LA SALVACION DE JURE Y LA SALVACION DE FACTO

Tomado de: Es hora de una Reformación al Pensamiento Cristiano

Copyright © 2006 Trumpet Ministries, Inc. Todos los Derechos Reservados

Texto bíblico tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional. © 1999 por la Sociedad Bíblica Internacional

Traducción de Carmen Alvarez


La persona que cree en la sangre justificadora de Cristo ha sido perdonada de sus pecados anteriores y de su desobediencia a la voluntad de Dios. Esta es la salvación de jure—la salvación por la provisión legal que el Señor ha hecho para nosotros. Por medio de ella recibimos la autoridad para ser hijos de Dios. Pero la vida eterna la conservamos mediante la justicia y rectitud real (de facto). No puede existir Vida eterna y Divina donde el pecado y la voluntad propia estén presentes a excepción de que sea conforme Dios esté guiando al creyente hacia la liberación de tales comportamientos. La justicia imputada (adscrita) es una provisión temporal.

La justicia imputada o de jure no es el Reino de Dios sino que es una provisión que Dios ha hecho para que las personas puedan seguir adelante hacia la justicia y rectitud de comportamiento que sí es el Reino de Dios. La ignorancia sobre las funciones apropiadas de la justicia de jure y de la justicia de facto es la raíz del error actual.


Contenido