USANDO TU IMAGINACION DE LA FORMA CORRECTA

Using Your Imagination The Right Way_Usando Tu Imaginacion De La Forma Correcta

USANDO TU IMAGINACION DE LA FORMA CORRECTA Copyright © 2006 por Trumpet Ministries, Inc. Todos los Derechos Reservados

Texto bםblico tomado de la Santa Biblia, Nueva Versiףn Internacional, © 999 por la Sociedad Bםblica Internacional

Traducciףn de Carmen Alvarez

Dios nos ha dado la habilidad para escoger lo que deseamos que nuestra mente piense, se imagine, anhele y determine. Podemos imaginar la derrota o podemos tener la esperanza de la victoria. Las decisiones que tomemos en nuestra mente tienen mucho que ver con el יxito que tengamos al vivir la vida Cristiana victoriosa.

 Tus ojos verבn al rey en su esplendor y contemplarבn una tierra que se extiende hasta muy lejos. (Isaםas 33:17 – NVI)

Ya que han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde estב Cristo sentado a la derecha de Dios. Concentren su atenciףn en las cosas de arriba, no en las de la tierra. (Colosenses 3:1,2 – NVI)

“Concentren su atenciףn en las cosas de arriba.”

El diccionario define el tיrmino imaginaciףn como la formaciףn de una imagen mental, la imagen de algo que (todavםa) no es percibido por los sentidos.

Usando Nuestra Imaginaciףn de la Forma Equivocada

Existen imaginaciones que deben de ser derribadas por el creyente.

Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas. Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo (2 Corintios 10:4,5 – NVI)

Cuando estamos imaginando las grandes cosas que vamos a lograr o a poseer, y יstos deseos no son de Cristo, entonces debemos de destruir estas imaginaciones. Estas son obras que conducen a la muerte y no son parte del reposo de Dios. Frecuentemente son םdolos. Nosotros podemos demolerlos pidiיndole a Dios que nos los quite.

Algunas veces las personas tienen la impresiףn de que el Seסor les ha hablado con respecto a algתn ministerio exaltado que serב suyo en el futuro. “Tu llamado es ser profeta”, “Te convertirבs en el apףstol mבs grande de todos los tiempos”, y otros por el estilo. Este tipo de decepciףn no es poco comתn.

O quizב nuestra imaginaciףn estי en el בrea de la inmoralidad. “Te casaste con la persona equivocada. Ahora ya encontraste a la pareja que te fue predestinada desde la fundaciףn del mundo”.

¿Cףmo podemos saber si la imaginaciףn que estamos entreteniendo es del Seסor? Sףlo si llevamos una vida paciente, obediente y portamos nuestra cruz.  Solamente ofreciendo nuestro cuerpo como sacrificio vivo podemos probar la voluntad de Dios.

Hay algunas seסales de advertencia que podemos buscar. Si la visiףn tiende a exaltarnos debemos de empezar a sospechar. Si la visiףn es una violaciףn a los mandamientos de las Escrituras no es del Espםritu Santo.

Si una voz nos estב advirtiendo que no debemos de decirle a nadie lo que se nos estב mostrando debes de tener mucho cuidado. Satanבs odia la luz. ֹl trabaja en la oscuridad.

Otra bandera roja de advertencia es el sentimiento de urgencia o la necesidad de obligar a las personas y a las circunstancias. La sabidurםa que viene de arriba siempre es pura, apacible, cortיs, abierta al razonamiento y a ser cuestionada.

El Espםritu de Dios no nos conduce a lastimar o a destruir a otras personas.

El Seסor nunca nos reprende por probar a los espםritus ya que la Palabra nos ordena que lo hagamos. La gente Evangיlica parece estar lista para seguir a cualquiera que mencione el nombre de Jesתs y que obre milagros. Ellos no siempre ponen a prueba a los apףstoles, por asם decirlo.

Nunca debemos de usar nuestra imaginaciףn de la manera que se hace actualmente con “proyecciףn de imבgenes” o  “pensamientos positivos”. Quizב estas prבcticas parezcan estar cerca de la verdad, pero esto sףlo es en apariencia ya que en realidad estבn separadas del tipo correcto de imaginaciףn por un abismo.

El creyente que estב intentando obtener sus deseos mediante la proyecciףn de imבgenes o del pensamiento positivo se estב esforzando para manipular el mundo natural por medios sobrenaturales. Esto no es fe bםblica. Es una prבctica de las ciencias ocultas y el Cristiano que ha intentado operar este tipo de poder desde el alma debe de renunciar a ellos completamente.

Es verdad que la naturaleza caםda del hombre tiene poderes sobrenaturales en estado latente, poderes que en algתn tiempo pudieron ser suyos para ser disfrutados. Pero en Cristo no debemos de tener nada que ver con intentos de usar el poder latente desde el alma, ya sea leyendo la mente, prediciendo el futuro, u obteniendo riquezas. Como hemos dicho, debemos de renunciar con vehemencia y diligencia a cualquier ejercicio de sabidurםa o de poder metafםsico que hayamos caםdo en la decepciףn de practicar.

Tratar de afectar nuestras circunstancias, imaginando cambios, es un mal uso de la imaginaciףn que nos es dada por Dios.

Usando La Imaginaciףn De La Forma Correcta

 El uso correcto de la imaginaciףn es parte importante de la fe verdadera en Cristo Jesתs.

Ahora bien, la fe es la garantםa de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. (Hebreos 11:1 – NVI)

Nosotros somos salvos por fe. La fe es “la garantםa de lo que se espera”. Piיnsalo. Para poder tener esperanza en algo, tenemos que tener una imagen de ella en nuestra mente. Tenemos la esperanza de que algתn dםa en realidad poseeremos aquello que deseamos intensamente.

Con esto podemos ver inmediatamente el papel que juega la imaginaciףn en el programa de la esperanza.

Tambiיn podemos ver quי diferente es la esperanza comparada con la proyecciףn de imבgenes y el pensamiento positivo. En uno estamos viendo hacia Dios teniendo la certeza, debido a Su Palabra, de que algתn dםa nos darב el objeto o la situaciףn deseada de la que ֹl nos ha hablado.

Pero la proyecciףn de imבgenes y el pensamiento positivo son nuestro intento de aplicar el poder que tenemos desde el alma, que viene de la naturaleza de Adבn, para obtener lo que queremos. El que hagamos tal esfuerzo en el nombre de Jesתs no tiene nada que ver. De todos modos el caso es que estamos intentando ejercer poder sobrenatural en lugar de clamar al Seסor para que ֹl pueda contestar nuestra oraciףn.

El primero es la esperanza paciente de la voluntad de Dios que caracteriza la verdadera vida Cristiana.

En el segundo se estב practicando el ocultismo tratando de controlar el mundo por el poder de la imaginaciףn. Siempre hay que mantener en mente que el Seסor Cristo Jesתs es el תnico Administrador de los recursos del Reino de Dios. No debemos de intentar administrar las cosas del Espםritu sin la direcciףn especםfica del Seסor en cada instancia. No debemos de intentar “mandar בngeles con un encargo” o involucrarnos en cualquiera de los actos administrativos que actualmente estבn siendo presentados a los creyentes como voluntad de Dios.

Si el Seסor Jesתs no podםa hacer nada por Su cuenta a excepciףn de lo que ֹl veםa al Padre hacer, ¿cuבnto mבs nosotros, que estamos totalmente perdidos en el pecado y la vanidad, podremos saber cuבndo, dףnde, o cףmo dirigir los dones del Espםritu de Dios?

El santo victorioso conquista al diablo por la palabra de su testimonio. Sin importar sus circunstancias, יl declara lo que la Palabra de Dios ha declarado. Se rehusa a ser desanimado. Se rehusa a negar la Palabra refunfuסando y quejבndose. Cuando siente que su fe y su confianza se estבn debilitando, ora a Dios para recibir mבs fe y paciencia.

Ya que han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde estב Cristo sentado a la derecha de Dios. Concentren su atenciףn en las cosas de arriba, no en las de la tierra. (Colosenses 3:1,2 – NVI)

El versםculo anterior nos estב ordenando que usemos nuestra imaginaciףn de la forma correcta. Debemos de buscar las cosas de arriba. Debemos de concentrar nuestra atenciףn en las cosas de arriba, no en las de la tierra, no en las cosas que podemos percibir por nuestros sentidos humanos. Debemos de buscar constantemente las cosas que no se pueden ver.

¿Cףmo podemos buscar y concentrar nuestra atenciףn en las cosas de arriba cuando no podemos ver las cosas de arriba?

Tenemos que imaginבrnoslas. Debemos de imaginar en nuestra mente lo que leemos en el Libro del Apocalipsis con respecto al Trono de Dios, a Cristo, a los ancianos, y a los santos. Debemos de pensar que estamos sentados en Cristo mucho mבs arriba de cualquier otra autoridad o poder.

Ademבs no hay ninguna ley en contra de poner en nuestra mente lo que esperamos que sea cierto. Nosotros podemos pensar en el Paraםso cuanto le plazca a nuestros corazones. Podemos imaginarnos como serב cuando muramos y conozcamos por primera vez a Jesתs en Persona y tambiיn cuando volvamos a ver a nuestros seres queridos. Podemos imaginarnos cuando conozcamos a los hיroes de la fe sobre los que hemos leםdo en las Escrituras.

Asם es como usamos nuestra imaginaciףn para buscar y concentrar nuestra atenciףn en las cosas de arriba.

En estos dםas en que vemos que nuestro paםs se estב convirtiendo en una cloaca moral al contemplar la increםble perversidad de los “sabios” de nuestra cultura es de gran ayuda mantener nuestros deseos centrados en el Trono de Dios . Ellos estבn viviendo en una mentira debido a que hay poco temor a Dios en la tierra. Sus tonterםas e impulsos destructivos son obvios para cualquiera que estי caminando con Dios.

Cuando el Apףstol Pablo escribiף el Libro de Filipenses, יl estaba verdaderamente en circunstancias que lo afligםan.

ֹl, un Judםo ortodoxo, estaba encadenado a un Gentil que no era creyente. Pablo no podםa efectuar ninguna de las ceremonias de purificaciףn ni de las regulaciones dietיticas. Quי difםcil tuvo que haber sido para Pablo existir en tal suciedad fםsica y moral.

Ademבs de esto estaba la amenaza constante de ser llevado ante el Cesar. Habםa gente en Roma que estaba predicando a Cristo con el sףlo propףsito de llamar la atenciףn de las autoridades hacia el Apףstol encarcelado para que fuera condenado a muerte. ¿Puedes imaginar tal perversidad? Nos recuerda a la perversidad que el Seסor Jesתs enfrentף continuamente. Fue parte de los sufrimientos de Cristo.

Ahora Pablo tenםa que tomar una decisiףn igual a la que tת y yo tenemos que tomar cuando estamos en circunstancias que nos afligen.

Pablo pudo haberse enfurecido por aquellos que estaban predicando a Cristo desde un motivo impropio. ֹl pudo haberse dejado llevar por sentir lבstima hacia sם mismo pensando en cףmo serםa estar nuevamente en Tarso en una habitaciףn cבlida y limpia, con su esposa atendiיndolo y sus nietos trayיndole sus sandalias, y escuchando el Tora que sףlo Pablo podםa exponer detalladamente.

ֹl pudo haber sentido temor y ansiedad pensando que serםa llevado ante la corte mundana del Cesar. ¿Cuבl serםa su destino? Su imaginaciףn pudo haber trabajado tiempo extra preocupבndose en esta בrea.

Pero en lugar de eso, Pablo, por una decisiףn propia de su voluntad, decidiף estar contento en su ambiente nuevo. ֹl puso su mente y su corazףn en las cosas de arriba donde Cristo estב sentado a la derecha de Dios. Para Pablo, la muerte significaba libertad de las cadenas y entrada al Paraםso, especialmente a la Presencia de Cristo Jesתs su Seסor y Amo.

Cuando Pablo muriera, יl podrםa escuchar el resto de esas palabras “inexpresables” que habםan sido dichas cuando fue llevado al tercer cielo.

Pablo usף a propףsito su imaginaciףn, su esperanza, y su fe para imaginarse el gozo que pronto serםa de יl. Entonces podrםa escribir: “Alיgrense siempre en el Seסor. Insisto: ¡Alיgrense!”.

Debido a su conocimiento de lo invisible, Pablo sabםa que para יl la muerte era ganancia. ֹl querםa estar en casa con el Seסor pero estaba dispuesto a permanecer en incomodidades fםsicas por nuestro bien.

Aunque todo lo que era negativo, deprimente, perverso, sucio, incףmodo, y sombrםo lo rodeaba, Pablo pudo ordenarnos que pensבramos sףlo en lo hermoso, lo digno de reportar, y lo edificante.

Esta fue una decisiףn que Pablo hizo. ֹl pudo fבcilmente haberse lamentado de su destino y pedir compasiףn de nosotros y de Dios. Pablo escogiף vencer a Satanבs por la palabra de su testimonio de que Dios es fiel. Pablo estaba presionando hacia la meta, olvidando siempre lo que queda atrבs. ֹl tenםa en mente una mejor resurrecciףn.

Ahora en los Estados Unidos estamos entrando en una era de horrores morales a menos de que los creyentes rבpidamente se alejen de sus caminos perversos y busquen al Seסor.

Estaremos muy tentados a maldecir las tinieblas cuando veamos los comportamientos de hombres y mujeres perversos en el gobierno y en otros lugares de liderazgo.

Pasar nuestro tiempo maldiciendo al perverso es pecado. Preocuparnos por las tinieblas que nos rodean es pecado y nos llevarב a mבs comportamiento pecaminoso.

La maldad sףlo puede ser conquistada por la bondad –bondad Divina.

Vamos a tener que obedecer a Pablo si queremos sobrevivir las cosas que aun ahora estבn sucediendo.

Por תltimo, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiraciףn, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio. (Filipenses 4:8 – NVI)

Imagםnate aquello que sea verdad. Imagםnate aquello que sea honorable. Imagםnate aquello que sea correcto. Imagםnate aquello que sea puro. Imagםnate aquello que sea hermoso. Imagםnate aquello que sea digno de admiraciףn, excelente o que merezca elogio.

Sin importar cuan oscuro y perverso se vuelva la atmףsfera espiritual, continua imaginando aquello que es justo y santo. Que tu mente repase continuamente las maravillas del mundo nuevo que va a bajar del Cielo.

Mantener nuestra mente en las cosas que son ciertas, que son honorables y correctas, y evitar enojarnos y amargarnos en contra de las acciones de la sociedad, requerirב de una enorme cantidad de oraciףn. Vamos a tener que decidirnos a obedecer a Pablo en este aspecto y luego vamos a tener que orar continuamente, noche y dםa, para evitar ser conducidos a la ira y a la amargura al ver lo que estב sucediendo.

¿Puedes ver lo importante que es usar tu imaginaciףn de la forma correcta?

Fםjate como David sobreviviף en medio de la envidia y del complot que estaba dirigido hacia יl mientras que estuvo gobernando Israel.

Siempre tengo presente al SEׁOR; con יl a mi derecha, nada me harב caer. (Salmos 16:8 – NVI)

En realidad David no podםa ver al Seסor a su derecha mבs de lo que nosotros podemos verlo a la nuestra. Pero por un acto de su propia voluntad, usando su imaginaciףn, David mantuvo a Dios delante de יl en todo tiempo. Debido a esta visiףn sobre Dios, David pudo mantenerse firme en la paz del Seסor al recorrer su camino.

Tת y yo podemos ver al Seסor delante de nosotros si asם lo escogemos. Esta es una forma correcta de usar tu imaginaciףn.

David tuvo muchos contratiempos en su vida. Cuando Aquis se rehusף a dejar que David y sus hombres pelearan contra el ejיrcito de los Filisteos, ellos regresaron a su base en Siclag. Allם se encontraron que los Amalecitas habםan hecho un ataque sorpresivo a Siclag, quemando la ciudad con fuego, y llevבndose a sus esposas e hijos.

Cuando David y sus hombres llegaron, encontraron que la ciudad habםa sido quemada, y que sus esposas, hijos e hijas habםan sido llevado cautivos. David y todos los que estaban con יl se pusieron a llorar y a gritar hasta quedarse sin fuerzas. (1 Samuel 30:3,4 – NVI)

Los hombres estaban muy enojados y hablaron de apedrearlo, pero David siempre se animaba en el Seסor cuando las cosas se veםan sin ninguna esperanza.

David se alarmף, pues la tropa hablaba de apedrearlo; y es que todos se sentםan amargados por la pיrdida de sus hijos e hijas. Pero cobrף בnimo y puso su confianza en el SEׁOR su Dios. (1 Samuel 30:6 – NVI)

Fםjate cףmo David no intentף usar la proyecciףn de imבgenes, ni el pensar positivamente, ni el hablar “la palabra de fe” para poder cambiar sus circunstancias. ֹl cobrף בnimo y puso su confianza en el Seסor su Dios. Su visiףn era sobre el poder y la fidelidad de Dios, no un intento de imaginarse cosas para que existieran ni de “hablar la palabra que crea”. ¡Quי gran diferencia!

¿Quי hay de ti y de mi? Cuando el futuro es poco prometedor, ¿acaso nos dejamos llevar por la desesperaciףn o cobramos בnimo y ponemos nuestra confianza en el Seסor?

Debido a que David puso su confianza en el Seסor, aun en esta terrible circunstancia, el asunto final fue una gran victoria para David y sus hombres.

David orף y le pidiף a Dios la direcciףn –siempre una sabia decisiףn.

David consultף al SEׁOR: -¿Debo perseguir a esa banda? ¿Los voy a alcanzar? –Persםguelos –le respondiף el SEׁOR-. Vas a alcanzarlos, y rescatarבs a los cautivos. (1 Samuel 30:8 – NVI)

Como era costumbre de David, obedeciף al Seסor. El resultado fue la recuperaciףn de sus pיrdidas y las de sus hombres mas aparte un gran botםn de los Amalecitas.

El problema con la metafםsica Cristiana de hoy en dםa es que los creyentes no le piden informes al Seסor. Ellos asumen que saben cףmo, cuבndo, y dףnde Dios debe de liberarnos asם que se proponen a lograr la liberaciףn por “fe”.

David le preguntף a Dios si debםa de perseguir a los Amalecitas. ֹl no dio por hecho lo obvio.

Cuantas veces en la obra Cristiana de hoy damos por hecho lo que es obvio, asם como Josuי con los Gabaonitas. “Dios nos ha dado la gran comisiףn. ¿Acaso debemos de sentarnos y esperar despuיs de que Dios nos ha dicho lo que debemos de hacer? Salgamos y hagamos el trabajo.”

De esta manera nos volvemos como el ciego guiando al ciego.

Dejיmonos de nuestras obras muertas y pongבmonos en contacto con el Cristo viviente. Entonces ֹl nos ordenarב quי debemos de hacer. Aveces es atacar, lo cual quizב sea obvio. En otras ocasiones quizב sea marchar alrededor de una muralla o esperar hasta que escuchemos el crujir de hojas de un בrbol de moras, los cuales no son tan obvias.

No debemos de usar nuestras imaginaciones para guiar nuestras acciones ni para liberar fuerzas del reino espiritual. Nosotros debemos de usar nuestra imaginaciףn para mantener a Cristo siempre delante de nosotros hasta que continuamente estemos esperando escuchar Su voz y Su voluntad para cada detalle de cada dםa, incluyendo los detalles de nuestros dones y de nuestro ministerio.

David pudo recobrar todo lo que los amalecitas se habםan robado, y tambiיn rescatף a sus dos esposas. Nada les faltף del botםn, ni grande ni pequeסo, ni hijos ni hijas, ni ninguna otra cosa de lo que les habםan quitado. David tambiיn se apoderף de todas las ovejas y del ganado. La gente llevaba todo al frente y pregonaba: “¡ֹste es el botםn de David!” ( 1 Samuel 30:18-20 – NVI)

Lo que hubiera sido una pיrdida de gran aflicciףn se volviף una victoria maravillosa, todo porque David se rehusף a persistir en la tragedia y cobrף בnimo y puso su confianza en recordar la fidelidad del Seסor.

El autor del Salmo cuarenta y dos estaba pasando por un tiempo difםcil.

¿Cףmo te va a ti? ¿Estבs en medio de una situaciףn “sin esperanza”? Cobra בnimo y pon tu confianza en el Seסor. Pregתntale al Seסor quי hacer. El temor y la fe no pueden morar en tu corazףn al mismo tiempo.

Mis lבgrimas son mi pan de dםa y de noche, mientras me echan en cara a todas horas: “¿Dףnde estב tu Dios?” (Salmos 42:3 – NVI)

Pero entonces el autor trajo a su memoria las ocasiones de alegrםa en la Presencia del Seסor.

Recuerdo esto y me deshago en llanto: yo solםa ir con la multitud, y la conducםa a la casa de Dios. Entre voces de alegrםa y acciones de gracias hacםamos gran celebraciףn. (Salmos 42:4 – NVI)

¿Puedes recordar ocasiones de alegrםa mientras estabas con la gente del Seסor? Trae estos buenos momentos a tu mente. Ellas te llevarבn a travיs de las circunstancias mבs difםciles. Llבmalo imaginaciףn, o fe, o esperanza es lo mismo. Es tu convicciףn de que Dios recompensa a quienes lo buscan diligentemente. Pregתntale a tu alma esta pregunta:

¿Por quי voy a inquietarme? ¿Por quי me voy a angustiar? En Dios pondrי mi esperanza y todavםa lo alabarי. ¡ֹl es mi Salvador y mi Dios! Me siento sumamente angustiado; por eso, mi Dios, pienso en ti desde la tierra del Jordבn, desde las alturas del Hermףn, desde el monte Mizar. (Salmos 42:5,6 – NVI)

Somos salvados en el presente al recordar la fidelidad de Dios en el pasado, las veces de alegrםa que hemos experimentado.

Ahora el autor estב regocijבndose en el Seסor.

ֹsta es la oraciףn al Dios de mi vida: que de dםa el Seסor mande su amor, y de noche su canto me acompaסe. (Salmos 42:8 – NVI)

Nuevamente se siente desalentado.

Y le digo a Dios, a mi Roca: “¿Por quי me has olvidado? ¿Por quי debo de andar de luto y oprimido por el enemigo?” (Salmos 42:9 – NVI)

¿Alguna vez te has sentido asם? Quizב en este momento estיs triste y oprimido por el enemigo.

¿Quי debes de hacer? Debes de hablarle a tu alma y decirle que tenga esperanza en Dios. Recuerda la bondad del Seסor y rehתsate a que tu alma te deprima.

¿Por quי voy a inquietarme? ¿Por quי me voy a angustiar? En Dios pondrי mi esperanza, y todavםa lo alabarי. ¡ֹl es mi Salvador y mi Dios! (Salmos 42:11 – NVI)

Asaf se une con quienes Dios estב tratando incesantemente.

Yo estuve a punto de caer, y poco me faltף para que resbalara. (Salmos 73:2 – NVI)

Pero entonces יl recuerda la palabra de Dios al justo.

Se me afligםa el corazףn y se me amargaba el בnimo por mi necedad e ignorancia. ¡Me portי contigo como una bestia! Pero yo siempre estoy contigo, pues tת me sostienes de la mano derecha. Me guםas con tu consejo, y mבs tarde me acogerבs en gloria. (Salmos 73:21-24 – NVI)

Judas tuvo algo que decir a los Cristianos de su dםa.

Aunque ustedes ya saben muy bien todo esto, quiero recordarles que el Seסor, despuיs de liberar de la tierra de Egipto a su pueblo, destruyף a los que no creםan. (Judas 1:5 – NVI)

Pensemos por momento en el viaje que hizo Israel de Egipto a Canaבn.

Cuando los Judםos salieron de Egipto Dios les habםa informado que los llevarםa a una tierra donde abunda la leche y miel. La idea de una tierra abundante de leche y miel les dio buen material en quי poner a trabajar su imaginaciףn.

La Presencia de Dios durante el peregrinaje de los Israelitas era sorprendente. Ellos habםan visto partir el Mar Rojo, la nube de dםa y el fuego de noche, la Presencia de Dios en el Sinaם, la Gloria de Dios reposando sobre Moisיs. Habםan bebido agua que salםa de una roca. Habםan escuchado el toque de la trompeta saliendo del humo que cubrםa el Monte Sinaם. Algunos de los ancianos hasta habםan subido a la montaסa y habםan comido en la mesa de Dios. Tambiיn estaba el manב diario, el fuego bajando del Cielo para consumir el sacrificio sobre el Altar del Holocausto, y sanaciones milagrosas. Ademבs, los Judםos habםan sido testigos de la aflicciףn repentina de Miriam con lepra y que el suelo se abriera y se tragara a Corי, a algunos otros de los lםderes de Israel, y a todas sus familias.

A pesar de esto, a pesar de numerosas liberaciones y milagros que los acompaסaron, ellos escogieron no creer a Dios. Ellos murmuraron continuamente en contra de Moisיs y de Dios. Ellos se imaginaban muriendo en el desierto. Ellos se veםan a sם mismos muertos brutalmente por los gigantes en la tierra de Canaבn.

Ellos usaron sus imaginaciones de la forma equivocada.

Por esto es que Dios, despuיs de haberlos sacado con mano dura de Egipto, los destruyף en el desierto. Ellos insistieron en imaginarse a sם mismos en circunstancias horribles. Ellos pudieron haber escogido poner al Seסor siempre por delante. Pudieron haber pasado su tiempo imaginבndose rםos abundando de leche y miel y hierro sacado de las minas en las montaסas, pero no, a pesar de apariciones espectaculares de Dios, de las cuales aunque fuera una nos gustarםa haber presenciado, ellos insistieron en murmurar y quejarse sin creer.

Bajo las mismas circunstancias, si hubieran escogido creer, ellos hubieran podido haber entrado a Canaבn victoriosamente tan pronto como llegaron y se hubieran ahorrado los treinta y ocho aסos adicionales de vagar por el desierto.

Bajo las mismas circunstancias, el Apףstol Pablo pudo haberse enojado, amargado, y desesperado.

Bajo las mismas circunstancias, Daniel pudo haber negado a Dios.

Bajo las mismas circunstancias, el Seסor Jesתs pudo haberse enfurecido por las perversas provocaciones continuas de los sacerdotes y ancianos.

Pero Pablo “vio” la Gloria de Dios y la recompensa que serםa de יl.

David “vio” la fidelidad del Dios de Israel y supo que el gozo serםa de יl ya fuera en la vida o la muerte.

El Seסor Jesתs “vio” la Iglesia gloriosa que serםa formada en los siglos venideros.

Lo mismo es cierto de ti y de mi. Hemos pasado por muchos peligros, dificultades y trampas. Dios nos ha liberado cada vez que hemos clamado a ֹl y que lo hemos obedecido.

Quizב ahora estemos asustados por un problema nuevo. Tenemos una opciףn. Traeremos a  nuestra mente las ocasiones en que el Seסor nos liberף o nos preocuparemos porque sabemos que esta vez el Seסor nos va a defraudar. Dios ha sido fiel con todos los santos a travיs de la historia pero ahora va a hacer una excepciףn contigo.

Si eres un gruסףn o un quejumbroso que clama amargamente cada vez que una nueva prueba se te presenta, ¿por quי no intentas darle a Dios la gloria? Aun cuando no puedas ver ninguna forma posible en que puedas ser liberado, ¿quי tal si alzas tu vista hacia el Creador de las galaxias y reconoces Su poder y fidelidad infinita?

¿Por quי no le pides ayuda y luego lo alabas y le das las gracias por la respuestas?

Mira mבs allב de los gigantes, mira mבs allב de las tormentas y de las olas gigantescas, mira mבs allב del horno siete veces mבs caliente, mira mבs allב de los leones y ve a Jesתs sentado a la derecha de Dios todopoderoso. Cristo Jesתs, el Seסor de todo, estב sentado como Rey de la inundaciףn. Nada puede de ninguna manera lastimarte si eres un seguidor de aquello que es bueno.

Tu responsabilidad es morar en Cristo con toda la diligencia que puedas imaginar. La responsabilidad de Cristo es cuidar de ti y de tus seres queridos sin importar cual es el problema.

¡Confםa en Dios! Usa tu imaginaciףn continuamente y anhela aquello que deseas. Nunca te des por vencido. No dejes que la vida te saque la esperanza, la alegrםa, y el idealismo que hay dentro de ti.

Algunas personas llegan hasta la puerta y luego se dan por vencidas. ¡Quי triste!

No seas asם. Pon siempre al Seסor delante de ti. Hasta ahora nuestro Dios nunca ha defraudado a alguien que ha confiado en ֹl, y no va a comenzar contigo.