LA REBELIÓN

Copyright © 2008 por Trumpet Ministries, Inc. Todos los Derechos Reservados

Texto bнblico tomado de la Santa Biblia, Nueva Versiуn Internacional. ©999 por la Sociedad Bнblica Internacional

Traducido por Carmen E. Ѕlvarez

Hay una rebeliуn entre las criaturas de Dios. Aparentemente muchos de los personajes espirituales de alto rango se estбn rebelando en contra de Dios, en contra de Su gobierno, y de Su voluntad. Por las condiciones que existen sobre la tierra en los dнas en que estamos viviendo es evidente que la rebeliуn no ha cesado. La soluciуn de Dios a la rebeliуn continua no es transferir a la humanidad de la tierra al Cielo sino crear en esa humanidad la Persona y Vida del Cristo obediente.

°Cуmo has caнdo del cielo, lucero de la maсana! Tъ, que sometнas a las naciones, has caнdo a la tierra. Decнas en tu corazуn: УSubirй hasta los cielos. °Levantarй mi trono por encima de las estrellas de Dios! Gobernarй desde el extremo norte, en el monte de los dioses. Subirй a la cresta de las mбs altas nubes, serй semejante al Altнsimo. (Isaнas 14:12-14 Ч NVI)

Dios estб tratando con una rebeliуn.

Aparentemente muchos de los personajes espirituales de alto rango se han rebelado y todavнa se estбn rebelando en contra de Dios, en contra de Su gobierno, y de Su voluntad.

Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales. (Efesios 6:12 Ч NVI)

Quй tan grande es el nъmero de estos seres espirituales que se han rebelado en contra de Dios no lo sabemos. Es muy probable que muchos seres angelicales estйn incluidos en la rebeliуn.

Decimos que estбn incluidos porque la rebeliуn nunca ha cesado. De hecho, todavнa se estб extendiendo. Espнritus malos todavнa estбn influyendo en la humanidad desde sus tronos en el aire. Ademбs, cada vez que nace un ser humano un nuevo rebelde es creado.

Uno puede ver, por las condiciones que existen sobre la tierra en los dнas en que vivimos, que la rebeliуn nunca ha cesado.

њQuй estб haciendo el Seсor Jesъs? Estб esperando que el Padre someta a Sus enemigos bajo sus pies.

Pero este sacerdote, despuйs de ofrecer por los pecados un solo sacrificio para siempre, se sentу a la derecha de Dios, en espera de que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies. (Hebreos 10:12,13 Ч NVI)

Entonces њquй se logrу en la cruz del Calvario?

El derramamiento de la sangre sobre la cruz estableciу para siempre la base legal para la redenciуn de la humanidad. La humanidad debe ser redimida de la culpa, de la esclavitud y de los efectos de la rebeliуn.

La sangre de la cruz, cuando se aplica con fe, elimina el sentimiento de culpa del individuo arrepentido.

El Espнritu Santo estб a cargo de romper las ataduras del mundo, de las lujurias de nuestro cuerpo y de nuestra voluntad propia.

Los efectos de la rebeliуn, como el estar apartado de Dios, como la corrupciуn del carбcter, como la enfermedad fнsica y como la destrucciуn del medio ambiente, son remediados despuйs de que el sentimiento de culpabilidad ha sido eliminado y el Espнritu Santo ha comenzado a romper las cadenas espirituales sobre nosotros. El acto final de la redenciуn personal serб la destrucciуn de la muerte fнsica.

El ъltimo enemigo que serб destruido es la muerte. (1 Corintios 15:26 Ч NVI)

La sangre de la cruz ha hecho posible la redenciуn completa que todavнa estб por llegar. Nosotros los Cristianos hemos sido sellados por el Espнritu Santo para el Dнa de la Redenciуn que estб en el futuro (aunque el juicio eterno ha comenzado en las primicias de la Iglesia).

No agravien al Espнritu Santo de Dios, con el cual fueron sellados para el dнa de la redenciуn. (Efesios 4:30 Ч NVI)

Hemos dicho que un gran nъmero de las criaturas de Dios se ha rebelado y todavнa se estб rebelando en contra de Su voluntad. Tambiйn hemos dicho que Dios ha hecho una provisiуn para la redenciуn de esos seres humanos que desean ser liberados del sentido de culpabilidad, de la esclavitud (la compulsiуn de desobedecer a Dios), y de los efectos de la rebeliуn. Hasta donde nosotros sabemos, ninguna provisiуn se ha hecho para la redenciуn de los бngeles que estбn en rebeliуn.

Los temas asociados con la rebeliуn son los de la voluntad, el gobierno y la obediencia.

La voluntad de Dios se estб cumpliendo hoy en dнa en los niveles mбs altos de los cielos, es decir, alrededor del trono de Dios. Esta es el бrea habitada por el Padre, por Cristo, y por los бngeles poderosos que siempre hacen la voluntad de Dios, por los бngeles electos, y por aquellos seres humanos cuyas vidas es Cristo.

Pero todavнa existe rebeliуn en contra de la voluntad de Dios entre los бngeles de los cielos mбs bajos, en los corazones de la gente que constituyen las naciones de la tierra, y en los corazones de la mayorнa de la gente Cristiana.

La enseсanza Cristiana actual ve la redenciуn (la salvaciуn) que hay en Cristo como el medio Divinamente provisto para perdonar y para que los creyentes puedan escapar de la confusiуn que existe sobre la tierra para que puedan vivir en el Paraнso espiritual. Esta forma errуnea de ver la redenciуn Cristiana ha resultado en una iglesia que es inmoral y que no tiene poder.

Si toda persona sobre la tierra fuera ser llevada al Paraнso, el problema de Dios no se resolverнa. Mover a las personas de la tierra al Cielo, al Paraнso espiritual, no resuelve el problema de la rebeliуn en contra de la voluntad de Dios. La rebeliуn se originу en la Presencia de Dios en los cielos. Aunque Adбn y Eva no habitaban en un cuerpo pecaminoso cuando estaban en el Paraнso, se rebelaron en contra de la voluntad de Dios debido a la influencia de una personalidad que vino de los cielos.

Ir al Cielo no resuelve el problema de la rebeliуn que existe en el corazуn del hombre. En ningъn lugar en las Escrituras dice que Уir al CieloФ es una soluciуn al problema de la rebeliуn. Y sin embargo, ser salvo de la rebeliуn yendo al Cielo es uno de los principios fundamentales de las predicaciones Cristianas contemporбneas. Este concepto no es bнblico y es daсino. Es hora de que abandonemos esta tradiciуn y prediquemos y enseсemos lo que hay en Cristo.

El hombre de cualquier lugar estб buscando la oportunidad de hacer lo que le place sin sufrir serias consecuencias. Esta tendencia quizб pueda ser observada tambiйn en la tradiciуn Cristiana actual Чvive una vida de pecado y haz tu propia voluntad e irбs al Paraнso cuando fallezcas. Esta es una tendencia destructiva y totalmente contraria a la Persona y al Reino del Seсor Jesucristo. Pertenece al Falso Profeta.

El Seсor Jesъs nos enseсу a orar, УVenga Tu reino. Hбgase tu voluntad en la tierra como en el Cielo.Ф

El Reino de Dios es que se haga la voluntad de Dios sobre la tierra.

Las Buenas Nuevas del Cristianismo es que algъn dнa la voluntad de Dios se harб sobre la tierra asн como se hace en el Cielo mбs alto. Este es el Evangelio Cristiano. El Evangelio Cristiano no es que los pecadores serбn llevados al Cielo. El Evangelio Cristiano es que toda rebeliуn y todo pecado serб expulsado de la tierra, y que la gente salva disfrutarб de justicia, paz y gozo en el Espнritu Santo por toda la eternidad.

Juan el Bautista, Jesъs de Nazaret, y los Apуstoles del Cordero predicaron que el Reino de Dios estб cerca y que pronto vendrб a la tierra. El Reino de Dios es que se haga la voluntad de Dios sobre la tierra asн como se hace en el Cielo. Cuando el Reino venga, toda maldad e impiedad desaparecerб. Este es el verdadero Evangelio Cristiano.

No vacilarб ni se desanimarб hasta implantar la justicia en la tierra. Las costas lejanas esperan su enseсanza. (Isaнas 42:4 Ч NVI)

La creaciуn del Reino de Dios es la soluciуn de Dios para el problema que tiene de la rebeliуn.

њQuй procedimiento seguirб Dios para poner fin a la rebeliуn en contra de Su voluntad?

Primero enviу al Seсor Jesucristo. La obediencia al Padre por parte de Cristo fue la que hizo posible que Dios pusiera en marcha el plan de salvaciуn Чel programa que libera a las personas del sentimiento de culpabilidad, de la esclavitud, y de los efectos de la rebeliуn.

Antes de que el Seсor Jesъs naciera en Belйn, se escribiу sobre …l:

Me agrada, Dios mнo, hacer tu voluntad; tu ley la llevo dentro de mн. (Salmos 40:8 Ч NVI)

Tъ amas la justicia y odias la maldad; por eso Dios te escogiу a ti y no a tus compaсeros, °tu Dios te ungiу con perfume de alegrнa! (Salmos 45:7 Ч NVI)

Jesъs sobresaliу de entre todos los demбs como Alguien que amaba la Persona, la voluntad, y los caminos del Padre. Por ello, Dios lo ungiу con perfume de alegrнa.

Cuando Jesъs comenzу Su ministerio, …l fue probado por Satanбs. њQuй se comprobу? Su obediencia al Padre, el que se hiciera la voluntad de Dios. Cristo mismo aprendiу la obediencia por las cosas que sufriу.

Aunque era Hijo, mediante el sufrimiento aprendiу a obedecer; (Hebreos 5:8 Ч NVI)

Finalmente en Getsemanн la voluntad de Cristo, Su obediencia, fue puesta a prueba al grado supremo. En un compromiso y una sujeciуn de agonнa Cristo clamу: УPero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tъ.Ф

La obediencia perfecta a Dios por parte de Cristo contrasta con el orgullo y la obstinaciуn de Satanбs, de los seguidores angelicales de Satanбs, de Adбn, y de los hijos de Adбn.

Cristo es el comienzo del Reino de Dios. Cristo siempre es perfectamente obediente al Padre. …l viene para hacer la voluntad de Dios. A un costo inimaginable para …l, …l hizo la voluntad de Dios sobre la tierra tal y como se hace en el Cielo.

Cristo fue revelado con el propуsito de destruir totalmente los espнritus rebeldes y las obras de Satanбs sobre la tierra. Esta es la venida del Reino de Dios a la tierra.

Si Cristo es la primera etapa del Reino de Dios, de aplacar la rebeliуn contra la voluntad del Padre, њcuбl es la segunda etapa?

La segunda etapa es la perfecciуn de los santos victoriosos, de los que logran vencer, en su obediencia.

Debemos distinguir entre los santos victoriosos y el resto de los creyentes en Cristo. Parece ser (por lo menos en el presente) que los santos victoriosos son pocos en nъmero. La mayorнa de los Cristianos todavнa son parte de la rebeliуn en contra de la voluntad de Dios.

Si la declaraciуn anterior parece ser demasiado fuerte, pregъntales a los creyentes que conoces si ellos estбn haciendo la voluntad de Dios. Sin duda escucharбs que te contestan con todo tipo de respuestas dudosas y confusas.

Se cree entre los Cristianos que Cristo muriу para que podamos entrar al Paraнso sin tener que aprender a hacer la voluntad de Dios. Los creyentes siguen con sus sentimientos de culpabilidad e incredulidad porque nunca han sido enseсados, o quizб hayan rechazado, el concepto de que un Cristiano es un individuo que pone a morir su propia vida para que la voluntad de Cristo se haga en йl.

Cristo es la primera etapa para poder echar abajo la rebeliуn. La segunda etapa la componen los santos victoriosos, los conquistadores, los verdaderos discнpulos. Estas son personas Cristianas con quienes Jesъs trata hasta que …l desarrolla en ellos la obediencia total que Dios requiere del real sacerdocio.

Antes de proceder, permнtenos hacer hincapiй en el concepto del Reino de Dios.  El Reino de Dios es Dios en Cristo en los santos gobernando y bendiciendo las naciones de personas salvas del mundo. Los reyes y sacerdotes de Dios gobernarбn para siempre las obras de las manos de Dios. Por ello, ellos deben ser perfeccionados en obediencia.

Con la ayuda del Seсor Jesъs los santos deben vencer toda tentaciуn y presiуn que lograrнa que se alejaran de la voluntad perfecta de Dios para ellos. Dios los pondrб a prueba en repetidas ocasiones, como lo hizo con Cristo, hasta que estй absolutamente seguro de su total e incondicional obediencia a Sн mismo. La desobediencia no es tolerada en el Reino de Dios.

Es de suma importancia que tengamos en mente que podemos vencer sуlo al grado en el que Cristo estй formado en nosotros. Cristo es el Vencedor. Nosotros los santos podemos echar abajo la rebeliуn en nuestros propios corazones sуlo conforme Cristo siga madurando en nosotros.

Sуlo existe una soluciуn al problema que Dios tiene de la rebeliуn, y esa soluciуn es Cristo. La razуn por la que estamos seсalando el error en el йnfasis actual es porque los creyentes estбn esperando que la residencia en el Cielo logre lo que ъnicamente Cristo puede lograr. La residencia en el Cielo no puede eliminar la rebeliуn de nuestros corazones. La ъnica manera en que la rebeliуn puede ser eliminada de nosotros es por la crucifixiуn de nuestra personalidad carnal y la formaciуn de Cristo en nosotros.

Debido a que Cristo, y no el ir al Cielo, es la respuesta a la rebeliуn, al hacer que ir al Cielo sea la respuesta hemos creado confusiуn en el plan de redenciуn de Dios. Ni a nosotros ni a las naciones de la tierra les ayudarнa el que saliйramos rumbo al Cielo. Sin importar a donde vayamos al morir fнsicamente, pasaremos el tiempo esperando el Dнa del Seсor, es decir, el dнa en que Cristo regresarб a la tierra para establecer Su trono en la ciudad de Jerusalйn.

Los santos victoriosos son la segunda etapa en echar abajo la rebeliуn porque en y por medio de Cristo ellos siempre pueden hacer la voluntad de Dios en la tierra conforme Su voluntad les es manifestada a ellos.

Ser un vencedor estб disponible a todo creyente en Cristo. Es muy desafortunado que pocos, aparentemente, aprovechen esta incomparable oportunidad para agradar a Dios y para lograr recompensas inimaginables en el Reino de Dios.

Ser un vencedor es resistir exitosamente toda la variedad de lujurias, temores, y presiones que continuamente intentan hacer que desobedezcamos a Dios. El vencedor pelea hasta llegar, por medio del Espнritu, al reposo de Dios. El reposo de Dios es ese estado en el que estamos morando en uniуn descansada con Cristo en Dios.

El reposo de Dios estб disponible para cada uno de nosotros pero debemos vencer, por medio de Cristo, al mundo, a Satanбs, y a nuestras propias lujurias corporales y nuestra obstinaciуn. Debemos vencer todo enemigo que nos incite a desobedecer a Dios. La victoria total es posible por medio de Cristo pero no es fбcil de lograr.

Logramos vencer al acusador, a Satanбs, de tres maneras (Apocalipsis 12:11).

Por medio de la sangre del Cordero.

Por el mensaje del cual damos testimonio.

No valorando tanto nuestras vidas como para evitar la muerte.

Logramos vencer al acusador por medio de la sangre del Cordero conforme lavamos nuestros mantos en la sangre del Cordero.

њCуmo lavamos nuestros mantos en la sangre del Cordero? Lo hacemos al vivir ante Dios confesбndonos abiertamente y arrepintiйndonos de nuestra rebeliуn y nuestro pecado.

Pero si vivimos en la luz, asн como йl estб en la luz, tenemos comuniуn unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado. (1 Juan 1:7 Ч NVI)

Para que permanezcamos bajo la autoridad de la sangre de Cristo debemos Уvivir en la luzФ. Vivir en la luz es vivir en la Presencia de Dios, haciendo siempre Su voluntad.

Si estamos viviendo la vida Cristiana verdadera de obediencia a Cristo, presentando nuestro cuerpo como holocausto al Seсor, entonces el Seсor nos revela diariamente Su voluntad. Ademбs, Dios comienza a mostrarnos la variedad de pecados que estamos cometiendo.

Vivir en la luz es poner suma atenciуn a cada elemento de nuestra conducta bajo el escrutinio del momento. Si Dios nos dirige a que vayamos a algъn lado, o a hacer algo, nosotros lo obedecemos instantбneamente y con diligencia Чen cuanto estemos seguros de que es el Seсor el que nos estб hablando. No hacer exactamente lo que Dios nos estб dirigiendo a hacer es impensable para un verdadero santo de Dios. Cualquier lentitud de parte nuestra significarнa que todavнa somos parte de la rebeliуn.

El Espнritu Santo es fiel en seсalarnos los pecados que debemos poner a morir. El Espнritu no nos seсala todos nuestros pecados de un jalуn, sуlo aquellos sobre los que …l estб listo para darnos dominio. …l nos dirige a una УciudadФ a la vez. Cuando ese pecado en particular en nuestra personalidad surge para ser juzgado nosotros debemos responder vigorosamente confesando a Dios el pecado y arrepintiйndonos de йl con todas las fuerzas que el Espнritu nos proporcione. Por medio del Espнritu nosotros ponemos a morir ese comportamiento en particular. De esta manera es como lavamos nuestro manto y lo hacemos blanco en la sangre del Cordero.

Es imposible para el Cristiano vencer a Satanбs cuando йste estб viviendo cometiendo pecados de los cuales estб conciente o cuando estб desobedeciendo a Dios de alguna manera. La desobediencia de Acбn fue suficiente para llevar a Israel hasta la derrota (Josuй 7:12). Un solo pecado de Adбn y Eva resultу en seis mil aсos de agonнa y muerte.

La sangre del Seсor Jesucristo nos da la victoria sobre Satanбs. Por medio de la sangre logramos vencer a Satanбs. La sangre de Jesъs cubre nuestras iniquidades para que Dios pueda recibirnos. Pero Dios no quiere que йsta sea una soluciуn permanente a la rebeliуn, a la iniquidad de la gente. La protecciуn que da la sangre es una provisiуn temporal diseсada para servir hasta que otros aspectos de la gracia Divina hayan hecho surgir la nueva creaciуn de justicia y obediencia.

Hoy en dнa la sangre estб siendo presentada como el medio que Dios ha provisto para ayudar a la personalidad humana, que no ha sido transformada, a que camine en comuniуn con Dios; una alternativa a un cambio real de carбcter. Hacer que la sangre de la cruz del Calvario sea una alternativa al cambio real en carбcter es una grave perversiуn del Evangelio. El fruto de tal enseсanza son multitudes de creyentes egocйntricos y pecaminosos que se rehъsan a aceptar los estбndares del discipulado presentados por Cristo. (њPara quй dejar a un lado nuestros placeres y deseos cuando la sangre expiatoria evita que Dios vea nuestra conducta?)

Aquellos que perciben la sangre del Seсor Jesъs como el medio para vencer a Satanбs, como la autoridad para destruir de sus personalidades todas las obras de Satanбs, y que actъan bajo esa percepciуn, estos son los santos victoriosos. Ellos son la segunda etapa en echar abajo la rebeliуn en contra de Dios, el Seсor Jesъs es la primera etapa. El resto de los creyentes estб intentando utilizar la sangre como el medio de seguir en su rebeliуn y todavнa ser aceptable ante Dios.

Logramos vencer por la sangre del Cordero y tambiйn por el mensaje del cual damos testimonio. La tierra es un escenario y todo ser humano es un actor sobre ese escenario. El propуsito del drama es que Dios pueda dar una representaciуn a todas Sus criaturas sobre las consecuencias de la rebeliуn en contra de Su voluntad y sabidurнa.

Toda palabra y acciуn de cada persona es un testimonio a los cielos y a la tierra. El individuo inicuo estб testificando de su falta de confianza en el carбcter y la Palabra de Dios, de su disponibilidad de desafiar a Dios, de su deseo de que su Creador no interfiera con su voluntad propia y con sus lujurias. Tal testimonio le place a Satanбs, ya que asн es como йl se comporta.

El Cristiano que se aferra a sus pecados y a su voluntad propia estб testificando a los cielos y a la tierra de su amor hacia la persona, la voluntad y los caminos de Satanбs. Su personalidad estб diciendo, por su obstinada elecciуn de desobedecer o por su decepciуn o por haberse rendido a impulsos endemoniados, que Dios no es digno de su amor, confianza y obediencia. …l espera ser recibido por medio de la misericordia de Dios, pero su conducta es prueba de que el pecado y la voluntad propia son de mayor valor para йl de lo que es la confianza en el Carбcter y la Palabra de Dios.

El vencedor da testimonio de que Dios es digno de nuestra confianza absoluta. El vencedor estudia las Escrituras y habla y actъa segъn lo que estб escrito. Su testimonio, el cual presenta en palabra y acciуn, es que Dios es verdadero, bueno, y confiable. Cuando toda su seguridad y su esperanza se derrumban ante sus propios ojos йl se mantiene firme y constante confiando en que Dios proveerб para йl y le darб los deseos de su corazуn, y confнa en Dios para modificar esos deseos hasta que eso que a final de cuentas recibirб sea lo mejor.

…l se aferra a las cosas que Dios ha dicho aunque la mayorнa de las personas y todo lo demбs en el mundo declare lo contrario.

El vencedor conquista a Satanбs testificando con toda su personalidad, ante el Cielo y la tierra, que Dios es verdadero; que se puede confiar en Dios; que a quienes esperan en el Seсor no les faltarб nada bueno. (Satanбs le sugiriу a Eva que ella dejarнa de tener algo deseable si obedecнa a Dios.) El vencedor, mediante la oraciуn y la obediencia, pone su vida en lнnea con la Palabra de Dios. Entonces el acusador no puede encontrar falla en йl. En lugar de eso, йl conquista al acusador.

Tanto los cielos como la tierra pueden observar el final de aquellos que se rebelan en contra de la voluntad de Dios, y de los que obedecen la voluntad de Dios.

Logramos vencer por la sangre del Cordero y por el mensaje del cual damos testimonio. La autoridad que tenemos de ser hijos de Dios siempre viene de la sangre de Jesъs. Nuestro testimonio siempre es creado en nosotros por el Espнritu Santo.

El tercer medio para lograr vencer llega conforme obedecemos estrictamente al Padre.

Logramos vencer no valorando tanto nuestras vidas como para evitar la muerte.

No valorando tanto nuestras vidas como para evitar la muerte significa que cada dнa de nuestro discipulado escogemos hacer la voluntad de Dios Чaun al grado de no evitar la muerte. Ponemos todas nuestras esperanzas y todos nuestros sueсos mбs allб de la tumba. Sin importar quй se nos exija y sin importar cuбnto nos duela tenemos la desesperada determinaciуn de hacer la voluntad de Dios. Muchas veces se nos dirige a que dejemos ir una relaciуn, una circunstancia o cosa a la cual le tenemos mucho cariсo. El vencedor elige la muerte de su propia voluntad cada vez que su voluntad y la de Dios estбn en conflicto.

Lo he perdido todo a fin de conocer a Cristo, experimentar el poder que se manifestу en su resurrecciуn, participar en sus sufrimientos y llegar a ser semejante a йl en su muerte. (Filipenses 3:10 Ч NVI)

Por dos mil aсos las iglesias Cristianas han intentado salvarse y salvar al mundo por medio de sus vidas en lugar de sus muertes. Esta es la razуn por la que la rebeliуn en contra de Dios se estб intensificando en los creyentes en lugar de estar disminuyendo.

Las predicaciones y enseсanzas de esta йpoca en su mayorнa estбn dirigidas a lograr los deseos del individuo en lugar de lograr la muerte a los deseos de su alma. Mucho de lo que se escucha en las iglesias es la voz del Anticristo y del Falso Profeta (el espнritu de engaсo). Es el intento de usar a Cristo para el mejoramiento de los seres humanos; no su mejoramiento segъn Dios sino su mejoramiento segъn sus propias ideas. Ellos quieren que Dios les dй todo lo que desean Ч °y que se los dй ahora!

њA quй se debe que Cristo siga probбndonos en el бrea de la obediencia? њPor quй insiste Cristo que perdamos nuestra vida por Su bien y el del Evangelio? њPor quй alejу al joven rico exigiйndole que vendiera todas sus posesiones, sabiendo que este hombre nunca aceptarнa un mandamiento como ese?

њA quй se debe que la voz de Cristo estб diciendo lo contrario de lo que se escucha en la mayorнa de las iglesias Cristianas de hoy en dнa? њA quй se debe que el pueblo de Dios siempre busca vencer a los profetas del Seсor (que en realidad es su manera de intentar vencer la voluntad de Dios para ellos)?

La razуn es que la personalidad humana estб completamente corrompida, incurablemente enferma, y en rebeliуn en contra de Dios. Nuestra mente es enemiga de Dios. No hay manera de cambiar la personalidad humana ni la mente humana para volverlas obedientes a Dios.

Nosotros los de esta generaciуn egocйntrica debemos comprender claramente que el propуsito de la salvaciуn en Cristo no es para hacer feliz a la gente. El propуsito de la salvaciуn en Cristo es para poner fin a la rebeliуn en contra de Dios. Esta es la razуn por la que la muerte a nuestra personalidad y a nuestra voluntad propia son aspectos tan importantes de nuestra redenciуn.

Sуlo existe una soluciуn a la rebeliуn en contra de Dios. La soluciуn es Cristo.

Jesъs siempre es nuestro ejemplo. Deberнamos de imitarlo como mejor podamos, y nuestros esfuerzos de ser como Cristo quizб nos ayuden a hacer la voluntad de Dios. Pero si vamos a tener йxito en aprender a obedecer, nuestra naturaleza de Adбn tarde o temprano tendrб que ser puesta a morir para que la Sustancia y Naturaleza mismas de Cristo puedan ser formadas en nosotros.

Queridos hijos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto hasta que Cristo sea formado en ustedes, (Gбlatas 4:19 Ч NVI)

El significado de este versнculo podrнa percibirse como que deberнamos de intentar ser mбs como Jesъs. Pero esto no es lo que significa, excepto en un sentido secundario.

Una persona podrнa tomar un pedazo de cera y moldearlo hasta formar una manzana. Luego podrнa mejorar el moldeado y pintarlo hasta que la similitud fuera perfecta. Alguien tendrнa que morderlo para comprobar que no es una manzana verdadera.

Aquн tenemos el error perenne de las iglesias Cristianas. Por dos mil aсos las iglesias han intentado crear una manzana en lugar de cosechar una. Los lнderes han buscado salvar sus propias vidas construyendo el Reino de Dios por medio de la sabidurнa, la fuerza, el dinero y el talento humano en lugar de muriendo a su propia voluntad, sabidurнa, y fuerza y permitiйndole a Cristo que viva en ellos.

El inevitable resultado de tales esfuerzos de Adбn ha sido el aumento en la rebeliуn en contra del Seсor Dios conforme hombres han ascendido a posiciones de estatus y de riquezas en las iglesias. Es muy probable que si Jesъs viniera a amenazar su prestigio, muchos de los lнderes УCristianosФ pelearнan en contra de …l. Eso es lo que sucediу cuando vino la primera vez.

El doceavo capнtulo del Apocalipsis nos revela que la voluntad de Dios para la Iglesia es que sufra dolores de parto hasta que nazca el hijo varуn, el Hijo, El que gobernarб sobre las naciones. Serб Cristo, el Hijo, el que echarб abajo toda rebeliуn en contra del Padre.

Nuestra tarea diaria es no amar nuestra vida hasta que hayamos muerto la muerte de la cruz. Conforme estemos dispuestos a morir, Cristo puede vivir. Si elegimos vivir, Cristo no puede nacer.

Morir es cedernos a Dios en obediencia total. La obediencia total hasta el punto de la muerte es la que nos ayuda a vencer al acusador, al diablo.

њPero cуmo morimos?

El joven le entrega a Cristo todas sus decisiones con respecto al amor y el matrimonio. Esta es la muerte para йl o ella. Es la determinaciуn de ser totalmente obediente a Dios. Es el final de la rebeliуn.

La persona talentosa le da a Cristo todas sus decisiones con respecto al uso de sus talentos. No declara, УUsarй mi talento para Cristo,Ф como es comъnmente enseсado. Mбs bien dice, УSeсor, њquй quieres que haga?Ф El Seсor Jesъs quizб le instruya que deje sus talentos y que Lo siga de una manera completamente diferente. Esta es la muerte. Es el final de la rebeliуn.

El hombre ambicioso debe darle a Cristo todas las decisiones con respecto a su trabajo y carrera. No es suficiente que йl Уgane dinero y le dй algo a la iglesiaФ. Cristo no le estб pidiendo su dinero. Le estб pidiendo su corazуn. Esto es la muerte para el hombre ambicioso.

El hombre o la mujer que no puede Уsoportar un dнa mбs lo que estoy haciendoФ quizб tenga que aguantar estas penosas condiciones por muchos aсos mбs. Nosotros debemos permanecer en la prisiуn del Seсor hasta que УfallezcamosФ. Esta es la muerte a nuestra primera personalidad. Esta es la manera en la que Cristo vence la rebeliуn en nosotros.

Los santos victoriosos son aquellos que no valoran tanto sus propias vidas como para evitar la muerte. Cristo surge en ellos. Ellos son crucificados con Cristo diariamente. Dнa con dнa la Vida misma de Cristo es formada en ellos. Esto no significa que por medio del trabajo arduo ellos le estбn enseсando a su antigua naturaleza a ser mбs como Jesъs. Mбs bien quiere decir que por medio de su muerte el Seсor puede infundirles Vida eterna de resurrecciуn. Ellos sufren dolores de muerte para que el Cristo de Dios, Su Mesнas, pueda ser formado en ellos.

Para poder entrar al Reino de Dios, al gobierno de Dios, debemos volver a nacer. Cristo debe haber nacido en nosotros Чno algo que se asemeje a Cristo, sino Cristo. Cristo no se rebela en contra de Dios. …l viene a hacer la voluntad de Dios. Nuestra primera personalidad es desesperadamente rebelde, tramposa, engaсosa, y siempre busca su propia seguridad, su propio placer y engrandecimiento.

La religiуn puede ser usada para engrandecer nuestra primera personalidad. El engrandecimiento de uno mismo es comъn entre los que componen el pueblo del Seсor.

Pero esta no es la redenciуn Cristiana. La redenciуn Cristiana es la crucifixiуn de la primera personalidad para que la nueva creaciуn pueda vivir. Hemos portado la imagen del primer Adбn. Ahora es hora de tomar la imagen del Seсor del Cielo.

El hijo varуn (Apocalipsis 12:5) debe nacer. El Hijo es el Џnico que puede echar abajo la rebeliуn en contra del Padre. El Hijo puede nacer sуlo conforme los santos victoriosos de Dios estйn dispuestos a no valorar tanto sus vidas como para evitar la muerte.

El Hijo, y aquellos en quienes …l estй formado y en quienes estй morando, gobernarбn todas las naciones con vara de hierro. La rebeliуn morando en las naciones de personas salvas serб hecha pedazos conforme el poder de Dios surja por medio de Cristo ЧCabeza y Cuerpo.

La primera etapa en echar abajo toda rebeliуn es el Seсor Jesucristo mismo. …l siempre obedece al Padre.

La segunda etapa en echar abajo toda rebeliуn es la de los santos victoriosos. Ellos vencen al acusador por medio de la sangre del Cordero, por el mensaje del cual dan testimonio, y no valorando tanto sus vidas como para evitar la muerte. Ellos sufren dolores del espнritu y del alma hasta que Cristo es formado en ellos. Ellos estбn aprendiendo obediencia estricta, severa, consistente y diligente a Dios.

La tercera etapa en echar abajo toda rebeliуn sucederб en cuanto el remanente guerrero de santos sea completamente victorioso. El Padre le darб al Arcбngel Miguel y a sus бngeles el poder para echar a la tierra a Satanбs y a sus бngeles, derribбndolos de sus tronos en el aire. Quй evento tan glorioso serб este para quienes moran en los cielos; pero °quй horror para todos los que estбn sobre la tierra y que estбn en rebeliуn en contra de Dios! Las personas disfrutan de los caminos de Satanбs, pero no estбn suficientemente preparadas para que Satanбs venga a vivir entre ellas.

Aquн tenemos la justicia perfecta de Dios. Los rebeldes de la tierra han amado la persona y los caminos de Satanбs asн que Dios les darб a Satanбs. Dios abre Su mano y satisface el deseo de toda cosa viviente. Recibimos lo que realmente deseamos.

њA quй se debe que el Arcбngel Miguel y sus бngeles no hayan expulsado a Satanбs fuera de los cielos desde hace mucho tiempo? La razуn es que las acciones de los santos бngeles estбn relacionadas con las decisiones hechas por los santos.

A los santos se les han dado las llaves del Reino de Dios. A los santos se les ha dado la autoridad para atar y desatar. Dios no actuarб independientemente de la voluntad del hombre en este aspecto. El hombre permitiу que Satanбs entrara a su vida. El hombre tiene la responsabilidad de echar a Satanбs fuera de su vida.

La rebeliуn continuarб hasta que los miembros del Cuerpo de Cristo logren vencer a Satanбs. Dios no le dio a la humanidad a Cristo como Alguien que a solas destruirнa a Satanбs. Mбs bien, Dios ha dado a Cristo a la humanidad para que por medio de Cristo nosotros podamos lograr la habilidad para vencer a Satanбs. Dios aplastarб a Satanбs bajo nuestros pies (Romanos 16:20). Los hijos de Israel tuvieron que echar fuera a los habitantes de Canaбn. Dios no lo hizo todo por ellos; mбs bien, …l les ayudу a hacerlo.

Cristo ha nacido en nosotros para que por medio de Cristo podamos vencer a Satanбs, echando abajo toda rebeliуn en contra del Padre. La rebeliуn continuarб hasta que los santos hayan madurado lo suficiente como para conquistar al adversario. Cristo debe esperar a la derecha del Padre hasta que los santos victoriosos lleguen a la madurez. El Arcбngel Miguel y sus бngeles no pueden echar abajo a Satanбs y a sus бngeles hasta que la mujer (la Iglesia) dй a luz a un hijo varуn, es decir, hasta que Cristo haya sido formado en los miembros del Cuerpo de Cristo.

El Evangelio del Reino de Dios es que Cristo y Sus santos van a venir a la tierra a echar abajo la rebeliуn en contra del Padre, para imponer con vara de hierro la voluntad de Dios en la tierra asн como en el Cielo. Este es el significado del Cristianismo. Cuando expulsemos demonios por el dedo de Dios, el Reino de Dios habrб llegado.

Los demonios no fueron expulsados bajo el pacto antiguo. Pero el que los demonios fueran expulsados fue la primera seсal que siguiу a los creyentes en Cristo (Marcos 16:17). Jesъs, el Guerrero, expulsу a los demonios que encontrу a su paso. Esta es la venida del Reino de Dios. Esto es que se eche abajo la rebeliуn en contra del Padre por medio de que la gente sea liberada de las ataduras y los efectos de la rebeliуn.

La primera etapa de la victoria es el Seсor Jesucristo. La segunda etapa de la victoria son los santos victoriosos. La tercera etapa de la victoria es que Satanбs sea expulsado de los cielos hacia la tierra, y tambiйn que la gente sea liberada de los demonios.

Observa cuidadosamente los resultados de que Satanбs y sus бngeles sean expulsados de los cielos a la tierra:

Luego oн en el cielo un gran clamor: УHan llegado ya la salvaciуn y el poder y el reino de nuestro Dios; ha llegado ya la autoridad de su Cristo. Porque ha sido expulsado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba de dнa y noche delante de nuestro Dios. (Apocalipsis 12:10 Ч NVI)

La expulsiуn de Satanбs de los cielos logra:

La salvaciуn de nuestro Dios.

El poder de nuestro Dios.

El Reino de nuestro Dios.

La autoridad del Cristo de Dios.

La salvaciуn que Dios nos ha dado por medio del Seсor Jesucristo nos llegarб cuando Satanбs y sus бngeles sean expulsados de los cielos.

El poder de Dios estб enfocado en la expulsiуn de Satanбs. Los creyentes de hoy en dнa estбn buscando el poder de Dios, pero frecuentemente desean poder para sus propios fines rebeldes.

La venida del Reino de nuestro Dios resulta en que Satanбs sea expulsado. Los problemas de la tierra se originaron en los cielos donde habita Satanбs. Cuando los cielos sean purificados entonces comenzarб la soluciуn a los problemas de la tierra.

La autoridad del Cristo de Dios, Su Mesнas, estб basada en la sangre derramada en el Calvario. Satanбs no tiene respuesta para la expiaciуn hecha por la sangre de Jesъs. Pero la justificaciуn, el efecto, de la autoridad que nos ha llegado por medio de la sangre del Cordero serб cumplida conforme Satanбs sea expulsado de los cielos.

Los propуsitos en Cristo no se logran cuando los hombres son llevados al Cielo sino cuando hombres llenos de Cristo conquistan a Satanбs para que el Arcбngel Miguel y sus бngeles puedan expulsar a Satanбs de los cielos. Esto es Majanayin Чdos ejйrcitos, el ejйrcito de santos y el ejйrcito de бngeles. Son Уlas danzas de los [dos] campamentosФ. (Gйnesis 32:2; Cantares 6:13)

El Reino de Dios comienza en el Cielo y luego del Cielo es traнdo a la tierra. Esta es la razуn por la que Mateo se refiere al Reino de Dios como Уel reino de los cielosФ.

La obra de Cristo comienza estableciendo la obediencia en los cielos:

He puesto mis palabras en tu boca y te he cubierto con la sombra de mi mano; he establecido los cielos y afirmado la tierra, y he dicho a Siуn: УTъ eres mi puebloФ. (Isaнas 51:16 Ч NVI)

Cristo es la primera etapa en echar abajo la rebeliуn en contra del gobierno de Dios, en contra de Su voluntad. Los santos victoriosos son la segunda etapa. La expulsiуn de Satanбs de los cielos a la tierra es la tercera etapa.

La cuarta etapa es la Batalla de Armagedуn. La Batalla de Armagedуn es descrita en varios pasajes de las Escrituras. La Batalla de Armagedуn es la venida de Cristo y Sus guerreros para pelear en contra de los rebeldes sobre la tierra. La Batalla de Armagedуn es la entrada del Reino de Dios a la tierra, serб donde se aplastarб y destruirб por completo toda resistencia al reinado de Cristo y Sus santos.

Truena la voz del SE—OR al frente de su ejйrcito; son innumerables sus tropas y poderosos los que ejecutan su palabra. El dнa del SE—OR es grande y terrible. њQuiйn lo podrб resistir? (Joel 2:11 Ч NVI)

La Batalla de Armagedуn es descrita en el tercer capнtulo de Isaнas, en el segundo capнtulo de Joel, en el tercer capнtulo de Habacuc, en el decimonoveno capнtulo del Apocalipsis, y hay referencia a ella en otras porciones de las Escrituras.

La Batalla de Armagedуn, que harб notoria la conquista sobre la rebeliуn en contra de Dios, dependerб de las tres primeras etapas. Cristo no puede regresar con Sus santos hasta que esos santos hayan sido perfeccionados en su obediencia al Padre. La Batalla de Armagedуn ciertamente serнa un deplorable desastre si la rebeliуn y el pecado todavнa se pudieran encontrar °entre los rangos del ejйrcito del Seсor!

El йnfasis actual de la huida al Cielo de creyentes inmaduros en base a la gracia estб en oposiciуn al propуsito de Dios. La rebeliуn en contra del Padre no puede ser vencida por el amor y la misericordia de Dios.  La rebeliуn es vencida conforme la obediencia misma de Cristo es creada en los corazones de los santos consagrados. La cuestiуn no es la misericordia, es el cambio en la voluntad del hombre.

El propуsito de la misericordia es darle al hombre pecaminoso acceso a Dios y ayudarle a que se desarrolle en йl el programa de restauraciуn. No es la intenciуn de Dios que la misericordia sirva como una alternativa para eliminar la rebeliуn de Satanбs de los corazones del pueblo.

Ahora estamos acercбndonos a los errores espirituales de los que Cristo acusу a la iglesia de Laodicea. Estamos siendo testigos del aumento al amor al dinero, de la ausencia de fe refinada por el sufrimiento, de la desnudez espiritual debido a la abundancia de pecado entre los creyentes, y de que los ojos espirituales de los Cristianos estбn siendo sacados (como la ceguera de Sansуn).

Cristo, el Amйn, la Afirmaciуn de la Palabra de Dios, nos habla de la fidelidad en ser un verdadero testigo de la Persona, la voluntad, los caminos, y el propуsito eterno de Dios.

Estamos en la era de УrazonarФ en lugar de decir Amйn a la Palabra de Dios, en la era de la traiciуn y de romper pactos, de dar un testimonio falso de Dios para lograr el favor de la gente.

Los creyentes son tibios e indiferentes hacia las exigencias del Evangelio. Una neblina venenosa desde los pantanos del Infierno estб cubriendo el pensamiento del pueblo Cristiano conforme йstos llenan sus mentes y corazones con la muerte que el mundo proyecta por medio de la televisiуn y el Internet.

El pueblo de Dios tiene muy poco deseo de ser poseнdo por Cristo o por Satanбs. Quiere que se le deje en paz para poder seguir sus propios propуsitos hasta que el Seсor regrese y los lleve a su Уhogar en el CieloФ. El Anticristo los ha vencido con tranquilidad y prosperidad.

Destruirб [el Anticristo] a mucha gente que creнa estar segura [enriquecida]Е (Daniel 8:25 Ч NVI)

La apatнa espiritual actual en Norteamйrica es apropiada para los propуsitos de Satanбs. …l no quiere demasiada justicia ni demasiada maldad. Cualquiera de los dos arruinarнa sus planes. Satanбs planea que el Anticristo surja de entre las iglesias Cristianas. Satanбs estб logrando volverse aceptable para los Cristianos, estб logrando que crean cualquier cosa. °Observa la gran aceptaciуn del llamado Уmensaje de prosperidadФ!

Es difнcil vencer la apatнa espiritual en una era de paz y prosperidad. Pero a los que salgan victoriosos de la iglesia de Laodicea se les ofrece una recompensa suprema: sentarse con Cristo en Su trono. Sentarse con Cristo en Su trono es ser partнcipe en echar abajo toda rebeliуn en contra de la voluntad del Padre. Esta maravillosa oportunidad le es ofrecida a cada creyente que estб lleno con suficiente fe y determinaciуn para deshacerse de la apatнa, del engaсo, de las mentiras, del pecado y de la ceguera de las iglesias de nuestro dнa para presentar su cuerpo como holocausto completo a Dios.

La primera etapa es Cristo. La obediencia a Cristo hace posible la segunda etapa Чlos santos victoriosos. La obediencia de Cristo y de Sus santos victoriosos hace posible la tercera etapa Чla expulsiуn de Satanбs de los cielos hacia la tierra. El que Satanбs sea expulsado de los cielos a la tierra hace posible la cuarta etapa, que es la Batalla de Armagedуn.

La quinta etapa en echar abajo toda rebeliуn es la reconciliaciуn del pueblo de Dios a la Persona, la voluntad, los caminos y el propуsito eterno de Dios en Cristo, y el reinado de los santos sobre las naciones de personas salvas de la tierra. La quinta etapa es posible gracias a la victoria de Armagedуn.

Los santos tomarбn el Reino y reinarбn con puсo de hierro. Toda resistencia a Cristo serб tratada con severidad durante el periodo de los mil aсos. Debido a que Satanбs habrб sido encerrado en un pozo sin fondo, las naciones de personas salvas, al no ser obstaculizadas por demonios ni бngeles malos, elegirбn subir a Jerusalйn para aprender del Seсor y andar en Sus caminos justos.

Muchos pueblos vendrбn y dirбn: У°Vengan, subamos al monte del SE—OR, a la casa del Dios de Jacob!, para que nos enseсe sus caminos y andemos por sus sendas.Ф Porque de Siуn saldrб la enseсanza, de Jerusalйn la palabra del SE—OR. (Isaнas 2:3 Ч NVI)

Ademбs, durante el periodo de los mil aсos, el pueblo mismo del Seсor, Sus elegidos, Su Israel, sean Judнos o Gentiles de raza, serб reconciliado a Dios. La mayorнa de las personas salvas de hoy en dнa nunca ha sido reconciliada a Dios excepto legalmente por medio de la sangre expiatoria. La personalidad de la mayorнa no ha sido llevada a una uniуn tranquila con Dios. La mayorнa no puede morar en la Presencia del Fuego de Israel. Ha elegido a Dios, y ama a Dios de cierta manera, pero mora alejada de …l.

Bajo la obra del pacto nuevo, todos los elegidos de Dios llegarбn a conocer al Seсor desde el menor hasta el mayor. Creemos que los creyentes mбs fuertes asistirбn a los dйbiles hasta que la Esposa del Cordero, la nueva Jerusalйn, sea perfecta y completa en todo detalle.

De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una humanidad perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo. (Efesios 4:13 Ч NVI)

Ya no tendrб nadie que enseсar a su prуjimo, ni dirб nadie a su hermano: У°Conoce al Seсor!Ф, porque todos, desde el mбs pequeсo hasta el mбs grande, me conocerбn. (Hebreos 8:11 Ч NVI)

Al final del periodo de los mil aсos Satanбs serб liberado del pozo sin fondo para que la obra del periodo de los mil aсos pueda ser probada. Aquellos que en este tiempo se rebelen en contra de Cristo y Sus santos serбn destruidos por el fuego.

La quinta etapa es el reinado de mil aсos de Cristo y Sus santos. La sexta y ъltima etapa en echar abajo la rebeliуn es el reinado de Cristo en el cielo nuevo y la tierra nueva. Cristo y Su Esposa reinarбn sobre las naciones de personas salvas de la tierra desde su ciudad fortificada. Todas las etapas anteriores trabajarбn en conjunto para hacer posible este reinado definitivo y perfecto.

Todo rebelde en contra de la voluntad de Dios tendrб su lugar, junto con el Anticristo, el Falso Profeta, y el diablo y sus бngeles en el lago que arde con fuego y azufre. Las naciones de personas salvas serбn gobernadas por los santos y traerбn la gloria y el honor de sus reinos a la nueva Jerusalйn para recibir la bendiciуn de Dios por medio de los santos. A los santos se les permitirб contemplar el Rostro mismo de Dios porque todo rastro de rebeliуn habrб sido eliminado de ellos.

No es lуgico que el hombre se rebele en contra de su Creador. Pero la influencia de Satanбs y sus бngeles ha sido suficiente para infecta a la humanidad con la terrible enfermedad de rebeliуn y voluntad propia.

La transformaciуn del medio ambiente ideal del jardнn del Edйn a los terrores descritos en el Libro del Apocalipsis es una increнble lecciуn objetiva para los cielos y la tierra de lo disparatado que es rebelarse en contra de la voluntad y la sabidurнa de nuestro Padre celestial.

Dios sabнa por adelantado la agonizante historia que la humanidad tendrнa sobre la tierra. El mundo actual no es lo que Dios tenнa en mente para Sus criaturas; mбs bien es una advertencia y un ejemplo para que cuando el mundo verdadero aparezca, que es el cielo nuevo y la tierra nueva y sus habitantes salvos, no halla la menor posibilidad de que otra serpiente lleve rebeliуn al Paraнso de Dios.

Los cielos y la tierra actuales serбn destruidos por fuego y Dios crearб un cielo nuevo y una tierra nueva. No habrб pecado, no habrб rebeliуn en el mundo nuevo. °Imagнnatelo!

La tesis de este ensayo es que la soluciуn de Dios a la rebeliуn continua no es la transferencia de la humanidad de la tierra al Cielo sino la creaciуn de la Persona y Vida del Cristo obediente en la gente.

No habrб rebeliуn ni pecado en el reinado de Cristo sobre el cielo nuevo y la tierra nueva, no porque el hombre estй sobre la tierra nueva o porque Dios estй Presente en la tierra nueva, ya que esas dos condiciones existieron en la йpoca de Adбn y Eva; ni tampoco serб porque el diablo y sus бngeles hayan sido confinados al Lago de Fuego. Ciertamente serб mucho mбs fбcil vivir una vida de justicia despuйs de que Satanбs y sus бngeles hayan sido confinados al Lago de Fuego; pero cada persona salva por la eternidad podrб escoger su propio camino en lugar de la voluntad de Dios.

La razуn por la que no habrб rebeliуn ni pecado en el reinado de Cristo en el cielo nuevo y la tierra nueva serб porque Cristo habrб sido formado y estarб morando en los miembros del real sacerdocio, y estos santos totalmente obedientes estarбn gobernando la creaciуn. La enorme muralla de la nueva Jerusalйn simboliza la resistencia a la rebeliуn y al pecado creado en los creyentes cuando Cristo sea creado en ellos.

Un cielo nuevo y una tierra nueva no son suficientes para garantizar justicia, santidad y obediencia a Dios. Debe haber un reino que por su carбcter y naturaleza no tolere el pecado. Cristo no permitirб el pecado ni la rebeliуn. Aquellos que estйn llenos con Cristo no permitirбn el pecado y la rebeliуn.

La verdadera oraciуn del Cristiano no es, УO Dios, alйjame de la tierraФ. Sino es, УVenga Tu reino. Hбgase Tu voluntad en la tierra como en el Cielo.Ф