LA PERVERSION DE LA GRACIA

LA PERVERSIУN DE LA GRACIA

LA PERVERSIУN DE LA GRACIA Copyright © 992, 2006 por Trumpet Ministries Inc. Todos los Derechos Reservados.

Texto bнblico tomado de la Santa Biblia, Nueva Versiуn Internacional, © 1999 por la Sociedad Bнblica Internacional  

Traducciуn de Carmen Alvarez

El malentendido fundamental que hoy se tiene sobre el Reino de Dios, el veneno que estб debilitando la voluntad del Cristiano para resistir el pecado, para vencer al diablo, y que ha llevado a tantas otras enseсanzas y prбcticas destructivas, es la perversiуn de la doctrina del Apуstol Pablo sobre la gracia.

La gracia Divina en Cristo ha sido distorsionada deplorablemente y mal aplicada entre los Gentiles. Nosotros no comprendemos que Pablo estaba contrastando las obras de los estatutos y de las ordenanzas de Moisйs, como la circuncisiуn, con la gracia de Dios en Cristo. Mбs bien, estamos asumiendo que Pablo estaba contrastando el comportamiento recto y justo con la gracia de Dios en Cristo.

 

Tabla de Contenido

Introducciуn

La Gracia Como Es Definida Actualmente Por Mucho Creyentes

La Gracia Es La Provisiуn De Dios Para El Pecado

La Gracia Como Es Definida Por Las Escrituras

Conclusiуn

 

  LA PERVERSIУN DE LA GRACIA 

Introducciуn

Por eso la promesa viene por la fe, a fin de que por la gracia quede garantizada para toda la descendencia de Abraham; esta promesa no es sуlo para los que son de la ley sino para los que son tambiйn de la fe de Abraham, quien es el padre que tenemos en comъn. (Romanos 4:16 – NVI)

El Apуstol Pablo, a quien los maestros Judнos contradecнan con frecuencia ya que no podнan comprender que Dios estuviera haciendo algo nuevo entre los hombres, sobretodo entre los Gentiles, nos enseсу sobre la “gracia”.

Los demбs escritores del Nuevo Testamento ponнan йnfasis en una conducta santa mбs que en la justicia imputada (adscrita). Pero el Espнritu de Dios le dio al Judнo de Tarso el entendimiento de la gracia Divina que le ha sido dada a los elegidos por medio de Cristo. La doctrina de la salvaciуn por la gracia mediante la fe es enfatizada en los capнtulos del tres al cinco del Libro de Romanos.

Es difнcil para un creyente Gentil apreciar quй tan radical es el cambio que experimenta el Judнo devoto cuando йste pasa de confiar en las obras del pacto que le fue dado a Moisйs a tener fe en las obras terminadas de Jesъs.

La gracia y la verdad han llegado a los elegidos de Dios por medio de Cristo Jesъs; no solamente la verdad, sino la gracia y la verdad (Juan 1:17).

Es la opiniуn del autor que la gracia Divina en Cristo ha sido distorcionada deplorablemente y mal aplicada entre nosotros los Gentiles.

Observa, en los siguientes versнculos, que Pablo no estaba comparando la gracia Divina con el comportamiento santo sino la gracia Divina con las obras de la Ley de Moisйs.

Ahora bien, tъ que llevas el nombre de judнo; que dependes de la ley y te jactas de tu redenciуn con Dios. (Romanos 2:17 – NVI)

Tъ que te jactas de la ley, їdeshonras a Dios quebrantando la ley? (Romanos 2:23 – NVI)

Por tanto, nadie serб justificado en presencia de Dios por hacer las obras que exige la ley; mбs bien, mediante la ley cobramos conciencia del pecado. Pero ahora, sin la mediaciуn de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, de la que dan testimonio la ley y los profetas. (Romanos 3:20,21 – NVI)

Porque sostenemos que todos somos justificados por la fe, y no por las obras que la ley exige. (Romanos 3:28 – NVI)

їQuiere decir que anulamos la ley con la fe? ЎDe ninguna manera! Mбs bien, confirmamos la ley. (Romanos 3:31 – NVI)

Entonces, їquй diremos en el caso de nuestro antepasado Abraham? (Romanos 4:1 – NVI)

En efecto, no fue mediante la ley como Abraham y su descendencia recibieron la promesa de que йl serнa heredero del mundo, sino mediante la fe, la cual se le tomу en cuenta como justicia. (Romanos 4:13 – NVI)

Antes de promulgarse la ley, ya existнa el pecado en el mundo. Es cierto cuando no hay ley, (Romanos 5:13 – NVI)

En lo que ataсe a la ley, йsta intervino para que aumentara la transgresiуn. Pero allн donde abundу el pecado, sobreabundу la gracia. (Romanos 5:20 – NVI)

Hermanos, les hablo como a quienes conocen la ley. їAcaso no saben que uno estб sujeto a la ley solamente en vida? (Romanos 7:1 – NVI)

Pablo se estaba refiriendo a la Ley de Moisйs, no al comportamiento recto y santo, cuando estaba hablando sobre la superioridad que tiene la gracia.

Es imposible que Pablo o que cualquier otra persona contraste la conducta santa y recta con la gracia de Dios en Cristo porque la gracia de Dios en Cristo siempre producirб conducta santa y recta si es aplicada correctamente.

Pablo tambiйn nos seсalу lo difнcil que es para nuestra carne obedecer los Diez Mandamientos. Pero nunca fue la intenciуn de Pablo dejar al Cristiano con la impresiуn de que ahora no tenнa que obedecer la ley. Mбs bien, el punto era que estamos muertos a la ley de Moisйs para poder casarnos con Cristo.

Nosotros no nos salvamos a nosotros mismos guardando la Ley de Moisйs ni ningъn otro cуdigo religioso ni moral. Pero cuando estamos casados con Cristo y cuando estamos viviendo en y por Йl, entonces somos libres de la Ley de Moisйs, y desde ese momento podemos guardar los mandamientos dados por Cristo y por Sus Apуstoles. Conforme guardamos los mandamientos encontrados en el Nuevo Testamento, Cristo se va formando en nosotros.

Conforme Cristo se estб formando en nosotros, nosotros guardamos la ley moral de Dios naturalmente debido a la Vida Divina que estб siendo creada en nosotros. Si no obedecemos a Cristo y a Sus Apуstoles de tal manera que Cristo se estй formando en nosotros, nosotros no estamos morando en la verdadera gracia de Dios. No estamos “siendo salvos”.

Nunca ha sido, ni es, ni serб la intenciуn de Dios que Su gracia en Cristo sea usada para fomentar conducta pecaminosa. El alma que peque morirб. Solamente conforme nosotros, mediante la gracia de Dios en Cristo, nos alejemos de nuestros pecados y sirvamos a Dios es que obtenemos la vida eterna.

Ahora bien, cuando buscamos ser justificados por Cristo, se hace evidente que nosotros mismos somos pecadores. їQuiere esto decir que Cristo estб al servicio del pecado? ЎDe ninguna manera! Si uno vuelve a edificar lo que antes habнa destruido, se hace transgresor. (Gбlatas 2:17,18 – NVI)

La perversiуn y herejнa que existen hoy en dнa es que Cristo vino para perdonar los pecados del hombre para poder llevarlo al Paraнso sin que tenga que cambiar. Este es el concepto sostenido por la mayorнa de los Cristianos evangйlicos. No es bнblico.

Cristo vino para salvar al hombre liberбndolo del Reino de Satanбs y llevбndolo al Reino de Dios. Cristo destruye las obras de Satanбs que hay en el hombre. Sin la transformaciуn moral del individuo no hay salvaciуn. La transformaciуn moral en sн es la salvaciуn, la redenciуn de la mano del enemigo.

Jesъs no vino principalmente para perdonar nuestros pecados y para llevarnos al Cielo, a pesar de que un perdуn inicial sн es necesario si vamos a comenzar en el camino a la reconciliaciуn total con Dios. Jesъs, mбs bien, vino para liberarnos de nuestros pecados. El perdуn y la liberaciуn son dos conceptos diferentes.

El arrepentimiento y el perdуn sacan al hombre de la cloaca.

La liberaciуn quita la cloaca del hombre.

La salvaciуn no es llevar al hombre de la tierra al Cielo. La salvaciуn es llevar al hombre de Satanбs a Dios.

La salvaciуn no es un cambio de lugar, es un cambio en el individuo. Al creer que la salvaciуn Cristiana es un cambio de lugar de la tierra al Cielo estamos destruyendo la obra de Dios en la tierra. Estamos pervirtiendo el plan Divino de la redenciуn.

Dios puso al hombre sobre la tierra en medio del Paraнso. Dios tiene la intenciуn de redimir al hombre caнdo, de restaurarlo, una vez que haya sido transformado mediante Cristo, al Paraнso sobre la tierra.

El hombre ha inventado un plan por medio del cual recibe a Cristo, recibe perdуn por sus pecados, y luego se va a un Paraнso en el reino espiritual. El propуsito de esta invenciуn es evitar la dolorosa transiciуn del yugo de la lujuria y de la voluntad propia a la verdadera rectitud, santidad, y obediencia a Dios. Al inventar un evangelio de perdуn que nos lleva al Cielo, hemos logrado evitar un cambio radical en nuestra personalidad – un cambio radical que es necesario si vamos a poder conservar el Paraнso una vez que lo hayamos ganado.

La mayorнa de los escritos del Apуstol Pablo tienen que ver con una justicia y rectitud verdadera mientras que tan sуlo una parte menor de sus escritos explican la rectitud imputada (adscrita). Pero nos hemos agarrado de la rectitud imputada y la hemos hecho la ъnica rectitud de la redenciуn Cristiana. Nuestros deseos de la carne y nuestro amor propio son los que evitan que veamos el йnfasis que hace el Apуstol en una conducta santa.

Ni el libro de Hechos ni las Epнstolas hacen йnfasis en la rectitud imputada a excepciуn de cuando Pablo estб razonando con los Judнos. Las exhortaciones hechas a los Gentiles tienen que ver con una vida recta y santa. Pablo dijo en varias ocasiones que el creyente que continъe siguiendo los deseos de la carne no heredarб el Reino de Dios.

Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje; idolatrнa y brujerнa; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos y envidia; borracheras, orgнas, y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarбn el reino de Dios. (Gбlatas 5:19-21 – NVI)

La gracia de Dios en Cristo reemplaza la Ley de Moisйs y sus estatutos. Sin embargo, la gracia de Dios no reemplaza la conducta santa y recta, la clase de conducta que siempre se ha requerido y que siempre se requerirб de las criaturas de Dios. Nunca puede haber una alternativa a la ley moral de Dios, de la cual la Ley de Moisйs es una forma elemental y externa.

Dios es santo, y el hombre, quien ha sido hecho a la imagen de Dios, debe ser santo.

Siempre es pecado cometer adulterio. Siempre es pecado adorar otros dioses que no sean el Seсor. La gracia de Dios en Cristo no abroga la ley moral. Mбs bien, la gracia de Dios en Cristo establece, sostiene, la ley moral (Romanos 3:31).

La gracia de Dios no sostiene los aspectos peculiares del pacto de la Ley de Moisйs, como son la circuncisiуn y no trabajar el sйptimo dнa de la semana, excepto en su expresiуn mбs completa y eterna. Mбs bien, la gracia de Dios aumenta grandemente y establece para la eternidad la ley moral, la santidad y la justicia de Dios, de la cual las ordenanzas de Moisйs eran tan sуlo una expresiуn limitada.

Satanбs y el amor propio del hombre han pervertido la verdad anunciada por Pablo. La perversiуn del concepto de la gracia Divina a ser un escape al Cielo por haber hecho una declaraciуn de creer en ciertos hechos teolуgicos no es un malentendido teolуgico pequeсo. Este ha destruido el propуsito del Evangelio del Reino de Dios.

En primer lugar, definamos la palabra gracia como la usan muchos creyentes. Luego expondremos la que nosotros creemos que es la verdadera definiciуn bнblica de la gracia.

La Gracia Como Es Definida Actualmente Por Mucho Creyentes

El tйrmino gracia se usa en nuestros dнas para querer decir que Dios ha descartado los requisitos que tiene en cuanto a la conducta del hombre. Se cree que Cristo vino a la tierra principalmente para perdonar los defectos morales de los creyentes para que puedan ir al Cielo cuando mueran.

El concepto tiene que ver con que el hombre, a travйs de los siglos, no ha podido alcanzar las expectativas de Dios. Por lo tanto, Dios, en Su amor y bondad ha hecho posible que el hombre que no ha sido mejorado aъn pueda heredar vida espiritual en el Paraнso celestial. La sangre de Jesъs es un “boleto” que el hombre rebelde y pecaminoso puede utilizar para entrar a la paz y a la dicha en el reino espiritual.

Se dice que no es absolutamente necesario que el hombre cambie su conducta; mбs bien,  su profesiуn de “fe” en Cristo es la que lo lleva a una comuniуn con Dios. En realidad la profesiуn de fe resulta ser un consentimiento mental de ciertos hechos teolуgicos en vez de una fe verdadera en el Jesъs viviente.

La gracia es comprendida actualmente como un cambio en los estбndares de Dios en cuanto al comportamiento justo y recto, un cambio de Dios mismo, de manera que el hombre a travйs de Cristo pueda recibir la herencia de un hijo de Dios a pesar de que siga siendo pecaminoso, egocйntrico y desobediente a Dios.

A un Adбn que no ha cambiado se le es permitido regresar al Paraнso. Se le da de comer del бrbol de la vida. Los creyentes que no han sido transformados sirven como reyes y sacerdotes de Dios. Dios acepta al hombre tal como es, por medio de Cristo Jesъs.

El padre va ver a su hijo prуdigo en el chiquero, corre hacia йl, lo besa y abraza, y lo viste con el mejor manto, le pone un anillo en el dedo, lo calza, mata el ternero engordado y le regresa la herencia de la familia. El hijo se levanta de entre los puercos y regresa a una vida desenfrenada sabiendo que su padre nunca mбs lo desheredarб.

ЎQuй engaсosa, destructiva y sin base bнblica es la doctrina de “una vez salvo siempre salvo” (queriendo decir con esto que si una vez hacemos una profesiуn de fe en Cristo entonces nunca mбs tenemos que preocuparnos por el juicio de Dios)! ЎCuбntos maestros de la fe Cristiana y sus seguidores se verбn ante Dios y se darбn cuenta que Dios juzga a todo hombre segъn sus obras!

La historia del hijo prуdigo no solamente nos enseсa sobre el perdуn sino tambiйn sobre el verdadero arrepentimiento como el medio para obtener ese perdуn. їCуmo hubiera terminado la historia si el hijo prуdigo nunca hubiera regresado a su padre?

La teologнa Cristiana moderna hace hincapiй en el perdуn del padre pero no en el arrepentimiento del hijo, sin el cual no hubiera podido haber perdуn ni restauraciуn.

Los primeros Apуstoles hacнan йnfasis en el arrepentimiento.

Al oнr esto, se apaciguaron y alabaron a Dios diciendo: – ЎAsн que tambiйn a los gentiles les ha concedido Dios el arrepentimiento para vida! (Hechos 11:18 – NVI)

El arrepentimiento es el que nos lleva a la vida eterna.

Pues bien, Dios pasу por alto aquellos tiempos de tal ignorancia, pero ahora manda a todos, en todas partes, que se arrepientan. (Hechos 17:30 – NVI)

El arrepentimiento es mбs que sуlo creer o que sentirnos mal por nuestros pecados. Arrepentirse es alejarse del mundo, del pecado y de la voluntad propia. Arrepentirse es volver a Dios, a las obras rectas y santas y a la obediencia al Seсor. Cualquier experiencia de conversiуn que no incluya las obras del arrepentimiento no lleva al creyente a la salvaciуn. No es suficiente creer o tener remordimiento – ni aъn confesar nuestro estado pecaminoso. Deben existir las obras del arrepentimiento.

Lo que se implica con la enseсanza de hoy en dнa es que los ciudadanos del Cielo y del Infierno no se distinguen por la clase de personas que son sino por haber profesado o no fe en el hecho de que Jesъs muriу por nuestros pecados y que resucitу de entre los muertos.

Sabemos que si Jesъs llega al individuo y йste rehъsa al Cristo de Dios, entonces el juicio de Dios estб en йl. No estamos implicando que podemos rehusarnos a doblar nuestra rodilla al Seсor para luego agradar a Dios con nuestras obras. No podemos salvarnos a nosotros mismos con nuestra propia rectitud despuйs de que Dios entregу a Su Hijo para que muriera en la cruz por nuestros pecados.

Sin embargo, en nuestra prisa por mostrar que el hombre no se puede salvar a sн mismo y que Dios tiene para nosotros un gran plan de redenciуn, hemos descartado el debido balance bнblico. Hemos descartado el valor que Dios le da a la conducta santa. Se nos estб olvidando que ъnicamente aquellos que obran con justicia son aceptados por Dios.

Sino que en toda naciуn йl ve con agrado a los que le temen y actъan con justicia. (Hechos 10:35 – NVI)

Las Escrituras dicen claramente que la persona que practique injusticia serб juzgada por Dios ya sea que profese fe en Cristo o no.

… y a cada uno de ustedes lo tratarй de acuerdo con sus obras. (Apocalipsis 2:23 – NVI)

Se enseсan que el juicio sobre los pecados del creyente se llevу acabo en la cruz y que todo lo que va a juzgar Dios de aquн en adelante son las obras de servicio del creyente (queriendo decir que si sirve a Dios recibirб una recompensa maravillosa y una recompensa menor si no). La doctrina contemporбnea expresa que el que profesa fe en Cristo no tiene nada que temer en el Dнa del Seсor aunque se haya rehusado a servir a Cristo durante su vida sobre la tierra.

Aun el repaso mбs apresurado de los escritos del Nuevo Testamento reflejarб claramente que el concepto de que el Cristiano tibio no tiene nada que temer es una terrible corrupciуn de la doctrina de Pablo de la gracia de Dios en Cristo.

Y a ese siervo inъtil йchenlo afuera, a la oscuridad, donde habrб llanto y rechinar de dientes. (Mateo 25:30 – NVI)

Hemos hecho nula la Palabra de Dios con nuestras propias tradiciones.

ЎQuй perversiуn del Evangelio del Reino es la enseсanza Cristiana moderna!

Ciertamente, Dios perdona el corazуn arrepentido. Pero Dios no dice, “Yo te amo aunque tъ no me quieras servir”.

Mбs bien, Dios nos ordena, “Ve y no peques mбs”.

Dios no puede ser burlado. Йl sabe muy bien la diferencia entre el individuo verdaderamente arrepentido y la persona que presume de la compasiуn de Dios para continuar en el pecado y en la rebeliуn.

No podemos ser mбs astutos que Dios usando el Evangelio de Cristo como una tбctica legal que nos permita seguir con nuestro estilo de vida y a la vez recibir la herencia. Dios atrapa a los astutos en su propia astucia. Dios trata perspicazmente al perverso (Salmo 18:26).

Si consideramos cuidadosamente lo que se estб enseсando hoy en dнa, la gracia de Dios en Cristo pareciera ser una admisiуn de derrota por parte de Dios. El hombre, siendo irremediablemente pecaminoso y rebelde, no servirб a Dios. Por lo tanto, Dios ha creado un instrumento llamado “gracia” por el cual el hombre puede continuar en la injusticia, en la suciedad moral, y en la desobediencia a Dios y todavнa tener comuniуn con Dios a travйs de Cristo.

їCuбntos ministros del Evangelio estбn viviendo en pecado debido a este concepto de la gracia? Ellos estбn confiados (y enseсando) que Dios renuncia a Sus estбndares y lleva a la gente a una comuniуn con Йl mismo mientras que йstos todavнa siguen en sus pecados y rebeliуn contra Dios.

“Nadie es perfecto”, nos dicen, y siguen pecando y haciendo tonterнas.

La conclusiуn lуgica del concepto actual es que el Paraнso y la nueva Jerusalйn estбn llenos de individuos pecadores, egocйntricos, y rebeldes que son “salvos por la gracia” (queriendo decir con esto que Dios no ve lo que son o lo que hacen porque estбn “cubiertos” por la justicia de Jesъs). La naturaleza y la conducta de estos habitantes no han sido cambiadas. Mбs bien, han sido llevados a un ambiente mejor (el Cielo) en donde participan de la justicia de Cristo por identificarse con Йl, no por tener un comportamiento transformado.

Los creyentes en Cristo que no han, mediante Su gracia, vencido al mundo, a sus deseos inmorales, y a su egocentrismo seguirбn siendo personalidades pecaminosas y desobedientes despuйs de morir; a no ser que despojarnos de nuestro cuerpo fнsico resulte por sн mismo en un cambio de nuestra naturaleza. Pero no hay ningъn pasaje en las Escrituras que enseсe o implique que la muerte fнsica tenga como resultado un cambio en nuestra personalidad o que el Seсor Jesъs vaya a cambiar nuestra personalidad (a excepciуn de nuestro cuerpo) cuando Йl aparezca.

Segъn las Escrituras, la muerte fнsica es un enemigo (1 Corintios 15:26) y no el medio por el cual somos transformados a la imagen de Dios. Ademбs, debemos considerar tambiйn el hecho que Satanбs y otras criaturas sin cuerpo se rebelaron contra Dios cuando todavнa estaban en el reino de los espнritus. Si estar en el reino espiritual hace que sirvamos a Dios, entonces, їcуmo es posible que los бngeles hayan transgredido?

їQuй pasaje de las Escrituras nos enseсa que nos hacemos rectos, santos y obedientes a Dios por el simple hecho de entrar al reino espiritual, o que el Seсor Jesъs transformarб a los creyentes tibios en santos poderosos a Su venida? їNo es cierto, mбs bien, que en lo que nos hayamos convertido durante nuestra vida sobre la tierra serб manifestado cuando el Seсor regrese?

De acuerdo con los Profetas Hebreos, la intenciуn de Dios es que la justicia y la alabanza broten ante las naciones de la tierra.

Porque asн como la tierra hace que broten los retoсos, y el huerto hace que germinen las semillas, asн el Seсor omnipotente harб que broten la justicia y la alabanza ante todas las naciones. (Isaнas 61:11 – NVI)

Si el propуsito de Dios es hacer brotar justicia y adoraciуn que puedan ser vistas por las personas de las naciones de la tierra, entonces el pacto nuevo, el pacto Cristiano, como estб siendo presentando hoy en dнa, es inferior al pacto antiguo en cuanto a los propуsitos de Dios. El pacto antiguo insistнa en una vida santa y habнa penalidades por las violaciones a la Ley y a los estatutos de Moisйs. Pero el pacto nuevo (segъn mucha de la teologнa actual) conlleva  pocas o ninguna penalidad. Uno puede vivir como le plazca; y mientras le diga a Dios que lo siente y que estб confiando en la justicia de Jesъs para que lo salve, Dios lo ama y lo perdona gracias a Jesъs.

Es imposible que la justicia y la alabanza imputadas (asignadas) broten delante de las naciones. Las naciones se fijan en como nos comportamos. A йstas no les interesa nuestra condiciуn legal ante Dios o hasta quй punto compartimos la justicia de Cristo al ser identificados con Йl. ЎEllos consideran lo que hacemos y lo que decimos!

Hay un viejo refrбn que dice, “ЎEl amor es ciego pero los vecinos no lo son!”

Mantengan entre los incrйdulos una conducta [modo de vida] tan ejemplar [recta; honorable] que, aunque los acusen de hacer el mal, ellos observen las buenas obras de ustedes y glorifiquen a Dios en el dнa de la salvaciуn. (1 Pedro 2:12 – NVI)

 “Ellos observen las buenas obras de ustedes.”

Las implicaciones de la doctrina sobre la gracia, como son enseсadas comъnmente, por lo general no se examinan. ЎPero deberнa de hacerse! Toda doctrina presentada por las iglesias Cristianas (las cuales son la ъnica luz del mundo) deberнa ser examinada cuidadosamente en cuanto a la forma que se adhiere a las Escrituras, y tambiйn (y especialmente) en cuanto al fruto que estй produciendo.

El creyente, conforme lucha contra el mundo actual lleno de demonios, contra Satanбs, y contra sus propias lujurias y voluntad propia, tiende a seguir la lнnea de menor resistencia. La lнnea de menor resistencia es la doctrina sobre la gracia como estб siendo predicada hoy en dнa.

Cuando las presiones se vuelvan lo suficientemente intensas, el creyente quizб sucumba a lo que йl sabe en su conciencia que no estб bien. El Cristiano quizб trate de vivir con rectitud; pero cuando es presionado suficientemente puede pecar. Estб propenso a hacerlo porque en lo profundo de su mente y de su corazуn estб el concepto de que es salvo “por la gracia”, queriendo decir con esto que Jesъs no se fijarб en sus pecados y en su desobediencia y lo recibirб de todos modos en la Gloria.

La lуgica actual declara que como somos salvos por la gracia, no es de gran importancia la forma en que nos comportemos en este mundo. No cosecharemos lo que sembremos. De todas formas seremos salvos aunque no perseveremos hasta el fin. Podemos sembrar a la carne y no cosechar corrupciуn si creemos en Jesъs. Nadie que profese fe en Jesъs tiene algo que  temer en el Dнa del Juicio – y asн sigue la decepciуn actual.

Se enseсa que debemos intentar no pecar. Pero si pecamos, si dejamos a nuestra esposa o esposo y cometemos adulterio, si robamos, si mentimos, si desobedecemos el llamado que Dios nos ha dado, de todos modos recibiremos la herencia porque somos salvos por la gracia y no por las obras. Si el Cristiano se deja llevar por la tentaciуn no sufrirб mayor pйrdida. Esta es la postura actual de los evangйlicos.

Una consecuencia del concepto de la “gracia” es la creencia que tienen muchos Cristianos que todos los creyentes recibirбn la misma recompensa. Esta nociуn es mantenida a pesar de la enseсanza de los capнtulos dos y tres del Libro del Apocalipsis.

El malentendido fundamental que hoy se tiene sobre el Reino de Dios, el veneno que estб debilitando la voluntad del Cristiano para resistir el pecado, para vencer al diablo, y que ha llevado a tantas otras enseсanzas y prбcticas destructivas, es la perversiуn de la doctrina del Apуstol Pablo sobre la gracia.

Las ideas como el arrebato antes de la tribulaciуn, como el йnfasis exagerado en el amor de Dios, como los errores sobre la “fe” y la “prosperidad”, y como la divisiуn del Cuerpo de Cristo en una “Iglesia Gentil” y un “Reino Judнo” han producido un grupo de “creyentes” tontos y moralmente dйbiles que no conocen a Cristo ni a Dios Padre, y que son altaneros, arrogantes, presuntuosos, y estбn encaminados hacia convertirse en el Profeta Falso de Apocalipsis, Capнtulo Trece.

El sexto capнtulo del Libro de Romanos enseсa que la salvaciуn Cristiana consiste en una serie de elecciones que tomamos y que continuamos tomando cada dнa de nuestro peregrinaje. Ya sea que constantemente estemos escogiendo entregar nuestro cuerpo a la justicia y a la rectitud o que lo estemos entregando al pecado. La persona que no es salva, que no ha recibido la Virtud de Dios, no puede escoger ceder su cuerpo a la justicia y a la rectitud. Esta persona se siente obligada a rebelarse en contra de Dios debido al espнritu de Satanбs que lo tiene cautivo.

El que recibe a Cristo posee la autoridad y el poder para escoger obedecer la justicia. Mediante la autoridad de la sangre de la cruz puede dejar el reino de Satanбs y servir a Dios. Mediante el poder del Espнritu Santo puede vencer los deseos de Satanбs, del mundo, y de sus propias lujurias y voluntad propia, y puede caminar en justicia y santidad.

Si el creyente escoge andar en justicia y santidad, obtendrб vida eterna. Se le permitirб regresar al Paraнso, por asн decirlo, donde podrб tomar del бrbol de la vida y lograr la inmortalidad.

Pero si el creyente, habiendo recibido a Cristo y habiendo sido bautizado en agua, escoge obedecer los deseos del pecado, йl destruye su propia salvaciуn. El Cristiano debe escoger diariamente obedecer a Cristo, morar en Йl, vivir por Йl y en Йl, y sembrar al Espнritu de Dios. Si lo hace, obtendrб la primera resurrecciуn de entre los muertos. Йl serб, al igual que Cristo, revelado en ese Dнa (Filipenses 3:11; Colosenses 3:4; 2 Tesalonicenses 1:10).

Pero si no escoge caminar en el Espнritu de Dios, cosecharб corrupciуn. Morirб espiritualmente (Romanos 8:13; Gбlatas 6:18). Matarб su propia resurrecciуn.

Concebir que la gracia Divina descartarб las consecuencias del pecado es contradecir directamente la enseсanza del Apуstol Pablo en el sexto capнtulo de Romanos. Los predicadores de hoy en dнa, al igual que Satanбs en el jardнn de Edйn, estбn enseсando que nosotros “ciertamente no moriremos”. Pero las Escrituras, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, nos advierten que el alma que peque, morirб. Pablo vuelve a reforzar este principio en el sexto capнtulo de Romanos.

Cristo no vino al mundo para que el alma que peque, viva. Mбs bien, Cristo vino para darnos la autoridad y el poder por los que podemos escoger no pecar. Cuando escogemos no pecar volvemos a tener acceso al бrbol de la vida para asн comer y vivir para siempre ante la Presencia de Dios y del Cordero.

Dichosos los que lavan sus ropas para tener derecho al бrbol de la vida y para poder entrar por las puestas de la ciudad. (Apocalipsis 22:14 – NVI)

“Los que lavan sus ropas”, esto es, los que hacen suyos los mandamientos de Cristo y los obedecen. Los teуricos Cristianos modernos estбn quitando la autoridad y el poder de declaraciones como esta diciendo que se aplican sуlo a los Judнos y no a los Gentiles. Estбn   pervirtiendo el Evangelio de Cristo. їTiene Dios dos estбndares morales – uno para los Judнos y otro para los Gentiles? їHay dos semillas de Abraham? їDos olivos?

їHay dos Reinos de Dios – uno superior y celestial para los Gentiles y otro inferior y terrenal para los Judнos? їTiene lуgica entonces que los Gentiles continъen en pecado y sean salvos “por la gracia” mientras que los Judнos que son las ramas naturales del olivo cultivado deban de guardar los mandamientos de Dios?

їAcaso estamos tan ciegos como para defender este antisemitismo tan obvio, esta farsa del plan eterno de Dios, del Evangelio de Aquel que estб juntando todas las cosas en Cristo?

їPuede encontrarse en los escritos de los Apуstoles el concepto de dos Reinos, uno terrenal de obras y uno celestial de “gracia”? їNo ha sido mбs bien inventado por los teуlogos?

Los Cristianos, debido a su conciencia y a que existen algunas ideas persistentes en la sociedad y en las iglesias de como debe de comportarse un Cristiano, practican la justicia y la santidad a un mayor o menor grado dependiendo de la conciencia y de la voluntad del individuo, y de los estбndares de la comunidad en que vive. La devociуn personal y las expectativas sociales que predominan se enseсan y practican a un grado limitado. Pero esto es a pesar de, y no debido a, la teorнa actual de la gracia.

Una ediciуn actual de las Escrituras menciona en sus comentarios sobre Efesios 2:8,9 que somos salvos incondicionalmente por la gracia aparte de las obras. Toda la explicaciуn que aparece en las notas al pie de la pбgina estб en oposiciуn directa con lo que dijo el Seсor Jesъs en cuanto a que debemos de perseverar hasta el fin para poder ser salvos, y tambiйn estб en oposiciуn a las exhortaciones del Libro de Hebreos y de la Primera Carta de Juan.

El Seсor Jesъs dijo:

Por causa de mi nombre todo el mundo los odiarб, pero el que se mantenga firme hasta el fin serб salvo. (Mateo 10:22 – NVI)

La ediciуn, en sus notas al pie de la pбgina despuйs de Efesios 2:8 dice, “La gracia de Dios es incondicional: no somos salvos con la condiciуn de que ‘perseveremos hasta el fin’ o de que ‘no fallemos’ o de que ‘hagamos lo mejor que podamos’. Somos salvos por la gracia de Dios aparte de las obras”. (New American Standard Bible, “The Open Bible Edition”, New York, Thomas Nelson Publishers, 1979.)

Compara: “el que se mantenga firme hasta el fin serб salvo”; “no somos salvos con la condiciуn de que ‘perseveremos hasta el fin’.”

Vemos aquн un ejemplo de la influencia del humanismo en los eruditos evangelistas. La Palabra de Dios ha sido destruida en nuestros dнas y ni siquiera sabemos que ha sucedido.

їQuiйn entregу a Jacob para el despojo, a Israel para el saqueo? їNo es acaso el Seсor a quien su pueblo ha ofendido? No siguiу sus caminos ni obedeciу su ley. Por eso el Seсor derramу sobre йl su ardiente ira y el furor de la guerra. Lo envolviу en llamas, pero no comprendiу; lo consumiу, pero no lo tomу en serio. (Isaнas 42:24,25 – NVI)

Todo tipo de pecado estб siendo practicado en las iglesias Cristianas y todo tipo de problema existe como resultado de esto. “El Seсor derramу sobre йl su ardiente ira y el furor de la guerra. Lo envolviу en llamas, pero no comprendiу.”

Los pastores y los evangelistas se apresuran a asegurar a sus congregaciones que Dios los ama y que todos sus problemas les estбn llegando del diablo. Pero estos lнderes Cristianos son profetas falsos. Varios desastres naturales estбn afligiendo a los Estados Unidos – terremotos, inundaciones, sequнas. Los pastores se rehъsan a reconocer la mano de Dios en estos juicios y por eso la gente no se arrepiente y clama al Seсor.

El tercer capнtulo de Hebreos nos advierte que somos parte de Cristo “con tal que retengamos firme hasta el fin la confianza que tuvimos al principio” (Hebreos 3:14).  Toda la epнstola se dirige a creyentes con experiencia que han reincidido en el pecado. Es una fuerte amonestaciуn a estos santos Judнos a seguir adelante hacia el “reposo” de Dios – hacia el estado de madurez espiritual en donde nuestra voluntad ha cambiado a ser la voluntad de Dios y en donde nosotros siempre estamos escogiendo seguir al Espнritu de Dios en cuanto a cuestiones de imagen moral, de relaciones humanas, de fructificaciуn y de poder.

El Libro de Hebreos refuta el concepto de “una vez salvo, siempre salvo”, de la salvaciуn incondicional e irresistible. Nuestra posesiуn de la salvaciуn Divina en el Seсor Cristo Jesъs depende de la diligencia y de la fidelidad que tengamos para mantenerla.

No escaparemos de la ira de Dios si descuidamos la salvaciуn que Йl nos estб ofreciendo por medio de Cristo. Descuidar la salvaciуn (Hebreos 2:3) no se limita a un rechazo inicial de aceptar a Cristo. Mбs bien, la amonestaciуn es dirigida a los Cristianos que no estбn caminando en la fe, que no estбn buscando a Dios en todo aspecto de sus vidas con la seguridad de que Dios existe y de que Йl premia a los que lo buscan diligentemente.

Cuнdense, hermanos, de que ninguno de ustedes tenga un corazуn pecaminoso e incrйdulo que los haga apartarse del Dios vivo. Mбs bien, mientras dure ese “hoy”, anнmense unos a otros cada dнa, para que ninguno de ustedes se endurezca por el engaсo del pecado. Hemos llegado a tener parte con Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin la confianza que tuvimos al principio. (Hebreos 3:12-14 – NVI)

Cuidйmonos, por tanto, no sea que, aunque la promesa de entrar en su reposo sigue vigente, alguno de ustedes parezca quedarse atrбs. (Hebreos 4:1 – NVI)

Sobre este tema tenemos mucho que decir aunque es difнcil explicarlo, porque a ustedes lo que les entra por un oнdo les sale por el otro. En realidad, a estas alturas ya deberнan ser maestros, y sin embargo necesitan que alguien vuelva a enseсarles las verdades mбs elementales de la palabra de Dios. Dicho de otro modo, necesitan leche en vez de alimento sуlido. (Hebreos 5:11,12 – NVI)

Cuando la tierra bebe la lluvia que con frecuencia cae sobre ella, y produce una buena cosecha para los que la cultivan, recibe bendiciуn de Dios. En cambio, cuando produce espinos y cardos, no vale nada; estб a punto de ser maldecida, y acabarб por ser quemada. En cuando a ustedes, queridos hermanos, aunque nos expresemos asн, estamos seguros de que les espera lo mejor, es decir, lo que ataсe a la salvaciуn. (Hebreos 6:7-9 – NVI)

Deseamos, sin embargo, que cada uno de ustedes siga mostrando ese mismo empeсo hasta la realizaciуn final y completa de su esperanza. No sean perezosos; mбs bien, imiten a quienes por su fe y paciencia heredan las promesas. (Hebreos 6:11,12 – NVI)

Si despuйs de recibir el conocimiento de la verdad pecamos obstinadamente, ya no hay sacrificio por los pecados. Sуlo queda una terrible expectativa de juicio, el fuego ardiente que ha de devorar a los enemigos de Dios. (Hebreos 10:26,27 – NVI)

Pero nosotros no somos de los que se vuelven atrбs y acaban por perderse, sino de los que tienen fe y preservan su vida. (Hebreos 10:39 – NVI)

Los eruditos, maestros, pastores, y evangelistas Cristianos de hoy en dнa, en muchos casos, no estбn presentando las enseсanzas de las Escrituras. Los eruditos estбn siguiendo ciegamente sus deducciones basбndose en “versнculos clave” que han escogido. Ellos no se estбn adhiriendo a lo que dicen las Escrituras. El hombre rebelde estб pervirtiendo la Palabra del Dios altнsimo.

Es posible hacer una profesiуn de fe en Cristo y luego ser echado fuera. Jesъs mismo declarу que la rama que no dй fruto serб cortada de la vid (Juan 15:2).

Observa las implicaciones en la siguiente parбbola:

Tambiйn se parece el reino de los cielos a una red echada al lago, que recoge peces de toda clase. Cuando se llena, los pescadores la sacan a la orilla, se sientan y recogen en canastas los peces buenos, y desechan los malos. Asн serб al fin del mundo. Vendrбn los бngeles y apartarбn de los justos a los malvados. (Mateo 13:47-49 – NVI)

Los бngeles vendrбn al final de los tiempos y separarбn a los malos de entre los justos. їCuбles malos y cuбles justos? Los malos de entre los justos del Reino de los Cielos. Los malos serбn quitados del Reino de los Cielos al final de los tiempos. їAcaso esto parece gracia que obra aparte de las obras? їAcaso esto estб en acorde con el “rapto antes de la tribulaciуn”?

їO acaso esto es sуlo para los Judнos? їLos Judнos son los ъnicos miembros del Reino de los Cielos?

ЎQuй doctrinas tan alejadas de las Escrituras estбn siendo predicadas en nuestros dнas!

El argumento repetido que quienes son echados fuera en realidad nunca fueron salvos para empezar no pasarб la prueba de la realidad. Si este argumento fuera verdad, ningъn individuo podrнa saber si realmente es salvo hasta que muriera y estuviera ante el Seсor.

Hay numerosas personas que verdaderamente eran “salvas” en algъn momento que despuйs cayeron, que se alejaron del camino por el cual el Seсor los estaba guiando, que descuidaron su salvaciуn por alguna delicia del mundo.

Los saludan Lucas, el querido mйdico, y Demas. (Colosenses 4:14 – NVI)

Pues Demas, por amor a este mundo, me ha abandonado y se ha ido a Tesalуnica. Crescente se ha ido a Galacia y Tito a Dalmacia. (2 Timoteo 4:10 – NVI)

їEstaba Pablo equivocado sobre Demбs desde el principio? їAcaso el amor que Demas le tuvo al mundo y el haber abandonado a Pablo no le afectу a su salvaciуn? їO acaso sуlo los Judнos son los que deben de comportarse con rectitud o si no nunca fueron salvos? ЎQuй tonterнas se predican hoy!

La mayorнa de los creyentes conocen a una o mбs personas que comenzaron por el camino de la vida eterna y que luego regresaron al mundo. Pero los teуricos continъan en sus ideas fuera de la realidad diciendo que si una persona regresa al mundo es  porque nunca tuvo vida eterna para empezar.

їExiste algъn versнculo en las Escrituras que nos enseсe que una vez que pongamos nuestra mano en el arado que no debemos de mirar atrбs?

Jesъs le respondiу:  –Nadie que mira atrбs despuйs de poner la mano en el arado es apto para el reino de Dios. (Lucas 9:62 – NVI)

La doctrina que enseсa que un Cristiano verdadero no puede volver atrбs estб dirigida a los devotos de nuestro dнa que son tibios, reincidentes en el pecado, descuidados, pecadores, rebeldes, y buscadores de su propio placer. Sus ministros les informan que no hay manera de que pierdan el favor de Dios sin importan como se comporten.

їPor quй sus pastores no les advierten que su comportamiento indica que nunca han sido salvos para empezar, si esto es lo que los lнderes realmente creen?

Los eruditos, maestros y evangelistas Cristianos ciertamente estбn enseсando una perversiуn de la doctrina de la gracia de Pablo, y el fruto moral y espiritualmente corrupto da testimonio por todos lados.

No importa cuanto evadan los lнderes sus declaraciones y creencias cuando se les confronta con las implicaciones y el fruto de su enseсanza, el entendimiento contemporбneo sobre la gracia se refleja en razonamientos como йstos: “Debo intentar ser bueno. Pero si continuo  pecando, Jesъs me ama y me ha salvado por la gracia. Puedo fornicar, usar lenguaje obsceno, abusar de mi cuerpo, mentir, robar, chismear, y nunca hacer a un lado mi propia vida y buscar al Seсor Jesъs. Yo sй que mi conducta no le es grata al Seсor, pero eso es lo que todo el mundo hace. Cuando muera irй al Cielo a vivir en una mansiуn porque soy salvo por la gracia.”

Esto es lo que muchos creyentes en Cristo piensan en su mente y creen en su corazуn, y es la razуn por la que las iglesias Cristianas no estбn dando a las naciones del mundo un ejemplo de moralidad. La perversiуn de la gracia ha destruido el testimonio Cristiano. La luz del mundo no estб brillando.

La ъnica luz espiritual del mundo es las buenas obras de las personas Cristianas (Mateo 5:16). Cuando los Cristianos estбn morando en sus declaraciones doctrinales en lugar de morar en Cristo, entonces las obras de rectitud y de santidad no se ven manifestadas en sus personalidades. No hay una luz moral que guнe a las naciones.

Dos prostitutas se acercaron a un evangelista de la calle y le pidieron la bendiciуn de Dios. El evangelista esperaba que se quisieran arrepentir de su profesiуn pecaminosa. Ellas le contestaron que les gustaba mucho su trabajo, que tenнan la intenciуn de seguir haciйndolo, que sus corazones eran puros, y que querнan que Dios las bendijera. Ellas creнan que tenнan el corazуn puro porque se les ha enseсado un Evangelio pervertido de la gracia.

Recientemente, se escuchу a una madre decir que sabнa que sus hijos tenнan a Jesъs adentro asн que ella no estaba preocupada por sus conductas. Sin embargo, sus hijos se estбn conduciendo de una manera condenada por las Escrituras. (Al igual que la madre, al tomar una actitud como esta.)

ЎEste es el fruto de las enseсanzas Cristianas contemporбneas!

Estas personas se estбn comportando consistentemente en tйrminos de la doctrina actual de la “gracia” – de hecho, mбs consistentemente que los creyentes que dicen que un individuo que se comporta mal nunca fue un verdadero Cristiano para comenzar, y que al mismo tiempo sostiene que no es necesario comportarse con rectitud para ser un Cristiano.

La Gracia Es La Provisiуn De Dios Para El Pecado

їCuбntos personas Cristianas practican la inmoralidad sexual? Este comportamiento que ha recibido la ira de Dios a travйs de la historia es practicado por Cristianos que de antemano han decidido entregarse a sus deseos ya que al dнa siguiente le pedirбn a Dios perdуn por ellos. Ademбs, creen que Йl va a lavar en la sangre de Jesъs los actos de lujuria que de antemano y deliberadamente han decidido practicar. Ellos se estбn comportando consistentemente con lo que han sido enseсados. Estбn haciendo de Cristo un ministro del pecado.

Dios ha hecho una provisiуn para el creyente que es sobrecogido por el pecado y que luego se arrepiente vigorosamente, dejando ese pecado como la cosa inmunda y destructiva que es, haciendo las restituciones necesarias, y pidiйndole al Seсor que le dй la fuerza para resistir ese pecado en el futuro. Dios lo perdonarб; pero quizб tenga que hacer alguna indemnizaciуn, y quizб ese pecado lleve consecuencias severas y a largo plazo. Los santos con experiencia saben bien que asн es.

Las provisiones que el Seсor ha hecho para el pecado bajo ambos pactos son para aquellos que han sido sobrecogidos por una falta.

Si alguien sin darse cuenta toca alguna impureza humana, cualquiera que йsta sea, se vuelve impuro йl mismo. Pero al darse cuenta, serб culpable. (Levнtico 5:3 – NVI)

Varias veces, en los primeros capнtulos del Libro de Levнtico, el sacrificio que se describнa era para el Israelita que pecaba por ignorancia. Pero no hay provisiуn en el pacto antiguo ni en el nuevo para el pecado que se comete deliberadamente y presuntuosamente:

Una sola ley se aplicarб para todo el que peque inadvertidamente, tanto para el israelita como para el extranjero residente. Pero el que peque deliberadamente, sea nativo o extranjero, ofende al Seсor. Tal persona serб eliminada de la comunidad, y cargarб con su culpa, por haber despreciado la palabra del Seсor y quebrantado su mandamiento. (Nъmeros 15:29-31 – NVI)

Si despuйs de recibir el conocimiento de la verdad pecamos obstinadamente, ya no hay sacrificio por los pecados. (Hebreos 10:26 – NVI)

Se cuenta que una mujer que se estaba preparando para un acto inmoral orу de esta manera: “Seсor, perdуnanos por lo que vamos a hacer.” Estaba actuando consistentemente con su entendimiento de la gracia de Dios. (їDe verdad creemos esto?) Ella cree que puede tener su pastel y comйrselo tambiйn.

їY por quй no? Ella cree que es salva incondicionalmente por la gracia y no por las obras de rectitud que haya hecho. La sangre de Cristo es la cobertura por su pecado. Ella estб pecando bajo el auspicio y la protecciуn de Cristo. La sangre de Cristo le estб permitiendo pecar y aun asн cosechar la recompensa del justo. Esto es lo que se estб enseсando y practicando hoy en dнa.

Hay varios pasajes en el Nuevo Testamento que evitan que el creyente pecador herede el Reino de Dios (Gбlatas 5:21 por ejemplo). Pero los teуlogos disculpan estos pasajes dando toda clase de explicaciones.

A un ministro del Evangelio cuando se le preguntу con respecto a las advertencias que hace el libro de Hebreos a los Cristianos que pecan, dijo que el libro de Hebreos habнa sido escrito para los Judнos y que por lo tanto no se aplicaba a los Gentiles. Asн es como pervertimos la Palabra de Dios.

La doctrina de Pablo sobre la gracia de Dios en Cristo ha sido desvirtuada por Satanбs y por el hombre egocйntrico. Una fase del avivamiento contemporбneo de las lluvias tardнas es la restauraciуn de las verdades del Reino de Dios a los miembros del Cuerpo de Cristo. Cuando sabemos la verdad de que Cristo Es, la verdad nos hace libres – libres del pecado, de la mundanerнa y de la voluntad propia.

La verdad de que Cristo Es nos libera de toda injusticia, de la inmundicia moral y de la desobediencia al Dios del Cielo. La verdad nos libera de toda autoridad y poder del diablo. La verdad nos libera para poder caminar ante Dios en vida eterna. La verdad nos restaura a todo lo que perdimos en Edйn y luego nos agrega la gloriosa riqueza que Dios tiene preparada para aquellos que lo aman.

Mientras que la naturaleza bбsica del pacto nuevo del Reino de Dios sea malentendida, muy poco progreso se lograrб en cuanto al arrepentimiento y a la santidad por parte del rebaсo del Seсor. Dios quizб no se fije en nuestra ignorancia pasada, pero hoy Йl nos estб ordenando arrepentirnos.

El resultado final de la perversiуn de la doctrina de Pablo sobre la gracia ha sido la destrucciуn de la vida espiritual y del testimonio de las iglesias Cristianas.

El Espнritu de Dios estб listo para enviar un espнritu de arrepentimiento sobre los Cristianos de los Estados Unidos. Es muy probable que cientos de miles de creyentes estarнan mбs que dispuestos a seguir al Espнritu en arrepentimiento si hubiera alguien que los guiara. Pero la doctrina errуnea sobre la “gracia” destruye el fundamento sobre el cual el arrepentimiento ferviente se basa engaсando a los creyentes para que piensen que Dios no ve sus pecados porque la justicia de Cristo estб cubriendo sus conductas. їDe quй se va uno a arrepentir si lo que estб haciendo no es pecado a los ojos de Dios?

El avivamiento de las lluvias tardнas, el derramamiento del Espнritu de Dios sobre toda carne en los ъltimos dнas, restaurarб la justicia, la santidad, y la obediencia a Dios en los miembros del Cuerpo de Cristo (Joel 2:23-29).

La Gracia Como Es Definida Por Las Escrituras

Pensemos por un momento en el concepto bнblico de la “gracia”.

El punto de vista del autor es que la gracia Divina que recibimos por medio del Seсor Jesъs no consiste en una renuncia de las expectativas que Dios tiene en cuanto a la conducta y la naturaleza del hombre sobre la tierra.  Mбs bien, la gracia es la Virtud de Dios, de hecho la Presencia misma de Dios, que el hombre recibe por medio de Cristo para permitirle llenar total y perfectamente cada uno de los requisitos y expectativas de Dios.

Ambos conceptos sobre la gracia Divina no pueden ser correctos. O la gracia es una renuncia de las expectativas de Dios o la gracia Divina es el poder para cumplir estas expectativas.

O la gracia Divina es una renuncia que Dios hace de sus estбndares con respecto al hombre para que йste, en su pecado y rebeliуn, pueda ser recibido en el Paraнso espiritual cuando muera fнsicamente, o la gracia Divina es impartir la Virtud de Dios con el fin de restaurar en el hombre la rectitud, la santidad y la humildad para que pueda encontrar reposo en Dios y Dios en йl, en la tierra, en el Cielo, y en cualquier otra parte.

O recibimos la vida eterna gracias a una maniobra legal de Dios, o Dios nos ha ofrecido, mediante Cristo, la habilidad para vencer el pecado para asн poder volver a ganar legнtimamente acceso al бrbol de la vida.

 O la gracia deja a un lado los principios del Reino de la causa y el efecto, de lo que se siembra se cosecha, o la gracia establece para siempre esos principios y cambia al hombre para que lo que el hombre es y lo que hace tengan como resultado la bendiciуn de Dios y comuniуn con Йl

O Dios tiene comuniуn con un individuo basado en sus creencias religiosas en cuanto a la expiaciуn, a la resurrecciуn, al nacimiento de una virgen, a la naturaleza de la Trinidad y a los otros principios de la religiуn Cristiana, o Dios tiene comuniуn con un individuo basado en lo que el individuo es y en cуmo se comporta.

A travйs de la historia, los hombres religiosos han puesto йnfasis en las creencias de su propio grupo. El autor es de la creencia que tanto a Dios como a Cristo les importa poco nuestro conocimiento de teologнa. Ellos tienen comuniуn con nosotros basado en lo que somos como personas.

Dios se regocija de un alegre individuo recto que teme a Dios, que confнa en Dios, que trata con Dios honesta y respetuosamente sin tomar en cuenta la exactitud de su entendimiento teolуgico. Nos damos cuenta en los cuatro Evangelios que cuando el Seсor hablaba de Su venida, no mencionaba nunca nuestra posiciуn doctrinal, pero sн nos advirtiу en cuanto a nuestra conducta.

Pero, їquй tal si ese siervo malo se pone a pensar: “Mi seсor se estб demorando”, y luego comienza a  golpear a sus compaсeros, y a comer y beber con los borrachos? El dнa en que el siervo menos lo espere y a la hora menos pensada el seсor volverб. Lo castigarб severamente y le impondrб la condena que reciben los hipуcritas. Y habrб llanto y rechinar de dientes. (Mateo 24:48-51 – NVI)

A Dios no le place una persona arrogante, engreнda, engaсosa y espiritualmente ambiciosa sin importar quй tan perfectas puedan ser sus creencias. Dios no tiene comuniуn con nosotros por nuestra religiуn sino por lo que somos como personas. El Reino de Dios no consiste de teуlogos y de personas religiosamente ambiciosas y “correctas”  sino de santos que estбn unidos en el Espнritu de Dios.

Dios y Cristo no tienen comuniуn con nosotros debido a la gracia sino debido a la clase de personas que somos y a cуmo nos comportamos. Cualquiera que camine con el Seсor sabe que Jesъs es una Persona, no un sistema alejado que opera basado en la forma en que hayamos podido amarrar a Dios con ciertos “versнculos clave”.

Si nuestras creencias religiosas no nos llevan a la Persona de Jesъs de manera que cada dнa lleguemos a conocerlo mejor, entonces nuestras creencias religiosas son peor que inъtiles. Son parte de la Babilonia religiosa – de la confusiуn religiosa organizada que mantiene a los creyentes ignorantes del Seсor y de Sus caminos.

Jesъs, la Persona, no tiene nada en absoluto que ver con una “gracia” que recibe al pecador y al desobediente al Paraнso espiritual, y que luego condena al Lago de Fuego a quienes nunca han oнdo el Evangelio.

El Seсor Jesъs recibe a la prostituta, al borracho, al ladrуn, al asesino y a cualquier otro que vaya a Йl para pedirle ayuda. El Seсor Jesъs posee la autoridad para perdonar a quienquiera que Йl escoja y para llevarlo al Reino de Dios. Este es el significado de Juan 5:24, que es uno de los versнculos mбs importantes de los “versнculos claves” de los que se han sacado estas conclusiones mortales.

El ladrуn en la cruz que reconociу a Jesъs como Rey, es un ejemplo excelente de la autoridad de Jesъs para llevar al Paraнso a quien le plazca. (Sin conocer la vida del ladrуn, no sabemos que tan profundo haya sido su arrepentimiento ni su dedicaciуn a Dios mientras que estaba en la cruz.)

Donde el entendimiento actual de la gracia Divina se ha desviado es en el бrea de la distinciуn entre llegar a Jesъs, por un lado, y aceptar posturas doctrinales, por el otro. En muchos casos, los conversos de hoy en dнa aceptan posturas doctrinales para la salvaciуn en lugar de aceptar a Cristo.

El propуsito de las Escrituras es llevarnos a Jesъs, no a una creencia mental. Cuando llegamos a Jesъs, Йl perdona nuestros pecados y deposita en nuestra personalidad mortal una porciуn de vida eterna. El depуsito de una porciуn de vida eterna en nuestra personalidad no es una expresiуn figurativa que significa que viviremos para siempre (Ўtodos los espнritus viven para siempre!). Mбs bien, significa que una verdadera porciуn de Vida Divina ha sido puesta en nuestra personalidad mortal.

Desde ese momento en adelante debemos permanecer en Cristo todos los dнas de nuestro discipulado para que la Vida Divina que hemos recibido pueda ser alimentada y fortalecida. Si nuestra nueva vida es alimentada y fortalecida, йsta, a la venida de Jesъs, vivificarб nuestro cuerpo mortal. Pero si permitimos que las preocupaciones y las cosas del mundo actual ahoguen la vida eterna que nos ha sido dada, entonces no habrб una Vida Divina interna, no habrб “aceite” para vivificar nuestro cuerpo en el Dнa del Seсor.

El Espнritu de Dios que mora en nosotros, no nuestra postura doctrinal, es la que vivificarб nuestros cuerpos en el Dнa de Cristo (Romanos 8:11).

El Seсor Jesъs nos juzga, nos reprende, nos corrige y hace todo lo que sea necesario para estimular el crecimiento de la Vida Divina que estб en nosotros y para conformarnos a todos los requisitos de Dios Padre. Mientras tanto, la sangre de la cruz nos mantiene justos ante Dios.

La sangre compensa la diferencia entre nuestra personalidad y conducta actual y la personalidad y conducta que Dios requiere. La personalidad y la conducta que Dios requiere serб el estado verdadero de nuestra personalidad cuando hayamos sido totalmente redimidos 

No tenemos ninguna base bнblica para creer que la sangre continъa perdonando nuestros pecados aun si no estamos participando en el programa de la redenciуn que acabamos de describir. La sangre de Jesъs cubre ъnicamente aquellos que continъan viviendo en la luz de la voluntad de Dios para sus vidas.

Pero si vivimos en la luz, asн como йl estб en la luz, tenemos comuniуn unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado. (1 Juan 1:7 – NVI)

Actualmente, en muchos casos, los conversos estбn asintiendo con los hechos de la salvaciуn habiendo sido enseсados unos cuatro o cinco “versнculos clave” (versнculos que parecen encajar en la idea actual de lo que es la redenciуn), y estбn confiados de ser candidatos para el Cielo. No conocen a Jesъs. Nunca han conocido al Maestro y no estбn viviendo en la luz de Su Presencia y de Su voluntad.

Muchos creyentes Cristianos no son discнpulos de Jesъs. Por consiguiente, los escritos de los Apуstoles no se aplican a ellos en gran manera (excepto los versнculos de advertencia – los cuales son numerosos). Sуlo a medida que escuchamos continuamente a Cristo y que permanecemos en Йl es que tenemos vida eterna y que estamos sin condenaciуn.

El creyente que estб escuchando a Jesъs y que estб permaneciendo en Йl no estб pecando (1 Juan 3:6). El Espнritu Santo le estб enseсando a vencer el pecado. Йl estб viviendo confesando sus pecados y arrepintiйndose. Cada dнa estб creciendo en santidad.

Observa el йnfasis en el segundo y tercer capнtulos del libro de Apocalipsis en cuanto a tener “oнdos para oнr” la voz del Seсor Jesъs. Este pasaje estб dirigido a las iglesias, a los candelabros de oro. Oнr la voz de Cristo no es leer las Escrituras, a pesar de lo importante que son las Escrituras. Mбs bien, oнr la Palabra de Jesъs es oнr a travйs del Espнritu la Palabra del Cristo viviente. Todos los que son guiados por el Espнritu йstos son los hijos de Dios.

Muchos creyentes han sido enseсados por las Escrituras pero nunca han conocido al Seсor ni han oнdo Su voz. Ser un erudito en las Escrituras no es lo mismo que conocer a Dios. Las Escrituras nunca pasarбn – ni siquiera cuando los cielos y la tierra pasen. Pero a pesar de su valor supremo, conocer las Escrituras no es lo mismo que conocer a Jesъs. El conocimiento de Cristo, no el conocimiento de las Escrituras, es lo que es la vida eterna.

Hoy en dнa, algunos estбn enseсando que las Escrituras y Jesъs son lo mismo, que Cristo es la Biblia y que la Biblia es Cristo. Esto no es cierto para nada. La Biblia no es nuestro Seсor, ni el Novio, ni el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo.

Un crecimiento continuo en la santidad y un conocimiento personal y cada vez mбs profundo del Seсor Jesъs son algo muy diferente a la tibieza de quienes piensan que tienen a Dios obligado a ciertos versнculos tomados fuera de su contexto (como a menudo es el caso con Juan 5:24; Juan 1:12; Romanos 10:9,10; Romanos 6:23; Romanos 8:1; y Efesios 2:8,9) y que armados con estos versнculos, creen poseer una garantнa de que sin importar como vivan, o si estбn o no dejando sus vidas para seguir a Jesъs, de seguro van a ser recibidos calurosamente en el Paraнso espiritual cuando mueran.

Esta es la perversiуn de la gracia.

Jesъs ciertamente da vida eterna y libertad de toda condenaciуn a toda persona que oiga Su Palabra y crea en Dios. Pero este oнr y esta fe es un proceso continuo. Es el camino de la fe, el camino que lleva a la vida eterna. Esto de ninguna manera se refiere a un acto que se hace solamente una vez y en el cual “aceptamos a Cristo” y luego seguimos con nuestra forma normal de vivir.

La expresiуn “el justo por la fe vivirб” significa que el justo vive cada momento en obediencia y en uniуn con Dios en vez de vivir segъn su propio orgullo, entendimiento mental, y deseos del alma. “El justo por la fe vivirб” no se estб refiriendo a la adherencia a un grupo de creencias doctrinales. Se refiere al camino de la fe, a buscar al Seсor en todo lo que pensemos, hagamos y digamos. Se refiere a vivir por la fe.

La redenciуn que hay en el Seсor Jesъs o es el perdуn de una persona para que cuando йsta muera pueda irse a otro mundo donde no pueda pecar, o la redenciуn Cristiana es la transformaciуn de la persona para que pueda traer al Reino de Dios, la voluntad de Dios, a la tierra. La tierra siempre se le da a los humildes, a quienes practican la rectitud, a quienes aman la misericordia y a quienes caminan humildemente con el Seсor.

O la gracia Divina cambia los estбndares y el medio ambiente, o el hombre lo hace. їCuбl es?

La respuesta equivocada destruye el propуsito del Calvario.

Dios llega al hombre pecaminoso y le ofrece perdуn total por sus pecados mediante la expiaciуn de la sangre del Seсor Jesъs en la cruz del Calvario.

їPero con quй propуsito se le ofrece el perdуn al hombre? їCon el propуsito de que pueda irse al Paraнso espiritual cuando muera? їEs para esto que Dios perdona al hombre por medio de Cristo – para que sin haber sido transformado pueda irse a un lugar de dicha en el reino espiritual? їEs esto lo que enseсan las Escrituras? їQuй pasaje de las Escrituras enseсa que el hombre es perdonado para que pueda ir al Cielo cuando muera?

Esto no es lo que enseсan las Escrituras. Este concepto no tiene base bнblica. Es un mito moderno centrado en el hombre diseсado para quitarle al hombre toda responsabilidad de su salvaciуn. Йl puede desobedecer repetidamente a Dios para luego, cuando muera, heredar la aprobaciуn y la bendiciуn de Dios.

Al hombre se le ofrece el perdуn, no para que pueda entrar al Paraнso espiritual cuando muera, sino para que pueda arrepentirse de sus pecados y entrar en el programa de salvaciуn del pecado y de la voluntad propia.

Hay unos cuantos versнculos en el Libro del Apocalipsis que muestran al hombre redimido ante la Presencia de Dios y de Cristo en el Cielo (la gente nunca es presentada viviendo en mansiones). Pero aquellos que estбn en el Cielo, estбn esperando hasta que les sea posible regresar a la tierra, que es la morada eterna del hombre.

De ellos hiciste un reino; los hiciste sacerdotes al servicio de nuestro Dios, y reinarбn sobre la tierra. (Apocalipsis 5:10 – NVI)

Vi ademбs la ciudad santa, la nueva Jerusalйn, que bajaba del cielo, procedente de Dios, preparada como una novia hermosamente vestida para su prometido. (Apocalipsis 21:2 – NVI)

Los gobernantes de la era que vendrб son preparados en la Presencia de Dios en el Cielo para que puedan regresar a la tierra y hacer que la voluntad de Dios se haga en la tierra. De hecho, Dios mismo y Su Cristo regresarбn para vivir en la tierra como sucedнa en un principio. Este es el Reino de Dios, el Reino de los cielos.

Los elegidos que estбn morando en Cristo van a la Presencia de Dios cuando mueren, no porque el Cielo sea su hogar sino porque Cristo es su morada eterna. Ellos deberбn de esperar hasta que sea hora de regresar a la tierra. No hay ningъn pasaje en las Escrituras que enseсe que cuando uno muere, se va al Cielo para vivir ahн para siempre. La gracia no es el medio por el cual la persona que no ha sido transformada es llevada al Cielo cuando muera.

El destino del hombre no se decide cuando muere. El destino del hombre se decide cuando se presenta ante el Tribunal de Justicia en el Dнa de Cristo. El reino espiritual es un lugar de espera hasta que el Seсor regrese, resucite a los muertos, y le dй a cada individuo su porciуn segъn como haya vivido sobre la tierra.

Entreguen a este hombre a Satanбs para destrucciуn de su naturaleza pecaminosa a fin de que su espнritu sea salvo en el dнa del Seсor. (1 Corintios 5:5 – NVI)

Fнjate en el pasaje anterior que la pregunta no es si el Cristiano pecador irб o no al Cielo por la gracia, sino si su espнritu serб salvo en el Dнa del Seсor Jesъs. Si la doctrina actual sobre la gracia fuera cierta, no habrнa ninguna duda de que el individuo irнa al Cielo. Es Cristiano. Йl va al Cielo por la gracia. La sangre de Jesъs cubre su inmoralidad con la esposa de su padre.

Los eruditos actuales contestarнan diciendo que йste hombre para empezar no era verdaderamente salvo porque si lo fuera, su salvaciуn nunca podrнa estar en peligro.

Este argumento es confuso e inventado y sigue en cнrculos. їEstamos diciendo entonces que hay una multitud de creyentes que no son verdaderamente salvos? їQue ellos creen que Jesъs los acepta pero que en realidad no es asн? їQue si verdaderamente son salvos su salvaciуn no podrнa nunca estar en peligro?

Si este es el caso, їcуmo podemos saber si hay alguien salvo? їPor sus obras? Si es asн, nuestra enseсanza es verdadera.

їO acaso es cierto que no podemos saber si somos salvos o no? їEstamos alegando que si una persona comete inmoralidades sexuales con la esposa de su padre, que esta persona no era, para empezar, salva? Sabemos que el creyente incestuoso era miembro de la iglesia de Corinto ya que fue castigado y luego perdonado por la iglesia (2 Corintios 2:6,7).

їEs cierto que si una persona peca es porque no era en realidad salva? Como hemos dicho anteriormente, el resultado final de este argumento es que nadie puede estar totalmente seguro de su salvaciуn hasta que se presente delante de Jesъs.

En las notas al pie de la pбgina de la ediciуn de la Biblia a la que nos hemos referido anteriormente, se hace la declaraciуn de que los creyentes de que habla Hebreos 6:4-8 son personas que profesaban la religiуn pero que nunca habнan tenido una verdadera relaciуn con Cristo y йsta es la razуn por la cual era posible que ellos se descarriaran.

Sin embargo, estos “profesores de la fe” habнan sido “iluminados” y habнan “saboreado el don celestial” habнan tenido “parte en el Espнritu Santo” y habнan “experimentado la buena palabra de Dios y los poderes del mundo venidero”.

Segъn esta ediciуn de las Escrituras, estas personas nunca fueron verdaderamente salvas. їCuбl es entonces la definiciуn que ellos tienen de la salvaciуn? Con esto, se puede observar hasta quй extremo recurren los teуricos para dar una base a la perversiуn de la gracia que ellos estбn promoviendo.

Hemos dicho que el destino del hombre se decide cuando йste se encuentre ante el tribunal en el Dнa de Cristo. Hay una excepciуn a esto. Los Cristianos que, al igual que Pablo, sigan hacia delante con Cristo para lograr la “resurrecciуn hacia afuera” o la “resurrecciуn de ‘entre’ los muertos” (Filipenses 3:11, tйrmino Griego).

Para poder llegar a la resurrecciуn hacia afuera (en Griego – exanastasis) debemos seguir confesбndonos y arrepintiйndonos de nuestros pecados, obedeciendo perfectamente a Dios con todo el corazуn, caminando en el poder de la resurrecciуn de Cristo, conformбndonos a la muerte en la cruz, hasta que seamos perfectamente reconciliados con Dios. Podemos pasar por el Tribunal de Justicia de Cristo mientras que todavнa estemos en este mundo si estamos dispuestos a hacerlo.

Porque es tiempo de que el juicio comience por la familia de Dios; y si comienza por nosotros, Ўcuбl no serб el fin de los que se rebelan contra el evangelio de Dios! (1 Pedro 4:17 – NVI)

Si seguimos al Seсor Jesъs hasta este grado, cuando muramos tomaremos nuestro lugar en la Presencia de Cristo, y esperaremos ahн hasta que volvamos a aparecer con Йl en el Dнa de Su manifestaciуn. Si logramos la primera resurrecciуn de entre los muertos, la segunda muerte ya no poseerб ninguna autoridad sobre nosotros (Apocalipsis 20:4-6). Habremos pasado por el juicio del pecado y habremos logrado la resurrecciуn de entre los muertos. Lograr la primera resurrecciуn es el resultado final de vivir una vida de victoria en Cristo Jesъs.

Por lo tanto, podemos comprender quй tan engaсosa y destructiva es la perversiуn actual de la gracia. Al hacer йnfasis en la escapatoria del hombre al reino espiritual basado en estar de acuerdo con ciertos versнculos clave de las Escrituras se elimina de las mentes de los santos todo el concepto de vencer, de lograr la Presencia de Dios. La apatнa y la falta de preparaciуn que da como resultado es precisamente lo que Satanбs desea.

Satanбs comprende que su reino serб derrotado a travйs de los santos victoriosos, aquellos que han seguido adelante hasta la perfecta conquista en Jesъs. Si Satanбs logra persuadir a los creyentes que la redenciуn Cristiana no es mбs que una fuga al Paraнso espiritual y que la autorizaciуn para esta fuga no es mбs que el asentir con los hechos de la expiaciуn, йl puede seguir logrando su voluntad y su imagen entre las naciones del mundo. De esta manera, la herencia de Cristo sigue en las manos de Satanбs.

El concepto del llamado “arrebato antes de la tribulaciуn” es muy aceptado por Satanбs. Al alentar a los creyentes en Cristo que esperen una escapatoria de la tierra en vez de buscar la victoria en Cristo aquн en la tierra, Satanбs espera prolongar su dominio sobre la tierra.

A Satanбs no le preocupa cuantas personas huyan al reino espiritual. Lo que le preocupa a Satanбs es la creaciуn de los hermanos del Seсor (Romanos 8:29). Йl sabe que las Escrituras seсalan el Dнa glorioso cuando Cristo, Cabeza y Cuerpo, regrese para echar fuera toda maldad de la tierra. En ese Dнa la Gloria del Seсor cubrirб la tierra como las aguas cubren el mar. Esta es la venida del Reino de Dios como lo predijo Juan el Bautista, Jesъs de Nazaret, y los Apуstoles del Cordero.

La venida del Dнa del Seсor seсala el fin del dominio de Satanбs sobre la tierra.

El concepto actual de la gracia trabaja en contra del desarrollo de gente santa. Trabaja en contra de la determinaciуn ferviente que debe de poseer el creyente si va a obtener la primera resurrecciуn y a regresar con el Seсor Jesъs.

El concepto actual de la gracia sirve ъnicamente para atraer a grandes cantidades de personas a los “clubes” Cristianos (no los llamamos iglesias) y para evitar que dejen su vida, que tomen su cruz y que sigan al Maestro. Mбs bien, ellos deben esperar hasta que mueran y vayan al Cielo o hasta que el Seсor venga y se los lleve al Cielo.

El concepto de la resurrecciуn de entre los muertos y de vivir una vez mбs sobre la tierra en nuestros cuerpos le es prбcticamente desconocido a esta generaciуn actual de Cristianos. El йnfasis apostуlico de la resurrecciуn de entre los muertos ha sido dejado a un lado por el йnfasis de ser “arrebatados” que no estб en las Escrituras. Esta es una visiуn falsa y como resultado, la gente estб muriendo.

Despuйs de que Dios perdona a un individuo, Йl le siembra a Cristo y le da del Espнritu Santo. El propуsito de darle a un ser humano tales bendiciones Divinas es para que йste pueda vencer al pecado y al egocentrismo y que pueda comenzar a crecer en la imagen de Dios.

Las ropas blancas con las cuales se visten los miembros de la Esposa del Cordero en el Dнa del Seсor es la conducta recta de las personas que han sido transformadas a travйs de la relaciуn viva que tienen con Cristo (Apocalipsis 19:8). Es un “hogar del cielo” que es formado conforme el individuo siembra su cuerpo a la muerte de la cruz y vive en la Vida de resurrecciуn del Seсor.

El Espнritu de Dios lleva al creyente a travйs de muchas experiencias, y le enseсa y lo edifica por medio de los diversos ministerios. Al Espнritu Santo se le ha encomendado la purificaciуn de la Esposa para prepararla para las bodas con el Cordero.

El creyente tiene por su parte que dejar su vida, que cargar su cruz, y que seguir al Seсor Jesъs. El Espнritu por Su parte guнa al creyente por los pasos de santificaciуn hasta que su vida empiece a ser agradable al Seсor. Mientras tanto, la sangre de la expiaciуn hace que el creyente siga siendo aceptado por Dios.

La ley de la causa y el efecto, la ley que dice que lo que se siembra se cosecha, nunca ha sido abandonada o alterada y nunca lo serб. Es la ley fundamental de la personalidad y de la conducta que gobierna a todas las criaturas de Dios. No se hace ninguna excepciуn para los creyentes Gentiles. Dios y Sus reglamentos nunca cambian.

Mбs bien, bajo el pacto nuevo, al individuo se le ha dado la oportunidad de cambiar por medio de la Virtud de Cristo. No es lo que cosecha el individuo lo que cambia, sino lo que siembra.

El Seсor Jesъs no vino para perdonar al mentiroso para que pudiera ir al Cielo. El Seсor Jesъs vino para cambiar al mentiroso y hacerla una persona honrada que pueda tener comuniуn con Dios. Todos los mentirosos tendrбn su lugar en el Lago de Fuego.

El Seсor Jesъs no vino para perdonar al adъltero para que pueda ir al Cielo para vivir para siempre en una mansiуn. El Seсor Jesъs vino para hacer del adъltero una persona moralmente pura que pueda tener comuniуn con Dios y pueda heredar el Reino de Dios. Todos los adъlteros serбn echados en el Lago de Fuego.

El resultado final de la obra de la gracia Divina es la creaciуn del Reino de Dios – el que se lleve a cabo la voluntad de Dios en la tierra como en el Cielo. La meta de la redenciуn Cristiana no es ir al Paraнso cuando muramos sino que el Reino de Dios venga a la tierra. El Reino de Dios estб compuesto de personas que se portan con rectitud.

їAcaso no entran primera al Reino de Dios las prostitutas que los santurrones? Asн es, porque las prostitutas se arrepentirбn de su comportamiento y seguirбn a Jesъs.

їEstamos enseсando que somos salvos por nuestras propias obras muertas? Claro que no. Nosotros estamos predicando que la verdadera salvaciуn produce, vive en, y llega a la madurez conforme los creyentes se relacionan con el Espнritu Santo y con la Palabra de Dios. Aparte de esta transformaciуn diaria no existe ninguna salvaciуn, ningъn Reino de Dios, ninguna vida eterna.

El “estado de gracia” y la “dispensa por la gracia” que son predicados hoy en dнa no son de Dios, ni estбn en las Escrituras, y son totalmente destructivas a las intenciones que Dios tiene bajo el pacto nuevo.

El Reino de Dios es hacer la voluntad de Dios en la tierra como en el Cielo. Asн que cualquier enseсanza que sugiera que el Reino de Dios es otra cosa que el hombre haciendo la voluntad de Dios en la tierra, practicando verdadera rectitud, santidad y obediencia a Dios, va en contra del Evangelio Cristiano, del Evangelio del Reino de Dios – aquello que fue predicado por Juan el Bautista, por Jesъs de Nazaret, y por los Apуstoles del Cordero.

Todo el que infrinja uno solo de estos mandamientos, por pequeсo que sea, y enseсe a otros a hacer lo mismo, serб considerado el mбs pequeсo en el reino de los cielos; pero el que los practique y enseсe serб considerado grande en el reino de los cielos. (Mateo 5:19 – NVI)

Si el creyente no comprende esto, tampoco comprende lo que es la salvaciуn. La salvaciуn es principalmente la liberaciуn de Satanбs, del mundo, de nuestros malos deseos, y de nuestra voluntad propia. La salvaciуn es la liberaciуn del poder del pecado y la obtenciуn de Virtud Divina para practicar la rectitud.

El perdуn es nuestra introducciуn al programa de liberaciуn. El perdуn no es por sн mismo el producto de la obra del Calvario. El perdуn, el apaciguamiento de la ira de Dios por la sangre derramada en la cruz, tiene significado ъnicamente en lo que concierne a la liberaciуn del individuo. El perdуn se mantiene sуlo con la condiciуn de que el creyente siga avanzando en el programa de la liberaciуn, de la redenciуn.  Cuando el creyente empieza a descuidarse, a retroceder, a descuidar su salvaciуn, en ese momento empieza a ser desfavorecido por el Seсor.

Pero mi justo vivirб por la fe. Y si vuelve atrбs, no serб de mi agrado. (Hebreos 10:38 – NVI)

Es obvio que muchos pasajes del Nuevo Testamento hablan sobre las obras de rectitud que nosotros los Cristianos debemos hacer. Esto es cierto de los escritos del Apуstol Pablo – el principal proponente de la “gracia”. Pero los pastores y los evangelistas no siempre ponen en claro el papel que tienen las obras en la redenciуn Cristiana.

Una explicaciуn bien intencionada pero engaсosa sobre la relaciуn que hay entre las obras y la gracia es que somos salvos por la gracia (perdonados incondicionalmente) pero que debemos hacer buenas obras porque amamos a Jesъs.

Esta explicaciуn no es fructнfera por dos razones. En primer lugar, el ambiente espiritual se ha vuelto tan endemoniado y los malos deseos con los que somos tentados tan poderosos que todas estas buenas intenciones fallan rбpidamente. Caemos en el pecado confiados en que seremos perdonados por la “gracia”.

En segundo lugar, no contamos con ninguna base bнblica para este tipo de actitud. Esta no es la relaciуn bнblica entre las obras y la fe. Las buenas obras no son cosas  “amables” que hacemos para agradar a Jesъs. De acuerdo con el sexto capнtulo del Libro de Romanos, si nosotros los Cristianos continuamos sirviendo la maldad, moriremos espiritualmente. La fe aparte de las obras de rectitud, de santidad, y de obediencia a Dios estб muerta.

Una conducta recta, una personalidad y un comportamiento santo, y una obediencia al Padre son el producto y la evidencia de la salvaciуn. La redenciуn produce rectitud inquebrantable, santidad de fuego y obediencia estricta a Dios. Por lo tanto, nunca puede haber una divisiуn entre ser salvo y tener una conducta de rectitud.

Ser salvo aparte de las obras, segъn el Apуstol Pablo, es ser salvo aparte de las obras de la Ley de Moisйs, y no aparte de la conducta de rectitud y de santidad. їQuй sentido tendнa el concepto de ser salvo aparte de las obras de rectitud si el producto y la evidencia de la salvaciуn es una nueva creaciуn de justicia y de rectitud?

Hoy, el Seсor Jesъs estб esperando que Sus enemigos sean puestos por estrado de Sus pies (Hebreos 10:13). Perdonar a un individuo no es poner a los enemigos de Cristo por estrado de Sus pies. Los enemigos de Cristo son hechos estrado de Sus pies sуlo cuando Satanбs ha sido vencido y echado fuera de la personalidad del individuo - y esto por voluntad propia del individuo.

El hombre fue el que permitiу que Satanбs entrara a la tierra. Se le ha dado al hombre el echar a Satanбs de la tierra. El hombre puede lograrlo ъnicamente en uniуn con Cristo.

Si la redenciуn Cristiana es principalmente el perdуn, entonces el pacto nuevo no es mбs efectivo que el pacto antiguo. Ademбs, Cristo aparece como el que perdona los pecados de sus discнpulos. Si este es el caso, entonces Dios no mandу a Cristo al mundo para que a travйs de Йl el mundo fuera liberado del pecado, sino para que el hombre pudiera continuar sin ningъn castigo como una criatura pecaminosa. Esto abrogarнa la ley sobre cosechar lo que siembras. Entonces, serнa cierto que el alma que peque no morirб. Nosotros podrнamos continuar en nuestros pecados por el “amor” de Dios expresado por medio en Cristo.

Si la redenciуn Cristiana es principalmente perdonar al hombre con el propуsito de llevarlo al Cielo cuando muera, entonces la redenciуn Cristiana no tiene ningъn propуsito en lo que se refiere al establecimiento del Reino de Dios en la tierra. Significarнa que Jesъs no es el Seсor de seсores ni el Rey de reyes sobre la tierra; que los reinos del mundo nunca estarбn bajo la autoridad de Cristo; que la Gloria de Dios nunca cubrirб la tierra como las aguas cubren el mar; que las palabras de los Profetas Hebreos nunca se cumplirбn.

Si la redenciуn Cristiana es principalmente perdonar al hombre para que vaya al Cielo, para vivir ahн sin tentaciуn, entonces los santos nunca reinarбn sobre la tierra. Las personas salvas vivirнan una nueva clase de vida en el Cielo – una vida de la cual las Escrituras no dicen casi nada. La descripciуn del Reino de Dios por los Profetas Hebreos serнa de poco interйs para el Cristiano ya que su futuro estarнa en el reino espiritual con los бngeles. El regreso de Cristo no significarнa para йl mas que la oportunidad de poder escaparse al Paraнso espiritual.

Si la redenciуn Cristiana es principalmente perdonar al hombre para que pueda ir a un ambiente libre de pecado, entonces no tiene sentido que pase la vida aprendiendo la obediencia estricta al Espнritu de Dios. No habrнa razуn para que aprendiera a perfeccionar las lecciones sobre la paciencia, la fidelidad, el amor, y la diligencia. No necesitarнa una personalidad transformada en el Cielo. Ya que todos los creyentes recibirнan la misma recompensa, їpor quй tendrнa el creyente que buscar la Presencia de Jesъs? їPor quй tendrнa que aguantar aсo tras aсo la dolorosa negaciуn a sн mismo que es una parte tan vital de la vida victoriosa, de la obtenciуn del Reino de Dios? (Santiago 1:4; Apocalipsis 1:9)

Este concepto de la gracia lograrнa que las naciones permanecieran en la oscuridad. La justicia nunca les llegarнa. Mientras tanto, la gente Cristiana, la luz de las naciones, estarнa divirtiйndose en sus mansiones.

El concepto moderno de la gracia Divina aparentemente no estб consciente de que el regreso de Jesъs y de Sus santos tiene el propуsito de traer justicia a las naciones. Los santos que vivieran sus vidas haciendo su propia voluntad antes de la venida de Cristo, continuarнan viviendo esas mismas vidas de voluntad propia en el Paraнso espiritual; mientras tanto, las naciones del mundo seguirнan tambaleantes en la ceguera moral, en la violencia, y en la inmoralidad. El llamado “sacerdocio real” estarнa bailando y cantando en las calles de oro. Los miembros del Cuerpo de Cristo estarнan disfrutando de sus rubнes y diamantes estando acostados en sus mansiones.

Conclusiуn

ЎQuй aborto del Evangelio del Reino ha sido la enseсanza moderna! No habla ni predica del Reino de Dios porque no cuenta con la vida ni el poder del Reino. Es una invenciуn del hombre, una invenciуn diseсada (aъn inconscientemente) para impedir que Cristo destruya las obras de Satanбs en la tierra.

El Reino de Dios es Dios en Cristo en los santos gobernando todas obras de las manos de Dios. Por esto el Espнritu de Dios trabaja incesantemente, formando a los miembros del Cuerpo de Cristo en un hombre perfecto, hasta que se conforme a la plena estatura de Cristo.

El Reino de Dios es hacer la voluntad de Dios en la tierra. El Reino de Dios establece, no cancela, los estбndares morales Divinos.

El Reino de Dios vendrб a la tierra tan pronto como los santos, los miembros del Cuerpo de Cristo, hayan alcanzado una uniуn total y reposada con Dios a travйs de Cristo. Sуlo conforme Jesъs y Dios estйn morando en nosotros, conforme tengan un control total y perfecto de nosotros, y conforme estemos siendo felizmente obedientes a Su voluntad entonces serб posible que nosotros regresemos con Cristo y que seamos de ayuda a las naciones de la tierra.

Pidбmosle al Seсor que saque totalmente de nuestro corazуn y de nuestra mente el concepto que la salvaciуn Cristiana es la disculpa Divina para la conducta de los elegidos de Dios. Hemos sido predestinados desde la creaciуn del mundo para ser cambiados a la imagen moral del Seсor Jesъs. Pero todavнa nos queda aferrarnos de aquello para lo que hemos sido llamados, si no moriremos en el desierto de la incredulidad y de la desobediencia asн como muriу en el desierto una generaciуn de Israelitas incrйdulos sin jamбs entrar en la tierra prometida que les habнa sido predestina (Gйnesis 15:18).

Aunque ustedes ya saben muy bien esto, quiero recordarles que el Seсor, despuйs de liberar de la tierra de Egipto a su pueblo, destruyу a los que no creнan. (Judas 1:5)

La era mбs grande de todas ha llegado. El Reino de Dios, el hacer la voluntad de Dios en la tierra, estб por llegar. Que cada uno de nosotros deje su propia vida, levante su cruz y siga a Jesъs. Conforme nos consideremos muertos con el Seсor Jesъs y luego empecemos a vivir por el poder de Su Vida de resurrecciуn, lograremos vencer el pecado. Despuйs, procederemos a destruir todas las obras del diablo en la tierra, empezando con nuestra propia personalidad.