NO HAGO NADA POR MI PROPIA CUENTA

I_Can_Do_Nothing_of_Myself__NO_HAGO_NADA_POR_MI_PROPIA_CUENTA

Copyright © 2008 por Trumpet Ministries, Inc. Todos los Derechos Reservados

Texto bםblico tomado de la Santa Biblia, Nueva Versiףn Internacional. ©999 por la Sociedad Bםblica Internacional

Traducido por Carmen E. ֱlvarez

La Carta a los Hebreos emite varias advertencias a los “hermanos que han sido santificados” a quienes estב dirigida. Los creyentes a quienes se les estaba escribiendo eran Cristianos Judםos que habםan recibido a Cristo, habםan sido bautizados en agua, habםan sido llenos con el Espםritu Santo, y habםan sido perseguidos. Podrםas suponer que ellos tenםan su boleto para ir al Cielo. Pero el autor de Hebreos les advierte rigurosamente que ellos estבn descuidando avanzar hasta el reposo de Dios.

NO HAGO NADA POR MI PROPIA CUENTA

Cuidיmonos, por tanto, no sea que, aunque la promesa de entrar en su reposo sigue vigente, alguno de ustedes parezca quedarse atrבs.  (Hebreos 4:1 NVI)

La Carta a los Hebreos estב dirigida a los creyentes Judםos, a los “hermanos que han sido santificados”.

Por lo tanto, hermanos, ustedes que han sido santificados y que tienen parte en el mismo llamamiento celestial, consideren a Jesתs, apףstol y sumo sacerdote de la fe que profesamos.  (Hebreos 3:1 NVI)

Que la gente a quienes se estaba dirigiendo eran Cristianos maduros se muestra por algunos de los pasajes de la Carta a los Hebreos.

Por eso, dejando a un lado las enseסanzas elementales acerca de Cristo, avancemos hacia la madurez. No volvamos a poner los fundamentos, tales como el arrepentimiento de las obras que conducen a la muerte, la fe en Dios, la instrucciףn sobre bautismos, la imposiciףn de manos, la resurrecciףn de los muertos y el juicio eterno. Asם procederemos, si Dios lo permite. Es imposible que renueven su arrepentimiento aquellos que han sido una vez iluminados, que han saboreado el don celestial, que han tenido parte en el Espםritu Santo y que han experimentado la buena palabra de Dios y los poderes del mundo venidero,  (Hebreos 6:1-5 NVI)

Estos Judםos Cristianos habםan sido iluminados por maestros que habםan escuchado a Jesתs mismo, habםan saboreado el don celestial de la vida eterna, habםan tenido parte en el Espםritu Santo, y habםan experimentado la buena palabra de Dios y los poderes del mundo venidero.

Ellos no eran novatos.

Ademבs, ellos habםan soportado persecuciףn.

Recuerden aquellos dםas pasados cuando ustedes, despuיs de haber sido iluminados, sostuvieron una dura lucha y soportaron mucho sufrimiento. Unas veces se vieron expuestos pתblicamente al insulto y a la persecuciףn; otras veces se solidarizaron con los que eran tratados de igual manera. Tambiיn se compadecieron de los encarcelados, y cuando a ustedes les confiscaron sus bienes, lo aceptaron con alegrםa, conscientes de que tenםan un patrimonio mejor y mבs permanente. (Hebreos 10:32-34 NVI)

Hay aquם una gran lecciףn para nosotros. Nosotros supondrםamos que ya estarםa camino al Cielo cualquier Cristiano con los antecedentes que tenםan estos creyentes Judםos. Todo lo que tendrםa que hacer ahora serםa esperar hasta morir para ir a su mansiףn.

Sin embargo, el autor de la Carta a los Hebreos en varias ocasiones en su epםstola les advierte de severas consecuencias si ellos no avanzan en Cristo y entran al reposo de Dios.

Los que vivimos en esta יpoca ni siquiera hemos oםdo hablar del reposo de Dios.

La verdad es que no entendemos siquiera la salvaciףn Cristiana. Nosotros pensamos que es un boleto que recibimos cuando hacemos una profesiףn de fe en Cristo. La salvaciףn Cristiana no es un boleto, es un programa que comienza cuando estamos en el reposo de Satanבs y termina cuando estamos en el reposo de Dios.

Puedes recibir a Cristo, arrepentirte de tus pecados, ser bautizado en agua, recibir vida eterna, ser bautizado con el Espםritu Santo, volver a nacer, hablar en lenguas, profetizar, recibir sanidad, orar para que alguien mבs sea sanado, todo en una sola tarde. Sin embargo, no eres considerado un Cristiano maduro en ese momento. Mבs bien, a penas has comenzado a atravesar el desierto. Acabas de dejar Egipto. Aun no te encuentras en la tierra prometida.

La salvaciףn siempre es hoy. No puedes ser salvo ayer o maסana. No existe el maסana. Cuando llegues a maסana entonces serב hoy. Lo que fuiste ayer eso eras. Quizב hayas estado en un estado de salvaciףn en ese momento.

Hoy enfrentas el reto de habitar en Cristo. Si estבs habitando en Cristo el dםa de hoy entonces estבs sin condenaciףn, estבs avanzando de gracia en gracia y de gloria en gloria. Estבs siendo cambiado a la imagen moral de Cristo.

Si no estבs habitando en Jesתs hoy, entonces estבs en camino hacia la condenaciףn y la muerte espiritual. No estבs pasando por ningתn cambio. Tu salvaciףn estב siendo abortada.

En este momento pregתntale al Seסor Jesתs si estoy en lo correcto en esto.

Los Cristianos Hebreos tenםan todas las experiencias que nosotros los Cristianos Pentecosteces tenemos, y probablemente algunas adicionales. Pero el autor los regaסa severamente en varios versםculos, advirtiיndolos que si se echan para atrבs serב para su destrucciףn.

A estas personas se les habםan confiscado sus posesiones. Ahora ellas estaban afanosamente estableciendo nuevos hogares. Temporalmente, no tenםan presiones. Y por ello, con su boleto de salvaciףn en la mano (segתn ellos) estaban descuidando reunirse entre sם. No se estaban alentando unos a otros a avanzar hasta el reposo de Dios.

Pero quי es el reposo de Dios. Veamos si podemos encontrarlo.

Cuidיmonos, por tanto, no sea que, aunque la promesa de entrar en su reposo sigue vigente, alguno de ustedes parezca quedarse atrבs.  (Hebreos 4:1 NVI)

Regresa en tu mente a la descripciףn que acabamos de dar de los antecedentes espirituales del creyente Judםo. ¡Piיnsalo! El autor estב preocupado de que no estבn teniendo cuidado en entrar y permanecer en el reposo de Dios.

¿Quי es el “reposo de Dios” que estos veteranos de la cruz parecםan estar descuidando? ¿Acaso nosotros tambiיn estaremos descuidando avanzar hasta el reposo de Dios?

Porque a nosotros, lo mismo que a ellos, se nos ha anunciado la buena noticia; pero el mensaje que escucharon no les sirviף de nada, porque no se unieron en la fe a los que habםan prestado atenciףn a ese mensaje.  (Hebreos 4:2 NVI)

¡Aquם tenemos algo increםble! La “buena noticia” fue anunciada a los Judםos que habםan salido de Egipto. El pensamiento de Dispensaciףn ha tenido un efecto no deseado. Nos ha dejado con la impresiףn de que el pacto nuevo es completamente diferente al antiguo, con metas Divinas nuevas; nuevos caminos Divinos. De hecho nos imaginamos que Jesתs es diferente del “Dios del Antiguo Testamento”.

Nada podrםa estar mבs alejado de la realidad. La obra de Dios, el Reino que opera por medio de la fe, es la mismo desde Abel hasta la hora actual. Nos damos cuenta de este hecho por los hיroes de la fe en el onceavo capםtulo de la Carta a los Hebreos.

El Evangelio del Reino les fue enseסado a ellos asם como nos estב siendo enseסado a nosotros. No existen dos religiones, el Judaםsmo y el Cristianismo, excepto en la mente de las personas. Sףlo existe una intervenciףn Divina de Dios. El Dios que hablף por medio de los Profetas es el mismo que estב hablando hoy. Cristo Jesתs es el mismo ayer, hoy y siempre.

Jesucristo es el “Yo Soy” del Antiguo Testamento. No es el Yo fui, ֹl es el Yo Soy. La salvaciףn siempre es para hoy. Uno de los grandes errores de la enseסanza actual es que puedes ser “salvo ayer” y ya tienes un boleto para ir al Cielo.

¿Recuerdas lo que le pasף al manב de ayer? Si tu relaciףn con el Seסor Jesucristo no es diaria, entonces las fuerzas de deterioro y muerte espiritual ya estבn logrando su obra en tu personalidad.

Los incidentes y las instituciones de Israel, como el Altar, el Candelabro, y la Tienda, son sםmbolos de la realidad que existe en Cristo. Hoy tenemos el cumplimiento espiritual de los incidentes y de las instituciones, pero todavםa somos Israel, todavםa somos la familia de Dios, todavםa somos el olivo con su raםz en Abraham y Sarah.

Lo que les fue predicado a los Judםos fue la Vida y el poder de Dios Todopoderoso. Pero ellos no mezclaron fe con lo que se les dijo. Lo mismo sucede ahora. Es muy sencillo hacer del Cristianismo un acto inתtil, como el acto de los “cuatro pasos a la salvaciףn” que no exige un real arrepentimiento, ni una real trasformaciףn del converso.

Los justos han vivido por su fe desde los tiempos de Abel. La salvaciףn por medio de la fe no es nada nuevo, sףlo que hoy en dםa tenemos mayores exigencias sobre nosotros de lo que tenםan en יpocas anteriores los miembros del Israel de Dios, y a nosotros se nos ha dado mucha mבs gracia con la que podemos ser conformados a esas nuevas exigencias.

Pero la meta de Dios nunca cambia. La meta es que Su pueblo, Sus elegidos, vivan en justicia de hierro, santidad ferviente y obediencia estricta a Dios.

En tal reposo entramos los que somos creyentes, conforme Dios ha dicho: “Asם que, en mi enojo, hice este juramento: ’Jamבs entrarבn en mi reposo’.” Es cierto que su trabajo quedף terminado con la creaciףn del mundo,  (Hebreos 4:3 NVI)

El reposo de Dios es ese lugar en el centro de la voluntad de Dios donde estב sucediendo todo lo que ֹl ha declarado con respecto a nosotros como individuos. En ese lugar nosotros hemos dejado a un lado nuestras propias obras y estamos confiando en Dios para que ֹl desee y haga aquello que le agrada.

El reposo de Dios es representado en tres dimensiones:

Debido a que Dios terminף Su obra de la creaciףn en seis dםas y descansף en el sיptimo. La obra de la creaciףn se extiende hasta el reinado de Cristo en el cielo nuevo y la tierra nueva. Todo se ha cumplido, incluyendo nuestro papel en el Reino. Nosotros debemos dejar de hacer nuestras propias obras para entrar al reposo de Dios.

El dםa de reposo de Dios.

La tierra prometida.

Si queremos entrar al reposo de Dios debemos comprender que todo se concluyף hace dos mil aסos. Esto no significa que vayamos a adoptar un espםritu de inevitabilidad, de no hacer nada, esperando con fatalidad que suceda lo inevitable. El reposo de Dios no funciona de esa manera.

Lo que sם significa es que debemos de volvernos hacia Dios para descubrir Su voluntad para nuestra vida. Mientras oramos para que Dios nos abra caminos a nosotros y a nuestros seres queridos, y nos conceda los deseos de nuestro corazףn, nuestra oraciףn principal es que podamos descubrir lo que debemos ser y hacer en todo momento. Nosotros no tenemos que crear otro cielo y otra tierra ni tampoco planear nuestra propia vida.

Piensa cuidadosamente en lo siguiente:

Mis huesos no te fueron desconocidos cuando en lo mבs recףndito era yo formado, cuando en lo mבs profundo de la tierra era yo entretejido. Tus ojos vieron mi cuerpo en gestaciףn: todo estaba ya escrito en tu libro; todos mis dםas se estaban diseסando, aunque no existםa uno solo de ellos.  (Salmo 139:15,16 NVI)

“Todo estaba ya escrito en tu libro; todos mis dםas se estaban diseסando.” Observa que el verbo estב en tiempo pasado —“estaba ya escrito”.

¿Quי es lo que tת entiendes por esta expresiףn? Parece ser que nuestros dםas fueron decididos antes de que comenzaran.

Uno de mis versםculos preferidos es el siguiente:

Porque a los que Dios conociף de antemano, tambiיn los predestinף a ser transformados segתn la imagen de su Hijo, para que יl sea el primogיnito entre muchos hermanos.  (Romanos 8:29 NVI)

Sי que hay quienes protestan que no hay predestinaciףn porque no es democrבtico. Ademבs, en tiempos pasados se han dado excesos.

Pero sףlo porque no es democrבtico y porque se han dado excesos no significa que podamos simplemente echar fuera de la Biblia lo que no nos gusta.

El versםculo no dice que hemos sido predestinados a ser salvos. Dice que hemos sido predestinados a ser transformados segתn la imagen de Cristo. De hecho, ser la imagen moral de Cristo, pensando como ֹl piensa, hablando como ֹl habla, y actuando como ֹl habla, es el reposo de Dios.

¿Cףmo sabemos a quiיn conociף Dios de antemano? No lo sabemos. De hecho, no sabemos con certeza si a nosotros mismos nos conociף de antemano. Esta es la razףn por la que debemos ser diligentes en lograr que sean seguros nuestro llamado y nuestra elecciףn.

Nosotros debemos predicar el Evangelio a toda criatura. Si hacemos esto, el Espםritu de Dios llamarב a los que han sido predestinados a la vida eterna. Esto es lo que la Biblia declara.

Jesתs no nos dijo que salvבramos a todos, ֹl nos dijo que predicבramos el Evangelio a todos, que diיramos testimonio del Reino de Dios a todas las naciones. Si nosotros hacemos lo que se nos ha ordenado que hagamos, siguiendo de cerca al Espםritu, entonces Dios puede obrar segתn Su propףsito predeterminado. Pero si nos apresuramos en nuestras propias fuerzas y en nuestra propia sabidurםa tratando de construir el Reino por nosotros mismos entonces sףlo crearemos Babilonia, el reino de la confusiףn y el asesino de los santos de Dios.

Nuestra tarea es presentar nuestro cuerpo como sacrificio vivo para que sepamos con certeza cual es la voluntad de Dios para nosotros. La tarea de Dios es que Sus propףsitos se cumplan en nosotros. ֹste es el reposo de Dios.

El cuarto capםtulo de Hebreos tambiיn hace referencia al Sבbado. El dםa Sבbado era un pacto que Dios tenםa con los Judםos bajo la Ley de Moisיs. El pacto del Sבbado ordenaba que se evitara trabajar un dםa de los siete.

El reposo de Dios es un Sבbado eterno. Nosotros debemos permanecer en el reposo de Dios en todo momento, no sףlo en uno de los siete dםas.

El siguiente pasaje muestra la razףn del Sבbado:

Si dejas de profanar el sבbado y no haces negocios en mi dםa santo; si llamas al sבbado “delicia”, y al dםa santo del SEׁOR, “honorable”; si te abstienes de profanarlo, y lo honras no haciendo negocios ni profiriendo palabras inתtiles, entonces hallarבs tu gozo en el SEׁOR; sobre las cumbres de la tierra te harי cabalgar, y harי que te deleites en la herencia de tu padre Jacob. El SEׁOR mismo lo ha dicho.  (Isaםas 58:13,14 NVI)

Hoy en dםa los Ortodoxos observan el dםa Sבbado de varias maneras. Una manera es que no pueden apretar el botףn en un elevador el Sבbado. Tienen que esperar a que un Gentil se suba al elevador para que apriete el botףn. Otra manera es absteniיndose de prender o apagar un apagador de luz.

Ahora compara tales acciones con el pasaje anterior.

Si no haces negocios en mi dםa santo.

Si llamas al Sבbado delicia, santo y honorable.

Si te abstienes de profanarlo.

Si honras el Sבbado no profiriendo palabras inתtiles.

¿Puedes notar que esto tiene mucho mבs que ver que el sףlo apretar el botףn del elevador o prender un apagador de luz?

Esta es la manera en que debemos vivir todo el tiempo, no sףlo en uno de los siete dםas. Esta es la manera en que el Seסor Jesתs siempre vive.

ֹl sףlo hace lo que le agrada al Padre.

ֹl siente que su relaciףn con el Padre es una delicia, es santa y es honorable.

Jesתs no profana los caminos de Su Padre.

Jesתs no profiere palabras inתtiles, sףlo aquellas que el Padre le dice que diga.

Este es el Sבbado eterno. Este es el reposo de Dios.

Entonces Jesתs afirmף: —Ciertamente les aseguro que el hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, sino solamente lo que ve que su padre hace, porque cualquier cosa que hace el padre, la hace tambiיn el hijo. Pues el padre ama al hijo y le muestra todo lo que hace. Sם, y aun cosas mבs grandes que יstas le mostrarב, que los dejarב a ustedes asombrados.  (Juan 5:19,20 — NVI)

¿Cףmo te gustarםa vivir de esta manera? A mם me encantarםa. Este es el Sבbado eterno, el reposo de Dios.

Yo no puedo hacer nada por mi propia cuenta; juzgo sףlo segתn lo que oigo, y mi juicio es justo, pues no busco hacer mi propia voluntad sino cumplir la voluntad del que me enviף.  (Juan 5:30 NVI)

¿Cuבntas veces juzgamos incorrectamente a las personas o las situaciones? El Seסor Jesתs siempre juzga con justicia porque ֹl busca complacer a Dios en lugar de a Sם mismo.

Y si lo hago, mis juicios son vבlidos porque no los emito por mi cuenta sino en uniףn con el Padre que me enviף.  (Juan 8:16 NVI)

Me gusta este versםculo en particular porque revela que nosotros nunca tenemos por quי estar solos. Si vamos a donde Dios nos envםa entonces ֹl siempre estב con nosotros y tomamos decisiones correctas y fructםferas.

Son muchas las cosas que tengo que decir y juzgar de ustedes. Pero el que me enviף es veraz, y lo que le he oםdo decir es lo mismo que le repito al mundo.  (Juan 8:26 NVI)

El Seסor Jesתs no vino al mundo y luego decidiף que decir. El Seסor se mantuvo constantemente en oraciףn para que pudiera declarar sףlo aquello que ֹl estaba escuchando del Padre.

Quי diferente serםa la historia de la Iglesia si las diversas organizaciones y los diferentes lםderes repitieran al mundo sףlo aquello que hubieran oםdo de Dios.  Oםr a Dios es una parte importante del reposo de Dios hacia lo que la Carta a los Hebreos nos estב exhortando.

Por eso Jesתs aסadiף:Cuando hayan levantado al Hijo del hombre, sabrבn ustedes que yo soy, y que no hago nada por mi propia cuenta, sino que hablo conforme a lo que el Padre me ha enseסado.  (Juan 8:28 NVI)

ֹste es el eterno Sבbado de reposo.

El que me enviף estב conmigo; no me ha dejado solo, porque siempre hago lo que le agrada.  (Juan 8:29 NVI)

Podemos ver en lo anterior que para vivir en el Sבbado eterno se requiere de estar en constante oraciףn. Si queremos siempre hacer lo que le place a Dios entonces debemos estar constantemente en contacto con ֹl. La Biblia nos da una guםa general pero no nos dice quי hacer en cada caso en particular. Pero el Espםritu de Dios nos dirב quי hacer si lo estamos escuchando.

Si no hago las obras de mi Padre no me crean.  (Juan 10:37 NVI)

“Si honras el Sבbado no yendo por tu propio camino ni haciendo lo que te plazca.”

¿Acaso no crees que yo estoy en el Padre, y que el Padre estב en mם? Las palabras que yo les comunico, no las hablo como cosa mםa, sino que es el Padre, que estב en mם, el que realiza sus obras. Crיanme cuando les digo que yo estoy en el Padre y que el Padre estב en mם; o al menos crיanme por las obras mismas.  (Juan 14:10,11 NVI)

Si te pones a considerarlo, nosotros en realidad nunca “vimos” al Seסor Jesתs ni escuchamos Sus palabras. Lo que el Seסor predicף desde la ladera de la montaסa en realidad no saliף de ֹl sino del Padre en el Cielo. Quien ve a Jesתs estב viendo al Padre. Quien escuche las palabras de Jesתs estב escuchando las palabras del Padre.

ֹste es el cumplimiento espiritual de la fiesta Judםa de las Enramadas, la convocaciףn principal que es despuיs de la fiesta de las Semanas o Pentecostיs.

Pablo estaba morando en la fiesta de las Enramadas. La vida que Pablo estaba viviendo era la de Cristo viviendo en יl. ֹste es el reposo de Dios.

¿Puedes ver ahora por quי el autor de la Carta a los Hebreos estaba tan preocupado? ֹl sabםa que los creyentes Judםos, aunque eran salvos y estaban llenos del Espםritu como nosotros usamos el tיrmino, no estaban avanzando hasta poder vivir en el eterno Sבbado de reposo de Dios.

Realmente hay mucho mבs de Dios para los que hemos llegado hasta Pentecostיs.

Hemos discutido dos dimensiones del reposo de Dios, como es presentado en el cuarto capםtulo de la Carta a los Hebreos. La primera dimensiףn tiene que ver con el hecho de que Dios terminף todas Sus obras cuando ֹl creף el mundo. La segunda dimensiףn tiene que ver con el eterno Sבbado de reposo de Dios.

La tercera dimensiףn del reposo de Dios se refiere a Canaבn, a la tierra prometida.

Nosotros descansamos en el hecho de que Dios terminף todas Sus obras en seis dםas. Descansamos en el hecho de que no tenemos que hablar nuestras propias palabras ni hacer nuestras propias obras. Podrםamos referirnos a estos dos aspectos como el reposo que sentimos mientras llegamos al reposo.

Canaבn es nuestra meta, nuestra tierra prometida, nuestro reposo. Pero, ¿quי simboliza Canaבn?

Tradicionalmente el Cielo, el Paraםso espiritual, es considerado como nuestro Canaבn, como nuestra tierra prometida, como la meta de nuestra salvaciףn. Somos salvos para ir al Cielo. Pero si te pones a pensarlo un poco el Cielo realmente no da cumplimiento al simbolismo. ¿Acaso tenemos que pelear de ciudad en ciudad para entrar al Cielo? ¿Estב el Cielo lleno de tribus que adoran demonios? A pesar de nuestra antigua tradiciףn, el Nuevo Testamento no presenta el Paraםso espiritual como la meta de nuestra salvaciףn.

Debemos buscar un cumplimiento mבs bםblico del simbolismo de Canaבn, un simbolismo mבs apropiado espiritualmente si consideramos יste como el reposo de Dios.

Existe un Cielo donde Dios, Jesתs, los santos, y los santos בngeles residen. No estoy seguro de que el Cielo espiritual sea como nos lo hemos imaginado pero tengo la confianza de que excederב en gloria cualquier cosa que nos podamos imaginar en este momento.

Sin embargo, hacer que la residencia eterna en el Cielo sea la meta de nuestra salvaciףn ocasiona problemas cuando estamos discutiendo el reposo de Dios. En primer lugar, no existe pasaje en el Antiguo Testamento ni en el Nuevo que presente la residencia eterna en el Cielo como la meta de la salvaciףn.

En segundo lugar, la idea de descansar por siempre en una mansiףn en el Paraםso realmente nos quita el celo de avanzar hacia la plena estatura de Cristo. ¿De quי nos servirב en el Cielo soportar los rigores que estamos pasando de volvernos una nueva creaciףn si no hay tentaciones o problemas a donde vamos?

Lo principal que se muestra en ambos testamentos es el Reino de Dios, el gobierno de Dios que estב por llegar a la tierra, no una mansiףn en el Cielo.

El Nuevo Testamento presenta dos principales logros como la meta de nuestra salvaciףn. El primer logro es la conformaciףn a la imagen de Jesucristo en nuestro espםritu, nuestra alma, y en nuestro cuerpo. El segundo logro es reposo tranquilo en el centro de la Persona y la voluntad de Dios.

Nuestra habilidad de ejercer exitosamente el papel eterno en el Reino de Dios para el que hemos sido predestinados, depende de que seamos conformados a la imagen de Cristo y de que vivamos en reposo tranquilo en la voluntad de Dios.

Estas son las dos grandes metas de la redenciףn de los elegidos de Dios.

El arrepentimiento, el ser bautizados en agua, el volver a nacer, el ser bautizados con el Espםritu Santo —יstos son la autoridad y el poder para lograr la meta Divina de transformaciףn a la imagen moral de Cristo y de reposo en la voluntad de Dios.

En cuanto a ser transformados segתn la imagen de Cristo:

Porque a los que Dios conociף de antemano, tambiיn los predestinף a ser transformados segתn la imagen de su Hijo, para que יl sea el primogיnito entre muchos hermanos.  (Romanos 8:29 NVI)

En cuanto a reposar en la voluntad de Dios:

Para que todos sean uno. Padre, asם como tת estבs en mם y yo en ti, permite que ellos tambiיn estיn en nosotros, para que el mundo crea que tת me has enviado. Yo les he dado la gloria que me diste, para que sean uno, asם como nosotros somos uno: yo en ellos y tת en mם. Permite que alcancen la perfecciףn en la unidad, y asם el mundo reconozca que tת me enviaste y que los has amado a ellos tal como me has amado a mם.  (Juan 17:21-23 NVI)

No es suficiente sףlo parecernos a Cristo, sףlo tener el amor que ֹl tiene, sףlo tener el poder que ֹl tiene. Satanבs mismo desea ser como Cristo, como Dios.

La segunda parte de la meta es a la que Satanבs se resiste. ֹl nunca consentirםa en vivir en el centro de la Persona y voluntad de Dios.

Asם que tenemos imagen, pero no sףlo imagen. Tenemos que considerar la imagen y la uniףn—la imagen de Cristo y la uniףn con Dios por medio de Cristo.

Tener la imagen a solas no es suficiente. Nosotros debemos estar reposando en el centro de la Persona y voluntad de Dios.

Tener uniףn a solas no es suficiente. Debemos tener el carבcter y el comportamiento moral de Cristo.

Cuando tenemos el carבcter y el comportamiento moral de Cristo, y estamos descansando en la Persona y voluntad de Dios, entonces estamos listos para ejercer el papel en el Reino de Dios para el cual fuimos predestinados. Entonces estaremos listos para ser resucitados de entre los muertos cuando el Seסor aparezca, para ser reunidos y encontrarnos con ֹl en el aire, y descender con ֹl para ayudar a establecer el Reino de Dios sobre la tierra.

El movimiento Carismבtico de hoy en dםa estב en una encrucijada. Los creyentes Carismבticos tienen mayor conocimiento de las Escrituras y mayor familiaridad con los dones y ministerios del Espםritu de lo que ha sido verdad con anterioridad.

Muchos de los lםderes estבn buscando poder. Se esfuerzan por dar ףrdenes al Espםritu de Dios para que se presenten milagros.

Esto es un intento de ser como Cristo, de tener el poder del Cordero.

Ahora bien, lo importante es: ¿le regresaremos todo esto a Dios para que Dios pueda usarnos segתn le plazca, o acaso intentaremos salir para liberar al mundo nosotros mismos? Cuando intentamos usar las cosas de Dios para salvar al mundo nos volvemos parte del Profeta Falso que apoyarב al Anticristo. Esta es una gran tentaciףn para un ambicioso ministro del Evangelio.

¿O acaso nos volveremos al Seסor Jesתs, pondremos nuestras vidas a Sus pies, y esperaremos hasta que ֹl nos diga quי hacer? ¿Estaremos dispuestos a volvernos nada, a permanecer en la prisiףn en la que hemos sido puestos, a permanecer colgados sobre la cruz? ¿Estaremos dispuestos a humillarnos, no considerando el ser hijos algo a quי aferrarnos?

¿Estaremos listos para ser como Jesתs en el sentido de no hablar o no actuar mבs que cuando ֹl nos dirija, asם como ֹl no hablף ni actuף sin que el Padre se lo instruyera?

Yo creo que la mayorםa de los creyentes escogerבn intentar salvar al mundo sin escuchar de Dios, asumiendo que esta comisiףn viene de las Escrituras y que no necesitan esperar en Dios. Sףlo haz lo que dice la Biblia. Entonces cambiarבn la Gran Comisiףn de ir a todo el mundo para hacer discםpulos, enseסבndoles a obedecer los mandamientos de Cristo, a ir a todo el mundo para “salvar” a la gente, construir iglesias, y enseסarles a las personas que debido a la gracia no tienen que obedecer los mandamientos de Cristo.

Yo creo que esto es lo que la mayorםa seguramente harב.

Yo creo ademבs que habrב un remanente santo que regresarב a Jesתs e ignorarב la levadura religiosa de los proselitistas. Ellos orarבn y esperarבn hasta que sepan la voluntad de Dios. Seguirבn haciendo lo que se les presente, pero en sus corazones ellos estarבn viviendo sobre la cruz, esperando el poder de Su resurrecciףn, listos para compartir en Sus sufrimientos.

Parece ser que siempre ha existido un remanente santo y una enorme Babilonia. A veces, Babilonia intenta eliminar al remanente, considerando a estos humildes creyentes una amenaza para la denominaciףn.

Israel siempre asesina a sus profetas.

La Carta a los Hebreos nos dirige hacia el reposo de Dios. Estamos en el reposo de Dios cuando sabemos en el fondo de nuestro corazףn que no podemos hacer nada por nosotros mismos.

Dios terminף todo desde el principio y nuestros dםas fueron destinados por ֹl desde entonces. Debemos entender esto desde lo profundo y esforzarnos para averiguar quiיn se supone que debemos ser y quי debemos hacer.

Nosotros estamos en un pacto mejor que el de Moisיs. El reposo del Sבbado opera cada segundo de nuestra vida. Nosotros siempre buscamos la voluntad y los caminos del Seסor y nos regocijamos poderosamente en ellos. Nos deleitamos en alejarnos de nuestros propios pensamientos y planes para reposar en Su voluntad poderosa.

Y tenemos una meta clara—madurar en el carבcter de Jesתs y estar en uniףn con Dios por medio de Jesתs; finalmente, que el Padre y el Hijo vengan para hacer Su morada eterna en nosotros conforme nos preparamos para ponernos un cuerpo redimido.

Luego tendremos toda la eternidad para cumplir el papel para el cual hemos sido predestinados, mientras revelamos a toda la creaciףn de Dios la Persona, la voluntad, los caminos, y el propףsito eterno de Dios en Cristo.

Dijimos anteriormente que la residencia en el Cielo no es un cumplimiento apropiado del simbolismo de la tierra prometida porque no tenemos que pelear de ciudad en ciudad para entrar al Cielo. Sin embargo es verdad que el cumplimiento del simbolismo de la tierra prometida es el reposo de Dios. Cuando decidimos entrar al reposo de Dios, es decir, ser segתn la imagen de Cristo Jesתs y estar en reposo tranquilo en el centro de la voluntad de Dios, reposando en la Persona de Dios por medio del Seסor Cristo Jesתs, descubrimos que el enemigo resistirב cada paso que tomemos. Pero cada paso que demos, conforme somos guiados por el Espםritu Santo, serב nuestra posesiףn para la eternidad.

Tal como le prometם a Moisיs, yo les entregarי a ustedes todo lugar que toquen sus pies.  (Josuי 1:3 NVI)

Si queremos entrar al reposo de Dios debemos darnos cuenta de que los enemigos que se nos oponen tambiיn son enemigos de Dios. No podrםamos conquistarlos con nuestras propias sabidurםa y fuerzas. Son mucho mבs sabios y fuertes que nosotros.

Pero cuando comprendemos que no podemos hacer nada por nosotros mismos, que la batalla le pertenece al Seסor, que Su sabidurםa y poder son muy, pero muy superiores al de nuestro enemigo en comתn, entonces podemos descansar en Dios mientras avanzamos hacia el descanso que es nuestra meta.

El SEׁOR tu Dios expulsarב a las naciones que te salgan al paso, pero lo harב poco a poco. No las eliminarבs a todas de una sola vez, para que los animales salvajes no se multipliquen ni invadan tu territorio. El SEׁOR tu Dios entregarב a esas naciones en tus manos, y las llenarב de gran confusiףn hasta destruirlas. Pondrב a sus reyes bajo tu poder, y de sus nombres tת borrarבs hasta el recuerdo. Ninguna de esas naciones podrב resistir tu presencia, porque tת las destruirבs.  (Deuteronomio 7:22-24  NVI)

Hemos sido llamados desde la fundaciףn del mundo a ser los testigos de Dios y a ser Su pacto con la humanidad.  Ahora Dios estב descansando mientras el poder de Su Palabra estב haciendo que se cumpla Su voluntad. Esforcיmonos por entrar a ese reposo.