LA ADMINISTRACION DEL REINO DE DIOS

The Administration of the Kingdom of God_La Administracion Del Reino De Dios

LA ADMINISTRACI׃N DEL REINO DE DIOS Copyright © 2007 por Trumpet Ministries, Inc. Todos los Derechos Reservados Texto bםblico tomado de la Santa Biblia, Nueva Versiףn Internacional, © 999 por la Sociedad Bםblica Internacional Traducciףn de Carmen Alvarez

Es posible que el tema central del Cristianismo en nuestros dםas sea la administraciףn del Reino de Dios.

Nunca antes habםan estado tan difundidos entre los creyentes los dones y ministerios del Espםritu Santo. Pero esta familiaridad con el poder y la habilidad del Espםritu Santo estב creando un problema. Los lםderes Cristianos, quizב con la mejor de las intenciones, estבn buscando usar el Espםritu Santo segתn sus propias nociones de lo que debe hacerse en el Reino, de cףmo deben administrarse los recursos del Reino. La cuestiףn tiene que ver con la mente y los deseos del hombre en comparaciףn con la mente y los deseos de Cristo como el origen de la direcciףn y de lo que se prבctica.

¿Estoy yo o estב Jesתs en control de las cosas del Reino? ֹsta es la gran pregunta que enfrentamos cada uno de nosotros. 

LA ADMINISTRACI׃N DEL REINO DE DIOS

Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoraciףn espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovaciףn de su mente. Asם podrבn comprobar cuבl es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta. (Romanos 12:1, 2 - NVI)

Podemos leer en el Capםtulo Trece del Libro de Apocalipsis que el Profeta Falso apoyarב al Anticristo. Segתn lo entendemos nosotros, el Anticristo es el hombre administrando el sistema polםtico y el Profeta Falso es el hombre administrando el sistema religioso.

Pensemos por un momento en la Trinidad. Son tres las Personas de la Trinidad. Aunque las tres Personas son Una sola, ellas nunca se confunden en cuanto a Su identidad. El Padre es de Quien debemos llevar a cabo Su voluntad en el Reino de Dios. El Seסor Jesתs es el Verbo, la Palabra del Padre, la Expresiףn de la Persona del Padre. El Espםritu Santo es la sabidurםa y el poder del Padre quien creף el universo segתn la voluntad del Padre expresado por medio del Administrador, el Seסor Cristo Jesתs.

El Seסor Jesתs vino para llevarnos al Padre. ֹl es el camino al Padre.

El Seסor Jesתs es el Novio de la Iglesia asם como tambiיn es el Hijo amado del Padre.

El Seסor Jesתs es el Cordero de Dios quien muriף como sacrificio por nuestros pecados.

Le place al Padre que todo el universo se convierta en la expresiףn del Hijo. El Hijo se volverב el Centro y la Circunferencia de todas las cosas.

Le place al Padre tambiיn que los santos sean la plenitud del Hijo. El Padre ama a los santos como ama al Hijo.

El Hijo es el Rey. Su cetro es la justicia. ֹl es la Persona Fiel que viene del Padre. Le ha sido otorgado al Hijo que gobierne, que administre todas las riquezas del Reino. Aunque el Hijo compartirב el Reino con los santos convirtiיndolos en coherederos, de todos modos, la voluntad del Padre siempre se expresa por medio del Hijo, por medio del Verbo viviente.

El Espםritu santo siempre se mueve segתn la voluntad del Padre expresado por el Hijo. Esta es la razףn por la que estב escrito que todas las cosas fueron creadas por ֹl, es decir, por el Hijo.

El Rey fue enviado al mundo y luego fue crucificado por nuestros pecados. Ahora el Rey, el Administrador y Juez Divino, ha regresado al Padre.

El Espםritu Santo ha sido enviado al mundo para llevarnos al Rey. El Espםritu Santo es como Eliazar quien fue enviado por Abraham para conseguir una esposa para Isaac, para el hijo.

El Espםritu Santo nunca busca ser adorado, ser predicado, ni ser exaltado de ninguna manera. El Espםritu Santo siempre habla sobre el Hijo y glorifica al Hijo. ֹl es fiel cumpliendo Su papel.

Algo estב mal hoy en dםa en los cםrculos religiosos, particularmente entre Pentecosteses-Carismבticos (de los cuales nosotros somos uno). Los ministerios del Evangelio estבn buscando usar al Espםritu Santo para hacer obras de poder para glorificar a su ministerio, para atraer a la gente. Ellos no reconocen que su motivaciףn es glorificarse a sם mismos sino que suponen que si todas estas personas vienen a ellos entonces Jesתs es glorificado automבticamente.

Los creyentes estבn siendo animados a venir y aprovechar el poder y la bendiciףn del Espםritu Santo. Esto no viene por orden Divino. El Espםritu nunca debe ser predicado, nunca se debe cantar a יl, orar a יl, ni requisar de ninguna manera. Jesתs es a quien debemos estar buscando y glorificando.

Cuando Jesתs sea exaltado, ֹl acercarב a todo hombre hacia Sם mismo.

Quizב los ministros protesten que en realidad estבn exaltando a Jesתs. Pero sus anuncios y pronunciaciones manifiestan lo contrario. Ellos estבn buscando usar el poder del Espםritu segתn su propia sabidurםa y sus propios deseos. Esto es el Profeta Falso y en el futuro serב el que apoye el gobierno centrado en el hombre.

Debido a que los ministerios estבn buscando grandes nתmeros de personas, ellos no estבn llevando a los buscadores de Jesתs hacia la muerte de la cruz. Mבs bien, ellos los estבn alentando a que vengan y experimenten una emociףn de algתn tipo u otro. Aunque el nombre de Jesתs quizב sea recitado una y otra vez como si fuera algתn tipo de ritual (como los profetas de Baal), lo que en realidad se busca es una sensaciףn o una experiencia.

Entonces, ¿quי es lo que la gente estב recibiendo? Porque obviamente experiencias y manifestaciones espirituales se estבn exhibiendo. Quizב sea un espםritu de engaסo.

Uno puede notar que quienes participan en extravagancias de este tipo no se alejan exaltando a Jesתs. De lo que hablan es de sus experiencias. Creyentes con posibilidades econףmicas pueden viajar a centros de este tipo donde pueden ser "refrescados" pero donde las exigencias crםticas del discipulado generalmente no son impuestas sobre ellos.

No hay base bםblica para orarle al Espםritu Santo ni para buscar Su Presencia de ninguna manera. Sם estב en las Escrituras buscar a Cristo Jesתs con todas nuestras fuerzas. Cuando hacemos esto, el Espםritu Santo siempre estב presente para ayudarnos y bendecirnos.

Cuando intentamos dirigir al Espםritu Santo, le estamos quitando al Seסor Jesתs Su autoridad para administrar los recursos del Reino de Dios que le fueron dados por Dios. El hombre se estב poniendo en el asiento del conductor. Esto es el Profeta Falso.

Uno puede ver el camino para ser completamente engaסado que estב siendo preparado para el pueblo de los Estados Unidos y de otras partes del mundo. Los creyentes han sido alejados del Seסor por las enseסanzas de la gracia incondicional, del arrebato antes de la tribulaciףn de los creyentes, de los mensajes de prosperidad y de fe, del reconstruccionismo, de solidaridad, y ahora, de recibir a un espםritu a quien no cuestionan. "El espםritu me hace sentir bien asם que debe ser del Seסor."

¿Por quי no haces como yo y le preguntas al espםritu su nombre? Yo no recibo a ningתn espםritu en mi personalidad hasta que estי absolutamente seguro que el espםritu es del Seסor Jesתs. Y tת, ¿pruebas a los espםritus o te dejas llevar por lo que hacen los demבs?

Como dije, el camino para ser completamente engaסado estב siendo preparado. Pronto habrב seסales sobrenaturales tremendas, quizב algunas de ellas sucediendo en un ambiente Catףlico. ¿Los recibirבs sףlo porque presentan a Jesתs?

¿Estבs orientado hacia la Palabra de Dios o hacia las experiencias y los fenףmenos?

Una puerta que Satanבs quizב estי usando para dejar entrar a sus falsificadores es el culto a la grandeza. El pensamiento Cristiano de hoy equipara grandes nתmeros de personas con el יxito en el ministerio. Una iglesia de veinticinco personas no es nada y menos que nada. Una iglesia de diez mil personas estב realmente moviיndose para Dios.

Quizב sea un hecho - y todos los creyentes razonables seguramente asentirבn - que existe la posibilidad de que estי ocurriendo mבs bien eterno para el Reino en la iglesia de veinticinco personas que en la enorme iglesia.

Sabemos que esto es verdad. Nadie estarםa en desacuerdo. Comprendemos en nuestro corazףn que una gran cantidad de personas quizב indique que Dios se estי moviendo o quizב indique que un mensaje agradable y que complace a la gente estב atrayendo a los creyentes que no desean convertirse en discםpulos.

Sabemos todo esto, pero el culto a la grandeza ha prevalecido ha tal grado que la תnica medida del valor de una iglesia es el nתmero de personas que la atienden.

¿Crees que el Seסor Jesתs estב complacido con esta actitud? Yo sי que no lo estב. Es mבs probable que estי interesado y disponible cuando alguien le estי ayudando a un niסo, que lo estי cuando un ministro altamente exaltado estי dirigiendo una conferencia de miles de pastores.

El culto a la grandeza nos es familiar y quizב benignamente lo consideremos como que "asם son las cosas". Pero quizב sea este culto el que ha abierto la puerta para las reuniones masivas donde los creyentes, que buscando una emociףn o una experiencia sobrenatural, estבn bajando la defensa y aceptando cualquier cosa que se les presente.

Las siete fiestas solemnes del Seסor son uno de los sםmbolos que el Seסor ha puesto en Su Palabra para mostrarnos el camino sobre el que ֹl estב viajando. Las siete fiestas solemnes se encuentran en el Capםtulo Veintitrיs del Libro de Levםticos al igual que en otras partes de las Escrituras.

Las primeras tres fiestas, la Pascua, los Panes sin Levadura y los Primeros Frutos representan la salvaciףn bבsica. Tenemos la sangre de la Pascua, el arrepentimiento, el bautismo en agua, y la experiencia de volver a nacer. Quienquiera que crea y sea bautizado serב salvo de la ira cuando el Seסor venga en Su Reino. El Seסor Jesתs se vuelve real para nosotros cuando tomamos los pasos de la salvaciףn bבsica. Estas tres celebraciones son celebradas en una semana, en la semana de Panes sin Levadura.

La cuarta fiesta solemne, Pentecostיs, representa el Espםritu Santo. La Iglesia ha estado disfrutando de las obras del Espםritu Santo durante todo el siglo veinte. La cuarta fiesta se celebra sola, celebrבndose cincuenta dםas despuיs de la semana de Panes sin Levadura. Quizב esto sea porque la obra del Espםritu Santo es muy importante para llevar a la Novia al Cordero.

Las tres תltimas fiestas solemnes tambiיn suceden en una semana. Estas son el Son de Trompetas, el Dםa del Perdףn, y la fiesta de los Tabernבculos.

Sףlo hasta recientemente estamos llegando a la experiencia espiritual representada por las tres תltimas fiestas. La obediencia al Padre y el reposo perfecto en Su Persona y voluntad estבn comenzando a ser enfatizados por el Espםritu de Dios.

Para quienes estבn familiarizados con los siete utensilios de la Tienda de Reuniףn, la fiesta de Pentecostיs es equivalente al Candelabro; el Son de Trompetas equivale al Altar de Incienso; el Dםa del Perdףn equivale al Arca del Pacto; y la fiesta de los Tabernבculos equivale al Propiciatorio.

La fiesta de Pentecostיs es equivalente al Candelabro de la Tienda de Reuniףn. Pentecostיs y el Candelabro son el nתmero cuatro en una serie de siete sםmbolos. El cuatro estב en medio del nתmero uno al siete.

Cuando estamos en Pentecostיs, en el Candelabro por asם decirlo, tenemos que tomar una decisiףn. El significado de la decisiףn no puede ser suficientemente enfatizado. Es una decisiףn en la cual decidimos si permitirle a Cristo Jesתs que administre el Reino de Dios o si intentamos usar nuestra propia sabidurםa y fuerza ("con la ayuda del Seסor", claro) para administrar el Reino.

La cuestiףn estב en la cruz personal del creyente. Si estamos dispuestos a ceder nuestra vida, nuestra ambiciףn religiosa, y a tomar nuestra cruz y seguir a Jesתs podremos pasar de Pentecostיs al Son de Trompetas (la anunciaciףn del Reino de Dios). Podremos pasar del Candelabro al Altar de Incienso.

El Altar de Incienso es el lugar donde nos doblegamos a la muerte de nuestra voluntad propia y clamamos: "No mi voluntad, mבs hבgase la Tuya". ¿Has estado ahם?

Si no estamos dispuestos a ceder nuestra vida, nuestra ambiciףn religiosa, sino que insistimos en intentar lograr que el Espםritu Santo siga nuestra voluntad, no podremos pasar de Pentecostיs al Son de Trompetas, del Candelabro al Altar de Incienso.

Mבs bien, seguiremos la ruta del Profeta Falso. El Profeta Falso viene de la tierra, es decir, del alma del hombre. El Profeta Falso tiene "dos cuernos como de cordero". Esto significa que desea usar el poder de Cristo. Pero habla como dragףn. Lo mismo sucede hoy conforme los ministros buscan poder. ¡Mבs poder! ¡Y mבs poder! Pero ellos hablan como un dragףn, esto es, se exaltan a sם mismos asם como Satanבs lo hace.

Algunos de los ministros Cristianos de nuestros dםas estבn buscando poder en lugar de buscar a Cristo Jesתs. Ellos dicen estar buscando la voluntad de Cristo. Pero la verdad es que estבn buscando su propia voluntad e intentan usar al Espםritu Santo para sus propios propףsitos. Ellos quieren administrar el Reino de Dios para su propio engrandecimiento.

Ellos no conocen a Jesucristo. Ellos no comprenden la manera cariסosa y humilde de ser del Seסor. En el Dםa de Cristo ellos escucharבn, "Jamבs los conocם". ¿Por quי escucharבn esto? Porque el modesto Jesתs nunca los conociף aunque ellos hicieron milagros en Su nombre. Ellos pensaron que ֹl se impresionarםa con sus poderosos logros espirituales. Y sin embargo, ¡ֹl no los conoce!

¿Cףmo logramos evitar ser engaסados por las tremendas tendencias espirituales que se estבn desatando en nuestros dםas? Debemos alejarnos de nuestra ambiciףn religiosa personal, debemos tomar nuestra cruz y debemos seguir a Jesתs. No importa si nunca mבs se vuelve a saber de nosotros. Para nosotros, vivir es Cristo y morir es ganancia. Todo lo que importa es que Cristo sea exaltado.

El siguiente paso despuיs de Pentecostיs estב representado por el Son de Trompetas. El Rey se pone ante nosotros y les declara la guerra a los enemigos Suyos que estבn en nuestra personalidad. Ademבs, ֹl nos disciplina como miembros de Su ejיrcito.

El Dםa del Perdףn es el dםa de reconciliaciףn con Dios. Todas las בreas de nuestra personalidad, sin ninguna excepciףn, son examinadas detalladamente por Dios. Todo el amor por el mundo y por las maneras del mundo que estבn en nosotros deben ser rechazados y en su lugar debe desarrollarse la justicia de acero de Cristo Jesתs.

Todas las lujurias de nuestra carne deben ser eliminadas y en su lugar debe desarrollarse la santidad ardiente del Espםritu de Dios.

Nuestra voluntad propia, en su totalidad, debe ser crucificada y en su lugar debe desarrollarse obediencia estricta al Padre.

Quizב puedas pensar que este tipo de transformaciףn es imposible para ti. ¿Acaso tת te salvaste a ti mismo? No, Dios te salvף por Su gracia.

¿Acaso tת te llenaste a ti mismo con el Espםritu Santo? No, el Seסor Jesucristo lo hizo.

Bueno, lo mismo sucede con la justicia de acero, con la santidad ardiente, y con la obediencia estricta a la voluntad del Padre. Tת no puedes lograr estos por ti mismo pero Dios sם puede si cooperas cada dםa con Su Espםritu. Dile a Dios que esto es lo que quieres. Ten hambre y sed por justicia, por santidad, y por obediencia. Serבs saciado, no creas que no. El Creador de las galaxias tiene suficiente sabidurםa y poder para transformarte a la imagen de Su Hijo y llevarte a un reposo tranquilo Consigo mismo por medio de Cristo.

Todos nosotros que amamos a Dios estamos en una bifurcaciףn de caminos. Se nos ha dado el Espםritu Santo. Ahora debemos escoger. ¿Intentaremos usar el Espםritu de Dios para construir el Reino, volviיndonos asם los administradores de los recursos de Dios, o tomaremos todos nuestros dones y los pondremos a los pies de Cristo para permitirle a ֹl que sea el Administrador?

ֹsta es una decisiףn verdadera y debe hacerse con claridad y vigor.

Tienes que ponerte ante Dios y pedirle que te ayude a soltar todas tus ambiciones religiosas, tus deseos por "hacer grandes cosas por Dios", para que realmente seas alguien en el Reino. ¡Suיltaselo! ¡Vuיlvete nada! ¡Dale tu vida a Cristo!

Busca el rostro del Seסor. No intentes hacer que Dios bendiga lo que estבs haciendo. Pregתntale a Dios lo que ֹl quiere que tת hagas. Quizב no escuches la respuesta por algתn tiempo, ya que tu decisiףn serב probada. Dios desea saber si eres parte del Profeta Falso o parte de Su Hijo. ֹl no puede saber todo lo que hay en tu corazףn hasta que ֹl te haya puesto a prueba.

La tentaciףn de ser un gran apףstol o un gran profeta quizב se te presente. ¿Quי vas a hacer? El Seסor Jesתs se rehusף a saltar desde lo alto del templo. ֹl huyף cuando intentaron nombrarlo rey. ֹl se fue directamente a la cruz, y nosotros tambiיn debemos hacerlo.

Despuיs de que transcurre en nuestra personalidad el Dםa del Perdףn, el programa de reconciliaciףn a Dios, seremos llevados al cumplimiento espiritual de la fiesta de los Tabernבculos. ֹste es el lugar de reposo perfecto en Dios por medio de Cristo Jesתs, un logro altamente deseado.

Ahora tת eres el carruaje de Dios. Ahora tת fluyes con el flujo de la Trinidad. Todas las cosas de Dios son tuyas porque las cosas tuyas le han sido dadas a Dios. Asם es como es Jesתs. Asם es como ֹl quiere que tת seas.

¡Suיltalo! ¡Suיltalo! Suelta la ambiciףn de ser alguien en el Reino. Deja que Jesתs sea todo. Confףrmate con ser nada.

Si el Seסor desea exaltarte, si desea que te vuelvas a sentar en el trono de tu vida, ֹl te lo darב - pero sףlo cuando ֹl estי seguro con respecto a ti.

¡Existe tanta ambiciףn personal en el ministerio! Todas estas ambiciones producen divisiones, confusiףn, y destrucciףn. Es un espםritu que mata a Cristo. La ambiciףn religiosa de las personas siempre crucificarב a Cristo dondequiera que se aparezca. Las grandes organizaciones Cristianas en tiempos pasados han torturado y asesinado a los herejes, esto es, a los modestos creyentes que realmente conocםan al Seסor.

ֹstas organizaciones babilonias, centradas en el hombre, que llevan el nombre de Cristo son como colinas altas que saltan en su deseo de ser prominentes. Pero el justo Seסor mora en Siףn, en Su cuerpo verdadero de creyentes.

Al Seסor le gustan los lugares donde ֹl pueda llegar, quitarse los zapatos, y hablar por un rato con personas modestas que lo aman y que no estבn tratando de usarlo en alguna gran operaciףn de su creaciףn. ֹl quiere cenar con nosotros sin que le dי indigestiףn por nuestras desesperadas posturas y exigencias religiosas.

Jesתs nos ama tal y como somos sin el cosmיtico babilonio ni la producciףn eclesiבstica.

Aquם estamos en el comienzo del siglo veintiuno. El Seסor Jesתs ha pensado confiarle autoridad temerosa a Sus santos, como se representa por el simbolismo de los dos testigos, en Apocalipsis, Capםtulo Once.

Antes de que Dios pudiera confiarle a Cristo toda la autoridad en el Cielo y sobre la tierra, primero tuvo que probar Su obediencia hasta que no quedara ninguna duda. Cristo tuvo que ser llevado mבs abajo que cualquier hombre.

Antes de que Cristo pueda compartir Su majestuosidad y autoridad, ֹl primero debe probar nuestra obediencia hasta que no quede ninguna duda. Debemos ser llevados muy abajo.

Existe reposo en el lugar modesto. Las aguas tranquilas de Siloי fluyen ahם.

La decisiףn debe tomarse: "¿Intentaremos hacer de Cristo nuestro siervo para lograr nuestra voluntad en asuntos religiosos o nos convertiremos en siervos del Seסor?"

No hay lugar en el Reino para una voluntad que no sea la del Padre. No hay lugar en el Reino para un Rey que no sea el Seסor Cristo Jesתs. No hay lugar en el Reino para sabidurםa y poder que no sea la que procede del Espםritu de Dios.

No debemos buscar establecer nuestra propia voluntad, nuestra propia monarquםa, ni nuestra propia sabidurםa y nuestro propio poder.

Debemos ser estrictamente obedientes a la voluntad de Dios. Aparte de ser estrictamente obedientes al Padre no existe otra manera de pasar de Pentecostיs a Tabernבculos, del Candelabro al Propiciatorio, al reposo de Dios.

Debemos exaltar a Cristo Jesתs como el Rey de reyes y Seסor de seסores. Podremos llegar a nuestra propia monarquםa y seסorםo sףlo mediante el sufrimiento. El sufrimiento es el que destruye nuestra voluntad propia, nuestro amor a nosotros mismos, nuestro egoםsmo, nuestro egocentrismo, nuestra rebeliףn y terquedad. Sףlo existe un Cristo, un Rey. Nosotros debemos ser parte de ֹl. Cuando seamos una parte integral e inseparable de ֹl, entonces podremos reinar con ֹl.

No existen reinas en el Reino, sףlo el Cuerpo de Cristo.

No debemos intentar usar al Espםritu Santo. No debemos cantarle al Espםritu, ni orarle al Espםritu, ni invocar al Espםritu, ni adorar al Espםritu. Estב en las Escrituras que debemos orarle a Jesתs para recibir mבs de Su Espםritu pero nunca debemos dirigirnos al Espםritu mismo. El Espםritu obedece la voluntad de Dios que estב siendo administrado sףlo por Jesucristo, nunca por nosotros.

No debemos anunciar al Espםritu. Debemos anunciar a Cristo. No debemos exaltar al Espםritu. Debemos exaltar a Cristo Jesתs y sףlo a ֹl.

El deseo de usar al Espםritu, de invocar al Espםritu, de orarle al Espםritu estב procediendo de la voluntad propia de los lםderes Cristianos que estבn construyendo sus propios reinos. Ellos estבn intentando usar la sabidurםa y el poder del Espםritu para hacer esto. Ellos suponen que estבn complaciendo a Cristo pero Cristo no los conoce.

Existe un lugar para el evangelismo masivo. Sale el llamado del Evangelio. Una multitud cree y es bautizada y asם son salvados de la ira que vendrב en el Dםa del Seסor.

Despuיs, los creyentes deben quedar bajo la Gran Comisiףn. Ellos deben ser discipulados. Deben ser enseסados a obedecer los mandamientos de Cristo.

Siempre hay una necesidad para el evangelismo. Pero parece ser que la necesidad mבs grande de hoy en dםa es para discipular, para cumplir la Gran Comisiףn. Tenemos a una multitud de bebיs espirituales, pero parece ser que sףlo hay unos cuantos ministros que estבn enseסando a los bebיs para que puedan crecer y llegar a ser hijos e hijas maduros.

A esta enorme multitud de bebיs estבn llegando ministros que les dicen que busquen emociones y experiencias espirituales. Estos acontecimientos espirituales-emocionales quizב inspiren a los bebיs egocיntricos por un tiempo breve. Pero tarde o temprano, יstas experiencias se les olvidarבn y los ministros tendrבn que ingeniבrselas nuevamente para mantener el interיs de los bebיs Cristianos para que sigan viniendo a las reuniones.

Asם no es como funciona el discipulado. El discipulado se logra por la Palabra de Dios. Conforme la Palabra nos llega lםnea por lםnea, mandamiento por mandamiento, es que comenzamos a crecer en el Seסor.

Pero el discipulado generalmente no atrae multitudes. Es practicado con unas cuantas personas a la vez, quienes se ponen a sם mismas bajo un lםder experto y santo que fielmente escucha al Seסor y alimenta a Sus ovejas.

El Seסor Jesתs siempre atrajo a multitudes. Pero sףlo fueron once discםpulos quienes, despuיs de haber sido enseסados por el Seסor, salieron y cambiaron el curso de la historia.

Jesתs ama a las multitudes. Pero cuando ֹl comienza a hablarles sobre vivir por Su cuerpo y por Su sangre ellos se irבn buscando eventos mבs interesantes. Quienes se alejen de todo y permitan ser enseסados por ֹl son los que finalmente podrבn traer crecimiento eterno en el Reino de Dios.

Lo mismo sucede hoy. El Seסor tiene a ministros que tienen un verdadero llamado para el evangelismo mundial. Ellos deben seguir al Espםritu Santo conforme ֹl los lleve a grandes estadios de personas donde miles y cientos de miles creerבn y serבn bautizados.

Pero existe una necesidad igual de grande (si no es que mayor) de pastores y maestros fieles que se conformen con un puסado de personas para que pacientemente los ayuden a crecer como si fueran de su propia familia en el Seסor, amבndolos, aguantando con ellos conforme el Seסor los lleve a travיs del dםa de reconciliaciףn.

Hay evangelistas verdaderos y hay pastores y maestros verdaderos. Cada uno tiene un papel significativo que jugar en la construcciףn del Reino de Dios.

Pero ser un evangelista no es nada y ser un pastor o un maestro no es nada. Sףlo la obediencia consistente, persistente, y diligente es la que place al Seסor, la que cuenta en el Reino.

No existe lugar para el evangelista, para el pastor, ni para el maestro que estי buscando su propia gloria, que no estי escuchando al Seסor, que estי siendo conducido por la ambiciףn personal y por la lujuria del glamour y la "grandeza" del ministerio. Estos se convertirבn en el Profeta Falso en los dםas que vendrבn.

Hay un olor a lluvia en el aire. Nuestro Seסor Jesתs estב listo para derramar el agua de vida sobre todos los que tienen sed de justicia.

Tambiיn hay otras aguas de las cuales no estamos tan seguros. El ejיrcito de Gedeףn fue seleccionado en base a cףmo los soldados tomaron del agua. Esto todavםa se aplica el dםa de hoy. No debemos meternos de brinco en la alberca como tantos otros tontos que no prestan atenciףn al enemigo. Nosotros siempre, siempre, siempre debemos probar a los espםritus - aunque los lםderes nos exhorten a que aceptemos con confianza al espםritu que estב presente y que nos entreguemos a יl.

Existen las aguas que no son de Dios. En יste caso no es importante cףmo bebamos el agua sino que nos cercioremos que el agua que estamos bebiendo sea realmente el Espםritu Santo.

¿Cףmo podemos saberlo? Puede ser difםcil. Creyentes guerreros expertos y lםderes de bastante experiencia se estבn apresurando a tomar del agua para recobrar fuerzas y ser reanimados.

Sin embargo, mi alma estב inquieta. Le pregunto al Seסor cuבl es este espםritu que estב prevaleciendo en los Estados Unidos. La תnica respuesta que recibם fue, "engaסo".

¿Fue יste el Seסor? Algunos ministros con experiencia que yo respeto dirםan, "¡Nunca!".

Pero yo no estoy tan seguro. Veo algunos banderines rojos de alerta. Cuando hay exhibiciones que obviamente no son de Dios y que los lםderes no las estבn deteniendo, ¿cףmo debo creer que Jesucristo estב en control?

Cuando escucho a creyentes decir lo maravillosas que han sido sus experiencias pero no escucho que estיn glorificando a Cristo, ¿cףmo puedo estar seguro que esto es Dios?

Cuando veo anuncios que dicen que "el bar estב abierto" y que debemos entrar y beber, beber, beber pero no se hace ninguna menciףn sobre presentar nuestro cuerpo como sacrificio vivo, sobre tomar nuestra cruz y seguir al Amo, yo sinceramente tengo dudas. ¿Tת no?

¡Yo no veo las ensangrentadas marcas de los clavos! ¡Yo no escucho el llamado a la cruz, a la crucifixiףn de nuestra naturaleza de Adבn! Yo sי que en nuestros dםas la mayorםa de los feligreses son bebיs. ¿Acaso los bebיs necesitan escuchar cףmo pueden ir y divertirse porque el bar estב abierto? O, ¿acaso necesitan escuchar sobre la era de horrores morales que estב sobre nosotros y de su necesidad de crecer en el Seסor hasta que estיn preparados para enfrentar y ayudar a quienes los rodeen cuando llegue el holocausto de los Gentiles?

La repeticiףn incesante de gracia, gracia, gracia, arrebato, arrebato, arrebato ha creado una multitud de feligreses cuya idea de estar preparados para el Reino de Dios es brincar de arriba a abajo junto a sus bancas ensayando para ser "arrebatados".

¿Imagםnate a un grupo como יste y luego imagםnate que le dices que el bar estב abierto y que las bebidas van por cuenta de la casa? Todo lo que este grupo necesita es mבs diversiףn espiritual. ¿Verdad?

ֹsta es la razףn por la que yo veo banderines rojos de alerta. Los movimientos de renovaciףn no estבn siguiendo los modelos ofrecidos por las grandes representaciones de las Escrituras. Despuיs de Pentecostיs viene el juicio, despuיs viene la guerra y luego viene la reconciliaciףn personal con Dios. Lo que viene no es mבs diversiףn mientras chapoteamos felices en las aguas (de cualquiera que sea su origen).

¿Puedes ver por quי tengo precauciףn con respecto a lo que estב sucediendo? Yo no veo a Jesucristo y a ֹl crucificado en la diversiףn que hay actualmente. Mבs bien, me recuerda a la gente cuando Moisיs subiף a la montaסa. La gente se sentף para comer y beber y se levantף a jugar. Aarףn no los detuvo porque le temםa a la gente.

Debido a los muchos aסos de experiencia que tengo como Cristiano, yo sי que tenemos una elecciףn en cada servicio. Podemos dominar el servicio o podemos dejar que el servicio nos domine a nosotros. Siempre podemos elegir aceptar un espםritu que estי presente o podemos decidir que no es apropiado y rehusar cedernos a יl.

Si nuestro objetivo es honrar al Seסor Cristo Jesתs, alimentar a Sus ovejas, entonces vamos a restringir a la gente aunque signifique que no vayan a regresar. Pero si nuestro objetivo es un gran nתmero de personas, entonces seremos tentados a permitirle al pueblo que se suelte el pelo, por asם decirlo, y que se deje llevar por cualquier espםritu que parezca buscar manifestarse por medio de ellos.

Si paramos las manifestaciones que nosotros creamos que no son provechosas, ¿no estaremos usurpבndole al Seסor su papel de Administrador? Para nada. Si Cristo nos ha puesto como lםderes o responsables en esa asamblea, debemos asegurarnos que todas las cosas se hagan con decencia y en orden. Obedecemos al Administrador en jefe asegurבndonos que Su Palabra, por medio de Sus Apףstoles, sea obedecida. Tambiיn debemos orar cuidadosamente sobre cada movimiento que hacemos para poder estar seguros de que estamos siguiendo los deseos de Cristo en cada detalle.

Pero cuando nos volvemos ambiciosos personalmente, entonces una multitud de personas serבn nuestra meta. Para atraer a grandes cantidades de personas Norteamericanas quizב demos un mensaje simbףlico y luego dejemos suficiente tiempo para la "diversiףn" espiritual. No pondremos sobre esas personas las exigencias rigurosas del discipulado. No los exhortaremos a que presenten su cuerpo como sacrificio vivo.

Mejor, vamos a poner יnfasis en los diversos fenףmenos para asegurarnos que la gente la pase bien.

En los dםas de Eliseo, los hijos de los profetas decidieron construirse un lugar mבs grande. Pero ellos usaron un hacha prestada.

En el transcurso de la construcciףn, el hacha saliף volando, el hierro se habםa ido dejando sףlo el mango. Esto puede suceder cuando el lugar donde estamos " nos resulta pequeסo".

Ellos clamaron, "¡Ay, maestro! ¡Esa hacha no era mםa!"

Eliseo dijo, "Arroja un palo al agua".

Ellos lo hicieron y el hacha saliף a flote.

Hoy en dםa las iglesias, en muchas ocasiones, estבn construyendo con un hacha que no es de ellas, con un hacha que vino de hombres y mujeres de Dios de tiempos anteriores.

Ahora el hierro se ha ido del mango y las iglesias estבn golpeando los בrboles sin lograr nada, esperando lograr algo por un medio que no estב en las Escrituras.

Sףlo existe una soluciףn. La soluciףn estב en el "palo", en la cruz. La cruz debe ser arrojada al agua. Entonces el hierro saldrב a flote y podremos hacer algo de valor eterno en el Reino de Dios.

Es hora para que sea derramada la lluvia tardםa. Hemos creםdo y predicado por muchos aסos que el avivamiento mבs grande de todos los tiempos estב ya muy prףximo. Nosotros pensamos que el avivamiento de la lluvia tardםa, de la doble porciףn, se simboliza por los dos testigos del Capםtulo Once del Libro de Apocalipsis.

Queremos mבs de Dios, pero debemos ser cuidadosos. Sabemos que a Satanבs le encantarםa meterse y destruir cualquier obra que pueda daסar seriamente su reino.

El movimiento de Dios en estos dםas tiene que ver con el comportamiento justo y recto. Dios quiere que la gente Cristiana comience a guardar los mandamientos de Cristo y de Sus Apףstoles.

Existen varias doctrinas en las predicaciones Evangיlicas que obran en contra de que obedezcamos los mandamientos de Cristo. Quizב la mבs poderosa de ellas sea el concepto de la "dispensa por la gracia" - la idea de que Dios ya no requiere un comportamiento justo, sףlo que creamos en los hechos de teologםa con respecto a Cristo.

Esta enseסanza, y su prבctica, es contraria a las Escrituras y destructiva al Reino de Dios. Es el resultado de que hombres intenten administrar el Reino de Dios. Estos hombres avanzan a ciegas, sin escuchar del Seסor.

El Seסor Jesתs, el Rey del Reino, estב buscando a aquellos que dejarבn de hacer sus propias obras, sus propios programas, y que escucharבn Su voz. ֹl desea que hagamos discםpulos de todas las naciones, enseסבndoles a obedecer Sus mandamientos.

ֹste es el mיtodo para determinar si algתn "movimiento de Dios" de la actualidad es autיntico. Si el emocionante ambiente espiritual exalta al Seסor Jesucristo y nos ordena que practiquemos justicia, que amemos la misericordia, y que nos humillemos ante Dios, entonces tenemos razones para creer que Dios estב presente.

Pero si la inspirada reuniףn hace hincapiי en los sentimientos, en las manifestaciones y en los fenףmenos espirituales, si enfatiza el Espםritu Santo y varias exhibiciones y demostraciones, si no nos ordena que obedezcamos a Cristo y a Sus Apףstoles, si no pone יnfasis en los requerimientos del discipulado y en las exigencias severas que Cristo pone sobre Sus seguidores, entonces tenemos razones para creer que estamos siendo testigos de un espםritu engaסoso que proclama el nombre de Jesתs pero que estב viniendo de Satanבs.

Recuerda que la joven con el espםritu del diablo hablף con la verdad: "Estos hombres son siervos del Dios Altםsimo, y les anuncian a ustedes el camino de salvaciףn". Los demonios saben que Jesתs es Cristo y bien que pueden proclamar Su nombre. Recuerda ademבs que Satanבs es suficientemente sabio para dar un poco con tal de obtener mucho, para sacrificar una pieza de menor valor con tal de darle jaque mate al rey, para hacer hincapiי en las obras Cristianas si el programa mantendrב a la gente como bebיs, evitando que lleguen a la plenitud de la estatura de Cristo.

Nuestra יpoca es de decepciףn entre los cםrculos Cristianos. Si estoy escuchando correctamente del Seסor, el problema de la decepciףn va a crecer mucho peor en los dםas que vienen.

Sףlo existe una soluciףn. La soluciףn estב en que hombres y mujeres santos, niסos y niסas santos dejen de hacer sus propias obras y busquen al Seסor con diligencia. Debemos quitar nuestras manos del Arca. Debemos regresarle el derecho de la administraciףn de las cosas del Reino al verdadero y תnico Administrador. Conforme guardamos la palabra de Su paciencia, ֹl nos guardarב del engaסo. ֹl mantendrב nuestros pies sobre la avenida de la santidad.

Pero - lo mejor de todo - serב que cuando lo veamos, ֹl nos conocerב. Quizב no hayamos hecho grandes milagros ni logrado cosas poderosas en Su nombre. Pero ֹl nos conocerב, y, en lo que a mם concierne, eso es todo lo que cuenta.

¿No lo crees tת asם?