto que no estб en las Escrituras ha sido la destrucciуn de casi todo el comportamiento justo y santo del pueblo de Dios. La luz de las buenas obras, la cual es el verdadero testimonio de la Iglesia, ha sido extinguido por un conocimiento errуneo del pacto nuevo.

 

La ironнa de esto no sуlo es que se pone йnfasis en la creencia en lugar del comportamiento, sino que la creencia misma estб basada en un entendimiento incorrecto debido a que el verdadero conocimiento de los hechos del Reino revelan que la creencia en sн no es la salvaciуn.

 

El resultado de la fe muerta en las iglesias Cristianas es, en primer lugar, la pйrdida de la Presencia de Dios entre las iglesias. Las iglesias Cristianas tienen mucho quй decir sobre Dios y sobre Su plan de salvaciуn por medio de Cristo. Sin embargo, las iglesias estбn predicando sobre Cristo en lugar de predicar a Cristo. Predicar a Cristo es llevar la Presencia misma de Dios a la gente, no sуlo un mensaje sobre Dios y Su Evangelio. Uno puede predicar sobre Dios y sobre Cristo y todavнa seguir en maldad e injusticia. Pero uno no puede llevar la Presencia de Dios y de Cristo mas que llevando una vida justa, santa y estrictamente obediente.

 

El segundo problema que resulta de la fe muerta de las iglesias Cristianas es  el pecado en la sociedad de los que no asisten a la iglesia. Si la luz moral es apagada en las iglesias Cristianas, entonces el mundo no tiene ninguna luz con la cual puede guiarse.

 

Debido a que la necesidad de un comportamiento justo ha sido removido de la salvaciуn Divina, las naciones histуricamente Cristianas, tales como los Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Holanda, Normandнa, Dinamarca y Suecia se han vuelto adictas a la pornografнa. Toda lujuria infame florece en las naciones que en algъn tiempo llevaron la luz del Evangelio. Su juicio llegarб pronto y serб mбs devastador  de lo que podamos comprender. Ellos le han fallado al Seсor.

 

Los Cristianos comienzan a preocuparse cuando ven que su confusiуn doctrinal tiene efecto sobre la condiciуn moral de los Estados Unidos y de las demбs naciones. Estбn molestos por los abortos, el abuso de menores, las pandillas, las drogas. (їQuй esperaban los Cristianos cuando ya no estбn haciendo las buenas obras sino que esperan salir volando de las dificultades en un “arrebato”?)

 

Obligar a la Sociedad Secular a la Moralidad

 

A pesar de las Escrituras que nos exhortan a dar testimonio dejando que brille la luz de las buenas obras, intentamos agregarle confusiуn a la confusiуn. Vamos a seguir avanzando en nuestra voluntad propia (no con el Seсor, de eso puedes estar seguro) y obligar a las comunidades seculares a que dejen de abortar a los bebйs, que paren la perversiуn sexual, que dejen de permitir la membresнa a pandillas y que pongan fin a las drogas.

 

Usaremos la fuerza – armas, de ser necesario – e impondremos a la poblaciуn que no es salva que haga lo que nosotros pensamos que es lo correcto.

 

Utilizar la fuerza para imponerle a los pecadores que se comporten segъn estбndares Cristianos es tratar de que llegue el Reino antes del regreso del Seсor. El Reino de Dios ciertamente serб instalado con autoridad y terrible poder cuando el Seсor Jesъs aparezca. Sus enemigos serбn consumidos por el fuego de Su santa Presencia. Pero nuestro trabajo antes de que el Seсor regrese no es comenzar a utilizar la fuerza sino dar testimonio de la justicia de Dios, del pacto del bautismo en agua disponible a todo individuo que espera evitar la ira de Dios, y de la pronta venida del Reino de Dios a la tierra.

 

El resultado de la belicosidad Cristiana serб ocasionar un terrible retroceso. La comunidad que no es salva, la cual constituye a la mayorнa de las personas, se levantarб enfurecida y la persecuciуn de Cristianos serб severa y mundial. їPor quй? Porque el Seсor no estб con nosotros.

 

Desde el principio de la Era de la Iglesia varias instituciones, especialmente la Iglesia Catуlica, han forzado su voluntad sobre la comunidad que no es salva. Sуlo el Seсor sabe cuбntas personas buenas fueron encarceladas, torturadas y asesinadas porque rechazaron conformarse a las nociones eclesiбsticas. Sуlo hace unos cientos de aсos los monasterios Catуlicos enviaban “soldados” para obligar a la poblaciуn a ser “Cristianos”.

 

їAcaso no hemos aprendido nada?

 

La gente humanista de hoy en dнa nos superan en nъmero. Ellos no se van a inclinar a nuestros intentos de obligarlos a tener nuestros valores – especialmente cuando las iglesias Cristianas mismas estбn llenas de todos los pecados de la carne asн como de la voluntad propia y el amor propio.

 

El gobierno actual de los Estados Unidos es una abominaciуn a la multitud de personas polнticamente conservadoras. Quizб todavнa tengamos un levantamiento armado por parte de los conservadores. Los Cristianos no deben participar en un levantamiento armado. Quizб pensemos que hemos logrado algo temporalmente por esa acciуn pero el final serб amargo.   

 

La maldad no puede ser vencida con la maldad, sуlo por el bien. Somos llamados para liberar y sanar a aquellos por quienes Cristo muriу, no a matarlos. Sуlo cuando nuestro gobierno nos ordena a pecar es que debemos resistir al gobierno, y luego no matando a nuestros oponentes sino haciendo el bien que podamos y manteniйndonos firmes a nuestro testimonio durante los encarcelamientos, las torturas y la muerte.

 

їCuбntos creyentes de hoy en dнa son verdaderos Cristianos? їCuбntos feligreses se han alejado de sus propias vidas y estбn cargando su cruz de negarse a sн mismos detrбs del Seсor?

 

їY estos creyentes carnales y voluntariosos intentan obligar a los que no son creyentes a vivir una vida moral? Las Escrituras le ordenan al pueblo de Dios que se arrepienta y aleje de su maldad, Ўno se lo dicen a la comunidad que no es salva! їEn quй estamos pensando?

 

El Seсor Jesъs nos enseсу que si Su Reino fuera de este mundo Su siervos pelearнan, pero Su Reino no es de este mundo. Se nos dice que no estamos luchando contra sangre y carne sino contra los seсores caнdos de los cielos. Se nos informa que las armas de nuestra guerra no son de sangre y carne sino poderosas por medio de Dios (es decir, por medio del Espнritu Santo) hasta hacer caer las fortalezas.

 

El Seсor no le estб ordenando a los que no son salvos que se arrepientan. Le estб ordenando a Su propio pueblo que se arrepienta, ya que las iglesias Cristianas estбn llenas de personas que estбn pecando, que estбn llevando vidas espiritualmente tibias y mundanas. Ellos no conocen la voluntad de Dios. Ellos no comprenden el pacto nuevo. Ellos creen en un tonto “arrebato” que los liberarб del sufrimiento (como si el sufrimiento no hubiera sido una de las caracterнsticas del discipulado Cristiano desde hace siglos). Ellos se han hecho de predicadores que les hablan bonito al oнdo. Ellos no han presentado sus cuerpos como sacrificio vivo. Ellos estбn enamorados de sн mismos.

 

Ahora ellos estбn desobedeciendo al Seсor adelantбndose a Йl, intentando establecer el Reino de Dios por medios humanos. Seguramente, Dios nos ha enviado un poderoso engaсo porque no amamos la verdad. Ciertamente, gran sufrimiento le espera al pueblo de Dios.

 

La Definiciуn de la Salvaciуn

 

Hemos dicho que la salvaciуn no se compone de un entendimiento correcto de,  ni de una profesiуn de fe en, las verdades de las diversas бreas del conocimiento del Reino de Dios. “El justo por la fe vivirб” tiene que ver con cуmo vive el justo, no con lo que cree sobre los hechos de la redenciуn. Los justos viven confiando en Dios y no en sн mismos, obedeciendo al Seсor en cada decisiуn de sus vidas.

 

Entonces, si la salvaciуn no es una declaraciуn de “fe”, їquй es la salvaciуn?

 

Las salvaciуn, en primer lugar, es liberaciуn del castigo de Dios que serб derramado en los ъltimos dнas.

 

Y esperar del cielo a Jesъs, su Hijo a quien resucitу, que nos libra del castigo venidero. (1 Tesalonicenses 1:10 – NVI)

 

Despuйs, la salvaciуn es el cambio que tenemos de Satanбs a Dios. El propуsito de liberarnos del castigo venidero es para autorizarnos a comenzar la transformaciуn de la personalidad que en sн es la salvaciуn.

 

Para que les abras los ojos y se conviertan de las tinieblas a la luz, y del poder de Satanбs a Dios, a fin de que, por la fe en mн, reciban el perdуn de los pecados y la herencia entre los santificados. (Hechos 36:18 – NVI)

 

La salvaciуn incluye:

 

·        Liberaciуn del castigo (de la ira) de Dios.

·        La apertura de los ojos del individuo.

·        El cambio en el creyente de las tinieblas a la luz y del poder de Satanбs a Dios.

·        El perdуn de los pecados del creyente.

·        Una herencia entre quienes son santificados (separados como santos a Dios) por la fe que estб en el Seсor Jesъs.

 

La salvaciуn es el cambio de la esclavitud a Satanбs a la imagen moral de Cristo y la uniуn tranquila con el Padre por medio de Cristo.

 

Esto es lo que es la salvaciуn. Es un cambio en lo que somos. Es una nueva creaciуn. El primer hombre, Adбn, debe crucificarse. El Hombre nuevo es Cristo, quien en Sн es el Reino de Dios.

 

Para nada cuenta estar o no estar circuncidados; lo que importa es ser parte de una nueva creaciуn. (Gбlatas 6:15 – NVI)

 

El mуvil esencial de la salvaciуn Cristiana es la muerte y la resurrecciуn. Si queremos experimentar el pacto nuevo debemos entra a la muerte del Seсor y entrar a la resurrecciуn del Seсor. El grado de herencia Divina asignada a un hijo de Dios depende directamente de su voluntad para entrar a la muerte y la resurrecciуn de Cristo.

 

La salvaciуn incluye:

 

·        Perdуn.

·        Liberaciуn y sanidad.

·        Transformaciуn a la imagen del Seсor.

·        Uniуn con el Padre por medio de Cristo.

·        Un cuerpo redimido.

 

La Gracia Divina

 

La gracia de Dios es la Presencia y el poder de Jesucristo que producen la salvaciуn que hemos mencionado.

 

La gracia es la ayuda Divina que produce la salvaciуn.

 

La imagen y la uniуn, y la participaciуn en los papeles y las funciones del Reino de Dios, que mencionaremos en un momento, son posibles gracias a los siguientes elementos de la gracia:

 

El cuerpo y la sangre del Seсor Jesъs. El cuerpo y la sangre del Seсor Jesъs nos proveen de:

 

·        Protecciуn del juicio Divino

·        Perdуn de pecados

·        Liberaciуn del pecado

·        Nutriciуn para el hombre nuevo

 

La experiencia de volver a nacer. Cuando realmente recibimos a Jesucristo como nuestro Seсor y Salvador Йl nace en nosotros. Despuйs Йl tiene que seguir creciendo hasta que Йl realmente sea nuestra Vida.

 

El Espнritu Santo. El Espнritu Santo nos da:

 

·        Vida eterna

·        Poder y sabidurнa para vencer el pecado

·        Poder y sabidurнa para dar testimonio

 

La Palabra de Dios escrita y la personal. Estos incluyen:

 

·        El Antiguo y el Nuevo Testamento

·        La sabidurнa y el conocimiento del Seсor.

 

Los dones del Espнritu. El Espнritu Santo le da dones y ministerios a cada miembro del Cuerpo de Cristo.

 

El Ordenar tribulaciуn y ofensas. Generalmente no pensamos en las ofensas y las tribulaciones como parte de la gracia de Dios bajo el pacto nuevo. Sin embargo, los diversos castigos que nos llegan son una herramienta importante que el Seсor usa para purgarnos del pecado y para que surja en nosotros el apacible fruto de justicia.

 

Por tanto, ya que Cristo sufriу en el cuerpo, asuman tambiйn ustedes la misma actitud; porque el que ha sufrido en el cuerpo ha roto con el pecado. (1 Pedro 4:1 – NVI)

 

Todos los elementos de la gracia son necesarios si queremos salvarnos y a quienes nos escuchan.

 

Ten cuidado de tu conducta y de tu enseсanza. Persevera en todo ello, porque asн te salvarбs a ti mismo y a los que te escuchen. (1 Timoteo 4:16 – NVI)

 

Conclusiуn

 

La doctrina Cristiana actual no tiene ningъn lugar para el concepto de salvarnos a nosotros mismos con lo que hacemos. Por lo tanto, la doctrina Cristiana actual no estб tomando en consideraciуn todo el consejo de Dios. Las predicaciones de hoy en dнa no son una presentaciуn balanceada del plan de salvaciуn de Dios. Debemos salvarnos a nosotros mismos examinando las doctrinas enseсadas por los Apуstoles del Cordero para determinar si estamos o no haciendo lo que ha sido ordenado por Cristo por medio de Sus apуstoles y profetas.

 

Salvarnos a nosotros mismos y a quienes nos escuchan significa ir de la esclavitud a Satanбs hasta la imagen moral de Cristo y a una uniуn tranquila con el Padre por medio de Cristo.

 

Los siguientes son papeles y funciones en el Reino de Dios que son posibles para nosotros sуlo al grado en que estemos en la imagen de Cristo y en uniуn tranquila con el Padre por medio de Cristo. Estamos siendo preparados por el Espнritu de Dios para que podamos servir en estos papeles:

 

Miembro de la Esposa del Cordero (Apocalipsis 21:9).

Parte del Templo de Dios (Efesios 2:22).

Miembro del Cuerpo de Cristo (1 Corintios 12:12).

Parte de la manifestaciуn de su gloria en los ъltimos dнas (Isaнas 60:1,2).

Restaurador del Paraнso sobre la tierra (Romanos 8:21).

Miembro del real sacerdocio (1 Pedro 2:9).

Testigo de Dios (Isaнas 43:10).

Hijo de Dios (Apocalipsis 21:7).

Hermano de Cristo (Romanos 8:29).

Vencedor del acusador (Apocalipsis 12:11).

Gobernador de las naciones (Apocalipsis 2:26,27).

Juez de hombres y бngeles (1 Corintios 6:2,3).

Muralla de defensa alrededor de la Gloria de Dios (Apocalipsis 21:14).

Parte de la manifestaciуn de Dios mismo – Dios en Cristo en los santos (Apocalipsis 3:12).

 

Una consideraciуn pausada a los papeles anteriores quizб le ayuden al estudiante a comprender por quй el йnfasis actual de una escapatoria al reino espiritual es tan destructivo para el plan que Dios tiene para el hombre. En lugar de hijos de Dios y hermanos de Cristo tenemos la visiуn de personas que no han sido transformadas reposando en mansiones usando joyas y zapatillas doradas.

 

La verdad es que el propуsito de llevar a los miembros del Cuerpo de Cristo a una humanidad perfecta segъn el estбndar que es la plenitud de Cristo es que estos miembros puedan regresar con Cristo y traer justicia a los humildes de la tierra. Los humildes heredarбn la tierra, pero serб necesario que Cristo y Su Cuerpo hagan posible que personas decentes hereden las obras creadas por las manos de Dios. Parece ser que todavнa no comprendemos realmente el Evangelio del Reino de Dios, la venida de justicia a la tierra.

 

El concepto que nuestra salvaciуn Divina consiste en creer y profesar correctamente los hechos correspondientes al Reino de Dios, con la meta de vivir eternamente en el Paraнso espiritual cuando fallezcamos, ha evitado que la gente Cristiana dй testimonio y afecte a la sociedad como deberнa. Satanбs ha logrado apagar la luz de las buenas obras. La meta suprema de Dios bajo todos los pactos, que es producir personas que se comporten con justicia, que amen la misericordia y que vivan humildemente con Dios, haciendo Su voluntad sobre la tierra, ha sido frustrada exitosamente por las enseсanzas y las predicaciones actuales.

 

Estamos en una йpoca de reformaciуn del pensamiento Cristiano. La venida del Reino de Dios estб cerca. Dios estб dispuesto a encontrarse con toda persona que lo busque con un corazуn puro. Estб dispuesto a bendecirlo con la sabidurнa y el poder necesarios para hacerlo madurar a la imagen de Cristo y para ayudarlo a servir a su generaciуn segъn la voluntad de Dios.

 

El campo para cosechar estб listo. A cualquier parte que vayamos encontramos a personas que estбn deprimidas, cuyos hijos estбn en la cбrcel o han huido de casa, que estбn angustiadas debido a una enfermedad o por su trabajo, que tienen SIDA, que estбn confundidos en cuanto a su posibilidad de acercarse a Dios. Una multitud de personas estбn muriendo por la falta del Espнritu de Dios. Si buscamos al Seсor y lo obedecemos seguramente pronto nos encontraremos trabajando en alguna esquina del Reino.

 

Alejйmonos de las enseсanzas falsas, de las fбbulas Cristianas de nuestra йpoca, y sigamos al Seсor Jesъs hasta la plenitud de la salvaciуn y del ministerio.