EL RIENO INTERNO Y EXTERNO DE DIOS

The Inner and Outer Kingdom of God_El Rieno Interno Y Externo De Dios

EL REINO INTERNO Y EXTERNO DE DIOS Copyright © 2006 por Trumpet Ministries, Inc. Todos los Derechos Reservados

Texto bнblico tomado de la Santa Biblia, Nueva Versiуn Internacional. © 999 por la Sociedad Bнblica Internacional

Traducciуn de Carmen Alvarez 

El Reino de Dios siempre es un reino interno. La forma externa del Reino es la manifestaciуn y el resultado de la Persona y de la autoridad de Dios en Cristo establecido en las personalidades de los individuos que forman el Reino.

La venida del Seсor Jesъs en las nubes de gloria serб una revelaciуn, una manifestaciуn de una creaciуn maravillosa que ya estб sobre la tierra pero que no es visible todavнa. 

Contenido

El Evangelio del Reino de Dios

El Reino Interno de Dios

El hombre siendo recibido por Dios - la Fiesta de los Panes sin Levadura

El hombre viviendo y trabajando por el Espнritu de Dios - la Fiesta de Pentecostйs

El hombre volviйndose la morada de Dios - la Fiesta de los Tabernбculos

El Reino Externo de Dios

EL REINO INTERNO Y EXTERNO DE DIOS 

El Evangelio del Reino de Dios

El tema central de todas las Escrituras es la venida del Reino de Dios a la tierra.

ЎAlйgrense los cielos, regocнjese la tierra! ЎBrame el mar y todo lo que йl contiene! ЎCanten alegres los campos y todo lo que hay en ellos! ЎCanten jubilosos todos los бrboles del bosque! ЎCanten delante del seсor, que ya viene! ЎViene ya para juzgar la tierra! Y juzgarб al mundo con justicia, y a los pueblos con fidelidad. (Salmo 96:11-13 - NVI)

Despuйs de que encarcelaron a Juan, Jesъs se fue a Galilea a anunciar las buenas nuevas de Dios. "Se ha cumplido el tiempo -decнa- . El reino de Dios estб cerca. ЎArrepiйntanse y crean las buenas nuevas!" (Marcos 1:14,15 - NVI)

En el principio, Dios caminу sobre la tierra con Adбn y Eva. Despuйs, Dios se retirу de la tierra debido a la desobediencia de ellos. Desde entonces, Dios nos ha revelado, por medio de Sus profetas y apуstoles, que Йl va a regresar a la tierra para vivir en ella para siempre. Dios regresarб a la tierra en Su Reino, morando en Su Tabernбculo santo (Efesios 2:21,22; Apocalipsis 21:3).

El Tabernбculo eterno de Dios consiste de Cristo, la Cabeza supremamente exaltada, y del Cuerpo de Cristo. El Cuerpo de Cristo estб compuesto de los santos en quienes Cristo ha sido formado y en quienes Cristo habita. El Cuerpo permanece, por toda la eternidad, en uniуn perfecta y completa con la Cabeza, siempre obteniendo todo su ser y su vida de la Cabeza (Efesios 4:13-16).

El Reino de Dios siempre es un Reino interno. La forma externa del Reino es una manifestaciуn de la Persona y de la autoridad de Dios en Cristo establecido adentro de las personalidades de los individuos que forman el Reino (Juan 3:3-5).

La venida del Seсor Jesъs sobre las nubes de gloria serб una revelaciуn, una manifestaciуn de algo que ya se encuentra sobre la tierra. Estamos hablando de la porciуn de Cristo que estб aquн ahora en las personalidades de los santos victoriosos. Tambiйn es cierto que en ese dнa Jesъs - Aquel que se encuentra hoy a la derecha del Padre en el Cielo - serб manifestado a la gente de la tierra.

Nуtese en los pasajes siguientes que algunas veces se hace йnfasis en el Reino interno. En otras ocasiones hay un йnfasis mayor en la manifestaciуn exterior, o venida, del Seсor:

Venga tu reino, hбgase tu voluntad en la tierra como en el cielo. (Mateo 6:10 - NVI)

Los fariseos le preguntaron a Jesъs cuбndo iba a venir el reino de Dios, y йl les respondiу: - La venida del reino de Dios no se puede someter a cбlculos: No van a decir: "ЎMнrenlo acб! ЎMнrenlo allб!" Dense cuenta de que el reino de Dios estб entre ustedes. (Lucas 17:20,21 - NVI)

-Ciertamente beberбn de mi copa - les dijo Jesъs - , pero el sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me corresponde concederlo. Eso ya lo ha decidido mi Padre. (Mateo 20:23 - NVI)

Allн habrб llanto y rechinar de dientes cuando vean en el reino de Dios a Abraham, Isaac, Jacob y a todos los profetas, mientras a ustedes los echan fuera. Habrб quienes lleguen del oriente y del occidente, del norte y del sur, para sentarse al banquete en el reino de Dios. (Lucas 13:28,29 - NVI)

-їA quй se parece el reino de Dios? - continuу Jesъs-. їCon quй voy a compararlo? Se parece a un grano de mostaza que un hombre sembrу en su huerto. Creciу hasta convertirse en un бrbol, y las aves anidaron en sus ramas. Volviу a decir: -їCon quй voy a comparar el reino de Dios? Es como la levadura que una mujer tomу y mezclу con una gran cantidad de harina, hasta que fermentу toda la masa. (Lucas 13:18-21 - NVI)

Entonces los sobrevivientes de todas las naciones que atacaron a Jerusalйn subirбn aсo tras aсo para adorar al Rey, al Seсor Todopoderoso, y para celebrar la fiesta de las Enramadas [Tabernбculos]. (Zacarнas 14:16 - NVI)

Tocу el sйptimo бngel su trompeta y en el cielo resonaron fuertes voces que decнan: "El reino del mundo ha pasado a ser de nuestro Seсor y de su Cristo, y йl reinarб por los siglos de los siglos." (Apocalipsis 11:15 - NVI)

Ya que el Reino de Dios es un Reino interno, ningъn ser humano puede ver o entrar en el Reino hasta que haya nacido de nuevo. Para el hombre natural, el descendiente de Adбn, es imposible ser miembro del Reino de Dios. Solamente la creaciуn nueva, aquella que ha nacido de Cristo, puede entrar en el Reino de Dios (1 Corintios 15:50).

El Reino de Dios tiene que nacer adentro de nosotros. Cuando volvemos a nacer es el Reino de Dios el que nace adentro de nosotros. La Piedra angular del Reino de Dios es el Seсor Cristo Jesъs. Cristo es el Rey del Reino. Jesъs es el Ser, la Sustancia, la Autoridad, el Poder, la Gloria, la Verdad, la Vida eterna del Reino de Dios.

Quien no es parte de Cristo no es parte del Reino de Dios. Puede ser que estй bajo la autoridad de la vara de hierro del Reino, pero йl en sн no es parte del Reino hasta que Cristo haya nacido en йl y reine en йl.

La raza de Adбn no es una raza eterna. Cuando la tierra y el cielo actual se hayan ido, la raza de Adбn habrб llegado a su fin (Apocalipsis 20:11). Ъnicamente a los descendientes de Adбn que se les haya permitido comer del бrbol de la vida, o sea, de Cristo, habitarбn en la tierra nueva.

El ser "salvo" significa muchas cosas. Un aspecto de la salvaciуn es ser parte de los que habitarбn en la tierra nueva. Las personas que vivan en la tierra nueva no serбn de la raza de Adбn como se le conoce hoy en dнa. Ellas serбn una creaciуn nueva, habiendo sido resucitadas de entre los muertos (Lucas 20:35,36).

La raza nueva seguirб siendo "hombre". Las personas de la raza nueva tendrбn todas las cualidades esenciales de la humanidad. La Divinidad habrб entrado en su humanidad de manera que de ahora en adelante su humanidad serб incorruptible y eterna.

Lo mбs importante de todo es que Dios, en Cristo, los estarб gobernando desde adentro de sus personalidades. Ellos se estбn transformando en la imagen de Dios y ya no estбn batallando en contra de Dios. Se estбn reconciliando totalmente a Dios. Dios se estб volviendo Todo en todos ellos (1 Corintios 15:28). Dios juntarб a todas las personalidades salvas en Su Cristo hasta lograr la creaciуn de un Hombre nuevo. Este es el Reino de Dios.

Para llevarlo a cabo cuando se cumpliera el tiempo: reunir en йl todas las cosas, tanto las del cielo como las de la tierra. (Efesios 1:10 - NVI)

El diseсo del Tabernбculo de Reuniуn asн como muchos pasajes del Nuevo y del Antiguo Testamento sugieren que los habitantes de la tierra nueva constan de tres dominios de gloria, de autoridad y de proximidad a Dios.

El primer dominio es el de los "hombres fuertes", los primeros frutos de la Iglesia -aquellos que logran la primera resurrecciуn de entre los muertos (Filipenses 3:11; Apocalipsis 14:1, 20:4-6).

El segundo dominio es el del resto de la Iglesia. Segъn lo entendemos nosotros, el propуsito primordial de la Era del Reinado de los mil aсos es perfeccionar a Israel, a los elegidos, a la Iglesia, a la Esposa del Cordero, al Cuerpo de Cristo (Oseas 6:2; Lucas 13:32).

Los dos primeros dominios de gloria son representados por el Lugar Santo y el Lugar Santнsimo del Tabernбculo de Reuniуn. Los dos lugares forman un solo Tabernбculo. El Lugar Santo y el Lugar Santнsimo forman un retrato de la Jerusalйn santa, de la Iglesia glorificada.

Algunos sнmbolos bнblicos apuntan hacia una separaciуn temporal de la Iglesia como una vanguardia militante de "hombres fuertes", un "Siуn", y ademбs de un cuerpo que tomarб parte en la victoria lograda por la compaснa mбs agresiva.

Uno de estos sнmbolos tiene que ver con la separaciуn del Arca del Testimonio de la Tienda de Reuniуn. Esta divisiуn que se harб entre la Iglesia habla sobre la selecciуn de los "primeros frutos" del Seсor - de aquellos que representan al Lugar Santнsimo del Tabernбculo.

Йstos se mantuvieron puros, sin contaminarse con ritos sexuales. Son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Fueron rescatados como los primeros frutos de la humanidad para Dios y el Cordero. (Apocalipsis 14:4 - NVI)

La Tienda de Reuniуn (segъn nuestro entendimiento del simbolismo) representa aquellos miembros de la Iglesia que no son de la misma elecciуn ni de la misma madurez que los primeros frutos. El Rey David puso el Arca (que representa a los primeros frutos) en la ciudad de Siуn dentro de la ciudad mбs grande de Jerusalйn (2 Samuel 6:17). La Tienda de Reuniуn se quedу en la cumbre de Gabaуn (1 Crуnicas 16:39).

Otra representaciуn de la divisiуn temporal de la Iglesia es el dominio de David sobre Judб por un perнodo de siete aсos y medio antes de convertirse en rey de todo Israel (2 Samuel 2:11).

La Iglesia de Cristo, que es una sola, serб dividida en estos dos dominios de gloria, de los cuales ya hemos hablado, para ayudar en el establecimiento del Reino de Dios. Los "hombres fuertes" del Seсor Jesъs serбn los primeros en volver a recibir sus cuerpos, sus "ropas blancas" de conducta incorruptible y recta. Ellos regresarбn a la tierra con el Seсor y gobernarбn a las naciones.

Despuйs de que haya concluido la Era del reinado de los mil aсos, los dos dominios se volverбn a juntar, asн como el Arca y la Tienda de Reuniуn se volvieron a juntar en el Templo de Salomуn (1 Reyes 8:4). Los dos dominios, el de Siуn militante y el del resto del Israel de Dios, constituirбn la nueva Jerusalйn.

En Apocalipsis 3:12 tenemos una base para creer que aquellos que se han convertido en "columna" del Templo de Dios permanecerбn como columna para siempre. Una vez que se es hombre fuerte siempre se es un hombre fuerte, aunque el remanente santo y militante es parte del ъnico Israel de Dios. Habrб quienes sean los mбs grandes en el Reino de Dios y ellos son los siervos de todos.

El tercer dominio de gloria de los habitantes de la tierra nueva es el de las "naciones salvas". Los miembros de las naciones salvas tienen que venir a Jerusalйn para "guardar la fiesta de las Enramadas (Tabernбculos)", esto es, para ser renovados en la Vida Divina de Cristo morando en los santos (Isaнas, Capнtulos 60, 61; Zacarнas 14:16; Mateo 25:34; Apocalipsis 21:24).

Podemos ver en el diseсo del Tabernбculo de Reuniуn un modelo del Reino de Dios. El modelo sugiere que habrб algunos que cosecharбn a Cristo hasta cien veces, otros sesenta veces y otros treinta veces (Mateo 13:8). Ya no habrб un "mar" de gente en quien Cristo no estй reinando (compara Apocalipsis 21:1 con Apocalipsis 13:1).

Las personas que hoy en dнa han vuelto a nacer en Cristo son los primeros frutos de las naciones que algъn dнa el Seсor Dios salvarб para Su Reino eterno (Santiago 1:18).

Todo ser humano que le sea permitido vivir sobre la tierra nueva deberб, de alguna manera u otra, tomar de Cristo. Es la responsabilidad del sacerdocio real llevar a toda persona salva al reposo de Dios, esto es, a una feliz obediencia de la voluntad de Dios; tambiйn, proteger a las naciones salvas contra el incremento del pecado. El "mar" de gente se habrб ido, como hemos dicho, quienes son aventados de aquн para allб por la voluntad propia, rebelбndose contra la voluntad sagrada y los caminos de Dios. Habrб un gobierno justo y recto. ЎLos siervos de Dios reinarбn sobre la nueva creaciуn justa! (Apocalipsis 22:5).

El Reino Interno de Dios

El Reino de Dios es un Reino interno. Es la autoridad de Dios, en Cristo, en los santos.

A йstos Dios se propuso dar a conocer cuбl es la gloriosa riqueza de este misterio entre las naciones, que es Cristo, en ustedes, la esperanza de gloria. (Colosenses 1:27 - NVI)

Hay tres grandes sнmbolos del Judaнsmo antiguo: el Altar del sacrificio, el Candelabro, y el Santuario de la fiesta de los Tabernбculos.

Paralelamente a estos tres sнmbolos hay tres grandes hechos de la salvaciуn: el Cordero de Dios sobre la cruz, la Presencia del Espнritu de Dios, y Dios y Su Cristo morando en el hombre.

Los sнmbolos del Judaнsmo y los hechos de la salvaciуn son uno solo y ellos encierran los tres conceptos Divinos que deben de ser la base de la esperanza y de la motivaciуn para todo aquel que ame a Dios y que busque hacer Su voluntad.

Correspondiendo a los tres sнmbolos y a los tres hechos estбn las tres бreas principales de redenciуn que tienen que ver con el desarrollo del Reino de Dios en el hombre. La tercera de las бreas incluye dos aspectos. Las siguientes son las tres бreas principales y las dos partes de la tercera.

- El hombre siendo recibido por Dios - el Altar de los sacrificios.

- El hombre viviendo y trabajando por el Espнritu de Dios - el Candelabro.

- El hombre volviйndose la morada de Dios - el Santuario: (1) La transformaciуn del santo; y (2) La venida del Padre y de Cristo para morar en el santo transformado.

Las tres бreas principales de la redenciуn estбn representadas, como ya hemos observado, en los tres sнmbolos del Judaнsmo. Los tres sнmbolos revelan la intenciуn que tiene Dios para la humanidad: que el hombre se encuentre con Dios en la cruz de Cristo; que el hombre viva y trabaje en el Espнritu de Dios en lugar de hacerlo por sus propios recursos; y que el hombre se convierta en la morada eterna de Dios y de Su Cristo. Entramos en el reposo de Dios conforme vamos entendiendo el hecho de que hemos sido creados para este propуsito, de que este es nuestro papel eterno y nuestro destino.

Ningъn ser humano ha encontrado su razуn de ser hasta que ha perdido su individualidad (no su unicidad ni su identidad) y se ha convertido, a travйs de Cristo, en una parte integral de Dios. Nosotros los humanos tenemos muy poco valor en el universo hasta que somos parte de Dios. Fuimos creados para ser una parte inseparable de Dios, la expresiуn de una Persona mбs grande. Mientras nos mantengamos como individuos sin ataduras no tendremos significado eterno.

Veamos la tipologнa de las siete fiestas del Seсor para poder comprender mejor las tres бreas de la redenciуn.

Las siete fiestas del Seсor fueron agrupadas en tres celebraciones importantes:

Tres veces al aсo todos tus varones se presentarбn ante el Seсor tu Dios, en el lugar que йl elija, para celebrar las fiestas de los Panes sin levadura, de las Semanas y de las Enramadas [Tabernбculos]. Nadie se presentarб ante el Seсor con las manos vacнas. (Deuteronomio 16:16 - NVI)

- La fiesta de Panes sin Levadura - el hombre siendo recibido por Dios.

- La fiesta de Semanas (Pentecostйs) - el hombre viviendo y trabajando por el Espнritu de Dios.

- La fiesta de los Tabernбculos - el hombre volviйndose en la morada de Dios y de Su Cristo. 

El Hombre Siendo Recibido Por Dios - La Fiesta De Los Panes Sin Levadura. La fiesta de los Panes sin Levadura representa que seamos recibidos inicialmente por Dios. Dios siempre se encuentra con el hombre en la cruz, en el lugar donde se derrama la sangre.

A travйs del Seсor Jesъs, Dios ha hecho por el hombre algo que el hombre no puede hacer sн mismo. El Dios Todopoderoso ha estirado Su mano desde el Cielo y por medio de Cristo ha provisto de un camino para todos los que estбn dispuestos a entrar en la reconciliaciуn del hombre con su Dios.

La primera celebraciуn, la de la semana de los Panes sin Levadura, consiste de tres ceremonias:

- La Pascua (Levнtico 23:5)

- Los Panes sin Levadura (Levнtico 23:6)

- Los Primeros Frutos (Levнtico 23:10)

La Pascua. La historia de la Pascua es bien conocida tanto por Judнos como por Cristianos. Nosotros los Cristianos hemos recibido a Cristo como nuestro Cordero Pascual, que fue sacrificado por nosotros. Comemos de Su carne y bebemos de Su preciosa sangre, volviйndonos asн uno con Йl. Este es el comienzo del desarrollo del Reino de Dios interno.

Observa como cada etapa de la creaciуn del Reino de Dios involucra una provisiуn y una invitaciуn de Dios, y luego un paso de fe obediente que es necesario por parte del hombre. La fe es obediencia al Dios invisible. La esperanza que nos salva es la esperanza en el cumplimiento de las promesas de Dios - promesas que se encuentran en las Escrituras y que el Espнritu Santo aplica a cada uno de nosotros de una forma muy personal.

Rehusarnos a responder con fe cuando Dios hace la provisiуn y da la invitaciуn es ser rebelde, haragбn, incrйdulo, terco y desobediente. El resultado de la desobediencia es la separaciуn de Dios.

Si no esperamos las provisiones y la guнa de Dios, y "tomamos un paso de fe", como dicen, tratando de hacer "grandes cosas para Dios", estamos siendo presuntuosos e imprudentes. Este tipo de fe agresiva no se encuentra en el Capнtulo Once del Libro de Hebreos - el capнtulo que define la declaraciуn: "El justo vivirб por la fe". Tratar de ejercer la fe sin tener la provisiуn y la guнa de Dios es un peligroso mal uso de los "principios bнblicos" para lograr nuestros propios fines. Este tipo de ambiciуn personal sуlo puede llevar a la decepciуn, al orgullo de Satanбs, al Profeta Falso.

Los Panes Sin Levadura. El concepto de los Panes sin Levadura incluye despojarnos de toda malicia, perversidad y mundanerнa y aferrarnos a la sinceridad y a la verdad (1 Corintios 5:8). Debemos de tomar la postura de que hemos sido crucificados al mundo y el mundo a nosotros. Por lo que a nosotros se refiere, Adбn y todos sus descendientes (incluyйndonos a nosotros) murieron en Cristo sobre la cruz. Por esto, somos peregrinos y forasteros en este mundo actual.

Los Primeros Frutos. La fiesta de los Primeros Frutos simboliza la resurrecciуn de Cristo y nuestra resurrecciуn y ascensiуn espiritual con Йl a la derecha del Padre. Dios ha recibido a Cristo - el Primer Fruto del Reino, de la creaciуn nueva de Dios. Dios tambiйn ha recibido, en Jesъs, nuestra naturaleza espiritual reciйn nacida - los primeros frutos de la redenciуn de toda nuestra personalidad.

La primera etapa del desarrollo del Reino de Dios interno es el ser recibidos por el Seсor. Comemos del Cordero Pascual, de Cristo. Somos bautizados con agua, dramatizando nuestro sincero arrepentimiento de nuestra maldad en este mundo y nuestra determinaciуn de servir a Dios de ese momento en adelante.

Ya que hemos recibido al Cordero de Dios, el Espнritu Santo aviva nuestra naturaleza espiritual, poniendo en nosotros la Semilla Divina de Dios. Somos nacidos de Dios como hijos Suyos. Nuestro nuevo hombre espiritual toma su lugar en Cristo, a la derecha del Padre, por encima de cualquier otro ser espiritual (Efesios 1:19 y 2:6). 

El Hombre Viviendo Y Trabajando Por El Espнritu De Dios - La Fiesta De Pentecostйs. Pentecostйs, la fiesta de las Semanas, es la segunda celebraciуn anual. La fiesta de Pentecostйs representa el papel del Espнritu Santo de Dios en el plan de la redenciуn.

Siempre ha sido la intenciуn de Dios que todo aspecto del programa Divino de la redenciуn se lleve a cabo, no por los recursos del hombre, sino por el Espнritu de Dios. Esto ha sido muy difнcil de aceptar para el hombre. Las personas religiosas han sido impulsadas por diversas ambiciones y temores. Ellas han sido guiadas por mal camino debido a su falta de experiencia en seguir la guнa del Espнritu Santo. Ellas han tratado durante siglos de construir la Iglesia de Cristo. El resultado de tales aspiraciones humanas ha sido, y siempre serб, una Babilonia religiosa (Cristianismo centrado en el hombre).

Asн que el бngel me dijo: Йsta es palabra del Seсor para Zorobabel: "No serб por la fuerza ni por ningъn poder, sino por mi Espнritu -dice el Seсor Todopoderoso-. (Zacarнas 4:6 - NVI)

El Espнritu Santo es Dios. Йl estб aquн con nosotros ahora, mientras que nuestro Seсor Jesъs estб a la derecha del Padre. El Espнritu Santo es nuestro Ayudante en todo aspecto de la redenciуn.

Por medio del Espнritu Santo tenemos vida eterna pero sin el Espнritu vivimos en la muerte de la carne. Por medio de la sabidurнa y del poder del Espнritu Santo podemos lograr la victoria sobre el mundo, sobre cada lujuria de nuestra carne, y sobre nuestra voluntad propia. Sin la ayuda del Espнritu Santo permanecemos en nuestras cadenas.

El Espнritu Santo tiene a Su cargo el manejo de todo ministerio Cristiano. El ministerio que se hace bajo la guнa del Espнritu Santo produce fruto eterno, pero el ministerio Cristiano que se hace bajo la sabidurнa, los talentos, y el poder de la carne, no produce fruto perdurable en el Reino de Dios.

El Espнritu Santo es como Eleazar de Damasco a quien se le dio la responsabilidad de buscar una esposa para el hijo de Abraham. El Espнritu le habla a las iglesias pero ъnicamente la verdadera Esposa del Cordero tiene oнdos para oнr.

El Espнritu Santo es el que estб construyendo el Templo eterno de Dios, el Cuerpo de Cristo. El Espнritu Santo es el Poder y la Ley del Reino de Dios. Para tener al Reino de Dios desarrollбndose adentro de nosotros debemos de permitirle al Espнritu de Dios que nos libere de toda mundanerнa, de la inmoralidad de la carne, y de nuestra voluntad propia y egocentrismo.

Si sembramos al Espнritu de Dios, cooperando con Йl a medida que Йl establece la autoridad de Dios en nosotros, cosecharemos vida eterna en el Reino de Dios. Si, despuйs de haber sido recibidos por Dios, por medio de la expiaciуn hecha por Cristo, continuamos viviendo en la carne, sin matar por medio del Espнritu las obras de nuestra carne, tendremos йxito en prevenir nuestra propia resurrecciуn a la Vida Divina.

Y si el Espнritu de aquel que levantу a Jesъs de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantу a Cristo de entre los muertos tambiйn darб vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espнritu, que vive en ustedes. Por tanto, hermanos, tenemos una obligaciуn, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa. Porque si ustedes viven conforme a ella, morirбn; pero si por medio del Espнritu dan muerte a los malos hбbitos del cuerpo, vivirбn. Porque todos los que son guiados por el Espнritu de Dios son hijos de Dios. (Romanos 8:11-14 - NVI)

El primer paso en el desarrollo del Reino de Dios interno es ser recibido por Dios. El hombre no puede reconciliarse con Dios. El Padre tiene que atraerlo primero. El Padre, por medio de Cristo, provee todo lo necesario para que el hombre se reconcilie con Dios. El hombre debe de responder con fe a la invitaciуn Divina, haciendo diligentemente todo lo que Dios le haya ordenado.

El patrуn de Dios en donde Йl provee e invita, y luego el hombre responde con fe, opera en todos los niveles de la redenciуn. Dios nos da cada lugar que tocan nuestros pies siempre y cuando pisemos donde Dios nos dirija.

El segundo paso en el desarrollo del Reino de Dios interno es el hombre viviendo y trabajando por el Espнritu de Dios. El Reino de Dios es construido por el Espнritu de Dios, no por los recursos humanos. Debido a la inmoralidad sexual y al egoнsmo que se han vuelto parte de la personalidad humana, es sumamente difнcil, aъn para los creyentes mбs fervorosos, aprender a vivir y a trabajar en el Espнritu de Dios. Debemos de crucificar una gran parte de nuestra naturaleza de Adбn antes de poder seguir al Espнritu de Dios.

Las iglesias Cristianas de hoy en dнa operan por la voluntad, la sabidurнa y los talentos de personas religiosas en lugar de por el Espнritu Santo. Los lнderes Cristianos frecuentemente dependen mбs del dinero y de la mъsica de lo que dependen del Espнritu de Dios, o por lo menos eso es lo que parece.

Dios no estб esperando a que todos los creyentes den muerte a su conducta dirigida por el alma y aprendan a vivir y a trabajar en el Espнritu de Dios. Mбs bien, Dios estб presionando hacia adelante hasta el prуximo nivel de la redenciуn - el completar y ocupar Su Templo viviente. Aquellos que tengan oнdos para oнr comprenderбn y responderбn con fe a lo que Dios les estб diciendo. 

El Hombre Volviйndose Morada De Dios - La Fiesta De Los Tabernбculos. Primero, la reconciliaciуn inicial y legal mediante la sangre expiatoria de la cruz. Segundo, la vida vivida en el Espнritu de Dios. Tercero, la morada del Padre y de Su Cristo en las personalidades de los santos. Estas son las tres grandes acciones que constituyen la salvaciуn Divina.

Conforme avancemos veremos que el proceso de crear al hombre como Templo de Dios consta de dos fases. Primero es la transformaciуn de la personalidad humana. Segundo es la venida del Padre y del Hijo, a travйs del Espнritu, para hacer Su vivienda en la personalidad transformada.

Primero, la creaciуn del Templo. Segundo, la ocupaciуn del Templo. Tanto la creaciуn como la ocupaciуn del Templo son de, por y para el Seсor Cristo Jesъs y para el Padre que estб en Йl. Las operaciones suceden por obra del Espнritu Santo.

Al igual que la primera reuniуn, la tercera reuniуn, que es la fiesta de los Tabernбculos, consiste de tres ceremonias:

- El Son de Trompetas (Levнtico 23:24)

- El Dнa del Perdуn (Levнtico 23:27)

- La Fiesta de los Tabernбculos (Levнtico 23:34)

El Son de Trompetas. El Son de Trompetas anuncia la venida del Rey, la formaciуn del ejйrcito del Seсor, la resurrecciуn de los muertos y el juicio Divino sobre el pecado.

En el caso de las naciones que no forman parte de los elegidos de Dios, el individuo es resucitado corporalmente, es juzgado por sus obras, y luego es asignado a la vida eterna, ya sea en el mundo nuevo o en el Lago de Fuego (Mateo 25:46; Apocalipsis 20:13-15). Si es asignado a la vida eterna en el mundo nuevo, estarб bajo la autoridad de Cristo (Efesios 1:10).

En cuanto a los elegidos de Dios, a Su Iglesia, a los miembros de la Nueva Jerusalйn, el orden es algo diferente. El individuo es resucitado de entre los muertos y ascendido espiritualmente (cuando recibe a Cristo) e inmediatamente entra al programa de redenciуn, o sea, al proceso de preparase para ser un aposento en la casa de Dios y para ser un miembro del sacerdocio real.

La resurrecciуn y la ascensiуn:

Y en uniуn con Cristo Jesъs, Dios nos resucitу y nos hizo sentar con йl en las regiones celestiales. (Efesios 2:6 - NVI)

Y luego la preparaciуn:

Asн, todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la gloria del Seсor, somos transformados a su semejanza con mбs y mбs gloria por la acciуn del Seсor, que es el Espнritu. (2 Corintios 3:18 - NVI)

Cuando el proceso de la redenciуn ha sido concluido en un miembro de los elegidos su cuerpo es resucitado de entre los muertos y vestido con gloria eterna. Ahora йl es parte de la Nueva Jerusalйn y su tarea es servir a Dios en todo asunto y reinar sobre la creaciуn de Dios.

Ya no habrб maldiciуn. El trono de Dios y del Cordero estarб en la ciudad. Sus siervos lo adorarбn [servirбn]. (Apocalipsis 22:3 - NVI)

La venida del Seсor, la resurrecciуn y el juicio ya han comenzado para los santos victoriosos, para aquellos que estбn avanzando hacia la "meta", que es la primera resurrecciуn de entre los muertos (compara Filipenses 3:10-14; con Apocalipsis 20:4-6).

El juicio Divino comenzу inmediatamente despuйs de que Cristo resucitу de entre los muertos, y continuarб en sus diversas etapas hasta que todo ser humano haya sido juzgado.

Porque es tiempo de que el juicio comience por la familia de Dios; y si comienza por nosotros, Ўcuбl no serб el fin de los que se rebelan contra el evangelio de Dios! (1 Pedro 4:17 - NVI)

Antes de que alguien pueda encontrar reposo en la fiesta de los Tabernбculos, primero tiene que pasar por el juicio Divino que es representado por el Son de Trompetas y por el Dнa del Perdуn.

Las siete fiestas del Seсor, la Pascua, los Panes Sin Levadura, los Primeros Frutos, Pentecostйs, las Trompetas, el Dнa del Perdуn y los Tabernбculos representan el programa de la redenciуn. Despuйs de haber llegado hasta el bautismo con el Espнritu Santo (Pentecostйs), estamos listos para las experiencias espirituales representadas en las tres fiestas restantes.

Nuestra meta es el reposo de Dios - ese lugar donde se mora perfectamente en Cristo. Esta es la experiencia de "Tabernбculos". Antes de poder encontrar reposo en la Fiesta de los Tabernбculos, debemos pasar primero por el juicio Divino. La quinta y la sexta ceremonia, las Trompetas y el Dнa del Perdуn, representan el juicio Divino por el cual tiene que pasar la Iglesia para poderse convertir en la Esposa del Cordero, sin mancha ni arruga.

El juicio de un individuo depende de su llamado o de su desarrollo espiritual. Es posible pasar por el juicio durante nuestra vida si avanzamos hacia adelante en el Espнritu de Dios. La gente es enjuiciada despuйs de morir, segъn dicen las Escrituras. Si estamos dispuestos a morir en el Seсor, aunque estemos vivos en la carne, entonces seremos juzgados en ese momento.

Es importante que el lector comprenda que no estamos hablando ahora sobre el juicio sobre la culpa que sentimos por nuestros pecados ya que el juicio por la culpa de nuestros pecados se llevу acabo en la cruz. Somos considerados "sin culpa" siempre y cuando andemos por el resto de nuestras vidas bajo la luz de la voluntad de Dios (1 Juan 1:7) No tenemos condenaciуn siempre y cuando no estemos "viviendo segъn la naturaleza pecaminosa sino segъn el Espнritu" (Romanos 8:4). Nuestra falta de culpa depende de que estemos viviendo en Cristo (Juan 15:2,6; Hebreos 3:6,14).

Tampoco nos estamos refiriendo al juicio sobre las decisiones que tomamos y de las acciones que resultan cuando Dios nos llama a los diversos niveles de gloria en Йl, o a un ministerio, o a otros actos de obediencia. No estamos hablando de la integridad o de la lealtad de nuestra familia o de decisiones de negocios.

Las recompensas o los castigos que nos serбn dados como resultado de nuestras decisiones y acciones no pueden ser determinadas hasta que hayamos muerto fнsicamente. La evaluaciуn de nuestra personalidad no es vбlida sino hasta que fallezcamos. Debemos terminar primero la carrera antes de que se nos asigne una puntuaciуn; y nuestras recompensas o castigos nos serбn otorgados cuando Cristo venga.

Hay bastante confusiуn en cuanto a la forma en que los Cristianos van a ser juzgados. La enseсanza Cristiana actual de que el Cristiano no va a ser premiado exactamente de acuerdo con sus obras, como supuestamente lo serб el resto de la humanidad, se basa en una aplicaciуn errуnea de Juan 5:24, y es una nociуn engaсosa, peligrosa, destructiva, y sin ninguna base bнblica, (2 Corintios 5:10; Hebreos 9:27; Apocalipsis 2:23; 22:12; 1 Corintios 4:5).

Considera cuidadosamente lo siguiente:

Porque Dios pagarб a cada uno segъn lo que merezcan sus obras. Йl darб vida eterna a los que, perseverando en las buenas obras, buscan gloria, honor e inmortalidad. Pero los que por egoнsmo rechazan la verdad para aferrarse a la maldad, recibirбn el gran castigo de Dios. (Romanos: 2:6-8 - NVI)

Si el pasaje anterior le estб hablando ъnicamente a los que no son Cristianos, entonces es cierto que el que no es Cristiano puede lograr la vida eterna perseverando en hacer el bien.

Si el pasaje anterior le estб hablando ъnicamente a los que son Cristianos, entonces es cierto que los Cristianos que no obedecen la verdad recibirбn indignaciуn e ira.

Lo cierto es que el pasaje anterior le estб hablando a toda la humanidad. Aquellos que nunca escuchen el Evangelio serбn juzgados de acuerdo a sus conciencias y a su cуdigo moral. Aquellos que escuchen el Evangelio serбn juzgados de acuerdo con el Evangelio, o sea, de acuerdo con la manera en que hayan obedecido al Evangelio y no segъn el consentimiento mental y verbal que le hayan dado a la teologнa del Evangelio.

El Son de Trompetas representa la venida del Seсor para ejercer juicio, no sobre la culpa de nuestros pecados ni sobre las decisiones que tomemos y las obras que resultan de esas elecciones, sino sobre la oscuridad espiritual que mora en nosotros.

Aunque sн existen йpocas definidas de juicio, el juicio Divino sobre la maldad que mora en nosotros ocurre cuando hemos llegado al nivel de redenciуn cuando poseemos suficiente fe, fuerza espiritual, y experiencia para que esa purificaciуn ocurra. Nosotros no podemos ir directamente a la batalla espiritual cuando acabamos de salir de Egipto, por asн decirlo. Debemos de soportar el entrenamiento en el desierto antes de estar listos para entrar en Canaбn y poder echar fuera los espнritus impнos que estбn morando en nuestra herencia.

Primero debemos de recibir de Dios por medio de la sangre del Cordero.

Despuйs, debemos de entrar en la realidad de la vida vivida en el Espнritu de Dios. El Espнritu de Dios entra en nosotros y prepara el camino para la venida del Seсor (Juan 14:17; Efesios 3:16).

Ahora estamos listos para que el mismo Seсor Jesъs venga y mande llamar a las diferentes partes de nuestra personalidad, para que juzgue y quite lo que no es aprobado de Dios e infunda con Su propia Vida Divina aquello que serб llevado al Reino de Dios.

El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo ha estado pecando desde el principio. El Hijo de Dios fue enviado precisamente para destruir las obras del diablo. (1 Juan 3:8 - NVI)

El que Lбzaro haya sido llamado para salir de entre los muertos es una ilustraciуn del cumplimiento del Son de Trompetas en cuanto a que el Rey, Jesъs, llegу y reviviу al hombre muerto en el quinto dнa. Despuйs es necesario que alguien quite las vendas, simbolizando el juicio sobre la muerte espiritual que nos ata. Lбzaro estaba vivo pero las cadenas de la muerte todavнa le estorbaban.

El muerto saliу, con vendas en las manos y en los pies, y el rostro cubierto con un sudario. -Quнtenle las vendas y dejen que se vaya -les dijo Jesъs. (Juan 11:44 - NVI)

El Dнa del Perdуn. Cuando discutimos el juicio que representa el Son de Trompetas y el Dнa del Perdуn no nos estamos refiriendo a la condenaciуn Divina debido a la culpa que sentimos debido a nuestros pecados ni a las recompensas y a los castigos que se nos otorgarбn cuando el Seсor regrese.

El juicio eterno representado por el Son de Trompetas y el Dнa del Perdуn es el juicio contra el pecado que estб adentro de nosotros. Es la redenciуn, la salvaciуn que nos prometen las Escrituras, y que ha comenzado ahora.

No agravien al Espнritu Santo de Dios, con el cual fueron sellados para el dнa de la redenciуn. (Efesios 4:30 - NVI)

A quienes el poder de Dios protege mediante la fe hasta que llegue la salvaciуn que se ha de revelar en los ъltimos tiempos. (1 Pedro 1:5 - NVI)

Ya estamos en los "ъltimos tiempos" y el proceso de la redenciуn ya ha comenzado. La salvaciуn (liberaciуn) que ha comenzado ahora culminarб con la redenciуn de nuestro cuerpo cuando venga el Seсor. Es necesario que la redenciуn espiritual del sacerdocio real suceda antes que el Seсor regrese.

El juicio del Dнa del Perdуn no es el juicio de nuestras decisiones y de las acciones consiguientes, sino el juicio de nuestra naturaleza pecaminosa, de esa parte que Satanбs tiene acceso en nuestra personalidad. Quizб alguien se pregunte, їcуmo podemos distinguir entre nuestras decisiones y las acciones consiguientes por un lado, y los factores satбnicos de nuestra personalidad por el otro?

El Apуstol Pablo ha hecho esta distinciуn para nosotros.

Pero, en ese caso, ya no soy yo quien lo lleva a cabo sino el pecado que habita en mн. (Romanos 7:17 - NVI)

En Romanos 7:17 se hace una distinciуn clara entre "Yo" y "el pecado que habita en mн". La culpa por nuestra conducta pervertida es transferida del "Yo", o sea, de las decisiones que podemos tomar, a las cadenas satбnicas que nos esclavizan y que nos obligan a cometer actos aparte de nuestras decisiones conscientes.

Dios desea que veamos la distinciуn entre el "Yo" y el pecado que habita en nosotros para que nos apresuremos a presentarnos como candidatos para Su redenciуn, Su salvaciуn, o sea, para la liberaciуn de las cadenas del pecado.

El juicio Divino de nuestras decisiones y las acciones que resultaron tiene que ver con la integridad y la lealtad del "Yo" conforme responde con fe y obediencia a las oportunidades que Dios le presenta. El "Yo" serб premiado o castigado de acuerdo con sus acciones, con sus obras. Esto es cierto de todo ser humano - Cristiano o no.

Hagamos un resumen de este concepto tan importante. La responsabilidad del "Yo" es responder diligentemente a cada provisiуn e invitaciуn que Dios le presente. Responder con fe es algo que "Yo" puedo hacer (conforme Dios dй el deseo y la gracia, porque aun йstos deben de venir de Йl).

Dios siempre nos da la gracia suficiente para permitirnos hacer aquello que Йl nos ordena. Podemos orar. Podemos estudiar las Escrituras. Podemos reunirnos con los santos. Podemos ordenar nuestras prioridades de manera que Cristo reciba la mejor parte de nuestro tiempo y de nuestra energнa, y no las sobras que quedan despuйs de haberle entregado al mundo nuestras energнas. Estas son cosas que podemos y debemos hacer si esperamos heredar el Reino de Dios.

Dios no violarб la soberanнa del "Yo" forzбndolo a servir a Dios. Dios tampoco tomarб soberanamente las decisiones del servicio diligente Cristiano en lugar del "Yo", aunque el "Yo" puede - y debe - pedirle a Dios sabidurнa y fortaleza para tomar las decisiones correctas.

Las cadenas satбnicas adentro de nosotros no pueden ser eliminadas por nuestras propias fuerzas. La liberaciуn del pecado sуlo puede ser logrado por el Seсor. El juicio que se simboliza en el Dнa del Perdуn es el juicio sobre la naturaleza de Satanбs que tiene esclavizada a nuestra personalidad. Solamente Cristo puede destruir las obras del diablo. Йl estб listo ahora mismo para juzgar a Satanбs y para darnos libertad. Nuestro deber es seguir a Jesъs en estricta obediencia para que Йl pueda efectuar este juicio y esta liberaciуn de nuestra personalidad.

Dios tiene como propуsito liberar, por medio de Cristo, a la personalidad humana de las fuerzas satбnicas que la controlan. Esta liberaciуn es algo que el "Yo" no puede lograr. Dios, por medio de Cristo, por medio del Espнritu Santo, efectuarб esta liberaciуn siempre y cuando el "Yo" responda con obediencia fiel a las provisiones e invitaciones a la salvaciуn que Dios le presente por medio de Cristo.

A nosotros no se nos premia por liberarnos a nosotros mismos, por hacernos a nosotros mismos intachables. Mбs bien, la liberaciуn misma es la que es nuestro premio por responder a Dios con fe vigorosa. El vestido blanco de conducta recta es nuestra recompensa por obedecer a Dios, por tomar las decisiones que estбn en nuestro poder tomar. Dios nos premia liberбndonos del pecado, y despuйs, las recompensas consiguientes fluyen de la conducta recta que Dios ha creado en nosotros. Si somos diligentes, la fe conduce a mayor fe, y la rectitud conduce a mayor rectitud hasta que podemos estar perfecta y completamente en la voluntad de Dios.

Conforme seguimos al Espнritu del Seсor, Dios perdona nuestros pecados y nos ayuda a lograr la delantera sobre nuestro amor al mundo, sobre los deseos de la carne y sobre nuestra voluntad propia. La habilidad para romper estas cadenas es nuestra recompensa por haber recibido a Cristo y, despuйs, por obedecer al Espнritu del Seсor en nuestra vida diaria.

Romper las cadenas del pecado nos permite vivir una vida recta, santa y obediente. Por esto, Dios nos da vida eterna porque estamos viviendo una vida santa. No existe lнmite en las bendiciones de Dios que le serбn dadas al individuo que responda con fe obediente a las provisiones e invitaciones de Dios. Practicar la fe resulta en mбs fe. Practicar la rectitud resulta en mбs rectitud. Practicar la vida eterna resulta en mбs vida eterna. Una bendiciуn sigue a otra conforme seguimos al Seсor. Aquel que es fiel con lo poco le serб encargado mucho.

El juicio Divino representado por el Son de Trompetas y el Dнa del Perdуn, es el Aсo de Jubileo, de liberaciуn para nosotros, pero es el juicio eterno para nuestro apresador - Satanбs.

La trompeta del Jubileo era tocada el Dнa del Perdуn cada cincuenta aсos (Levнticos 25:8,9) queriendo decir que el Espнritu Santo (el quincuagйsimo aсo - cincuenta que simboliza Pentecostйs) nos liberarб de las cadenas de acuerdo al juicio y a la venganza de Cristo sobre el pecado que habita en nosotros.

El juicio Divino ejercido sobre los factores satбnicos de nuestra personalidad, asн como el juicio de la cruz sobre la culpa de nuestros pecados, es un acto soberano de la gracia. Es un juicio que purifica. Es una purificaciуn de nosotros. Es un juicio eterno de Satanбs y de todas sus obras en nuestra personalidad (Hebreos 6:2).

Las Escrituras declaran que llegarб un dнa de redenciуn, un dнa en que seremos liberados de Satanбs. La redenciуn comenzarб con los primeros frutos de la Iglesia. Luego se extenderб a toda la Iglesia y a las naciones salvas de la tierra. La obra de salvaciуn a travйs de Cristo no se habrб concluido hasta que la presencia y la memoria misma del pecado hayan sido echadas de la creaciуn.

Miren, ya viene el dнa, ardiente como un horno. Todos los soberbios y todos los malvados serбn como paja, y aquel dнa les prenderб fuego hasta dejarlos sin raнz ni rama -dice el Seсor Todopoderoso-. (Malaquнas 4:1 - NVI)

Pondrб a sus reyes bajo tu poder, y de sus nombres tъ borrarбs hasta el recuerdo. Ninguna de esas naciones podrб resistir tu presencia, porque tъ las destruirбs. (Deuteronomio 7:24 - NVI)

El dнa de la redenciуn es el dнa de la venganza de Dios sobre sus enemigos. El dнa de la redenciуn resultarб en la liberaciуn de los miembros de Siуn conforme se vuelven бrboles de justicia.

…y el dнa de la venganza de nuestro Dios, … (Isaнas 61:2 - NVI)

El juicio Divino sobre Satanбs comenzarб por la casa de Dios, por aquellos que estйn viviendo vidas rectas en Cristo.

Porque es tiempo de que el juicio comience por la familia de Dios; y si comienza por nosotros, Ўcuбl no serб el fin de los que se rebelan contra el evangelio de Dios! (l Pedro 4:17 - NVI)

Observa que el contexto de Primera de Pedro 4:17 (arriba) se refiere a los terribles sufrimientos que caen sobre el pueblo de Dios. Estos sufrimientos son el juicio Divino sobre Satanбs para que йl pueda ser echado de nuestra personalidad. Cuando sufrimos, dejamos de pecar. Satanбs es echado fuera de nosotros cuando nuestros sufrimientos nos hacen mirar hacia el Seсor en oraciуn, en confesiуn por nuestros pecados, y en arrepentimiento.

…porque el que ha sufrido en el cuerpo ha roto con el pecado. (1 Pedro 4:1 - NVI)

Hasta los justos con dificultad son librados de Satanбs, asн de profundo se ha metido la mundanerнa, la lujuria, la idolatrнa, y la voluntad propia en la naturaleza humana.

Si el justo a duras penas se salva, їquй serб del impнo y del pecador? (1 Pedro 4:18 - NVI)

Ahora, nuestra personalidad pecaminosa estб protegida de la vista de Dios por la sangre de la cruz. Pero llegarб el dнa cuando los factores malvados serбn juzgados y echados fuera de nosotros.

La redenciуn Cristiana incluye tanto el perdуn como la eliminaciуn de nuestra conducta desobediente. No basta con que Dios nos perdone, tambiйn tiene que eliminar las fuerzas que nos incitan a pecar, y tiene que enseсarnos a saber cуmo cooperar con Su Espнritu y como estar dispuestos a seguir a Su Espнritu. Cuando andamos en el Espнritu de Dios vencemos al pecado (Gбlatas 5:16).

Si Dios sуlo nos perdonara pero no eliminara las fuerzas del pecado que habitan en nosotros, y si no nos enseсara ni nos diera la disposiciуn para obedecer a Su Espнritu Santo, entonces nuestra glorificaciуn serнa una imposibilidad.

Dios nunca vestirб la desobediencia espiritual con un cuerpo hecho de vida de resurrecciуn incorruptible. Esperamos ser coronados con vida y con poder como miembros del sacerdocio real. Sн seremos coronados, pero no hasta que aprendamos justicia, santidad, obediencia, humildad, fe, paciencia y majestuosidad.

No es posible que Dios le otorgue vida eterna a nuestro cuerpo fнsico hasta que todos Sus enemigos hayan sido vencidos de nuestra naturaleza moral y espiritual. Primero viene la victoria en nuestra naturaleza espiritual. Despuйs de eso, viene la victoria en nuestra naturaleza fнsica, o externa. La victoria de la naturaleza externa tendrб que venir despuйs de la redenciуn de nuestra naturaleza interna. La victoria sobre la muerte en el cuerpo fнsico es el ъltimo enemigo que serб vencido.

Porque es necesario que Cristo reine hasta poner a todos sus enemigos debajo de sus pies. El ъltimo enemigo que serб destruido es la muerte. (1 Corintios 15:25,26 - NVI)

El Reino de Dios no consiste de personas pecaminosas, egoнstas, espiritualmente encadenadas e ignorantes, cuyas personalidades y conductas se escondan de los ojos de Dios por la sangre de Su Hijo. Esta condiciуn de esclavitud espiritual existe cuando inicialmente se recibe al Seсor Jesъs, pero el Espнritu de Dios se pone inmediatamente a cambiar esta situaciуn. El discipulado Cristiano normal es una batalla de toda una vida contra las fuerzas de la oscuridad que incesantemente tratan de alejarnos de la guнa del Espнritu de Dios que estб en nosotros. La vida Cristiana es una guerra.

Uno de los malentendidos mбs grandes de la enseсanza Cristiana actual, es que la gracia de Dios es una manera nueva que Dios tiene para tratar con Sus criaturas, una alternativa a la verdadera rectitud de comportamiento y de personalidad. Se enseсa que Dios estб satisfecho con que permanezcamos indefinidamente sin cambio para que Su "gracia" resplandezca aun mбs. El concepto es que Dios continъa recibiйndonos a pesar de nuestra renuencia a morar en Jesъs y a dar fruto de la imagen Divina. El que Dios nos reciba mientras seguimos pecando revela (segъn la ilusiуn actual) Su misericordia y amor hacia nosotros.

El que una doctrina tan contraria al verdadero plan de redenciуn de Dios pudiera haber sido creada y luego aceptada es incomprensible. Sin embargo, esta perversiуn de la enseсanza del Apуstol Pablo abunda en el parecer Cristiano. Promueve el caos moral que existe en las iglesias Cristianas y en las naciones que se fнan de ellas como su guнa moral.

Quienquiera que crea que a Dios le agrada aceptar continuamente, por medio de Cristo, a aquellos que no estбn viviendo en obediencia al Amo, es ignorante sobre el programa de la redenciуn. La verdad bнblica es que todo creyente que no produzca el fruto de la imagen moral de Dios serб cortado de la vid (Juan 15:2).

El autor sabe algo sobre la misericordia y la paciencia de Dios, habiendo cometido por ignorancia una multitud de errores dolorosos durante su peregrinaje. Dios nos ofrece Su misericordia y Su paciencia siempre y cuando nos arrepintamos de nuestros pecados y continuemos hacia adelante en el plan de salvaciуn, esto es, hacia la eliminaciуn de la oscuridad espiritual de nuestra personalidad. El Padre celestial nos exige fruto. El ser aceptados por el Seсor depende de si producimos fruto o no.

El principio bнblico de que nuestra salvaciуn depende de ciertas acciones que debemos tomar estб siendo denunciado hoy en dнa por eruditos Cristianos. La enseсanza actual es que la "gracia" de Dios "nos salva" sin tener que responder a las advertencias y a las exhortaciones de los Apуstoles y Profetas del Seсor como dicen las Escrituras.

La enseсanza sobre la "gracia incondicional" no es una doctrina verdadera del pacto nuevo. El pacto nuevo pone las leyes de Dios en nuestras mentes y las escribe en nuestro corazуn. Eliminar la necesidad de una conducta recta es una interpretaciуn errуnea de la enseсanza de Pablo que se encuentra en los primeros capнtulos del Libro de Romanos. Esta interpretaciуn ha destruido la vida y la fuerza espiritual de las iglesias que la han recibido.

Desde los primeros dнas, los Cristianos han comprendido que para ganar el premio celestial habнa que correr en la carrera, habнa enemigos que vencer. Pero ъltimamente, el hombre, siendo amante mбs de los placeres que de Dios, se ha rodeado de maestros que por el amor al dinero predican lo que desean oнr los que los escuchan.

La Palabra Divina permanece inmutable. Debemos ser purificados antes de ser glorificados.

Queridos hermanos, ahora somos hijos de Dios, pero todavнa no se ha manifestado lo que habremos de ser. Sabemos, sin embargo, que cuando Cristo venga seremos semejantes a йl, porque lo veremos tal como йl es. Todo el que tiene esta esperanza [de ser semejante a Йl cuando Йl venga] en Cristo, se purifica a sн mismo, asн como йl es puro. (1 Juan 3:2,3 - NVI)

Quizб las personas Cristianas se dan cuenta instintiva, sensata y lуgicamente que primero tenemos que ser liberados del pecado antes de ser glorificados en el hombre externo. Sin embargo, la religiуn se las ingenia para que los instintos, el sentido comъn y la lуgica no tengan ningъn efecto. La religiуn Cristiana no es la excepciуn.

El Seсor Jesъs estб llegando ahora a Su Iglesia para establecer Su Reino en nosotros. Su venida deberб de ser establecida en nosotros antes de que nosotros aparezcamos con Йl durante Su manifestaciуn al mundo (Colosenses 3:4).

El Dнa del Perdуn simboliza el juicio y la purificaciуn de la personalidad humana. Los pecados que estбn adentro de nosotros son llevados a la luz por el fuego del Espнritu Santo. Somos bautizados con fuego, con el Espнritu abrasador (Isaнas 4:4, Mateo 3:11,12).

Conforme nuestros pecados sean expuestos, debemos confesarlos. Debemos juzgarlos como algo malo, merecedores ъnicamente del Lago de Fuego. Debemos pedirle ayuda al Seсor para echarlos fuera y para resistirlos. Debemos darles muerte por medio del Espнritu de Dios (Romanos 8:13). De esta forma nos purificamos, lavamos nuestras vestiduras y las blanqueamos en la sangre del Cordero.

No debemos demostrar ninguna misericordia hacia al amor que le tenemos al mundo, ni a los deseos de la carne, ni a nuestro amor propio y a nuestro egoнsmo. Conforme Cristo por diversos medios saca a relucir cada uno de los elementos de nuestras obras, de nuestras palabras, de nuestras imaginaciones, de nuestros motivos, nosotros debemos de denunciar y resistir por medio del Espнritu los aspectos de nuestra personalidad que son condenados por las Escrituras.

El proceso del perdуn, de la redenciуn y de la reconciliaciуn con Dios continuarбn hasta que todo aspecto de nuestra personalidad haya sido tratado, matando lo malo, y llenando con vida eterna de resurrecciуn lo que es digno.

Ahora estamos listos para que el Padre y Su Cristo entren en nosotros y que encuentren Su reposo en nosotros, y para que nuestro cuerpo mortal sea vestido con inmortalidad. Estos dos eventos deben de suceder antes de que nosotros aparezcamos en la gloria con Cristo.

El juicio comienza con la familia de Dios, con el sacerdocio real. El Seсor Jesъs vendrб en el Espнritu a Su sacerdocio antes de manifestarse como Juez del mundo.

El Seсor Todopoderoso responde: "Yo estoy por enviar a mi mensajero para que prepare el camino delante de mн. De pronto vendrб a su templo el Seсor a quien ustedes buscan; vendrб el mensajero del pacto, en quien ustedes se complacen." Pero, їquiйn podrб soportar el dнa de su venida? їQuiйn podrб mantenerse en pie cuando йl aparezca? Porque serб como fuego de fundidor y purificador de plata: purificarб a los levitas y los refinarб como se refinan el oro y la plata. Entonces traerбn al seсor ofrendas conforme a la justicia. (Malaquнas 3:1-3 - NVI)

Los primeros frutos del sacerdocio real serбn juzgados y Dios y Su Cristo harбn su morada en ellos. Entonces vendrб el Seсor Jesъs y resucitarб y glorificarб sus cuerpos mortales. El remanente guerrero serб "transformado".

Despuйs de esto, los primeros frutos del Seсor se sentarбn sobre los tronos de juicio para juzgar al mundo. Esta es la primera resurrecciуn de entre los muertos.

Entonces vi tronos donde se sentaron los que recibieron la autoridad para juzgar. Vi tambiйn las almas de los que habнan sido decapitados por causa del testimonio de Jesъs y por la palabra de Dios. No habнan adorado a la bestia ni a su imagen, ni se habнan dejado poner su marca en la frente ni en la mano. Volvieron a vivir y reinaron con Cristo mil aсos. Йsta es la primera resurrecciуn; los demбs muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron los mil aсos. Dichosos y santos los que tienen parte en la primera resurrecciуn. La segunda muerte no tiene poder sobre ellos, sino que serбn sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarбn con йl mil aсos. (Apocalipsis 20:4-6 - NVI)

Durante el Reinado de los mil aсos, el Cuerpo de Cristo serб perfeccionado. El programa de juicio, y la entrada del Padre y de Cristo en la personalidad, continuarб, segъn creemos, hasta que todo el Cuerpo de Cristo haya llegado a la perfecciуn y estй listo para descender a la tierra como la nueva Jerusalйn. Esta es la promesa del pacto nuevo al Israel de Dios.

Ya no tendrб nadie que enseсar a su prуjimo, ni dirб nadie a su hermano: "ЎConoce al Seсor!", porque todos, desde el mбs pequeсo hasta el mбs grande, me conocerбn. (Hebreos 8:11 - NVI)

De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una humanidad perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo. (Efesios 4:13 - NVI)

La purificaciуn del sacerdocio real y de la tierra de Israel se representa en el tercer capнtulo de Zacarнas.

Entonces me mostrу a Josuй, el sumo sacerdote, que estaba de pie ante el бngel del Seсor, y a Satanбs, que estaba a su mano derecha como parte acusadora. El бngel del Seсor le dijo a Satanбs: "ЎQue te reprenda el Seсor, que ha escogido a Jerusalйn! ЎQue el Seсor te reprenda, Satanбs! їAcaso no es este hombre un tizуn rescatado del fuego?" Josuй estaba vestido con ropas sucias en presencia del бngel. Asн que el бngel les dijo a los que estaban allн, dispuestos a servirle: "ЎQuнtenle las ropas sucias!" Y a Josuй le dijo: "Como puedes ver, ya te he liberado de tu culpa, y ahora voy a vestirte con ropas esplйndidas." Entonces dije yo: "ЎPуnganle tambiйn un turbante limpio en la cabeza!" Y le pusieron en la cabeza un turbante limpio, y lo vistieron, mientras el бngel del Seсor permanecнa de pie. Luego el бngel del Seсor le hizo esta advertencia a Josuй: "Asн dice el Seсor Todopoderoso: Si andas en mis caminos y me cumples como sacerdote, entonces gobernarбs mi templo y te harбs cargo de mis atrios. ЎYo te concederй un lugar entre estos que estбn aquн! Escucha, Josuй, sumo sacerdote, y que lo oigan tus compaсeros, que se sientan en tu presencia y que son un buen presagio: Estoy por traer a mi siervo, estoy por traer al Renuevo. ЎMira, Josuй, la piedra que ante ti he puesto! Hay en ella siete ojos, y en ella pondrй una inscripciуn. ЎEn un solo dнa borrarй el pecado de esta tierra! -afirma el Seсor Todopoderoso-. "En aquel dнa, cada uno de ustedes invitarб a su vecino a sentarse debajo de su vid y de su higuera, afirma el Seсor Todopoderoso". (Zacarнas 3:1-10 - NVI)

Varios elementos se presentan aquн:

Josuй, el Sumo Sacerdote de Israel, representando el Cuerpo de Cristo, los miembros del sacerdocio real.

La resistencia de Satanбs hacia el sacerdocio real.

El Seсor reprende a Satanбs. Dios desea que nosotros resistamos a Satanбs escogiendo caminar en rectitud. Dios mismo se encargarб de reprender a Satanбs.

El Seсor escoge a Jerusalйn. La ciudad de Jerusalйn es hoy, como siempre ha sido y siempre lo serб, el enfoque principal de las obras e intereses de Dios.

El tizуn rescatado del fuego, representando a Dios salvбndonos de la maldad y del mundo actual.

Las ropas sucias del sacerdocio real, o sea, el amor al mundo, los deseos de la carne y la voluntad propia de quienes Dios ha llamado a ser Sus Sacerdotes. (1 Pedro 2:9-11)

La acciуn soberana de Dios de quitar del sacerdocio real la naturaleza pecaminosa.

La declaraciуn de Dios al sacerdocio que Йl ha purificado Su Cuerpo y que vestirб a los miembros de Su Cuerpo con ropas esplйndidas.

El poner el turbante, la autoridad del sacerdocio, sobre aquellos que han recibido la purificaciуn, y quienes se han puesto las ropas esplйndidas.

La exhortaciуn a la rectitud y a la obediencia, la promesa de la instalaciуn de jueces de Israel y la exaltaciуn a la compaснa de los prнncipes de Dios que estбn delante de Йl.

El poner de manifiesto a Cristo, el Renuevo.

La Piedra, Jesъs, quien tiene los siete ojos - los siete Espнritus de Dios.

La inscripciуn de la sagrada ley de Dios en las mentes y en los corazones del sacerdocio.

La eliminaciуn del pecado de la tierra de Israel.

El resultado final de la purificaciуn del sacerdocio y de la tierra de Israel, que es amor y paz por toda la creaciуn de Dios.

El resultado de la rectitud es la paz. No podemos entrar al reposo de Dios ni podemos ayudar a otros a entrar al reposo de Dios hasta que Dios empiece a liberarnos de "este cuerpo mortal", o sea, del pecado que mora en nosotros.

El producto de la justicia serб la paz; tranquilidad y seguridad perpetuas serбn su fruto. (Isaнas 32:17 - NVI)

Tan pronto como se haya cumplido el propуsito de Dios para la Era del Reinado de los mil aсos, Satanбs serб soltado y las naciones de la tierra serбn puestas a prueba.

Despuйs de esto, el Cielo y la tierra huirбn del Rostro de Dios, los muertos serбn resucitados, y todo individuo que no haya sido resucitado en la primera resurrecciуn se presentarб ante Dios para ser juzgado de acuerdo con sus obras.

Todo aquel cuyo nombre no estй en el Libro de la Vida serб arrojado al Lago de Fuego. La persona cuyo nombre aparezca en el Libro de la Vida lograrб la vida eterna en la tierra nueva.

Entonces, Dios crearб un cielo nuevo y una tierra nueva. Del Cielo espiritual, a travйs del cielo nuevo, descenderб todo el sacerdocio real, el Israel de Dios, Cristo, ahora radiante en la hermosura de la glorificaciуn santa y Divina.

No habrб pecado en la tierra nueva ya que todas las fuerzas del pecado estarбn aprisionadas en el lago que quema con fuego y azufre. A las naciones salvas se les darб de comer del бrbol de la vida, o sea, de la Vida Divina de Cristo que mora en los santos.

El sacerdocio real llevarб la autoridad, la Presencia, la bendiciуn y el conocimiento de Dios a los miembros de las naciones salvas, ya que las naciones son la herencia de Cristo y de sus coherederos (Salmo 2:8).

La expiaciуn hecha por el Seсor Cristo Jesъs tiene dos dimensiones. La primera dimensiуn es el perdуn de los pecados del mundo entero. No hay necesidad de volver a repetir este sacrificio. Dios lo ha aceptado por todas las personas (a quien Jesъs juzgue merecedor de la vida), para siempre.

Йl es el sacrificio [apaciguamiento] por el perdуn de nuestros pecados, y no sуlo por los nuestros sino por los de todo el mundo. (1 Juan 2:2 - NVI)

La segunda dimensiуn de la expiaciуn es la eliminaciуn de la presencia y del poder del pecado de todo el mundo, es decir, la eliminaciуn de Satanбs y de los espнritus que lo apoyan, al igual que la eliminaciуn del amor al mundo y a la voluntad propia de los seres humanos. La eliminaciуn de la presencia y del poder del pecado ya ha comenzado en el sacerdocio real; ademбs, Dios estб exigiendo que los santos se alejen de toda mundanerнa. Tambiйn, algunos de los santos estбn experimentando una crucifixiуn profunda de su naturaleza de Adбn. Esta crucifixiуn interna es una parte esencial de la preparaciуn de todos aquellos que van a ser gobernadores y jueces.

La razуn para crucificar la naturaleza interior de los gobernadores y jueces es para que puedan responder perfectamente a la voluntad de Dios. Sуlo hay una voluntad legнtima en el universo - la voluntad de Dios. Todos los problemas se originan por el ejercicio de voluntades aparte de la voluntad de Dios. El Reino es hacer la voluntad de Dios. Por esto, los gobernadores y jueces del Reino deben de estar en acuerdo perfecto con la voluntad de Dios.

Tan pronto como quedemos libres de la rebeldнa podemos trabajar con Cristo en la liberaciуn de otros creyentes, conforme Йl nos guнa y permite. La eliminaciуn de la presencia y del poder del pecado de los elegidos, y luego de las naciones salvas, continuarб hasta que todo pecado haya quedado contenido en el Lago de Fuego.

Al dнa siguiente Juan vio a Jesъs que se acercaba a йl, y dijo; "ЎAquн tienen al Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!" (Juan 1:29 - NVI)

El Lago de Fuego es el hogar merecido de Satanбs y de sus бngeles. Las ъnicas personas que se encontrarбn en el Lago de Fuego serбn aquellas que escojan a Satanбs o a su voluntad propia en lugar de a Cristo. Cuando resistimos al Espнritu Santo de Dios conforme nos da a conocer a Jesъs, no hay lugar para nosotros en el Reino de Dios. Hemos preferido las tinieblas, la separaciуn de Dios.

La salvaciуn Cristiana no es cuestiуn de una teologнa correcta. Mбs bien, la salvaciуn Cristiana tiene que ver con nuestras decisiones: їescogemos aferrarnos a las lujurias de Satanбs y de nuestra propia independencia, o escogemos entrar en uniуn con Cristo? Bendito, verdaderamente, es el ser humano que logra entender que el hombre no tiene ningъn significado aparte de estar en uniуn con Cristo.

La Fiesta de los Tabernбculos. La meta de las obras de Dios es llevar al Reino de Dios, a la autoridad de Dios, adentro de quienes Йl ha designado que tengan vida. Este es el significado del Santuario - el tercer gran sнmbolo del Judaнsmo antiguo.

Dios en Cristo habita en cada persona que es parte del Reino. La fiesta de los Tabernбculos refleja el Reino interno, la autoridad interna, de Dios. No logramos entender el Reino de Dios hasta que avanzamos mбs allб de Pentecostйs y entramos en el cumplimiento espiritual de la fiesta de los Tabernбculos.

El Rey llega a nosotros y por medio del Espнritu de Dios nos quita todo lo que no estй en armonнa con la Persona de Dios. Tan pronto como la purificaciуn se ha completado, el Padre y el Hijo entran en nosotros para hacer Su morada eterna adentro de nosotros. Ahora estamos en el reposo de Dios, y estamos preparados y listos para participar en todos los propуsitos y programas Divinos. Ahora comprendemos el romance celestial y el significado del Cantar de los Cantares de Salomуn.

Le contestу Jesъs: -El que me ama, obedecerб mi palabra, y mi Padre lo amarб, y haremos nuestra vivienda en йl. (Juan 14:23 - NVI)

En йl todo el edificio, bien armado, se va levantando para llegar a ser un templo santo en el Seсor. En йl tambiйn ustedes son edificados juntamente para ser morada de Dios por su Espнritu. (Efesios 2:21,22 - NVI)

Como ya hemos mencionado, hay dos aspectos en cuanto a que Dios y Cristo hagan Su morada en el creyente. El primer aspecto es la transformaciуn de la personalidad del creyente - espнritu, alma y cuerpo. El segundo aspecto es la venida del Padre y del Hijo para morar en la personalidad transformada.

La Transformaciуn.

La Venida Del Padre Y Del Hijo Para Morar En El Santo Transformado.

La Transformaciуn Del Santo.

Le pido que, por medio del Espнritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo нntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor, puedan comprender, junto con todos los santos, cuбn ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios. (Efesios 3:16-19 - NVI)

La transformaciуn que hace el ser humano de ser de la raza de Adбn a ser la creaciуn nueva espiritual es el punto central del pacto nuevo.

Asн, todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la gloria del Seсor, somos transformados a su semejanza con mбs y mбs gloria por la acciуn del Seсor, que es el Espнritu. (2 Corintios 3:18 - NVI)

La raza de Adбn nunca entrarб en el Reino de Dios. La creaciуn nueva, aquella que es nacida de Cristo, esa es el Reino. La creaciуn nueva resulta de la entrada de la Sustancia y la Vida Divina en la personalidad humana. Los elementos corruptos del ser humano se marchitan y mueren y son reemplazados por la Naturaleza Divina.

Asн estб escrito; El primer hombre, Adбn, se convirtiу en un ser viviente; el ъltimo Adбn en el Espнritu que da vida. (1 Corintios 15:45 - NVI)

Es una raza nueva. El Reino de Dios no es una reformaciуn o una modificaciуn de Adбn. Es la crucifixiуn de Adбn y el nacimiento de un nuevo tipo de personalidad. La nueva personalidad es Cristo en el sentido de que ha nacido de Cristo, es de la Sustancia y de la Vida de Cristo y va ser la vivienda eterna de Cristo.

Queridos hijos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto hasta que Cristo sea formado en ustedes. (Gбlatas 4:19 - NVI)

Cristo es el Verbo, la Ley de Dios hecha persona. El pacto nuevo es poner la ley (Cristo) en la mente y escribir la ley en el corazуn. La salvaciуn Cristiana no es, a excepciуn del periodo inicial cuando la Palabra estб germinando, para que Adбn se adapte a la ley de Dios. Mбs bien, es darle muerte a Adбn, es hacer una reestructuraciуn radical de la personalidad humana.

Йste es el pacto que despuйs de aquel tiempo harй con la casa de Israel -dice el Seсor-: Pondrй mis leyes en su mente y las escribirй en su corazуn. Yo serй su Dios, y ellos serбn mi pueblo. (Hebreos 8:10 - NVI)

Es una humanidad nueva, una humanidad en la cual todo lo que vale la pena de la personalidad humana estб penetrado de la Sustancia y la Vida Divina hasta que la ley de Dios sea guardada por naturaleza. Es la carne hecha Verbo. Adбn es crucificado con Cristo y de aquн en adelante es Cristo el que vive. Este es el punto central del pacto nuevo.

He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mн. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amу y dio su vida por mн. (Gбlatas 2:20 - NVI)

La Venida Del Padre Y Del Hijo Para Morar En El Santo Transformado.

Para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor, puedan comprender, junto con todos los santos, cuбn ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios. (Efesios 3:17-19 - NVI)

La creaciуn nueva es Cristo formado en nosotros. Es la imagen de Cristo (Romanos 8:29). Es el lugar donde habitarб eternamente el Padre. La nueva Jerusalйn, el Reino de Dios, es el lugar donde se hace la voluntad de Dios.

Cuando nuestra personalidad haya hecho la transformaciуn de Adбn a Cristo, entonces el Padre y Cristo vendrбn a nosotros para hacer ahн Su morada.

La entrada de Dios y de Cristo a los primeros frutos de la Iglesia sucederб, segъn lo creemos nosotros, poco antes de que Cristo regrese a la tierra. Creemos que uno de los propуsitos de la gran tribulaciуn es perfeccionar esa parte de los primeros frutos que estarб en la tierra cuando venga el Seсor, ya que ellos pasarбn a la inmortalidad cuando aъn estйn fнsicamente vivos. Este no serб el caso de los otros miembros del Cuerpo de Cristo. Ciertamente, muchos de los que son los ъltimos en el tiempo serбn los primeros en el Reino de Dios.

Cuando hablamos sobre la entrada del Padre y del Hijo a la Iglesia, no queremos decir con esto que Jesъs no estй ahora mismo en el corazуn de todo creyente verdadero. Tampoco queremos decir que Dios y Su Espнritu no estйn con nosotros. Creemos que el Espнritu de Cristo mora en todo creyente verdadero pero que una manifestaciуn mбs plena estб cerca y llegarб a la madurez hacia el final del periodo de la tribulaciуn.

Nosotros creemos que la entrada del Padre y del Seсor Jesъs por medio del Espнritu en los primeros frutos de la Iglesia serб el precursor necesario de la apariciуn del Seсor sobre las nubes del cielo.

Pasados los tres dнas y medio, entrу en ellos un aliento de vida enviado por Dios, y se pusieron de pie, y quienes los observaban quedaron sobrecogidos de terror. (Apocalipsis 11:11 - NVI)

El Seсor mismo descenderб del cielo con voz de mando, con voz de arcбngel con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarбn primero. (1 Tesalonicenses 4:16 - NVI)

El Seсor entrarб en Sus santos, en una revelaciуn suprema, durante las horas mбs oscuras de la tierra, y luego llamarб hacia Sн Mismo a todos Sus guerreros radiantes, con una gran luz que llenarб los Cielos y la tierra.

ЎLevбntate y resplandece, que tu luz ha llegado! ЎLa gloria del Seсor brilla sobre ti! Mira, las tinieblas cubren la tierra, y una densa oscuridad se cierne sobre los pueblos. Pero la aurora del Seсor brillarб sobre ti; Ўsobre ti se manifestarб su gloria! (Isaнas 60:1,2 - NVI)

Porque asн como el relбmpago que sale del oriente se ve hasta en el occidente, asн serб la venida del Hijo del hombre. (Mateo 24:27 - NVI)

Entonces el Seсor descenderб con Sus santos glorificados al Monte de los Olivos.

En aquel dнa pondrб el Seсor sus pies en el monte de los Olivos, que se encuentra al este de Jerusalйn, … (Zacarнas 14:4 - NVI)

El Seсor Jesъs viene a nosotros ahora, en el cumplimiento espiritual de la fiesta de las Trompetas. El Seсor limpia nuestro templo en el cumplimiento espiritual del Dнa del Perdуn. Luego, el Padre y Su Hijo, por medio del Espнritu Santo, entran en nosotros para hacer ahн Su morada en nosotros en el cumplimiento espiritual de la fiesta de los Tabernбculos. Este es el Reino de Dios, y estб adentro de nosotros. 

El Reino Externo de Dios

El verdadero Reino de Dios es el reino interno - es Cristo adentro de nosotros. El reino externo es la manifestaciуn de aquello que estб adentro de nosotros. Las naciones de la tierra serбn gobernadas por los santos en quienes ha sido establecido el reino interno.

En los ъltimos dнas, el monte de la casa del Seсor serб establecido como el mбs alto de los montes; se alzarб por encima de las colinas, y hacia йl confluirбn todas las naciones. Muchos pueblos vendrбn y dirбn: "ЎVengan, subamos al monte del Seсor, a la casa del Dios de Jacob!, para que nos enseсe sus caminos y andemos por sus sendas." (Isaнas 2:2,3 - NVI)

Al que salga vencedor y cumpla mi voluntad hasta el fin, le darй autoridad sobre las naciones -asн como yo la he recibido de mi Padre- y "йl las gobernarб con puсo de hierro; las harб pedazos como a vasijas de barro". (Apocalipsis 2:26,27 - NVI)

Tan pronto como el reino interno se haya establecido en los primeros frutos de la Iglesia, ellos serбn resucitados de entre los muertos y serбn vestidos con las ropas blancas de los cuerpos rectos y glorificados. Esta es su recompensa por haber vencido, por medio de Jesъs, todas las fuerzas que buscaban alejarlos de Dios. Ellos han obedecido a Dios cruzando todo terror, toda presiуn, y toda trampa.

Y se le ha concedido vestirse de lino fino, limpio y resplandeciente. (El lino fino representa las acciones justas de los santos.) (Apocalipsis 19:8 - NVI)

Los primeros frutos serбn llamados de la superficie de la tierra para encontrarse con Cristo en las nubes.

Despuйs, el Seсor y Su ejйrcito descenderбn con un poder tremendo. Ellos destruirбn a las naciones que se hayan puesto en contra de Jerusalйn. Cristo serб coronado Rey en Jerusalйn. Sus santos tomarбn sus lugares en los tronos espirituales que gobernarбn la tierra, los tronos que antes ocupaban Satanбs y sus бngeles.

De las personalidades de los santos fluirбn los rнos de agua viva.

En aquel dнa fluirб agua viva desde Jerusalйn, tanto en verano como en invierno. Y una mitad correrб hacia el Mar Muerto [las naciones del este], y la otra hacia el mar Mediterrбneo [las naciones del oeste]. (Zacarнas 14:8 - NVI)

Las aguas de vida eterna, del Espнritu de Dios, siempre fluyen desde Jerusalйn, desde el trono del Dios todopoderoso. (Apocalipsis 22:1)

En aquel Dнa, el Espнritu Santo fluirб desde Jerusalйn hacia las naciones del oriente y hacia las naciones del occidente por las razones siguientes:

El Seсor es "Jerusalйn".

Aquellos que han vencido son "Jerusalйn" porque Dios los ha hecho uno con Jesъs y ha escrito sobre ellos el nombre de Jerusalйn (Gбlatas 3:29; Apocalipsis 3:12).

Cuando el Seсor Jesъs y Sus santos desciendan y entren a la ciudad de Jerusalйn serб la Jerusalйn celestial la que estarб ocupando la Jerusalйn terrenal. El Arca del Testimonio, el Trono de Dios, entrarб a Jerusalйn y serб la fuente de aguas vivas (Apocalipsis 11:19; 22:3). Esto harб que la ciudad de Jerusalйn sea el Trono de Dios; y el Arca que es el sнmbolo de nuestro peregrinaje, ya no existirб (Jeremнas 3:16,17).

Cuando abrimos la puerta de nuestro corazуn al Seсor, y Йl cena con nosotros y nosotros con Йl, Йl establece Su trono, el Trono de Dios, adentro de nosotros. Entonces nos sentamos con Йl en el Trono de Dios que es nuestro corazуn.

Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entrarй, y cenarй con йl, y йl conmigo. Al que salga vencedor le darй el derecho de sentarse conmigo en mi trono, como tambiйn yo vencн y me sentй con mi Padre en su trono. (Apocalipsis 3:20,21 - NVI)

Las aguas vivas fluyen desde los santos que han entrado a la fiesta de los Tabernбculos. Adentro de ellos estб el trono, la autoridad, de Dios.

De aquel que cree en mн, como dice la Escritura, brotarбn rнos de agua viva. (Juan 7:38 - NVI)

Luego el бngel me mostrу un rнo de agua de vida, claro como el cristal, que salнa del trono de Dios y del Cordero. (Apocalipsis 22:1 - NVI)

El Seсor Jesъs dijo las palabras de Juan 7:38 (arriba) el octavo dнa de la fiesta de los Tabernбculos, refiriйndose a la cobertura del mar muerto de la humanidad con la Gloria del Seсor. Los primeros frutos serбn бrboles de vida en ese Dнa.

Por donde corra este rнo, todo ser viviente que en йl se mueva vivirб. Habrб peces en abundancia porque el agua de este riу transformarб el agua salada en agua dulce, y todo lo que se mueva en sus aguas vivirб. (Ezequiel 47:9 - NVI)

El resultado de la Gloria de Dios cubriendo el mar muerto de la humanidad serб el reino apacible que Isaнas vio.

La vaca pastarб con la osa, sus crнas se echarбn juntas, y el leуn comerб paja como el buey. (Isaнas 11:7 - NVI)

Todo pecado serб echado de la tierra.

El dнa que yo actъe ustedes pisotearбn a los malvados, y bajo sus pies quedarбn hechos polvo -dice el Seсor Todopoderoso-. (Malaquнas 4:3 - NVI)

Los hijos de Dios quitarбn la maldiciуn de la tierra.

De que la creaciуn misma ha de ser liberada de la corrupciуn que la esclaviza, para asн alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios. (Romanos 8:21 - NVI)

Las naciones salvas de la tierra obedecerбn y servirбn a los santos de Dios. Las naciones que no obedezcan o sirvan a los santos serбn destruidas por el Seсor.

La naciуn o el reino que no te sirva, perecerб; quedarбn arruinados por completo. (Isaнas 60:12 - NVI)

Los santos gobernarбn la tierra por mil aсos. Esta йpoca de justicia darб como resultado una civilizaciуn de una magnificencia que no podemos concebir.

Nosotros creemos que el propуsito central de la Era de los mil aсos es el perfeccionamiento del Cuerpo de Cristo, asн como el propуsito central de los dos mil aсos de la Era de la Iglesia ha sido el llamamiento a la separaciуn de los elegidos de Dios y el perfeccionamiento de los primeros frutos de la Iglesia. Los primeros frutos de la Iglesia son las columnas del Templo eterno de Dios, y el valor que ellos tienen ante Dios no puede ser medido en universos de riqueza y de gloria.

Una vez que toda la Iglesia, la Esposa del Cordero, haya sido perfeccionada, entonces serб cuando comenzarб la eternidad. A los miembros de las naciones salvas se les darб vida para estar sobre la tierra nueva. Entonces el reino interno empezarб a desarrollarse en ellos.

El octavo dнa de la fiesta de los Tabernбculos significa el comienzo de la semana de la eternidad, de la semana que no tiene fin. El Cordero y Su Esposa gobernarбn por siempre sobre todas las obras de las manos de Dios, asegurбndose de que nunca jamбs vuelva a entrar el pecado en la Presencia de Dios o de Sus criaturas.

Y asн por toda la eternidad, la nueva Jerusalйn, que es la encarnaciуn del Dios invisible, aumentarб sin cesar en majestad y esplendor.

Se extenderб su soberanнa y su paz, y no tendrб fin. Gobernarб sobre el trono de David y sobre su reino, para establecerlo y sostenerlo con justicia y rectitud desde ahora y para siempre. Esto lo llevarб a cabo el celo del Seсor Todopoderoso. (Isaнas 9:7 - NVI)

Pero esta gloria inimaginable se basa rigurosamente en el sufrimiento y en la obediencia, primero del Seсor Jesъs, y despuйs de los santos fieles que han clamado y continъan clamando en medio del dolor de sus pruebas, "Hбgase tu voluntad y no la mнa."